Mis­te­rio, ta­len­to y ex­pre­si­vi­dad

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - To­más Pa­re­des

Co­mo ca­da es­tío, quie­ro pre­sen­tar jó­ve­nes va­lo­res de la ex­pre­sión plás­ti­ca, co­mo apo­yo a su ca­li­dad. Por es­tás pá­gi­nas han pa­sa­do nom­bres, que lu­cían por vez pri­me­ra, y ya se han he­cho un hue­co: Jor­di Díaz-Ala­má, Al­bano, Pe­dro Pa­ri­cio, Naranjo el Jo­ven, Pe­ño, Gre­ta Chi­che­ri, Tar­dez. A ellos quie­ro su­mar nue­vos ha­llaz­gos, co­mo Freeuno, El Sr.X, Li­dia To­ga, Sán­chez Ba­yo, po­ten­te y má­gi­co.

Des­cu­brí la obra de Ber­nar­dino Sán­chez Bra­vo en el I Con­cur­so de Pin­tu­ra Jo­ven de Gi­jón, que ga­nó con un cua­dro es­plén­di­do, en el que el he­chi­zo de su téc­ni­ca ha­cia es­ta­llar el mis­te­rio y la emo­ción, con un pe­rro re­ta­dor que es­pe­ra­ba su so­sie­go o su pre­sa.

Es­tá com­pro­me­ti­do con la fi­gu­ra­ción, pe­ro dón­de más fino y efi­caz se mues­tra es con el te­ma del pe­rro, a tra­vés del que ha­bla de la vio­len­cia ac­tual, de la ra­bia y la fuer­za de los hom­bres, del mie­do –“uti­li­zo los pe­rros de raza pe­li­gro­sa por su be­lle­za plás­ti­ca”–. Siem­pre en un cli­ma enig­má­ti­co re­sal­tan­do la ri­que­za plás­ti­ca y el gus­to por la pin­tu­ra. En su obra se es­con­de un mun­do de sen­ti­mien­tos y me­tá­fo­ras, que evi­den­cian ten­sión, lu­ci­dez y ac­tua­li­dad.

Ber­nar­dino Sán­chez Ba­yo (Gra­na­da, 1978) hi­zo Be­llas Ar­tes en la fa­cul­tad Alon­so Cano de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, ha par­ti­ci­pa­do en nu­me­ro­sas co­lec­ti­vas y en tres in­di­vi­dua­les. Co­mien­za a es­tar en co­lec­cio­nes in­tere­san­tes, su nom­bre bu­lle, con sor­di­na aún, pe­ro se co­no­ce­rá, por­que su ta­len­to lo im­pon­drá. Pre­cios: de 1.000 a 3.000 eu­ros, pa­ra los gran­des for­ma­tos.

No pin­ta en blan­co y ne­gro, a pe­sar de su so­brie­dad, sino con co­lor, has­ta crear un am­bien­te mis­te­rio­so, fos­co, don­de se es­con- de la pin­tu­ra, la sa­via, la ten­sión he­cha de pin­ce­la­das de se­da, que se abren a la ma­te­ria lue­go sa­je­la­da so­bre la ta­bla. Es co­mo un can­te jon­do, un martinete, apa­ren­te­men­te bron­co, se­co, vi­vaz, con­mo­ve­dor, enér­gi­co, que se va des­gra­nan­do en ma­ti­ces de la voz, has­ta de­cir los sen­ti­mien­tos del hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.