“Tra­ba­je su mar­ca per­so­nal co­mo si fue­ra una em­pre­sa”

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Pe­láez

Cual­quier em­pre­sa es­tá ba­sa­da en un mo­de­lo de ne­go­cio. Unos clien­tes, un pro­duc­to o ser­vi­cio que ven­der, un va­lor aña­di­do que apor­tar… Pe­ro ¿y si apli­cá­se­mos es­tos con­cep­tos a nues­tra ca­rre­ra pro­fe­sio­nal? Esa es la ba­se de Tu mo­de­lo de ne­go­cio (Deus­to), un pe­cu­liar ma­nual que ani­ma al lec­tor a uti­li­zar las pro­pias pá­gi­nas del li­bro pa­ra es­bo­zar mo­de­los de ne­go­cio per­so­na­les y des­cu­brir así nue­vas for­mas de adap­tar sus com­pe­ten­cias e in­tere­ses al mer­ca­do la­bo­ral, me­jo­ran­do su em­plea­bi­li­dad y sus op­cio­nes de en­con­trar un pues­to acor­de a su per­fil. Tim Clark, im­pul­sor del mo­vi­mien­to de mo­de­los de ne­go­cio per­so­na­les Bu­si­ness­mo­del­you.com, ha coor­di­na­do el li­bro con la co­la­bo­ra­ción de 328 pro­fe­sio­na­les. ¿Qué es un mo­de­lo de ne­go­cio? Un mo­de­lo de ne­go­cio es la ló­gi­ca por la cual una or­ga­ni­za­ción crea y en­tre­ga va­lor a los clien­tes, y se le pa­ga por la en­tre­ga de ese va­lor. En el li­bro Tu mo­de­lo de ne­go­cio pro­po­ne­mos apli­car­lo a la mar­ca per­so­nal y la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de ca­da per­so­na. Cual­quier pro­fe­sio­nal de­be ser ca­paz de de­fi­nir, des­cri­bir y ana­li­zar el va­lor que crea y en­tre­ga cuan­do ha­ce su tra­ba­jo, y de­be en­ten­der có­mo se le de­be com­pen­sar por la en­tre­ga de ese va­lor. ¿Có­mo pue­de un pro­fe­sio­nal di­se­ñar su pro­pio mo­de­lo de ne­go­cio per­so­nal? El pri­mer pa­so es apren­der los con­cep­tos bá­si­cos que in­te­gran lo que en el li­bro lla­ma­mos “el lien­zo de mo­de­lo de ne­go­cio”, es de­cir, la in­ter­re­la­ción de los di­ver­sos com­po­nen­tes que in­te­gran un mo­de­lo de ne­go­cio. A par­tir de es­te lien­zo po­dre­mos tra­zar el dia­gra­ma de nues­tro pro­pio mo­de­lo de ne­go­cio per­so­nal, que re­fle­ja­ría to­da nues­tra ca­rre­ra en una pá­gi­na. Lue­go, pen­se­mos có­mo que­re­mos cam­biar nues­tra ma­ne­ra de tra­ba­jar, y cam­bie­mos nues­tro lien­zo en con­se­cuen­cia: ya sólo que­da em­pren­der ac­cio­nes pa­ra pro­bar si nues­tro nue­vo mo­de­lo de ne­go­cio per­so­nal real­men­te fun­cio­na. Una per­so­na que tie­ne tra­ba­jo y no bus­ca un cam­bio pro­fe­sio­nal,

“Cual­quier pro­fe­sio­nal de­be ser ca­paz de de­fi­nir el va­lor que crea y en­tre­ga cuan­do ha­ce su tra­ba­jo”

¿tam­bién de­be­ría di­se­ñar su pro­pio mo­de­lo de ne­go­cio? El me­jor mo­men­to pa­ra tra­ba­jar en su mo­de­lo de ne­go­cio per­so­nal es pre­ci­sa­men­te cuan­do us­ted tie­ne em­pleo, por­que es­ta­rá ac­tuan­do de for­ma proac­ti­va y no co­mo reac­ción a una sú­bi­ta si­tua­ción de des­em­pleo. Ade­más, si tie­ne em­pleo, di­se­ñar su mo­de­lo de ne­go­cio per­so­nal le ayu­da­rá a ave­ri­guar có­mo pue­de crear más va­lor pa­ra la or­ga­ni­za­ción

“El clien­te más im­por­tan­te de una per­so­na es ella mis­ma: de­be bus­car su sa­tis­fac­ción la­bo­ral”

en la que tra­ba­ja, que es lo que to­do em­pre­sa­rio desea de sus em­plea­dos. ¿En qué se di­fe­ren­cia el mo­de­lo de ne­go­cio de una em­pre­sa, de un mo­de­lo de ne­go­cio per­so­nal? Una gran di­fe­ren­cia es que las or­ga­ni­za­cio­nes na­cen con el pro­pó­si­to ex­pre­so de ser­vir a los clien­tes. Pa­ra una per­so­na, sin em­bar­go, el clien­te más im­por­tan­te es él mis­mo: si no es­tá sa­tis­fe­cho en

“Di­se­ñe su mo­de­lo de ne­go­cio per­so­nal y prué­be­lo pa­ra ver si tie­ne sen­ti­do en el mer­ca­do la­bo­ral”

su tra­ba­jo, sus otros clien­tes tam­po­co lo es­ta­rán. Otra di­fe­ren­cia es que el mo­de­lo de ne­go­cio de una em­pre­sa se cen­tra en los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos; el mo­de­lo de ne­go­cio de una per­so­na, en cam­bio, tie­ne en cuen­ta be­ne­fi­cios co­mo la sa­tis­fac­ción, el re­co­no­ci­mien­to… Las em­pre­sas, ade­más, tie­nen más re­cur­sos hu­ma­nos y eco­nó­mi­cos, pe­ro el pro­fe­sio­nal in­di­vi­dual cuen­ta con sus re­cur­sos pro­pios: el mo­de­lo de ne­go­cio em­pie­za iden­ti­fi­ca­do cuá­les son. ¿Qué re­cur­sos tie­ne un pro­fe­sio­nal pa­ra di­se­ñar su mo­de­lo de ne­go­cio per­so­nal? Sus in­tere­ses, su per­so­na­li­dad y sus ha­bi­li­da­des, por­que la sa­tis­fac­ción pro­fe­sio­nal de­pen­de de es­tos fac­to­res. En el li­bro ex­pli­ca­mos, por ejem­plo, el ca­so de un pro­gra­ma­dor de or­de­na­do­res que cam­bió va­rias ve­ces de em­pre­sa por­que se sen­tía frus­tra­do en su em­pleo. Tras de­fi­nir su mo­de­lo de ne­go­cio per­so­nal des­cu­brió que su per­so­na­li­dad te­nía un fuer­te as­pec­to so­cial que no po­día desa­rro­llar en su tra­ba­jo. Ha­bló con su je­fe e hi­zo una tran­si­ción ha­cia un pues­to que le hi­zo mu­cho más fe­liz, ayu­dan­do a for­mar a otros co­le­gas. Otro de los pa­sos ne­ce­sa­rios es iden­ti­fi­car cuál es el va­lor aña­di­do de ca­da per­so­na. ¿Có­mo ha­cer­lo? Un buen ejem­plo es Mi­ka Uchi­ga­sa­ki, un tra­duc­tor de Seattle que apa­re­ce en el li­bro. Pen­sa­ba que su va­lor aña­di­do era “la tra­duc­ción de do­cu­men­tos del ja­po­nés al inglés”. Pe­ro tra­du­cir es una ac­ti­vi­dad, no un va­lor. Al pen­sar en su mo­de­lo, se dio cuen­ta de que es­ta­ba ayu­dan­do a sus clien­tes abogados a “ga­nar va­rios mi­llo­nes de dó­la­res de de­man­das me­dian­te la crea­ción de do­cu­men­ta­ción con­vin­cen­te”. ¡Ese es su va­lor aña­di­do! Una vez di­se­ña­do nues­tro mo­de­lo de ne­go­cio per­so­nal, ¿qué de­be­mos ha­cer con él? ¡Prué­be­lo! Un mo­de­lo de ne­go­cio per­so­nal es una hi­pó­te­sis so­bre có­mo se pue­de lle­gar a es­tar más sa­tis­fe­cho en su vi­da la­bo­ral. Por lo tan­to, igual que los em­pren­de­do­res prue­ban sus hi­pó­te­sis so­bre nue­vos ser­vi­cios o pro­duc­tos con clien­tes po­ten­cia­les, us­ted de­be pro­bar su nue­va hi­pó­te­sis de mo­de­lo de ne­go­cio con los clien­tes po­ten­cia­les. Si us­ted bus­ca un cam­bio im­por­tan­te en su ca­rre­ra, pue­de pro­bar su mo­de­lo ha­cien­do vo­lun­ta­ria­do, tra­ba­jos de con­sul­to­ría ex­ter­na o a tiem­po par­cial, apun­tán­do­se a un cur­so o sim­ple­men­te ha­cien­do en­tre­vis­tas in­for­ma­ti­vas pa­ra sa­ber si su hi­pó­te­sis de mo­de­lo per­so­nal tie­ne sen­ti­do en el ac­tual mer­ca­do de tra­ba­jo. Pa­ra las per­so­nas des­em­plea­das: ¿có­mo les ayu­da es­to a en­con­trar un tra­ba­jo? Vi­sua­li­zar su ca­rre­ra de una ma­ne­ra vi­sual y me­tó­di­ca les ayu­da a ver có­mo sus ac­ti­vi­da­des cla­ve se pue­den com­bi­nar de di­fe­ren­tes ma­ne­ras pa­ra crear nue­vas for­mas de va­lor que qui­zá nun­ca ha­yan con­si­de­ra­do. Tam­bién les ayu­da a ob­te­ner ideas so­bre nue­vos clien­tes y ca­na­les po­ten­cia­les. Es­tar sin tra­ba­jo es de­pri­men­te y eso di­fi­cul­ta ac­tuar: tra­zar un mo­de­lo de ne­go­cio per­so­nal es una nue­va ma­ne­ra de ac­tuar en po­si­ti­vo.

EDI­CIO­NES DEUS­TO / ARCHIVO

Tim Clark ha coor­di­na­do el li­bro ‘Tu mo­de­lo de ne­go­cio’ con la co­la­bo­ra­ción de 328 pro­fe­sio­na­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.