Ho­tel de aza­res y co­sas ra­ras

La es­plén­di­da ca­sa so­la­rie­ga Can Garriga, en Sai­fo­res, li­ga­da a la es­tir­pe de los con­des del Asal­to, es hoy un sin­gu­lar y di­ver­ti­do ho­te­li­to

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Pa­la­rea Fotos: Vi­ce­nç Llurba ca­sas@lavan­guar­dia.es

Un con­fe­sio­na­rio, una ca­su­lla sa­cer­do­tal, mue­bles an­ti­guos y ra­ros, un vie­jo calentador-du­cha de prin­ci­pios del si­glo XX en un ba­ño, en otro una es­truc­tu­ra ar­bó­rea a mo­do de mampara, im­pac­tan­tes pin­tu­ras al fres­co de va­ria­da te­má­ti­ca, es­cul­tu­ras mo­der­nas, ob­je­tos de­co­ra­ti­vos orien­ta­les y un lar­go et­cé­te­ra de ra­ros ca­chi­va­ches for­man par­te de la ecléc­ti­ca de­co­ra­ción del ho­te­li­to El Asien­to del Azar, nom­bre a su vez con em­bru­jo.

Se lo pu­so la ac­tual fa­mi­lia pro­pie­ta­ria, ori­gi­na­ria de Ho­lan­da, que vino a Ca­ta­lun­ya con la in­ten­ción de com­prar un pe­que­ño ho­tel y, tras vi­si­tar va­rias lo­ca­li­da­des cos­te­ras, de­ci­die­ron aden­trar­se en el in­te­rior. El fle­cha­zo lo tu­vie­ron con una ca­sa so­la­rie­ga de Sa­foi­res, un ba­rrio del mu­ni­ci­pio de Banyeres del Pe­ne­dès, en la pro­vin­cia de Ta­rra­go­na. La ca­sa es Can Garriga, que jun­to con Can Ma­ta, son las más re­le­van­tes des­de el pun­to de vis­ta ar­qui­tec­tó­ni­co e his­tó­ri­co de Sa­foi­res. El ba­rrio se desa­rro­lló en reali­dad en torno a ellas.

El nom­bre del Asien­to del Azar sur­gió por­que en el ho­te­li­to el azar siem­pre ha pla­nea­do de al­gu­na ma­ne­ra so­bre los hués­pe­des. El ma­tri­mo­nio ho­lan­dés ha in­vi­ta­do con fre­cuen­cia a ar­tis­tas de su país na­tal a pa­sar tem­po­ra­das en el ho­te­li­to y, a cam­bio, les ha pe­di­do que die­ran rien­da suel­ta a su crea­ti- vi­dad pin­tan­do fres­cos en las pa­re­des, so­bre lien­zos o ha­cien­do es­cul­tu­ras. En una oca­sión, un pro­fe­sor de di­bu­jo ho­lan­dés que­dó pren­da­do de uno de los fres­cos y se dio cuen­ta, ho­rro­ri­za­do, que él ha­bía sus­pen­di­do an­ta­ño al ar­tis­ta en uno de los exá­me­nes de ar­tes plás­ti­cas. En otra oca­sión, un pa­dre e hi­jo ho­lan­de­ses, am­bos ar­qui­tec­tos, per­noc­ta­ron en el ho­tel y des­pués em­pren­die­ron un via­je a Aus­tra­lia en plan aven­tu­re­ro. En el vas­to con­ti­nen­te, el azar les lle­vó a pa­rar a una ca­sa en que la pa­re­ja aus­tra­lia­na tam­bién ha­cía po­co tiem­po que se ha­bía hos­pe­da­do en el ho­tel.

Can Garriga es una es­plén­di­da ca­sa so­la­rie­ga eri­gi­da en el si­glo XIX so­bre la ba­se de una an­ti­gua ca­sa ru­ral. Ha­bi­tó en ella la fa­mi­lia Mo­re­nés, que os­ten­ta­ban los tí­tu­los de con­des del Asal­to, mar­que­ses de Grigny y ba­ro­nes de las Cua­tro To­rres. Fue pre­ci­sa­men­te Te­re­sa de Mo­re­nés y Ur­qui­jo, una de las des­cen­dien­te de es­ta es­tir­pe, la que ven­dió Can Garriga a sus ac­tua­les pro­pie­ta­rios. La ca­sa fue so­me­ti­da a una pro­fun­da res­tau­ra­ción y mo­der­ni­za­ción y re­con­ver­ti­da en ho­te­li­to, prio­ri­ta­ria­men­te vi­si­ta­do por ex­tran­je­ros.

Se apo­sen­ta en un her­mo­so jar­dín de 900 m2, po­bla­do de ár­bo­les or­na­men­ta­les y de fru­ta­les. Su es­truc­tu­ra la com­po­nen va­rios cuer­pos. El prin­ci­pal ex­hi­be una fa­cha­da per­fo­ra­da por las do­ce ven­ta­nas de la ga­le­ría, don­de hoy se ubi­ca el sa­lón prin­ci­pal y co­me­dor. Al­ber­ga sie­te ha­bi­ta­cio­nes y seis cuar­tos de ba­ño.

to­rreón con fres­cos en las pa­re­des

1

Sa­la dis­tri­bui­do­ra con una lla­ma­ti­va pin­tu­ra al fres­co en los mu­ros

2

, y Tres de los cuar­tos de ba­ño del ho­tel, con di­fe­ren­te es­ti­los de­co­ra­ti­vos, des­de el

3

4 de­ci­mo­nó­ni­co a la ra­bio­sa ac­tua­li­dad con to­ques exó­ti­cos

5

6

En la am­plia ga­le­ría del pri­mer pi­so se ubi­ca el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.