Evi­tar el ‘mo­men­to Leh­man’

Washington es­pe­ra que el BCE con­ver­ja con las po­lí­ti­cas de la Fed

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Marc Bassets Washington Corresponsal

El mie­do es que se re­pi­ta el 2008: una nue­va re­ce­sión y una cam­pa­ña elec­to­ral tras­to­ca­da

La Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma quie­re evi­tar un mo­men­to Leh­man que dis­pa­re el pa­ro, vuel­va a hun­dir Es­ta­dos Uni­dos en la re­ce­sión y tras­to­que una com­pli­ca­da cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 6 de no­viem­bre.

Ha­ce cua­tro años, el ban­co de in­ver­sio­nes Leh­man Brot­hers se hun­dió a un mes y me­dio de las pre­si­den­cia­les. La eco­no­mía mun­dial se abo­có al abis­mo y aquel 15 de sep­tiem­bre el can­di­da­to Ba­rack Oba­ma, que ya era fa­vo­ri­to, sen­ten­ció la elec­ción: el te­rre­mo­to en Wall Street y la reac­ción im­pro­vi­sa­da de su ri­val, el re­pu­bli­cano John McCain, pa­re­cie­ron en­ton­ces la prue­ba más só­li­da de que Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta­ba un cam­bio.

El Leh­man Brot­hers del 2012 po­dría ser Es­pa­ña. La on­da ex­pan­si­va de un de­rrum­be de la eco­no­mía es­pa­ño­la – o una dis- gre­ga­ción del eu­ro– ame­na­za­ría la frá­gil re­cu­pe­ra­ción de la pri­me­ra eco­no­mía mun­dial y tras­to­ca­ría la cam­pa­ña que en­fren­ta al de­mó­cra­ta Ba­rack Oba­ma con el re­pu­bli­cano Mitt Rom­ney.

De ahí que, en Washington, la ex­pec­ta­ti­va –y en al­gu­nos ám­bi­tos la im­pa­cien­cia– por ver ac­tuar al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) sea ca­si tan­ta co­mo en Ro­ma o Ma­drid.

Cuan­do a fi­na­les de ju­lio Ma­rio Drag­hi, el pre­si­den­te del BCE, di­jo que la ins­ti­tu­ción ha­ría “lo que ha­ga fal­ta” pa­ra pre­ser­var el eu­ro, y que es­to “se­ría su­fi­cien­te”, tam­bién en Es­ta­dos Uni­dos –en Washington y Wall Street– res­pi­ra­ron ali­via­dos. Tras la au­sen­cia de re­sul­ta­dos tan­gi­bles en la reunión del ban­co el 2 de agos­to, las reac­cio­nes fue­ron en­con­tra­das.

“En vez de anun­ciar un pro­gra­ma de com­pra de bo­nos, el pre­si­den­te Drag­hi ha pre­sen­ta­do exac­ta­men­te lo que siem­pre aca­ba­mos es­pe­ran­do de los lí­de­res eu­ro­peos du­ran­te es­ta cri­sis: na­da, nin­gún plan lis­to pa­ra po­ner en mar­cha”, es­cri­bió Carl B. Wein­berg, eco­no­mis­ta je­fe de High Fre­quency Eco­no­mics.

“Una pro­me­sa de ha­cer al­go sin es­pe­ci­fi­car en al­gún mo­men­to que to­da­vía es­tá por de­ci­dir, y que in­clui­rá pro­gra­mas e ins­ti­tu­cio­nes que to­da­vía es­tán por in­ven­tar... No es es­to lo que el mun­do es­pe­ra­ba”, aña­dió.

“Qui­zá los es­cép­ti­cos ten­gan ra­zón –ad­mi­tió en su bo­le­tín dia­rio el eco­no­mis­ta Ed Yar­de­ni–. Sin em­bar­go, creo que Drag­hi ha adop­ta­do un com­pro­mi­so só­li­do y na­da am­bi­guo pa­ra in­ter­ve­nir, si es ne­ce­sa­rio, y evi­tar una ca­la­mi­dad al es­ti­lo Leh­man”.

La cues­tión es si, cin­co años des­pués del ini­cio de la cri­sis de las hi­po­te­cas ba­su­ra, EE.UU. y Eu­ro­pa em­pie­zan a con­ver­ger en sus po­lí­ti­cas. Has­ta aho­ra han ha­bla­do len­gua­jes dis­tin­tos, y no sólo en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca (aus­te­ri­dad y re­cor­tes en Eu­ro­pa; es­tí­mu­los fis­ca­les en Washington). Tam­bién en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, ne­ce­sa­ria, co­mo ha di­cho el pre­si­den­te Oba­ma, pa­ra “pro­mo­ver la ca­pa­ci­dad de paí­ses co­mo Es­pa­ña o Ita­lia, que han pues­to en mar­cha ob­je­ti­vos muy du­ros y al­gu­nas po­lí­ti­cas muy du­ras, pa­ra ofre­cer a sus ciu­da­da­nos” una pers­pec­ti­va de fu­tu­ro.

En ju­lio del 2008, dos me­ses an­tes de la caí­da de Leh­man Brot­hers y un año des­pués del es­ta­lli­do de la cri­sis de las hi­po­te­cas ba­su­ra, el BCE subía los ti­pos de in- terés del eu­ro en un cuar­to de pun­to. En el 2011 vol­vió a su­bir­los. En el mis­mo pe­rio­do, la Re­ser­va Fe­de­ral no sólo ha­bía de­ja­do los ti­pos de in­te­rés prác­ti­ca­men­te a ce­ro sino que pu­so en mar­cha pro­gra­mas de com­pra de bo­nos e hi­po­te­cas de 2,3 bi­llo­nes de dó­la­res. En EE.UU. cues­ta en­ten­der es­ta di­so­nan­cia.

La Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma ha en­con­tra­do en el pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral, Ben Ber­nan­ke, que lle­gó al car­go de la mano de Geor­ge W. Bush, un alia­do va­lio­so. El in­te­rro­gan­te aho­ra es do­ble: si la Re­ser­va Fe­de­ral es­tá dis­pues­ta a apro­bar en los pró­xi­mos me­ses más es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios que ayu­den a con­so­li­dar la re­cu­pe­ra­ción y, so­bre to­do, si Drag­hi se­rá tam­bién un alia­do pa­ra ha­cer “lo que ha­ga fal­ta” pa­ra evi­tar otro mo­men­to Leh­man.

SI­MON DAW­SON / BLOOM­BERG

Un em­plea­do sa­lien­do con sus per­te­nen­cias de la se­de de Leh­man el día en que el ban­co se hun­dió, en el 2008

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.