El ‘Me­sías’ de Brook Street

¿Aca­so no com­pu­so Hän­del el ora­to­rio pa­ra dar es­pe­ran­za en tiem­pos con­vul­sos co­mo es­tos?

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

En los 270 años trans­cu­rri­dos des­de su es­treno en Du­blín en 1742, El Me­sías, el mo­nu­men­tal ora­to­rio de Georg Frie­drich Hän­del, ha for­ma­do par­te de la tra­di­ción na­vi­de­ña, pri­me­ro de las is­las Bri­tá­ni­cas y, lue­go, de prác­ti­ca­men­te cual­quier rin­cón del mun­do ha­bi­ta­do por cris­tia­nos.

El es­cri­tor aus­tria­co Ste­fan Zweig pu­bli­có en 1937 uno de los tí­tu­los más me­mo­ra­bles de su fe­cun­da y exi­to­sa pro­duc­ción li­te­ra­ria: Mo­men­tos es­te­la­res de la hu­ma­ni­dad. Uno de la do­ce­na de “ins­tan­tes pre­ña­dos de des­tino” al que el au­tor de­di­ca un ca­pí­tu­lo se ti­tu­la “La re­su­rrec­ción de Hän­del”, que re­la­ta las ex­tra­or­di­na­rias cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron la com­po­si­ción de El Me­sías.

Na­ci­do en Ha­lle, Ale­ma­nia, en 1685, Hän­del se for­mó y tra­ba­jó en Roma, Ná­po­les, Ve­ne­cia, Han­no­ver, Dus­sel­dorf y Dres­de an­tes de es­ta­ble­cer­se en In­gla­te­rra en 1712, tras el éxi­to el año an­te­rior en Lon­dres de su ópe­ra Ri­nal­do. Lon­dres era a la sa­zón la prós­pe­ra y cos­mo­po­li­ta ca­pi­tal del re­cién cons­ti­tui­do Reino Uni­do (1705). Cuan­do la rei­na Ana no es­ta­ba em­plean­do el to­que real pa­ra cu­rar se­ma­nal­men­te a me­dio mi­llar de sus súb­di­tos de es­cró­fu­la (en­tre ellos el jo­ven Sa­muel John­son), gus­ta­ba de oír la mú­si­ca del fla­man­te compositor Hän­del, al que le con­ce­dió una pen­sión anual de 200 li­bras.

A la muer­te de Ana, se inau­gu­ró con la co­ro­na­ción en 1714 de Jor­ge I la di­nas­tía de la muy ger­má­ni­ca Ca­sa de Han­no­ver, cu­yos mo­nar­cas ocu­pa­rían el trono has­ta la muer­te de Vic­to­ria en 1901.

En la Eu­ro­pa de prin­ci­pios del XVIII, si bien las le­tras fran­ce­sas do­mi­na­ban la li­te­ra­tu­ra, la mú­si­ca –so­bre to­do la ópe­ra– era si­nó­ni­mo de ita­liano. Los in­gle­ses aún se es­ta­ban re­cu­pe­ran­do de los es­tra­gos de la re­vo­lu­ción pu­ri­ta­na que, ade­más de des­tro­zar gran par­te del ar­te sa­cro y los ór­ga­nos en to­do el reino, ce­rró los tea­tros en­tre 1642 y 1660. De mo­do que los lon­di­nen­ses, de­seo­sos de re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do, se pos­tra­ron an­te los más acla­ma­dos ar­tis­tas, mú­si­cos, com­po­si­to­res y can­tan­tes eu­ro­peos.

Tras la muer­te de Ana, Jor­ge I do­bló la pen­sión de Hän­del y aus­pi­ció la Ro­yal Aca­de- my of Mu­sic, pe­ro aun así se in­cli­nó por la han­no­ve­ria­na pre­fe­ren­cia de que­dar­se en ca­sa. Fue el pri­mer mo­nar­ca des­de Car­los I que no te­nía una aman­te. Jor­ge III lle­gó aún más le­jos: fue el pri­me­ro en se­pa­rar su re­si­den­cia pri­va­da de la vi­da pa­la­cie­ga. La fa­mi­lia real se re­ti­ra­ba a sus apo­sen­tos a pri­me­ra ho­ra pa­ra de­lei­tar­se en pan­tu­flas con la lec­tu­ra de al­gu­na no­ve­la ro­mán­ti­ca. Se con­si­de­ra el pri­me­ro de una lar­ga lí­nea de mo­nar­cas de cla­se me­dia, es de­cir, de es­tar por ca­sa.

Aho­ra bien, en los tea­tros con­ti­nen­ta­les, el res­pe­ta­ble ha­cía de to­do me­nos pres­tar aten­ción a lo que su­ce­día en el es­ce­na­rio, y la in­men­sa­men­te po­pu­lar ópe­ra re­que­ría in­ver­sio­nes rui­no­sas, una pre­rro­ga­ti­va res­trin­gi­da a ma­ni­rro­tos prín­ci­pes. Los in­gle­ses se can­sa­ron en­se­gui­da de no en­ten­der ni pío de las ópe­ras en ita­liano –co­mo las pri­me­ras de Hän­del–, pre­fi­rien­do cual­quier pro­duc­ción en in­glés. Las pér­di­das su­fri­das por el compositor de Ha­lle lle­ga­ron a su­mar 10.000 li­bras, una ver­da­de­ra for­tu­na.

El éxi­to sin pre­ce­den­tes de The beg­gar’s opera (la ópe­ra del men­di­go, 1728), de John Gray, ini­ció la tra­di­ción del mu­si­cal in­glés, que en la ac­tua­li­dad aún per­du­ra. Gran par­te de su lon­ge­vi­dad es atri­bui­ble a su in­he­ren­te ge­nio co­mer­cial, que es lo que lo li­be­ró de las in­je­ren­cias del pa­tro­ci­nio real.

En­deu­da­do y per­se­gui­do por acree­do­res, las des­gra­cias de Hän­del no em­pe­za­ron a amai­nar has­ta 1741, con el éxi­to en Du­blín de una se­rie de ora­to­rios can­ta­dos en in­glés. El compositor fo­rá-

Un co­ro de 3.075 per­so­nas can­ta­ron ‘El Me­sías’ por es­tas fe­chas en Bar­ce­lo­na en el año 2010

neo es­ta­ba a pun­to de com­pren­der por fin el ge­nio del ca­rác­ter in­glés, y sus ora­to­rios eran per­fec­tos pa­ra ser in­ter­pre­ta­dos por mi­les de en­tu­sias­tas ama­teurs. Ha­bía co­men­za­do su trans­for­ma­ción en un hé­roe na­cio­nal in­glés. Las mo­nu­men­ta­les pro­duc­cio­nes de sus obras al ai­re li­bre en enor- mes par­ques co­mo el de Vaux­hall, que, a di­fe­ren­cia de los prohi­bi­ti­vos y ex­clu­si­vos tea­tros de ópe­ra, es­ta­ba abier­to a to­dos, for­ja­ron la sim­bio­sis del compositor con su pú­bli­co.

Pe­ro an­tes de lle­gar a la me­ta, ten­dría que su­pe­rar unas amar­gas des­gra­cias. Su­fre una apo­ple­jía, que de­ja el la­do de­re­cho de su cuer­po pa­ra­li­za­do. A ins­tan­cias de su mé­di­co, acu­de al bal­nea­rio de Aquisgrán, don­de aguan­ta in­ter­mi­na­bles se­sio­nes su­mer­gi­do en las aguas ter­ma­les, has­ta que –¡oh mi­la­gro!– re­cu­pe­ra las fuer­zas. Su vo­lun­tad ha desafia­do y ven­ci­do a la muer­te. Aun­que vuel­ve a com­po­ner, las es­tre­llas aún le son ad­ver­sas.

En­deu­da­do has­ta las ce­jas y su­mi­do en una pro­fun­da de­pre­sión, se en­cie­rra en su ca­sa de Brook Street, en Lon­dres, que es don­de se ha­lla al prin­ci­pio del ca­pí­tu­lo que le de­di­ca Ste­fan Zweig. Hombre más bien in­cré­du­lo, se le ale­ja la po­ca fe que le apor­tó la mi­la­gro­sa re­cu­pe­ra­ción que ex­pe­ri­men­tó en Aquisgrán.

Cuan­do me­nos lo es­pe­ra, lle­ga a sus ma­nos un so­bre de Char­les Jen­nens (el poe­ta que ha­bía es­cri- to el li­bre­to de un par de sus ópe­ras), que con­tie­ne El Me­sías. La fe­bril lec­tu­ra del tex­to pro­du­ce en el compositor un clic, un mo­men­to es­te­lar. Un ma­nan­tial de crea­ti­vi­dad bro­ta de lo más hon­do de su ser. Com­po­ne co­mo un hombre po­se­so du­ran­te tres se­ma­nas. Del ad­vien­to del Se­ñor de la pri­me­ra par­te del ora­to­rio, sube al su­bli­me “¡Ale­lu­ya, ale­lu­ya, ale­lu­ya!” que co­ro­na la se­gun­da, has­ta la trom­pe­ta del jui­cio fi­nal de la ter­ce­ra, y ese “¡Amén!”, la pa­la­bra que sonará por los si­glos de los si­glos.

Tras el es­treno en 1741 de El Me­sías en Du­blín, la gran­de­za de es­ta obra no ha he­cho más que cre­cer. Des­de un prin­ci­pio, Hän­del es­ti­pu­ló que las ga­nan­cias que ge­ne­ra­se de­be­rían ser pa­ra los en­fer­mos y los pre­sos. En un gran concierto con­me­mo­ra­ti­vo de 1791, 1.068 mú­si­cos y un mul­ti­tu­di­na­rio co­ro eje­cu­ta­ron el ora­to­rio. Un co­ro de 3.075 per­so­nas lo can­ta­ron por es­tas fe­chas en Bar­ce­lo­na en el 2010. Sue­na aho­ra mis­mo en to­das par­tes. Es­cu­chen. ¿Aca­so no lo com­pu­so Hän­del pa­ra dar es­pe­ran­za en tiem­pos tan con­vul­sos co­mo es­tos?

PE­TER MACDIARMID / GETTY IMAGES

Es­ta­tua del compositor ale­mán Georg Frie­drich Hän­del en la aba­día de West­mins­ter, en Lon­dres, don­de tu­vo lu­gar su fu­ne­ral. Ha­ce ya 270 años del es­treno en Du­blín, en 1742, del ora­to­rio El Me­sías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.