CRIC: fá­bri­ca de nue­vas tec­no­lo­gías

El cen­tro ca­ta­lán de in­ves­ti­ga­ción, de ges­tión pri­va­da, ha par­ti­ci­pa­do en sus 15 años de vi­da en más de cien pro­yec­tos de I+D, en su ma­yo­ría de ca­rác­ter eu­ro­peo

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - An­na Cabanillas

En el po­lí­gono in­dus­trial Al­me­da de Cor­ne­llà, a po­cos me­tros del World Tra­de Cen­tre Al­me­da Park, se em­pla­za un mo­des­to edi­fi­cio de obra vis­ta que di­ce muy po­co, o más bien na­da, de las tec­no­lo­gías y pro­to­ti­pos que se desa­rro­llan en su in­te­rior. Se tra­ta de la se­de cen­tral del Cen­tre de Re­cer­ca i In­no­va­ció de Ca­ta­lun­ya (CRIC), cen­tro de in­ves­ti­ga­ción de ges­tión pri­va­da que des­de ha­ce exac­ta­men­te quin­ce años se de­di­ca a lle­var a ca­bo pro­yec­tos de I+D e in­ge­nie­ría en­fo­ca­dos, so­bre to­do, a las py­mes de sec­to­res tan di­ver­sos co­mo el tex­til, la ener­gía, la sa­lud, las TIC, el trans­por­te o la se­gu­ri­dad ciudadana, en­tre otros.

Pa­ra la di­rec­to­ra de I+D del CRIC, Pa­tri­cia Masip, el perfil mul­ti­dis­ci­pli­nar del cen­tro, es­pe­cia­li­za­do en cam­pos co­mo la in­dus­tria elec­tró­ni­ca, la bioin­ge­nie­ría, las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, la fí­si­ca apli­ca­da y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, en­tre otros, le per­mi­ten ofre­cer un amplio aba­ni­co de so­lu­cio­nes es­pe­cí­fi­cas e in­te­gra­das pa­ra sus clien­tes, “tra­ba­jan­do a me­di­da de sus re­que­ri­mien­tos, con el fin de so­lu­cio­nar sus ne­ce­si­da­des”, ma­ti­za.

“Sin du­da, uno de nues­tros fac­to­res di­fe­ren­cia­les, res­pec­to a otros cen­tros de in­ves­ti­ga­ción, es que des­de el CRIC no sólo ha­ce­mos I+D, sino que tam­bién ha­ce­mos in­ge­nie­ría. Es­to nos per­mi­te op­ti­mi­zar las in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra que realmente des­pués se pue­dan im­plan­tar en el en­torno in­dus­trial y em­pre­sa­rial”, di­ce Al­bert Nie­to, di­rec­tor ge­ne­ral del CRIC, quien ad­vier­te que la in­ver­sión cons­tan­te en co­no­ci­mien­to es otro de los pi­la­res del cen­tro.

Así, des­de su cons­ti­tu­ción en el año 1997 el CRIC –que has­ta ha­ce sólo un año se en­con­tra­ba dis­tri­bui­do en di­fe­ren­tes cen­tros de in­ves­ti­ga­ción ubi­ca­dos en Bar­ce­lo­na, Gi­ro­na y Te­rras­sa– ha par­ti­ci­pa­do en más de cien pro­yec­tos de co­la­bo­ra­ción de I+D; la ma­yo­ría de ellos de ca­rác­ter eu­ro­peo. De he­cho, el 5.º In­for­me de Mo­ni­to­ri­za­ción pu­bli­ca­do por la Co­mi­sión Eu­ro­pea el pa­sa­do agos­to po­si­cio­nó al cen­tro ca­ta­lán en­tre las 50 in­dus­trias eu­ro­peas con más con­tra­tos del 7.º Pro­gra­ma Mar­co fir­ma­dos du­ran­te el pe­rio­do 2007-2011, así co­mo una de las dos pri­me­ras py­mes eu­ro­peas con el ma­yor nú­me­ro de con­tra­tos fir­ma­dos en el mis­mo pro­gra­ma mar­co. “Ade-

En el CRIC no sólo se ha­ce I+D, sino tam­bién in­ge­nie­ría, lo que fa­ci­li­ta la im­plan­ta­ción en la in­dus­tria

más de lle­var a ca­bo pro­yec­tos de I+D pa­ra py­mes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, uno de nues­tros pun­tos fuer­tes es que les ayu­da­mos a ob­te­ner fi­nan­cia­ción eu­ro­pea pa­ra sus pro­yec­tos; al­go tre­men­da­men­te ne­ce­sa­rio en un mo­men­to co­mo el pre­sen­te”, ex­pli­ca Mas­sip.

No en vano, des­de los la­bo­ra­to­rios del CRIC se han desa­rro­lla­do des­de un bra­za­le­te in­te­li­gen­te de asis­ten­cia re­mo­ta pa­ra gen­te ma­yor, bau­ti­za­do co­mo Soft­ca­re,

que de­tec­ta cuan­do una per­so­na se cae con el fin de que la pue­dan asis­tir lo más rá­pi­do po­si­ble, a una tec­no­lo­gía de­no­mi­na­da Cot­ton­bleach (en la foto) que per­mi­te re­du­cir el con­su­mo de agua y los re­si­duos a las em­pre­sas del sec­tor tex­til, o un sis­te­ma de repu­tación on li­ne que mi­de, de for­ma ca­si ins­tan­tá­nea, la ima­gen que una fir­ma o ins­ti­tu­ción con­cre­ta po­see en los me­dios y redes so­cia­les. “Nor­mal­men­te, tra­ba­ja­mos co­mo part­ner de la em­pre­sa desa­rro­llan­do la tec­no­lo­gía X que ne­ce­si­ta pa­ra sol­ven­tar un pro­ce­so o ne­ce­si­dad con­cre­ta. Y en mu­chas oca­sio­nes apro­ve­cha­mos el know-how ex­traí­do de un pro­yec­to pa­ra en­fo­car­lo a otro sec­tor”, aña­de Nie­to.

El CRIC, que ac­tual­men­te es­tá com­pues­to por un equi­po de 70 per­so­nas –la ma­yo­ría in­ge­nie­ros y doc­to­res en ra­mas co­mo la elec­tró­ni­ca, me­cá­ni­ca, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, quí­mi­ca, fí­si­ca o bio­tec­no­lo­gía, de los cin­co con­ti­nen­tes–, no ha pa­de­ci­do de­ma­sia­do de cer­ca los efec­tos de la cri­sis. De he-

En los úl­ti­mos dos años el cen­tro ha ca­si du­pli­ca­do su equi­po hu­mano y su fac­tu­ra­ción

cho, tal co­mo apun­ta Nie­to, en los úl­ti­mos dos años el cen­tro ha ca­si du­pli­ca­do su equi­po hu­mano y su fac­tu­ra­ción que, ac­tual­men­te, as­cien­de a 5 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. “A pe­sar de que no­ta­mos los efec­tos de la cri­sis por­que las em­pre­sas del país están afec­ta­das y, por tan­to, no in­vier­ten en I+D, el he­cho de que el 90% de nues­tra car­te­ra de clien­tes es­té en Eu­ro­pa es lo que nos ha per­mi­ti­do se­guir cre­cien­do”, con­clu­ye el di­rec­ti­vo.

Con la tec­no­lo­gía Cot­ton­bleach se re­du­ce el con­su­mo de agua y re­si­duos en el tex­til

JOR­DI PLAY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.