Se aca­bó vo­lar en bu­si­ness

La cri­sis, el au­ge de las nue­vas tec­no­lo­gías y la ne­ce­si­dad de dar una ima­gen de aus­te­ri­dad li­mi­tan cier­tos pri­vi­le­gios de los di­rec­ti­vos

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Pe­láez

La cri­sis afec­ta a tra­ba­ja­do­res de to­dos los ni­ve­les, y los di­rec­ti­vos no son una ex­cep­ción: apar­te de los afec­ta­dos por des­pi­dos in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vos, los que con­ser­van su em­pleo o los que as­pi­ran aho­ra a un cam­bio pro­fe­sio­nal están per­dien­do cier­tos pri­vi­le­gios que an­ta­ño po­dían os­ten­tar es­tos pro­fe­sio­na­les.

Por ejem­plo, se aca­bó la épo­ca do­ra­da de los vue­los en cla­se bu­si­ness. “Mu­chas em­pre­sas han cam­bia­do su po­lí­ti­ca de via­jes –des­ta­ca Víc­tor Ca­ru­lla, so­cio di­rec­tor de Head­way Exe­cu­ti­ve Search–: co­noz­co di­rec­to­res ge­ne­ra­les y so­cios de fir­mas im­por­tan­tes que vue­lan a Chi­na en cla­se tu­ris­ta, aun­que mu­chos ya lo ha­cían an­tes de la cri- sis por cul­tu­ra em­pre­sa­rial y ejem­plo de aus­te­ri­dad”. Te­ner se­cre­ta­ria per­so­nal es otro lu­jo ca­si ob­so­le­to: ca­da vez es más ha­bi­tual que el pre­si­den­te de la com­pa­ñía y el di­rec­tor ge­ne­ral ten­gan una so­la se­cre­ta­ria com­par­ti­da, a ve­ces con otros di­rec­ti­vos.

En las nue­vas con­tra­ta­cio­nes, sin em­bar­go, si­guen ne­go­cián­do­se cláu­su­las de blin­da­je

Los co­ches de em­pre­sa no des­apa­re­cen, pe­ro “mu­chas em­pre­sas au­men­tan los años del ren­ting y es­co­gen vehícu­los de ca­te­go­ría in­fe­rior, in­clu­so al mis­mo pre­cio, pa­ra mos­trar aus­te­ri­dad”, sub­ra­ya Ca­ru­lla. Y es que mu- chos re­cor­tes son una es­tra­te­gia no sólo eco­nó­mi­ca, sino tam­bién de ima­gen. “Aun­que no es lo ha­bi­tual, a ve­ces es el pro­pio di­rec­ti­vo quien pi­de un co­che más aus­te­ro pa­ra ser cohe­ren­te con el es­fuer­zo eco­nó­mi­co que es­tá pi­dien­do a su equi­po”, re­ve­la Ariad­na Ber­du­go, aso­cia­da de Hays Exe­cu­ti­ve en Bar­ce­lo­na.

En cam­bio, cuan­do una em­pre­sa fi­cha a un nue­vo eje­cu­ti­vo, los re­cor­tes pa­san a un se­gun­do plano. “El al­to di­rec­ti­vo si­gue sien­do, en es­te sen­ti­do, una cla­se pri­vi­le­gia­da”, apun­ta Marc Ca­rre­ra, so­cio de Sa­gar­doy Abo­ga­dos, quien ex­pli­ca que aún son fre­cuen­tes las cláu­su­las de blin­da­je en los con­tra­tos de di­rec­ti­vos. Se­gún el real de­cre­to que re­gu­la es­tos con­tra­tos, y que da­ta de 1985, una em­pre­sa po­dría pres­cin­dir de un eje­cu­ti­vo me­dian­te “desis­ti­mien­to” pa­gán­do­le 7 días de sa­la­rio por año tra­ba­ja­do. Es­ta cifra sue­le ele­var­se has­ta 45 días me­dian­te cláu­su­las. “Nos en­con­tra­mos con gran­des di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de ne­go­ciar ofer­tas, por­que los di­rec­ti­vos con tra­ba­jo son re­ti­cen­tes a cam­biar y pi­den blin­da­je, y las em­pre­sas por su par­te son ca­da vez más re­ti­cen­tes a con­ce­der­lo”, des­ta­ca Ariad­na Ber­du­go. De he­cho, se­gún Ig­na­cio Bao, pre­si­den­te de Sig­nium In­ter­na­cio­nal, las cláu­su­las de in­dem­ni­za­ción por des­pi­do “prác­ti­ca­men­te han des­apa­re­ci­do” aun­que se si­guen uti­li­zan­do pac­tos de per­ma­nen­cia –es de­cir, la em­pre­sa no pue­de des­ti­tuir al eje­cu­ti­vo al me­nos du­ran­te uno o dos años pa­ra que pue­da ha­bi­tuar­se al pro­yec­to y, si lo ha­ce, de­be pa­gar­se el suel­do de to­do ese año– y tam­bién cláu­su­las de preavi­so, que obli­gan a la em­pre­sa a avi­sar del des­pi­do unos me­ses an­tes de que se pro­duz­ca, una vez su­pe­ra­do el pe­rio­do de per­ma­nen­cia.

FIRST LIGHT / PE­TER MINTZ / GETTY IMAGES

Los re­cor­tes han li­mi­ta­do el nú­me­ro de via­jes de los di­rec­ti­vos y su pre­su­pues­to: me­nos puen­te aé­reo y más bi­lle­tes low cost

y vi­deo­con­fe­ren­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.