La ne­fas­ta pre­fe­ren­cia es­pa­ño­la por el pa­ro

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE -

Es­pa­ña ha ga­na­do com­pe­ti­ti­vi­dad gra­cias a los me­no­res cos­tes la­bo­ra­les, pe­ro se­gún Fun­cas no es su­fi­cien­te

Es­pa­ña po­see un ras­go que pue­de en­tor­pe­cer gra­ve­men­te su sa­li­da de la cri­sis. Es lo que los fran­ce­ses de­no­mi­nan, por­que ellos tam­bién la su­fren, la pre­fe­ren­cia por el pa­ro.

Con cer­ca de 6 mi­llo­nes de pa­ra­dos, Es­pa­ña (47 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes) es el ca­so más agu­do en Eu­ro­pa de es­te mal. En el la­do opues­to es­tá Ale­ma­nia, que con una po­bla­ción (81,8 mi­llo­nes) ca­si el do­ble de la nues­tra, tie­ne un des­em­pleo que afec­ta a 2,75 mi­llo­nes de per­so­nas.

No es una cues­tión sólo de que Ale­ma­nia sea más po­de­ro­sa, ten- ga una in­dus­tria más fuer­te o una tec­no­lo­gía su­pe­rior. Es más que eso. Se tra­ta de men­ta­li­da­des, de con­sen­sos se­cre­tos que se tra­du­cen en re­gu­la­cio­nes la­bo­ra­les.

La pre­fe­ren­cia por el pa­ro se ac­ti­va es­pe­cial­men­te en las cri­sis a par­tir del tra­za­do de de­ter­mi­na­das lí­neas ro­jas. Así, un es­pa­ñol di­ría: “A mí no me qui­ta us­ted lo mío, y si de ello re­sul­ta que hay más pa­ro, pon­dre­mos otro pla­to en la me­sa y da­re­mos de co­mer gra­tis al pa­ra­do”. El pa­ro, por tan­to, se­ría un mal me­nor.

En Ale­ma­nia, el es­que­ma es el con­tra­rio. “Aquí tra­ba­ja­mos to­dos, así pro­du­ci­re­mos más. De ese mo­do, ca­da uno ten­drá un pla­to, el que uno se ga­ne. Si hay cri­sis, los pla­tos se­rán más pe­que­ños, cier­ta­men­te, pe­ro, si se fi­ja, ve­rá que en eso tam­bién hay al­go bueno: que el país se ha he­cho más com­pe­ti­ti­vo, con pre­cios me­no­res, por­que tra­ba­ja con sa­la­rios más ba­jos”. En esa idea se asien­ta la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ba­sa­da en la de­va­lua­ción com­pe­ti­ti

va, que Ale­ma­nia prac­ti­có du­ran­te diez años den­tro de la Agenda 2010, pues­ta en mar­cha por los so­cial­de­mó­cra­tas, y que aho­ra si­gue Eu­ro­pa, con me­no­res o ma­yo­res sa­cri­fi­cios. Se tra­ta en su­ma de en­con­trar tu lu­gar en una economía glo­bal en mo­vi­mien­to. En Es­pa­ña, la pre­fe­ren­cia por

el pa­ro no pro­vie­ne de lo que se de­no­mi­na­ría ro­mán­ti­ca­men­te co­mo una ac­ti­tud de re­sis­ten­cia frente a la cri­sis del ca­pi­ta­lis­mo

sub­pri­me. Es muy an­te­rior, co­mo pu­do ver­se en la an­te­rior cri­sis de los 90, cuan­do el des­em­pleo ma­si­vo cos­tó 13 años ab­sor­ber­lo.

Se re­fle­ja en al­gu­nos da­tos so­cio­eco­nó­mi­cos muy sig­ni­fi­ca­ti- vos: los 13,5 mi­llo­nes de ocu­pa­dos sos­tie­nen a una po­bla­ción de­pen­dien­te de 13,8 mi­llo­nes (en­tre ju­bi­la­dos y pa­ra­dos). A su vez Eu­ro­pa in­sis­te en que Es­pa­ña re­vi­se el se­gu­ro de des­em­pleo, no tan­to por la can­ti­dad que pa­ga co­mo por su lar­ga du­ra­ción (2 años), que ha­ce, por ejem­plo, que el 85% de los pa­ra­dos que en­cuen­tran tra­ba­jo lo ha­gan en el úl­ti­mo mes de co­brar el des­em­pleo.

Ha ha­bi­do cier­ta­men­te avan­ces en la de­va­lua­ción com­pe­ti­ti­va gra­cias a una re­duc­ción de los CLU o cos­tes la­bo­ra­les uni­ta­rios (cos­tes sa­la­ria­les ne­ce­sa­rios por uni­dad pro­du­ci­da), que se ha tra­du­ci­do en una me­jo­ra de las ex­por­ta­cio­nes. Pe­ro se­gún Ma­ría Je­sús Fer­nán­dez, ex­per­ta de Fun­cas, “es­to no es su­fi­cien­te. En­tre 1998 y el 2008, los CLU au­men­ta­ron en Es­pa­ña un 20% más que en Eu­ro­pa.Aho­ra ha­bre­mos re­cu­pe­ra­do la mi­tad. Ha­ce fal­ta una re­for­ma la­bo­ral más ra­di­cal”.

A cau­sa de la fal­ta de fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral, Es­pa­ña pue­de fra­ca­sar en el logro de una de­va­lua­ción com­pe­ti­ti­va po­si­ti­va da­do que a me­di­da que si­ga des­tru­yén­do­se em­pleo, al­go que, se­gún Ma­ría Je­sús Fer­nán­dez, con­ti­nua­rá has­ta fi­na­les del 2013, el ma­les­tar y la re­sis­ten­cia so­cial au­men­ta­rá obs­tru­yen­do el pro­ce­so de cam­bio eco­nó­mi­co. Lo ma­lo es que no se po­drá re­cu­rrir al gas­to por­que el mer­ca­do no fi­nan­cia­rá a Es­pa­ña. Sólo que­da la al­ter­na­ti­va de ir por la lí­nea de ajus­tes y re­for­mas.Eso sí, a ma­yor ve­lo­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.