La ga­lli­na y el des­per­ta­dor

En el 2013 y el 2014 los pre­mios de Loterías y Apues­tas del Es­ta­do ten­drán un gra­va­men del 20%

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

Riiiiiiiiiiiiiiiii... (sue­na el mo­les­to tim­bra­zo de un des­per­ta­dor; por suer­te no es el su­yo, sino el de un anun­cio ra­dio­fó­ni­co) …iiiiiiiiiiiii… (se oyen tam­bién unos que­jum­bro­sos gemidos) … ¡zas!...”. Por fin ha pa­ra­do. ¡Qué ali­vio! Aho­ra una me­li­flua voz le es­tá in­vi­tan­do a ju­gar a la lo­te­ría. Le ex­pli­ca que si le to­ca, po­drá li­be­rar­se pa­ra siem­pre de la pe­sa­di­lla del su­fri­do cu­rran­te, que con­sis­te en el ho­rror de te­ner que le­van­tar­se to­dos los días a una ho­ra in­hu­ma­na pa­ra ir al ta­jo.

Ha­ce mu­cho que las loterías se anun­cian co­mo des­tro­za­des-per­ta­do­res. El men­sa­je no pue­de ser más cla­ro: ju­gar, ga­nar, martillazo al des­per­ta­dor… ¡y a vi­vir! Pe­ro, al­to, en los tiem­pos que co­rren ni si­quie­ra las loterías son lo que eran.

En sep­tiem­bre del 2011 se ini­ció por tie­rra, mar y ai­re una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria pa­ra lo que iba a ser la ma­yor ofer­ta pú­bli­ca de ven­ta de ac­cio­nes de la his­to­ria de Es­pa­ña. Cuan­do ya se ha­bía gas­ta­do en la pro­mo­ción cua­tro de los más de diez mi­llo­nes de eu­ros des­ti­na­dos a ese fin, el Go­bierno fre­nó en se­co la anun­cia­da sa­li­da a bol­sa de na­da me­nos que el 30% de Loterías y Apues­tas del Es­ta­do. Las con­di­cio­nes de mer­ca­do no eran las es­pe­ra­das. Pe­ro el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, no con­ten­to con los pin­gües be­ne­fi­cios que le pro­por­cio­na tan de­sin­te­re­sa­da­men­te su mi­la­gro­so rom­pe­des­per­ta­dor plu­ma­do, ideó un plan pa­ra au­men­tar su pro­duc­ti­vi­dad que des­ar­ma por su dia­bó­li­ca sim­ple­za. Se tra­ta de la crea­ción de un gra­va­men es­pe­cial –y va­ya si es es­pe­cial, pues­to que has­ta aho­ra los pre­mios es­ta­ban exen­tos de pa­go de im­pues­tos, se­gún la ley 35/2006– del 20% pa­ra los pre­mios de Loterías y Apues­tas del Es­ta­do su­pe­rio­res a 2.500 eu­ros pa­ra los ejer­ci­cios 2013-2014. El ob­je­ti­vo es re­cau­dar 824 mi­llo­nes. Sal­vo que el mi­nis­tro or­de­ne otro fre­na­zo en se­co, en­tra­rá en vi­gor el 1 de enero. Se­rá año­ra­do co­mo nun­ca el an­te­rior calvo de la lo­te­ría que siem­pre vol­vía a ca­sa por Na­vi­dad.

Es­to de­mues­tra que, por muy ren­ta­ble que sea, nin­gún sec­tor o es­ta­men­to es­tá a sal­vo. Al­gu­nos ya han su­cum­bi­do; otros se tam­ba­lean an­te la in­di­fe­ren­cia o pas­mo ge­ne­ral. Sí, in­clu­so la pu­bli­ci­dad, an­ta­ño tan atrac­ti­va y di­cha­ra­che­ra, aun­que a me­nu­do tan mo­les­ta co­mo el di­cho­so des­per­ta­dor del anun­cio ra­dio­fó­ni­co. Pe­ro lo que nun­ca hay que ol­vi­dar es que la su­per­vi­ven­cia de la li­ber­tad de ex­pre­sión de­pen­de en gran me­di­da de la pu­bli­ci­dad co­mer­cial que lo sus­ten­ta.

La si­tua­ción es tan dra­má­ti­ca, que in­clu­so la gran al­ter­na­ti­va, la BBC, el en­te que no ad­mi­te pu­bli­ci­dad, se ha me­ti­do en un des­co­mu­nal be­ren­je­nal. El im­pe­rio me­diá­ti­co de Ru­pert Mur­dock se ha con­ver­ti­do en un co­che de cho­ques glo­bal fue­ra de con­trol. Ac­ce­der a la in­for­ma­ción sin pa­gar aca­ba­rá exi­gien­do un al­to pre­cio. Y no sólo en cuan­to a di­ne­ro se re­fie­re. Lo ha ex­pre­sa­do con inequí­vo­ca cla­ri­dad el juez lord

En la Es­pa­ña ac­tual, al tra­ba­ja­dor que ca­da ma­ña­na le sue­na el des­per­ta­dor ya le ha to­ca­do el gor­do

Brian Le­ve­son en su re­cien­te in­for­me so­bre la pren­sa bri­tá­ni­ca.

En es­ta épo­ca del año abun­dan anun­cios a to­da pá­gi­na en co­lor de co­ches, re­lo­jes y per­fu­mes. El plan PI­VE ha ve­ni­do al res­ca­te de los pri­me­ros, que, en un len­gua­je que po­dría de­no­mi­nar­se el vue­ling, pro­me­ten in­só­li­tas pres­ta­cio­nes co­mo un “air­bag pa­ra pea­to­nes” o “drive in four di­men­sions”. Lo mis­mo se pue­de de­cir de los re­lo­jes, que no sólo pro­me­ten “ab­so­lu­te tough­ness”, “eter­nal va­lues” o “es­sen­tial gear”, sino, en un ca­so, “una sen­sa­ción que, gra­cias al ca­len­da­rio per­pe­tuo, se pro­lon­ga por si­glos”. Otro, me­nos cós­mi­co, ofre­ce “con­fort y ele­gan­cia pa­ra via­jes en pri­me­ra cla­se”. En cuan­to a los per­fu­mes, ya sa­ben: una ima- gen va­le más que mil pa­la­bras.

A lo lar­go del res­to del año hay anun­cios que sa­len en la por­ta­da de al­gu­nos pe­rió­di­cos. Des­de ha­ce mu­cho que un co­no­ci­do ac­tor vie­ne anun­cian­do una ca­de­na de cen­tros au­di­ti­vos. Sin em­bar­go, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE), sólo el 2,2% de la po­bla­ción lle­va au­dí­fo­nos. Por otro la­do, un 59% usa ga­fas, y de ahí que se anun­cien en cual­quier épo­ca del año.

En cuan­to a la gen­te con pro­ble­mas de mo­vi­li­dad, las cifras del INE va­rían bas­tan­te, se­gún el se­xo y la re­si­den­cia de las per­so­nas afec­ta­das. Un 15,45% de las mur­cia­nas, por ejem­plo, padece al­gún ti­po de in­ca­pa­ci­dad mo­triz, frente al 4,53% de las mu­je­res de las is­las Ba­lea­res. Aho­ra bien, no ca­be du­da de que de­man­da de­be de ha­ber –y mu­cha– pa­ra las si­llas sal­vaes­ca­le­ras, ya que no hay pu­bli­ca­ción que se pre­cie que no las anun­cie a to­da pá­gi­na. Ex­tre­mo que ha­ce sos­pe­char que un mon­tón de es­pa­ño­les con pro­ble­mas de mo­vi­li­dad vi­ven en pi­sos dú­plex o tri­plex, cuan­do no en ca­sas de va­rias plan­tas.

Ha­bía un anun­cio el úl­ti­mo ve­rano que se hi­zo ca­si om­ni­pre­sen­te. Flan­quea­do por dos pre­gun­tas –¿eya­cu­la­ción pre­coz?, ¿pro­ble­mas de erec­ción?– el re­cla­mo prin­ci­pal re­za­ba así: “Se­xo es vi­da!”, acom­pa­ña­do de un na­da des­pre­cia­ble “25% de des­cuen­to! En sep­tiem­bre, la ofer­ta ini­ció la cuen­ta atrás, y jun­to a la ima­gen de una fe­liz pa­re­ja fo­to­gra­fia­da en pa­ños me­no­res, se leía “que­dan 7 días”, o 6 o 2 o…

Otro anun­cio que nun­ca fa­lla es el de to­do ti­po de so­fás, bu­ta­cas, si­llas o ca­mas. Hay asien­tos des­li­zan­tes realmente sen­sa­cio­na­les y ca­mas de las que uno no se le­van­ta­ría ja­más. ¿Se­rá por­que las in­ver­sio­nes en in­mue­bles se han vis­to re­du­ci­das a los me­ros mue­bles? Sea co­mo sea, echa­do o sen­ta­do, to­da vez que sa­le en la pantalla un anun­cio que per­mi­te ex­pan­dir, con­traer o ce­rrar, no vie­ne de más re­cor­dar que la pu­bli­ci­dad nos ofre­ce al­go más que los pro­duc­tos que nos ex­hor­ta a com­prar.

En cuan­to al te­mi­do y odia­do des­per­ta­dor, al cu­rran­te que le sa­ca ca­da ma­ña­na a pri­me­ra ho­ra de sus sue­ños con ese in­fer­nal riiiiing, a ese no le ha­ce fal­ta que le to­que un pre­mio de lo­te­ría del que le van a de­du­cir un 20%: el gor­do ya le ha to­ca­do. Y a par­tir del 1 de enero, qui­zá dis­mi­nu­ya la can­ti­dad de po­lí­ti­cos tan re­pe­ti­da y ge­ne­ro­sa­men­te fa­vo­re­ci­dos por las bo­li­tas del bom­bo.

PIE­RRE-PHI­LIP­PE MAR­COU / AFP

El Go­bierno pre­vé re­cau­dar 824 mi­llo­nes de eu­ros gra­cias al gra­va­men del 20% so­bre los pre­mios de Loterías y Apues­tas del Es­ta­do su­pe­rio­res a 2.500 eu­ros, que es­ta­rá en vi­gor ini­cial­men­te los años 2013 y 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.