La in­mi­gra­ción co­mo ter­mos­ta­to

El flu­jo de mano de obra fo­rá­nea re­fle­ja el ci­clo eco­nó­mi­co y amor­ti­gua los im­pac­tos de­mo­grá­fi­cos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Fernando Gar­cía

Los flu­jos mi­gra­to­rios for­man la va­ria­ble más com­ple­ja y di­fí­cil de prever a la ho­ra de ana­li­zar la mu­tua in­fluen­cia en­tre de­mo­gra­fía y economía. Por­que esos mo­vi­mien­tos de­pen­den por com­ple­to del cre­ci­mien­to de ca­da país. Es­to lo aca­ba­mos de apren­der en Es­pa­ña, don­de la in­mi­gra­ción ac­túa co­mo ter­mos­ta­to que mi­de y ayu­da a re­gu­lar la evo­lu­ción eco­nó­mi­ca, la fe­cun­di­dad y, en me­nor me­di­da, el en­ve­je­ci­mien­to.

En­tre fi­na­les de los años 90 y el 2007, es de­cir, an­tes de la gran cri­sis, Es­pa­ña re­ci­bió unos seis mi­llo­nes de in­mi­gran­tes (la por­ción de in­gre­sos no re­gis­tra­dos im­pi­de dar una cifra exac­ta). Na­die ha­bía con­ta­do con una trom­ba de se­me­jan­tes di­men­sio­nes. Cuan­do el pa­no­ra­ma se tor­ció, las en­tra­das em­pe­za­ron a ba­jar a la par que se ini­cia­ba un pro­gre­si­vo flu­jo a la in­ver­sa, tris­te­men­te ca­rac­te­ri­za­do por la fu­ga de ta­len­tos.

El año pa­sa­do, el sal­do mi­gra­to­rio fue ne­ga­ti­vo por pri­me­ra vez en Es­pa­ña des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les. Lle­ga­ron 457.650 fo­rá­neos y se fue­ron 507.740 per­so­nas. To­tal: 50.090 sa­li­das ne­tas. En­tre los que mar­cha­ron, 62.611 eran es­pa­ño­les, aun­que con­vie­ne pre­ci­sar que 18.038 de ellos no ha­bían na­ci­do en el país; eran, por tan­to, hi­jos de in­mi­gran­tes o des­cen­dien­tes de emi­gra­dos es­pa­ño­les na­ci­dos fue­ra y con pa­sa­por­te es­pa­ñol.

Aquel ines­pe­ra­do boom de los pri­me­ros años del si­glo y la más re­cien­te in­ver­sión del sal­do, to­do ello en un tiem­po re­la­ti­va­men­te cor­to, de­mos­tra­ron al­go que aho­ra pue­de pa­re­cer­nos ob­vio: a di­fe­ren­cia de las na­cio­nes más desa­rro­lla­das, el nues­tro es un país to­da­vía ines­ta­ble co­mo re­cep­tor de mano de obra ex­tran­je­ra. Co­mo afir­ma el pro­fe­sor de la Pom­peu Fa­bra Ser­gi Ji­mé­nez, “si no cre­ce­mos, ellos no vie­nen” en ma­sa.

A la im­po­si­bi­li­dad de cal­cu­lar con cier­ta pre­ci­sión la can­ti­dad de in­mi­gran­tes a lar­go pla­zo –da­da la di­rec­ta re­la­ción del fe­nó­meno con los ci­clos eco­nó­mi­cos– se su­ma la in­cer­ti­dum­bre so­bre los paí­ses de ori­gen en el fu­tu­ro. Si la ma­yor par­te de Amé­ri­ca La­ti­na si­gue pro­gre­san­do co­mo aho­ra, ¿se man­ten­drán los flu­jos pro­ce­den­tes de esa re­gión? El de­mó­gra­fo y economista Joa­quín Le­gui­na, ex­pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de

Las ma­dres ex­tran­je­ras mo­de­ran la caí­da de la na­ta­li­dad al apor­tar el 19% del to­tal de na­ci­mien­tos en Es­pa­ña

Ma­drid, cree que “la pró­xi­ma olea­da ven­drá so­bre to­do del Áfri­ca sub­saha­ria­na”, cu­yos ciu­da­da­nos “no tie­nen la ven­ta­ja del idio­ma pe­ro son muy pa­cí­fi­cos”.

Las pa­re­jas in­mi­gran­tes y mix­tas vie­nen amor­ti­guan­do la caí­da de la na­ta­li­dad en Es­pa­ña: en los úl­ti­mos 15 años tu­vie­ron aquí cer­ca de un mi­llón de hi­jos. Hoy, la po­bla­ción ex­tran­je­ra (de 5,2 mi­llo­nes) re­pre­sen­ta el 11,2% del to­tal (46,8 mi­llo­nes), pe­ro el por­cen­ta­je de na­ci­mien­tos de ma­dre fo­rá­nea so­bre el con­jun­to al­can­za el 18,7%, se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca co­rres­pon­dien­tes al pri­mer se­mes­tre de es­te año. Sin em­bar­go, di­cha cuo­ta de na­ta­li­dad tien­de a ba­jar con el pa­so del tiem­po: el año pa­sa­do era del 19,1% y el an­te­rior, del 20,4%.

Esa caí­da en las ta­sas de fe­cun­di­dad de las ma­más ve­ni­das de fue­ra –ca­si cons­tan­te a lo lar­go del úl­ti­mo de­ce­nio– no de­ja de ser más que un re­fle­jo de có­mo ellas y sus cón­yu­ges van adop­tan­do las for­mas y es­ti­los de vi­da de la so­cie­dad que los aco­gió.

Co­mo re­su­me Ale­jan­dro Ma­ca­rrón en su li­bro El sui­ci­dio de­mo­grá­fi­co de Es­pa­ña, la “apor­ta­ción de la in­mi­gra­ción ha si­do has­ta aho­ra be­ne­fi­cio­sa” pa­ra el país; lo ha re­ju­ve­ne­ci­do has­ta cier­to

“¿Quié­nes nos ayu­da a cui­dar a nues­tros pa­dres e hi­jos? ¿Quién nos po­ne las co­pas?”, pregunta Le­gui­na

pun­to y ha con­tri­bui­do a su de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co. To­do ello al cos­te de unas ten­sio­nes so­cia­les me­nos gra­ves que en otros paí­ses eu­ro­peos, di­ce Le­gui­na. Y eso que, co­mo in­di­ca el ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­gía Jo­sé Fé­lix Te­za­nos, a los cho­ques cul­tu­ra­les y los bro­tes de ra­cis­mo se aña­de el he­cho de que los in­mi­gran­tes cons­ti­tu­yen “un ejér­ci­to la­bo­ral de re­ser­va que –por sus me­no­res exi­gen­cias y por los abu­sos pa­tro­na­les en la con­tra­ta­ción den­tro de cier­tos sec­to­res– pre­sio­na los sa­la­rios a la ba­ja”.

La con­tro­ver­sia so­bre el ac­ce­so de los sim­pa­pe­les a la sa­ni­dad pú­bli­ca es la más re­cien­te ma­ni­fes­ta­ción de esas ten­sio­nes. Pe­ro no se pue­de ol­vi­dar has­ta qué pun­to los in­mi­gran­tes que se be­ne­fi­cian de es­te y otros ser­vi­cios so­cia­les –ten­gan o no los do­cu­men­tos en re­gla– han asu­mi­do los ma­rro­nes la­bo­ra­les que has­ta an­tes de la cri­sis po­cos es­pa­ño­les es­ta­ban dis­pues­tos a acep­tar. “¿Quién cui­da a nues­tros hi­jos y nie­tos, apar­te de los pa­dres y abue­los? ¿Quién pa­sea y atien­de a nues­tros an­cia­nos? ¿Quién po­ne las co­pas y ocu­pa los ofi­cios más in­gra­tos y frá­gi­les?”, pregunta Le­gui­na. Has­ta ha­ce po­co, los lle­ga­dos de fue­ra so­bre to­do. Pe­ro tam­bién eso es­tá cambia­ndo.

DA­NI DUCH

El de­mó­gra­fo y economista Joa­quín Le­gui­na cree que la pró­xi­ma olea­da ven­drá so­bre to­do del Áfri­ca sub­saha­ria­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.