Una be­lla crea­ción sin cor­ta­pi­sas

El ar­qui­tec­to Fran­cis­co Ribas y el in­terio­ris­ta Ma­riano Con­cha pro­yec­ta­ron un es­plén­di­da man­sión en Guils de Cer­dan­ya con en­vi­dia­bles vis­tas

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - ca­sas@lavan­guar­dia.es Jor­di Pa­la­rea Fo­tos: Agus­tí Ensesa

Ple­na li­ber­tad crea­ti­va y ba­rra li­bre en el pre­su­pues­to es el sue­ño do­ra­do de to­do ar­qui­tec­to e in­terio­ris­ta. Go­za­ron de es­te pri­vi­le­gio el ar­qui­tec­to Fran­cis­co Ribas, fun­da­dor del es­tu­dio Fran­cis­co y Da­mián Ribas, y el in­terio­ris­ta Ma­riano Con­cha, cuan­do en el 2001 re­ci­bie­ron el en­car­go de un clien­te pa­ra cons­truir y de­co­rar una ca­sa en el tér­mino de Guils de Cer­dan­ya, en el an­ti­guo ba­rrio del golf. Fru­to de es­ta co­la­bo­ra­ción, una ex­tra­or­di­na­ria, que no os­ten­to­sa, ca­sa.

La sa­bia in­te­gra­ción de la es­truc­tu­ra, apro­ve­chan­do los des­ni­ve­les del te­rreno, y la fun­cio­na­li­dad del es­pa­cio in­te­rior, por par­te de Fran­cis­co Ribas, lo­gra­ron co­mo re­sul­ta­do una ca­sa asen­ta­da en una zo­na de mon­ta­ña y ca­ren­te de los tics que a ve­ces se co­me­ten en es­te ti­po de cons­truc­cio­nes en aras de un cier­to fol­klo­ris­mo al­pino.

Por su par­te, Ma­riano Con­cha de­co­ró con tino pa­ra que el es­pa­cio in­te­rior fue­ra el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta, apo­yán­do­lo con ma­te­ria­les de al­ta ca­li­dad.

El mo­bi­lia­rio, una mez­cla de mue­bles de di­se­ño con­tem­po­rá­neo y pie­zas an­ti­guas, es­tá es­tra-té­gi­ca­men­te co­lo­ca­do de for­ma que ex­hi­be sus atri­bu­tos or­na­men­ta­les pe­ro no da la no­ta res­pec­to a la ar­mo­nía del con­jun­to. To­do ello re­for­za­do por la pre­sen­cia de una bue­na co­lec­ción de obra grá­fi­ca de bue­nos ar­tis­tas, un so­por­te ideal pa­ra las se­gun­das re­si­den­cias, que a ve­ces se des­pre­cia en pro de ex­hi­bir ca­ros ori­gi­na­les. Ca­be aña­dir que los co­lo­res de las paredes, par­quet na­tu­ral y telas ar­mo­ni­zan con los del pai­sa­je ex­te­rior, de to­nos cam­bian­tes a lo lar­go del año.

La ca­sa se asien­ta en un te­rreno de 6.000 m2, po­bla­do de ála­mos, aho­ra des­nu­dos, pe­ro ple­tó­ri­cos de poe­sía. Lin­da en un ex­tre­mo con un vi­vaz to­rren­te que fi­nal­men­te abo­ca­rá su aguas al Segre. Al­zan­do la vis­ta, la im­po­nen­te mon­ta­ña de la Tos­sa d’Alp con su ci­ma ne­va­da y sus ve­ci­nas cum­bres que se in­ter­nan, por un la­do, en Fran­cia y por otro, en la sie­rra del Ca­dí. Obli­cua a la vis­ta, la vi­lla de Puig­cer­dà y sus ca­sas arra­ci­ma­das en torno al Mon­tCer­dà.

La ca­sa cons­ta de 1.000 m2 cons­trui­dos, dis­tri­bui­dos en tres plan­tas, in­clu­yen­do el cons­truc--

1 , 2 y 3 Dis­tin­tas pers­pec­ti­vas de la ca­sa des­de di­fe­ren­tes án­gu­los del jar­dín

4 Rin­cón de es­tar que al­ber­ga el cuar­to de ba­ño de la sui­te prin­ci­pal

5 En pri­mer tér­mino, la zo­na de la­va­ma­nos y, en se­gun­do, la bi­blio­te­ca del es­plén­di­do cuar­to de ba­ño de la sui­te prin­ci­pal

6 El co­me­dor, pre­si­di­do por una me­sa de di­se­ño ita­lia­na. Al fon­do un mue­ble ca­ta­lán del si­glo XVIII

7 y 8 Dos am­bien­tes del gran sa­lón. Des­de los ven­ta­na­les se dis­fru­ta de una vis­ta del jar­dín y del pai­sa­je in­me­dia­to que lo ro- dea. Co­mo te­lón de fon­do, las mon­ta­ñas, aho­ra con sus cum­bres ne­va­das

9 La co­ci­na es de fac­tu­ra mo­der­na pe­ro con un ai­re clá­si­co de aque­llas de los años 50 y 60. El co­lor an­tra­ci­ta es el de­no­mi­na­dor co­mún

10 Es­pec­ta­cu­lar vi­ga­men del te­cho de la sui­te prin­ci­pal. El ven­ta­nal si­tua­do frente a la ca­ma re­cor­ta una pers­pec­ti­va de la vi­lla de Puig­cer­dà, a mo­do de cua­dro vi­vien­te

11 Sa­la de mú­si­ca y de te­le­vi­sión de la plan­ta só­tano, de­di­ca­da to­da ella al ocio

12 Sa­la de bi­llar ame­ri­cano de la plan­ta só­tano, con sa­li­da al jar­dín ción el ga­ra­je y la sa­la de má­qui­nas. Tras­pa­sa­da la puer­ta de la en­tra­da prin­ci­pal, el ves­tí­bu­lo pre­lu­dia la ele­gan­te de­co­ra­ción que en­con­tra­re­mos en el res­to de la ca­sa. Pre­si­de la plan­ta ba­ja un in­men­so sa­lón en for­ma de L, con vis­tas al jar­dín y al pai­sa­je que lo ro­dea. En una es­qui­na de la L, se ubi­ca el co­me­dor, pre­si­di­do por una me­sa de ma­de­ra no­ble acom­pa­ña­da por un mue­ble ca­ta­lán del si­glo XVIII. Conecta con la co­ci­na, de fac­tu­ra mo­der­na, pe­ro con el ai­re clá­si­co de las co­ci­nas de las ca­sas re­gias de los años 50 y 60, tan del agra­do del in­terio­ris­ta Ma­riano Con­cha.

En un ala la­te­ral, que arran­ca del ves­tí­bu­lo, se dis­tri­bu­yen cin­co ha­bi­ta­cio­nes con sus res­pec­ti­vos ba­ños, ca­da una con un es­ti­lo pro­pio. Por su par­te, la plan­ta su­pe­rior es­tá to­da ocu­pa­da por el re­cin­to de la sui­te prin­ci­pal, ba­jo un es­pec­ta­cu­lar vi­ga­men, y co­nec­ta­da a un cuar­to de ba­ño cu­yas di­men­sio­nes per­mi­ten al­ber­gar una bi­blio­te­ca, sa­la de es­tar y una zo­na de gim­na­sio. La plan­ta só­tano es­tá en­te­ra­men­te de­di­ca­da al ocio fa­mi­liar: sa­la de mú­si­ca, bi­llar, bo­de­ga, ba­ño tur­co y de­pen­den­cias del ser­vi­cio.

1

2

10

7

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.