El mo­tor de los Brics se ra­len­ti­za: con­vie­ne cau­te­la

Los ana­lis­tas fi­nan­cie­ros re­co­mien­dan re­co­ger ve­las en los paí­ses emer­gen­tes, las­tra­dos por su re­du­ci­da ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to y sus re­for­mas pen­dien­tes

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Sergio He­re­dia

Ex­cep­cio­na­les mo­vi­mien­tos so­cia­les en Bra­sil y en Tur­quía. Fre­na­zo del cre­ci­mien­to en Chi­na. En Ru­sia, des­con­fian­za fren­te a los ni­ve­les de co­rrup­ción, e irri­ta­ción a con­se­cuen­cia de las cre­cien­tes de­sigual­da­des en­tre cla­ses ri­cas y po­bres. Des­ape­go en In­dia, con el Go­bierno en­fras­ca­do en pro­yec­tos fa­raó­ni­cos –y en­tre ellos la ca­rre­ra es­pa­cial– mien­tras se evi­den­cian las ca­ren­cias en infraestructuras y se man­tie­ne el número de ciu­da­da­nos ba­jo el um­bral de la po­bre­za. Re­tro­ce­so del cre­ci­mien­to en Su­dá­fri­ca, cu­ya eco­no­mía de­pen­de de la ex­por­ta­ción de mi­ne­ra­les, ca­da día más ba­ra­tos...

A gran­des ras­gos, es­te es el es­ce­na­rio que plan­tean los gran­des paí­ses emer­gen­tes (los cé­le­bres Brics: Bra­sil, Ru­sia, In­dia, Chi­na y Su­dá­fri­ca, a quie­nes al­gu­nos aña­den Tur­quía): ya no van tan bien.

La si­tua­ción desem­bo­ca en un in­quie­tan­te jue­go de pa­la­bras: “Emer­gen nue­vos ries­gos”, de­cla­ra­ba es­te mis­mo mar­tes el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), mien­tras re­cor­ta­ba las pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien- to en to­das las áreas, y par­ti­cu­lar­men­te en los emer­gen­tes.

En los úl­ti­mos tiem­pos, un buen aba­ni­co de mo­men­tos han es­ce­ni­fi­ca­do el des­ape­go. Es el ca­so de las in­ten­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes so­cia­les en las gran­des ciu­da­des bra­si­le­ñas, a me­dia­dos de ju­nio, mien­tras Bra­sil de­rro­ta­ba a Es­pa­ña en la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes de fútbol. De las que­jas por el en­ca­re­ci­mien­to del trans­por­te pú­bli­co se pa­só a las vo­ces con­tra la co­rrup­ción po­lí­ti­ca y la vio­len­cia po­li­cial. El har­taz­go es no­ta­ble, tan­to co­mo los des­ajus­tes. Se vehi­cu­la con­tra el Go­bierno de Dil­ma Rous­seff: mien­tras las fa­ve­las si­guen ten­di­das so­bre los mo­rros de Río Ja­nei­ro, se ha in­ver­ti­do 600 mi­llo­nes de eu­ros en la re­for­ma del es­ta­dio de Ma­ra­ca­ná.

De al­gu­na ma­ne­ra, la ca­ta­ra­ta de pro­tes­tas en Bra­sil (la bol­sa de São Pau­lo ya ha per­di­do un 22% en lo que lle­va­mos de año y el real se ha de­va­lua­do un 10%) coin­ci­de con el mo­men­to en que han sal­ta­do las alar­mas en­tre los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les. En las úl­ti­mas cin­co se­ma­nas, esos mis­mos in­ver­so­res han re­ti­ra­do 9.500 mi­llo­nes de eu­ros de en­tre los 78.000 mi­llo­nes en ac­ti­vos de fon­dos de­di­ca­dos a los bo­nos de mer­ca­dos emer­gen­tes. Se tra­ta

Con el oto­ño de los emer­gen­tes “emer­gen nue­vos ries­gos”, ha aler­ta­do el FMI a lo lar­go de es­ta se­ma­na “En abril, los emer­gen­tes eran lo me­jor des­de que se in­ven­tó la rue­da”, opi­na un ana­lis­ta

de la ma­yor sa­li­da de ca­pi­ta­les de los emer­gen­tes des­de el 2009. “En abril, los emer­gen­tes eran lo me­jor que ha­bía ocu­rri­do des­de que se in­ven­tó la rue­da. Sin em­bar­go, des­de ha­ce dos se­ma­nas son tó­xi­cos”, di­ce Jan Dehn, di­rec­tor de es­tu­dios de Ash­mo­re In­vest­ment Ma­na­ge­ment, fir­ma es­pe­cia­li­za­da en los paí­ses en desa­rro­llo.

“Son paí­ses en los que hay que ha­cer re­for­mas es­truc­tu­ra­les de ca­la­do des­de un pun­to de vis­ta fis­cal, la­bo­ral y de otros ám­bi­tos que no se es­tán lle­van­do ade­lan­te con su­fi­cien­te ra­pi­dez”, di­ce Ra­món For­ca­da, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de aná­li­sis de Ban­kin­ter. “Es­tán per­dien­do com­pe­ti­ti­vi­dad re­la­ti­va y no es­tán sien­do ca­pa­ces de de­fen­der sus ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad de los úl­ti­mos años. Son paí­ses que van a cre­cer me­nos y pue­den te­ner con­flic­tos so­cia­les. Lo es­ta­mos vien­do en Bra­sil y va­mos a aca­bar vién­do­lo en Chi­na...”.

Los ar­gu­men­tos son múl­ti­ples. En­tre ellos, el he­cho de que sus eco­no­mías se es­tán des­ace­le­ran­do: si cre­cían al 6,2% en el 2011 (se­gún el World Eco­no­mic Outlook, WEO), lo han he­cho al 4,9% en el 2012 y ape­nas me­jo­ra­rán una dé­ci­ma en el 2013, al 5%. Par­ti­cu­lar­men­te in­ten­sa es la des-

El pe­so de Chi­na es no­ta­ble: a tra­vés de ella se ali­men­tan mu­chos otros miem­bros de los Brics Las re­vuel­tas so­cia­les en Bra­sil y Tur­quía aler­tan so­bre la irri­ta­ción que la­te en­tre las cla­ses me­dias

La me­jo­ra de la si­tua­ción en Es­ta­dos Uni­dos va en de­tri­men­to de los paí­ses en desa­rro­llo En cin­co se­ma­nas, los in­ver­so­res han re­ti­ra­do 9.500 mi­llo­nes en ac­ti­vos de fon­dos emer­gen­tes

ace­le­ra­ción de Chi­na, que ha pa­sa­do del 9,3% del 2011 al pre­su­mi­ble 7,8% pa­ra es­te año (mien­tras se va­ti­ci­na el 7,7% pa­ra el 2014). Y su ca­so, el ca­so chino, pe­sa.

“Es­ta­mos de­tec­tan­do bur­bu­jas in­mo­bi­lia­rias en el sec­tor del lu­jo de las gran­des ciu­da­des chi­nas –di­ce Ri­car­do de Ma­nuel, so­cio de Ca­pi­tal Va­lue–. Ade­más, allí los cos­tes la­bo­ra­les uni­ta­rios es­tán su­bien­do al 15% anual, lo que re­du­ce su com­pe­ti­ti­vi­dad. Y ojo a su sec­tor ban­ca­rio, por­que el Ban­co Cen­tral chino ya ha anun­cia­do que no pien­sa dar li­qui­dez de for­ma in­de­fi­ni­da”.

El ca­so chino pe­sa: se tra­ta de la se­gun­da eco­no­mía mun­dial (hay quien va­ti­ci­na que se­ría la pri­me­ra en la pró­xi­ma dé­ca­da, siem­pre y cuan­do su rit­mo de cre­ci­mien­to no si­ga ra­len­ti­zán­do­se), y a tra­vés de ella se ali­men­tan mu­chos otros miem­bros de los Brics. Bue­na par­te de la in­dus­tria sud­afri­ca­na se sus­ten­ta en las ma­te­rias pri­mas y en la mi­ne­ría. Y ese ne­go­cio va de la mano de Chi­na: si Pe­kín y Shang­hai re­du­cen sus im­por­ta­cio­nes de ma­te­rias pri­mas, es inevi­ta­ble que Su­dá­fri­ca lo aca­be no­tan­do.

Tam­bién lo es­tá no­tan­do Bra­sil: es el ma­yor so­cio co­mer­cial de Chi­na, a quien le ven­de mi­ne­ral de hie­rro y pe­tró­leo, ma­te­rias que po­drían ex­pe­ri­men­tar in­ten­sas caí­das en los pre­cios.

“Es cier­to que los úl­ti­mos da­tos apun­tan a que la for­ta­le­za de los emer­gen­tes no es tan só­li­da co­mo lo ha­bía si­do en los úl­ti­mos tri­mes­tres”, di­ce Vic­to­ria To­rre, res­pon­sa­ble de aná­li­sis y pro­duc­to de Self Bank. “Hay in­cer­ti­dum­bre en Egip­to, lo que ha­rá que los prés­ta­mos del FMI tar­den en lle­gar, ago­tan­do las re­ser­vas del país. El PMI de ser­vi­cios de In­dia, que se es­pe­ra­ba so­bre el 53,6, ha aca­ba­do en el 51,6, al­go de­cep­cio­nan­te. En Bra­sil, la pro­duc­ción in­dus­trial ca­yó un 2% en ma­yo, y no se cum­pli­rá el ob­je­ti­vo de in­fla­ción pa­ra el año, que se pre­ten­día en­tre el 2,5% y el 6,5%: en abril, ya es­ta­ba al 6,5%...”.

“Ru­sia de­pen­de de­ma­sia­do de la ener­gía –aña­de Mario Weitz, pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Bur­sá­ti­les (IEB)–. Mien­tras

Ru­sia de­pen­de en ex­ce­so del pe­tró­leo y el gas, y Su­dá­fri­ca, de la ex­por­ta­ción de mi­ne­ra­les a Chi­na “Aun así, no hay que alar­mar­se; el mo­men­to es peor, pe­ro es­tos paí­ses aún cre­cen”, di­ce un ex­per­to

el gas y el pe­tró­leo se man­ten­gan ca­ros, to­do irá bien”.

En cier­to mo­do, aquí en­tra en fun­cio­na­mien­to el jue­go de las ba­lan­zas. Si Es­ta­dos Uni­dos fun­cio­na, en­ton­ces pue­den so­bre­ve­nir­se los pro­ble­mas en los paí­ses emer­gen­tes. El ejem­plo del gas ru­so es sin­to­má­ti­co: “Con­for­me Es­ta­dos Uni­dos va­ya desa­rro­llan­do la tec­no­lo­gía del frac­king (una nue­va téc­ni­ca no con­ven­cio­nal de ex­trac­ción del pe­tró­leo, ca­paz de pro­fun­di­zar has­ta los 6.000 me­tros, in­yec­tan­do agua a al­ta pre­sión pa­ra agran­dar las grietas y per­mi­tir que el pe­tró­leo atra­pa­do emer­ja a la su­per­fi­cie), ha­brá más ofer­ta de gas y los pre­cios cae­rán –di­ce De Ma­nuel–. Y eso pue­de ir en con­tra de Ru­sia”.

Hay más ar­gu­men­tos en con­tra de los paí­ses emer­gen­tes: con­for­me la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos se re­cu­pe­re, los días del cré­di­to fá­cil a ni­vel glo­bal es­tán lle­gan­do a su fin: el re­pun­te en las ren­ta­bi­li­da­des de la deu­da desa­rro­lla­da per­ju­di­ca a los paí­ses emer­gen­tes, que ob­ser­van có­mo los in­ver­so­res re­ti­ran sus in­ver­sio­nes pa­ra re­co­lo­car­las en los paí­ses desa­rro­lla­dos.

“De to­dos mo­dos, no veo el mo­men­to pa­ra alar­mar­se –di­ce Weitz–. El mo­men­to es me­nos bueno que el an­te­rior. Pe­ro Asia aún es­tá só­li­da. Chi­na no cre­ce­rá al rit­mo de dos dí­gi­tos, pe­ro ¡ya qui­sié­ra­mos no­so­tros el 7%! Só­lo veo más du­das en La­ti­noa­mé­ri­ca y en Tur­quía. No pro­tes­tan los po­bres, sino las cla­ses me­dias: han cre­ci­do muy rá­pi­do, pe­ro la evo­lu­ción del trans­por­te y de las infraestructuras no ha ido de la mano”. “Lo que con­vie­ne es ser más se­lec­ti­vos, pe­ro aún hay opor­tu­ni­da­des –di­ce De Ma­nuel–. An­tes de que la Fed anun­cia­se que po­drían re­ti­rar­se los es­tí­mu­los, po­dían com­prar­se bo­nos so­be­ra­nos de cual­quier emer­gen­te. Aho­ra, hay que des­car­tar las em­pre­sas ex­por­ta­do­ras chi­nas, las in­mo­bi­lia­rias y las vin­cu­la­das a ma­te­rias pri­mas”. So­cié­té Gé­né­ra­le di­sien­te: “Los ci­clos de ma­te­rias pri­mas y mer­ca­dos emer­gen­tes han si­do co­rre­la­ti­vos en los úl­ti­mos quin­ce años”. Si las ma­te­rias pri­mas de­cli­nan, en­ton­ces...

LA VAN­GUAR­DIA

Fuen­te: Bloom­berg

LA VAN­GUAR­DIA

Fuen­te: Bloom­berg

LA VAN­GUAR­DIA

Fuen­te: Bloom­berg

TOMOHIRO OHSUMI / BLOOM­BERG

Un in­ver­sor si­gue las co­ti­za­cio­nes de la bol­sa de Shang­hai

LA VAN­GUAR­DIA

Fuen­te: Bloom­berg

LA VAN­GUAR­DIA

Fuen­te: Bloom­berg

LA VAN­GUAR­DIA

Fuen­te: Bloom­berg

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.