Pen­sio­nes: ¿cuál es el pe­li­gro?

Pa­ra Na­va­rro y To­rres no es la de­mo­gra­fía sino la de­sigual­dad lo que ame­na­za a las ju­bi­la­cio­nes

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co LO QUE DE­BES SA­BER PA­RA QUE NO TE RO­BEN LA PEN­SIÓN Vi­ce­nç Na­va­rro y Juan To­rres Ló­pez Espasa. Ma­drid, 2013 196 pá­gi­nas Pre­cio: 15,90 €; e-book, 7,99 €

Des­de ha­ce años, de­nun­cian los autores, se ha di­fun­di­do has­ta la sa­cie­dad una le­ta­nía ca­tas­tro­fis­ta que ha ca­la­do hon­do en la po­bla­ción: la so­cie­dad se ha­ce vie­ja, no ha­brá tra­ba­ja­do­res su­fi­cien­tes pa­ra fi­nan­ciar las pen­sio­nes y hay que sus­cri­bir cuan­to an­tes fon­dos de pen­sio­nes pri­va­dos. Una le­ta­nía a su jui­cio in­tere­sa­da, mon­ta­da so­bre ar­gu­men­tos ideo­ló­gi­cos y sin prue­bas con­sis­ten­tes y que res­pon­de a que pa­ra las en­ti­da­des financieras es un bo­tín muy ape­ti­to­so el di­ne­ro que mue­ven las pen­sio­nes pú­bli­cas ca­da año en Es­pa­ña: 120.000 mi­llo­nes de eu­ros. Y con­tra esa le­ta­nía que vie­ne de le­jos y que no ha acer­ta­do de­ma­sia­do con sus pre­vi­sio­nes de co­lap­so, Vi­ce­nç Na­va­rro, ca­te­drá­ti­co de Cien­cias Po­lí­ti­cas y So­cia­les en la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra, y Juan To­rres Ló­pez, ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da en la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla, pu­bli­can un li­bro ti­tu­la­do muy grá­fi­ca­men­te: Lo que de­bes sa­ber pa­ra que no te ro­ben la pen­sión.

Y, ¿qué de­be­mos sa­ber? Pues que, di­cen, un pe­li­gro gra­ve se cier­ne so­bre las pen­sio­nes, pe­ro que no es el que di­cen los que de­fien­den la pri­va­ti­za­ción pro­gre­si­va del sis­te­ma. El ver­da­de­ro pe­li­gro, en su opi­nión, es que se si­gan apli­can­do po­lí­ti­cas que in­cre­men­tan ca­da vez más la de­sigual­dad, con una gran par­te de la po­bla­ción con tra­ba­jos pre­ca­rios y mal pa­ga­dos que ha­cen que dis­mi­nu­yan las co­ti­za­cio­nes so­cia­les in­clu­so aun­que ha­ya más hom­bres y mu­je­res em­plea­dos.

Los autores re­ba­ten con brío los tó­pi­cos pues­tos en cir­cu­la­ción. So­bre la idea de que las pen­sio­nes en Es­pa­ña son de­ma­sia­do ge­ne­ro­sas, no só­lo es que se de­di- quen tres o cua­tro pun­tos me­nos de PIB que en Fran­cia, Gre­cia o Por­tu­gal, sino que el por­cen­ta­je de po­bres en­tre los an­cia­nos es­pa­ño­les es mu­cho ma­yor que en el res­to de Eu­ro­pa y que en­tre la po­bla­ción es­pa­ño­la en ge­ne­ral.

Lue­go, se­ña­lan que el au­men­to de la es­pe­ran­za de vida se de­be en bue­na par­te a que gen­te que mo­ría an­tes jo­ven o ni­ña vi­ve más. El au­men­to de años de vida en la an­cia­ni­dad no ha si­do muy no­ta­ble. Pe­ro ade­más, la­men­tan que re­tra­sar la edad de ju­bi­la­ción no con­si­de­ra los cos­tes hu­ma­nos de­ri­va­dos: en Es­pa­ña un bur­gués vi­ve diez años más que un tra­ba­ja­dor no cua­li­fi­ca­do con más de dos años en pa­ro. Re­tra­sar la ju­bi­la­ción afec­ta de­sigual­men­te a las cla­ses so­cia­les.

En cuan­to a los fon­dos de pen­sio­nes pri­va­dos, di­cen que a la gen­te só­lo le com­pen­sa sus­cri­bir­los por las ayudas fis­ca­les del go­bierno, ya que las ren­ta­bi­li­da­des de la pa­sa­da dé­ca­da han si­do o es­cue­tas o ne­ga­ti­vas. Y des­ta­can que ade­más los cuan­tio­sos re­cur­sos acu­mu­la­dos en esos fon­dos son uno de los ele­men­tos más des­es­ta­bi­li­za­do­res que hay hoy en la eco­no­mía mun­dial.

Los autores re­co­no­cen que el en­ve­je­ci­mien­to au­men­ta­rá el número de pen­sio­nis­tas en re­la­ción con el de co­ti­zan­tes, pe­ro creen que eso no tie­ne por qué sig­ni­fi­car un des­equi­li­brio en­tre los in­gre­sos y gas­tos del sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes. Los in­gre­sos de­pen­den de las co­ti­za­cio­nes, y es­tas se­rán ma­yo­res o me­no­res en fun­ción del em­pleo, el ni­vel sa­la­rial, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la pro­duc­ti­vi­dad o la dis­tri­bu­ción de la ren­ta. Só­lo si ade­más de que en­ve­jez­ca la so­cie­dad to­dos es­tos otros fac­to­res evo­lu­cio­nan ne­ga­ti­va­men­te apa­re­ce­rán pro­ble­mas: ha­ce 50 años se gas­ta­ba en pen­sio­nes el 3% del PIB y en el 2007 el 8%, pe­ro no ha su­pues­to la cri­sis de la Se­gu­ri­dad So­cial ni que los no pen­sio­nis­tas ten­gan me­nos re­cur­sos dis­po­ni­bles. Al re­vés. Y eso se de­be a que la pro­duc­ti­vi­dad ha au­men­ta­do mu­chí­si­mo du­ran­te es­tos años mu­chí­si­mo.

En ese sen­ti­do, re­mar­can, son el pa­ro y la dis­mi­nu­ción cons­tan­te de los sa­la­rios las ver­da­de­ras ame­na­zas pa­ra el sis­te­ma y no la de­mo­gra­fía. El au­men­to de la de­sigual­dad con la con­cen­tra­ción de los in­gre­sos en los que per­ci­ben ren­tas de ca­pi­tal pro­vo­ca que la con­tri­bu­ción sa­la­rial a las pen­sio­nes sea más ba­ja. Y eso ha ocu­rri­do so­bre to­do en Es­pa­ña: la tar­ta a re­par­tir es la más gran­de de la his­to­ria pe­ro la que co­rres­pon­de a los sa­la­rios es la más ba­ja de los úl­ti­mos de­ce­nios. De man­te­ner es­tas po­lí­ti­cas, di­cen, no en­tra­rá en cri­sis só­lo el sis­te­ma de pen­sio­nes sino to­da la es­truc­tu­ra so­cial.

DA­NI DUCH

Una ma­ni­fes­ta­ción con­tra los re­cor­tes so­cia­les du­ran­te el pa­sa­do 2012

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.