CUES­TIO­NAN­DO LA NOR­MA­LI­DAD

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 - Jo­sé L. Mar­tí­nez Cam­pu­zano Eco­no­mis­ta res­pon­sa­ble de es­tra­te­gia de los di­fe­ren­tes ne­go­cios de Ci­ti­group en Es­pa­ña

Ad­mi­to que me sor­pren­de la re­sis­ten­cia de la bol­sa nor­te­ame­ri­ca­na. Pe­se a to­do, se re­sis­te a apar­tar­se de los ni­ve­les má­xi­mos del año. Y en ese to­do hay que in­cluir mu­chos fac­to­res: des­de su va­lo­ra­ción (no ha­bla­mos de pre­cios ba­ra­tos pre­ci­sa­men­te) has­ta el di­fí­cil con­tex­to in­ter­na­cio­nal; des­de la es­pe­cu­la­ción so­bre el cam­bio de ses­go de la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) has­ta la ines­ta­bi­li­dad en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les. Tras dos se­ma­nas de in­de­fi­ni­ción, el di­ne­ro flu­ye de nue­vo ha­cia la bol­sa y ha­cia la deu­da nor­te­ame­ri­ca­na. ¿Lo con­si­de­ran nor­mal? No lo es. O no de­be­ría ser­lo. Pe­ro fun­cio­na.

Cla­ro que, ¿por qué no va a su­bir en un con­tex­to de me­jo­ra eco­nó­mi­ca y ba­ja/es­ta­ble la in­fla­ción? De he­cho, si le aña­di­mos la ele­va­da li­qui­dez en las car­te­ras de los in­ver­so­res y la es­ca­sa ren­ta­bi­li­dad de los ac­ti­vos al­ter­na­ti­vos, po­dría­mos afir­mar que es el me­jor con­tex­to po­si­ble pa­ra la bol­sa. Es­to es lo nor­mal. Y, sin em­bar­go, al­go me di­ce que no lo es. Es­te es el pro­ble­ma que te­ne­mos los que con­si­de­ra­mos ex­ce­si­vo el pro­ta­go­nis­mo de los ban­cos cen­tra­les: fuer­zan la subida del pre­cio de los ac­ti­vos. Pe­ro el pro­pio Ben Ber­nan­ke, pre­si­den­te de la Fed, nos ha vuel­to a qui­tar la razón, im­po­nien­do de es­ta for­ma su nor­ma­li­dad. Só­lo res­ta de­jar­se lle­var... sin pen­sar­lo mu­cho.

¿Y por qué no ex­tra­po­lar es­te con­cep­to de nor­ma­li­dad al res­to de las bol­sas mun­dia­les? A las emer­gen­tes, so­me­ti­das a un fuer­te cas­ti­go en los úl­ti­mos me­ses. Aquí sí po­de­mos ha­blar ya de mer­ca­dos ex­tre­ma­da­men­te ba­ra­tos, con PER for­ward a 12 me­ses por de­ba­jo de 10. Pre­cios atrac­ti­vos, fuer­te cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co (pe­ro mo­de­rán­do­se) y ni­ve­les de in­fla­ción ba­jos…. ¿por qué los in­ver­so­res des­ha­cen po­si­cio­nes en emer­gen­tes en­ton­ces? No es nor­mal, pe­ro es­tá ocu­rrien­do. Y de he­cho po­de­mos en­con­trar una razón que co­nec­ta el mal com­por­ta­mien­to de es­tos mer­ca­dos con el buen com­por­ta­mien­to de la bol­sa nor­te­ame­ri­ca­na (o de la ja­po­ne­sa): los ban­cos cen­tra­les. Y es que la bue­na acep­ta­ción del cam­bio de ses­go de la Fed por su mer­ca­do no lo ha si­do tan­to pa­ra el res­to, pre­ci­pi­tan­do la re­pa­tria­ción de fon­dos y acen­tuan­do las de­bi­li­da­des de es­tas eco­no­mías. Co­mo ven, lo nor­mal tie­ne di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta. La opi­nión del pre­si­den­te de la Fed ya la co­no­cen: to­do lo que es bueno pa­ra la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na, lo es tam­bién pa­ra el res­to.

¿Qué ocu­rre en el ca­so de las bol­sas eu­ro­peas? Aquí no po­de­mos ha­blar de una me­jo­ra eco­nó­mi­ca cla­ra, el ries­go es de des­in­fla­ción ex­tre­ma y la in­cer­ti­dum-bre, ele­va­da. Es nor­mal su mal com­por­ta­mien­to, ab­so­lu­to y re­la­ti­vo, pe­se a unos pre­cios en teo­ría atrac­ti­vos. De he­cho, pro­ba­ble­men­te son los pre­cios y la ele­va­da li­qui­dez los que han per­mi­ti­do que re­cu­pe­re co­mo lo ha he­cho des­de los ni­ve­les mí­ni­mos de un año atrás. Cla­ro, es­to y la po­si­ción del pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Mario Drag­hi, com­pro­me­tién­do­se a to­mar las me­di­das que sean ne­ce­sa­rias pa­ra man­te­ner la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. Pe­ro sin to­mar­las aún.

Una re­co­men­da­ción nor­mal, so­bre la ba­se an­te­rior se­ría la de com­prar bol­sa: emer­gen­tes (asiá­ti­ca), nor­te­ame­ri­ca­na, ja­po­ne­sa y eu­ro­pea, por es­te or­den. Y, sin em­bar­go, no pue­do ha­cer­lo. Al me­nos a muy cor­to pla­zo. Ya no

El ex­ce­si­vo pro­ta­go­nis­mo de los ban­cos cen­tra­les fuer­za la subida del pre­cio de los ac­ti­vos La ‘bue­na’ acep­ta­ción del cam­bio de ses­go de la Fed por su mer­ca­do no lo ha si­do tan­to pa­ra el res­to

es só­lo por los im­pon­de­ra­bles geo­po­lí­ti­cos, por la es­tre­chez del mer­ca­do en épo­ca es­ti­val, pe­rio­do que exa­ge­ra los mo­vi­mien­tos, ni tam­po­co por la pro­pia es­ta­cio­na­li­dad (re­cuer­den las caí­das del mer­ca­do de los ve­ra­nos del 2010 y del 2011).

Co­mo no po­día ser de otro mo­do, los mer­ca­dos se con­vier­ten en un fac­tor de ries­go más cuan­do el con­trol de los ban­cos cen­tra­les se de­bi­li­ta. Aflo­ran los ex­ce­sos acu­mu­la­dos en el pa­sa­do. Y en nues­tro ca­so es la Fed la que pa­re­ce es­tar cues­tio­nán­do­se es­te con­trol. Al fi­nal, cues­tio­na los dos prin­ci­pios que han do­mi­na­do has­ta el mo­men­to su ac­tua­ción: ili­mi­ta­da e in­de­fi­ni­da. Po­ne en cues­tión su pro­pia nor­ma­li­dad. Y es que, en el fon­do, no hay na­da en el mun­do que ten­ga es­tas dos ca­rac­te­rís­ti­cas. La con­se­cuen­cia es cla­ra: a cor­to pla­zo hay que ser pru­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.