“El eclip­se de Win­dows XP es una opor­tu­ni­dad tre­men­da”

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Des­de ha­ce va­rios tri­mes­tres, un com­pe­ti­dor apa­re­ce en el retrovisor de HP, que has­ta ju­nio se­guía re­sis­tien­do co­mo lí­der del mer­ca­do de PC. La for­ta­le­za de Le­no­vo en Chi­na, en­tre otros fac­to­res, plan­tea un en­vi­te que la com­pa­ñía ca­li­for­nia­na acep­ta con to­das sus con­se­cuen­cias, in­clui­da la de­ci­sión de dar la ba­ta­lla en el te­rreno cau­ti­vo de su má­xi­mo ri­val. Di­ne­ro ha con­ver­sa­do al res­pec­to con En­ri­que Lo­res, el es­pa­ñol que ha lle­ga­do más al­to en la es­truc­tu­ra cor­po­ra­ti­va de HP. De la en­tre­vis­ta sale una vi­sión es­tra­té­gi­ca que con­tem­pla asun­tos co­mo la re­no­va­ción del ca­tá­lo­go de PC, el im­pac­to es­pe­ra­do de Win­dows 8, el re­tra­so de la mar­ca en el seg­men­to de las ta­ble­tas (“no se pue­de ser al­guien en es­te mer­ca­do sin te­ner una es­tra­te­gia y una po­si­ción fuer­te en las ta­ble­tas”) y su in­creí­ble au­sen­cia en el de los smartp­ho­nes. El mer­ca­do de los PC es­tá per­tur­ba­do por mu­chas cir­cuns­tan­cias. ¿Có­mo pien­sa reac­cio­nar HP? Si mi­ra­mos atrás, du­ran­te años fue cla­ve en el mun­do de los PC el te­ner la me­jor es­ca­la: có­mo de rá­pi­do so­mos ca­pa­ces de in­tro­du­cir un nue­vo PC y en cuán­tos paí­ses so­mos ca­pa­ces de in­tro­du­cir­lo a la vez. Y la com­pa­ñía que era ca­paz de ha­cer­lo de la ma­ne­ra más efi­cien­te, era la com­pa­ñía que ga­na­ba. Es­to es lo que en HP su­pi­mos ha­cer muy bien. Aho­ra, si mi­ra­mos al fu­tu­ro, esos atri­bu­tos se­gui­rán sien­do ne­ce­sa­rios, pe­ro no van a ser su­fi­cien­tes: pa­ra triun­far mi­ran­do ha­cia de­lan­te, te­ne­mos que ser ca­pa­ces de com­bi­nar es­ca­la con ve­lo­ci­dad pa­ra in­tro­du­cir ele­men­tos in­no­va­do­res ali­nea­dos con lo que pen­sa­mos que el clien­te es­tá in­tere­sa­do en uti­li­zar. Y di­fe­ren­ciar­se de la com­pe­ten­cia, que aprie­ta. Eso es, có­mo di­fe­ren­ciar­nos in­te­gran­do la innovación, que em­pie­za por cam­biar nues­tra de­fi­ni­ción del PC. In­ter­na­men­te, he­mos de­ja­do de ha­blar de PC, pa­ra ha­blar de per­so­nal sys

tems, que van des­de un te­lé­fono has­ta una pan­ta­lla de 40 pul­ga­das. Real­men­te, no pen­sa­mos que sean ca­te­go­rías dis­tin­tas, sino un con­ti­nuo que, en fun­ción de la ne­ce­si­dad del clien­te y de cuán­to va a uti­li­zar la mo­vi­li­dad o las apli­ca­cio­nes, en­con­tra­rá un dis­po­si­ti­vo más óp­ti­mo que otro. La pa­la­bra es­ca­la su­gie­re que un ob­je­ti­vo se­ría rom­per la ho­mo­ge­nei­dad del ca­tá­lo­go y, su­pon­go, crear dis­tin­tos pun­tos de pre­cio pa­ra dis­tin­tos pú­bli­cos. Sí, por eso de­cía que la es­ca­la ha cam­bia­do de sig­ni­fi­ca­do. Pa­ra mu­chos seg­men­tos de mer­ca­do, el cos­te y el pre­cio van a se­guir sien­do las va­ria­bles fun­da­men­ta­les, y real­men­te só­lo si te­ne­mos esos ras­gos y la ca­pa­ci­dad de di­fe­ren­ciar­nos, va a ser po­si­ble man­te­ner el li­de­raz­go a lar­go pla­zo. Úl­ti­ma­men­te se ha­bla mu­cho de fac­to­res de for­ma, y es­to ha al­bo­ro­ta­do el mer­ca­do con pro­pues­tas hí­bri­das que no son exac­ta­men­te un PC ni tam­po­co una ta­ble­ta. ¿Có­mo va a ma­ne­jar­se HP en es­te con­tex­to? Es­ta­rá en fun­ción de la apli­ca­ción que el clien­te quie­ra usar y de có­mo y dón­de pien­se tra­ba­jar. Pa­ra clien­tes que ne­ce­si­ten una mo­vi­li­dad muy al­ta y van a con­su­mir bá­si­ca­men­te con­te­ni­dos, se­gu­ra­men­te los for­ma­tos van a es­tar pró­xi­mos a los que hoy ca­rac­te­ri­zan un smartp­ho­ne; su­bien­do a 7/8 pul­ga­das es­ta­re­mos en el te­rri­to­rio de las ta­ble­tas. Pa­ra los que ne­ce­si­ten ge­ne­rar cier­to con­te­ni­do y pa­ra apli­ca­cio­nes que re- quie­ran una vi­sua­li­za­ción más gran­de, en 10/11 pul­ga­das, pen­sa­mos que lo óp­ti­mo se­rán los equi­pos en los que se pue­de se­pa­rar la pan­ta­lla del te­cla­do. A par­tir de allí, has­ta las 14 pul­ga­das, se­gu­ra­men­te la hi­bri­dez con­sis­ti­rá en tra­ba­jar co­mo ta­ble­ta o co­mo por­tá­til; a par­tir de 14 se­rán por­tá­ti­les, y a par­tir de 16 se­rán fi­jos. Pa­ra no­so­tros, es­ta seg­men­ta­ción vie­ne da­da por dos fac­to­res: la apli­ca­ción y la mo­vi­li­dad. HP ha es­ta­do aso­cia­da a la his­to­ria de Win­dows. Su re­cien­te acuer­do con Goo­gle es re­le­van­te por­que su­gie­re, o más bien con­fir­ma, una dis­tan­cia en las re­la­cio­nes con Mi­cro- soft. ¿Cuál es el im­pac­to es­tra­té­gi­co? Mi­cro­soft ha si­do, es y se­rá nues­tro so­cio fun­da­men­tal; se­gu­ra­men­te la ma­yor par­te de nues­tro vo­lu­men de ven­tas es­ta­rá re­la­cio­na­do con Win­dows. Pe­ro no pen­sa­mos que tra­ba­jan­do só­lo con Mi­cro­soft po­da­mos cu­brir to­dos los seg­men­tos del mer­ca­do, y por eso va­mos a ofre­cer An­droid y Ch­ro­me, y va­mos a se­guir ofre­cien­do Li­nux. Es sa­bi­do que en abril del 2014 Mi­cro­soft de­ja­rá de dar so­por­te a Win­dows XP, y to­dos los fa­bri­can­tes es­tán an­sio­sos por par­ti­ci­par en las ope­ra­cio­nes de re­em­pla­zo que de­be­rán abor­dar las em­pre­sas. El eclip­se de XP es una opor­tu­ni­dad tre­men­da. No só­lo va a pre­ci­pi­tar un cam­bio de hard­wa­re, sino un cam­bio que re­quie­re mo­di­fi­car sus­tan­cial­men­te las apli­ca­cio­nes que se usan en las em­pre­sas. Y pa­ra li­de­rar ese cam­bio ha­ce fal­ta te­ner una es­tra­te­gia muy in­te­gra­da de ser­vi­cios, so­bre to­do en las gran­des cuen­tas: HP es una de las po­cas com­pa­ñías de hard­wa­re con un com­po­nen­te de ser­vi­cios muy gran­de. Has­ta aquí no ha in­clui­do las ta­ble­tas en la ecua­ción. Pe­ro te­ne­mos que in­cluir­las, no só­lo en el con­su­mo sino en las

TA­BLE­TAS ‘An­tes de Na­vi­da­des ten­dre­mos una ofer­ta com­ple­ta y ha­brá anun­cios tras el ve­rano’

em­pre­sas. Y cuan­do las in­clui­mos, ve­mos que la pe­ne­tra­ción de ta­ble­tas Win­dows es muy ba­ja, lo que sig­ni­fi­ca que los de­par­ta­men­tos de TI han te­ni­do que in­te­grar ta­ble­tas de otros sis­te­mas ope­ra­ti­vos, al­go que ya ha ocu­rri­do, y no va­mos a que­dar al mar­gen de lo que es­tá su­ce­dien­do. ¿Có­mo y cuán­do HP se in­cor­po­ra­rá a esa ca­rre­ra en la ca­te­go­ría que hoy mar­ca el pa­so a la in­dus­tria? Lo pri­me­ro ha si­do de­ci­dir que te­ne­mos que es­tar en esa ca­te­go­ría y que, efec­ti­va­men­te, no se pue­de ser al­guien en es­te mer­ca­do sin te­ner una es­tra­te­gia y una po­si­ción fuer­te en las ta­ble­tas. Con es­te ma­tiz: en fun­ción de su ta­ma­ño, un dis­po­si­ti­vo se­rá una ta­ble­ta o un por­tá­til, pe­ro se­rán par­te de la mis­ma fa­mi­lia. An­tes de Na­vi­da­des ten­dre­mos una ofer­ta com­ple­ta, y ha­brá anun­cios a la vuel­ta del ve­rano.

Otra asig­na­tu­ra pen­dien­te son los

smartp­ho­nes. Lo di­jo Meg [Whit­man, con­se­je­ra de­le­ga­da de HP] ha­ce 8 o 9 me­ses: no se pue­de es­tar en el mun­do de los sis­te­mas per­so­na­les sin te­ner pre­sen­cia en los smart

pho­nes. An­tes o des­pués, HP es­ta­rá en ese en­torno, que no ve­mos co­mo un mer­ca­do se­pa­ra­do. Es­ta­mos en ello, lo pue­do ase­gu­rar.

AR­CHI­VO

En­ri­que Lo­res, vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de sis­te­mas per­so­na­les de Hew­lett-Pac­kard

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.