El ai­re tam­bién cuen­ta

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Car­los García-Osu­na

La tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca de Iñi­go Arre­gi (Mon­dra­gón, 1954) es­tá mar­ca­da des­de sus ini­cios cuan­do, in­ter­na­do en el Se­mi­na­rio de Aran­tza­zu en su ado­les­cen­cia, co­no­ció a Jor­ge Otei­za, uno de los es­cul­to­res más ver­sá­ti­les del si­glo XX. En es­ta mues­tra, ti­tu­la­da Una di­rec­ción, el ar­tis­ta ofre­ce el ma­ri­da­je en­tre ar­te e in­dus­tria en 12 es­cul­tu­ras y 14 re­lie­ves que tam­bién dan una ver­sión del mo­vi­mien­to ci­né­ti­co aun­que ale­ja­do de la sin­gu­lar be­lle­za de al­gu­nos crea­do­res co­mo Sem­pe­re.

Pa­ra Arre­gi, igual que pa­ra Chi­lli­da y pa­ra Otei­za, el pro­ble­ma que tra­tan sus pie­zas tri­di­men­sio­na­les es la ocu­pa­ción del es­pa­cio co­mo dua­li­dad, lu­gar con­cre­to y cu­bícu­lo en el que se di­lu­ci­dan sig­ni­fi­ca­cio­nes, to­man­do co­mo gé­ne­sis las teo­rías de los cons­truc­ti­vis­tas ru­sos, ex­pe­ri­men­tan­do con las for­mas en las que pa­re­ce apre­ciar­se en la ac­tua­li­dad una in­ci­pien­te que­ren­cia a la cur­va­tu­ra. Tam­bién co­mo sus dos egre­gios an­te­ce­so­res con­si­gue que los ele­men­tos es­pa­cia­les sus­ti­tu­yan el pro­ta­go­nis­mo de los ma­te­ria­les y pa­ra el hue­co, co­mo de­cía Chi­lli­da tras la ilustración de unos poe­mas de Jor­ge Gui­llén en 1971, lo im­por­tan­te es el ai­re, la conquista del va­cío por lo in­apren­si­ble, por esa ma­te­ria lí­ri­ca que exis­te pe­ro que no es men­su­ra­ble más que me­ta­fí­si­ca­men­te.

De­cía Ju­lio Gon­zá­lez –y el au­tor del Pei­ne del vien­to o de Elo

gio del ho­ri­zon­te lo asu­mía– que sus es­cul­tu­ras eran di­bu­jos en el es­pa­cio, la bús­que­da de un es­pa­cio in­terno en la obra, la des­crip- ción de los sue­ños que pue­den pro­yec­tar el pa­pel de la luz y su trans­pa­ren­cia. Mien­tras que Arre­gi tra­ta de de­fi­nir con el ace­ro cor­ten la ver­sa­ti­li­dad ex­pre­si­va de un ma­te­rial que ha si­do uti­li­za­do por mu­chos es­cul­to­res des­de ha­ce me­dio si­glo y que sin­gu­lar­men­te lo han aco­gi­do co­mo pro­pio los más so­bre­sa­lien­tes ar­tis­tas vas­cos. Las pie­zas de Iñi­go es­tán rea­li­za­das a ba­se de plan­chas que se van in­ser­tan­do, sin sol­da­du­ras, co­mo si tra­ta­ra de plas­mar un rom­pe­ca­be­zas de ele­men­tos au­tóc­to­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.