El lí­der de la au­di­to­ría en Es­pa­ña, ex­pe­dien­ta­do

El ex­pe­dien­te del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía a De­loit­te abre la puer­ta a cam­bios pro­fun­dos en un sec­tor cuestionado

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Lalo Agustina

El ex­pe­dien­te que ha abier­to el ICAC a De­loit­te por el asun­to Ban­kia ha abier­to el me­lón del sec­tor. Es mu­cho lo que es­tá en jue­go por­que se ha pues­to en du­da la in­de­pen­den­cia del lí­der, que do­mi­na el Ibex 35 y que res­pon­de de la ve­ra­ci­dad de las cuen­tas del 80% de la banca es­pa­ño­la, in­clui­dos el San­tan­der, el BBVA y Cai­xaBank.

El ex­pe­dien­te que el Ins­ti­tu­to de Con­ta­bi­li­dad y Au­di­to­ría de Cuen­tas (ICAC), de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, abrió con­tra la au­di­to­ra De­loit­te ha­ce unas se­ma­nas pue­de re­vo­lu­cio­nar al sec­tor de la au­di­to­ría en Es­pa­ña. Es mu­cho lo que es­tá en jue­go por­que se ha pues­to en du­da la in­de­pen­den­cia del lí­der, que do­mi­na el Ibex 35 y que res­pon­de de la ve­ra­ci­dad de las cuen­tas del 80% de la banca es­pa­ño­la, in­clui­dos el San­tan­der, el BBVA y Cai­xaBank. El mo­ti­vo de es­te te­rre­mo­to que tie­ne en vi­lo al sec­tor no es otro que Ban­kia, la en­ti­dad que ha pro­ta­go­ni­za­do el ma­yor fias­co fi­nan­cie­ro de la his­to­ria del país.

En fun­ción de có­mo se re­suel­va es­te ex­pe­dien­te po­dría ha­ber cam­bios im­por­tan­tes en el ma­pa del sec­tor que, por otra par­te, ya aven­tu­ran mu­chos de sus pro­ta­go­nis­tas. “Ya na­da vol­ve­rá a ser co­mo an­tes”, co­men­tan fuen­tes financieras que pre­fie­ren el ano­ni­ma­to. En el sec­tor ban­ca­rio se da por he­cho que a la vuel­ta del ve­rano, los gran­des y otros que no lo son tan­to ana­li­za­rán la con­ve­nien­cia de po­ner en mar­cha con­cur­sos pa­ra cam­biar de au­di­tor de ca­ra al pró­xi­mo ejer­ci­cio. ¿Hay mo­ti­vo pa­ra tan­to re­vue­lo?

De­loit­te ve pe­li­grar su en­vi­dia­ble si­tua­ción de lí­der en Es­pa­ña, gran do­mi­na­dor del Ibex y del sec­tor fi­nan­cie­ro

Mu­chos creen que sí. El ICAC ar­gu­men­ta que De­loit­te si­mul­ta­neó, en los me­ses pre­vios a la sa­li­da de Ban­kia a bol­sa en ju­lio del 2011, su tra­ba­jo co­mo au­di­tor con dis­tin­tas la­bo­res de con­sul­to­ría que le su­pu­sie­ron unos in­gre­sos de unos dos mi­llo­nes de eu­ros. Es­te he­cho po­dría su­po­ner una vul­ne­ra­ción de la ley que re­gu­la el tra­ba­jo de los au­di­to­res y, aun­que no se cues­tio­na la co­rrec­ción de las cuen­tas del ban­co en los dos tri­mes­tres afec­ta­dos por la in­ves­ti­ga­ción, la ac­tua­ción de la com­pa­ñía de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les po­dría ser du­ra­men­te san­cio­na­da por ha­cer al­go que es­tá es­tric­ta­men­te prohi­bi­do.

La fir­ma im­pli­ca­da, De­loit­te, reac­cio­nó des­de el pri­mer mo­men­to, al me­nos de puer­tas afue­ra, con mu­cha calma y res­tan­do tras­cen­den­cia al asun­to por el que es­tá ex­pe­dien­ta­da. En un co­mu­ni­ca­do di­jo que se tra­ta­ba de di­lu­ci­dar de­ter­mi­na­das “for­ma­li­da­des téc­ni­cas”, aña­dió que el pro­pio co­mi­té de au­di­to­ría y cum­pli­mien­to de Ban­kia “no es­ta­ble­ció re­ser­va al­gu­na” a los tra­ba­jos ex­tra rea­li­za­dos por el au­di­tor y ter­mi­nó ex­pre­san­do su con­ven­ci­mien­to de que “el ex­pe­dien­te se­rá ar­chi­va­do”. Es un dis­cur­so que man­tie­ne hoy.

Ger­mán de la Fuen­te, res­pon­sa­ble de au­di­to­ría, ries­gos y transac­cio­nes de De­loit­te, afir­ma que el ex­pe­dien­te “es un pro­ce­di­mien­to ha­bi­tual en­tre las fir­mas de au­di­to­ría y el ICAC y con­fia­mos en que se aten­de­rán nues­tras ale­ga­cio­nes”. Y tam­bién re-

cuer­da dos he­chos que ava­la­rían la pro­fe­sio­na­li­dad aho­ra cues­tio­na­da de De­loit­te. El pri­me­ro es que los tra­ba­jos en en­tre­di­cho fue­ron so­li­ci­ta­dos a la em­pre­sa por la pro­pia Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV) den­tro del pro­ce­so de la men­cio­na­da sa­li­da a bol­sa. El se­gun­do he­cho es que, me­nos de un año des­pués del de­but bur­sá­til, De­loit­te se ne­gó a fir­mar las cuen­tas del con­jun­to del ejer­ci­cio del 2011 por es­tar en pro­fun­do desacuer­do con lo que allí que­ría re­fle­jar el equi­po li­de­ra­do en­ton- ces por el pre­si­den­te de Ban­kia, Rodrigo Ra­to.

Sin em­bar­go, en el sec­tor dis­cre­pan pro­fun­da­men­te de es­te aná­li­sis. En otra de las prin­ci­pa­les fir­mas de au­di­to­ría sos­tie­nen que “aquí to­do es­tá muy re­gu­la­do pa­ra pre­ser­var la in­de­pen­den­cia, que es sa­gra­da, y cual­quier in­frac­ción que aten­te con­tra ella es muy gra­ve por­que va con­tra la esen­cia de su tra­ba­jo”.

La ca­li­fi­ca­ción fi­nal de los he­chos es la que de­ter­mi­na­rá las san­cio­nes, si pro­ce­den. En es­te sen­ti­do, De­loit­te ci­ta la ley de au- di­to­ría pa­ra traer a co­la­ción que só­lo se con­si­de­ra gra­ve “el in­cum­pli­mien­to de las nor­mas que pu­die­ran te­ner un efec­to sig­ni­fi­ca­ti­vo so­bre el re­sul­ta­do de su tra­ba­jo”, mien­tras que las de­más ac­cio­nes u omi­sio­nes pu­ni­bles “que no es­tén in­clui­das en los apar­ta­dos an­te­rio­res” se­rían con­si­de­ra­das le­ves. Una san­ción gra­ve, por otra par­te, po­dría te­ner con­se­cuen­cias te­rro­rí­fi­cas pa­ra De­loit­te te­nien­do en cuen­ta el re­gue­ro in­ter­mi­na­ble de afec­ta­dos por el hun­di­mien­to de la en­ti­dad an­tes de ser res­ca­ta­da.

Con to­do, la au­di­to­ra se aga­rra a la evi­den­cia de que Ban­kia no re­for­mu­ló las cuen­tas pre­vias a la sa­li­da a bol­sa, aun­que no es me­nos cier­to que que­bró me­nos de un año des­pués de que De­loit­te ava­la­ra con su fir­ma unas cuen­tas que per­mi­tie­ron al ban­co cap­tar 3.100 mi­llo­nes de eu­ros de los in­ver­so­res, la ma­yo­ría de ellos clien­tes de las sie­te ca­jas que for­ma­ron el gru­po. Lo per­die­ron to­do y lue­go lle­gó la pe­ti­ción de res­ca­te de Es­pa­ña, en al­go muy pa­re­ci­do a una in­ter­ven­ción del país por par­te de la troi­ka (BCE, FMI y Co­mi­sión Eu­ro­pea).

“Pa­só muy po­co tiem­po des­de la sa­li­da a bol­sa y el co­lap­so pos­te­rior, aun­que si es ver­dad que las cuen­tas no es­ta­ban mal, el per­jui­cio se atem­pe­ra”, di­cen otras fuen­tes del sec­tor. “Pe­ro eso no obs­ta a que co­mo au­di­tor, tú no pue­des par­ti­ci­par en la

En el sec­tor ban­ca­rio se da por he­cho que a la vuel­ta del ve­rano se em­pe­za­rá a ha­blar de cam­bios de au­di­tor

gestión o ha­cer al­go que lue­go vas a te­ner que au­di­tar, por­que pier­des tu in­de­pen­den­cia”, aña­den las fuen­tes.

Los más crí­ti­cos cues­tio­nan el tra­ba­jo rea­li­za­do por De­loit­te con acu­sa­cio­nes que im­pli­can una en­mien­da a la to­ta­li­dad. Ase­gu­ran, por ejem­plo, que el aná­li­sis del con­trol in­terno de Ban­kia –que cons­ti­tu­ye la úni­ca for­ma de au­di­tar al­go tan com­ple­jo co­mo es un ban­co– “no se hi­zo, y así es im­po­si­ble co­no­cer la reali­dad”. Otros de­nun­cian que no se pue­de con­sen­tir que una fir­ma au­di­te al 80% de un sec­tor tan sen­si­ble co­mo es la banca. De he­cho, el Ban­co de Es­pa­ña ve con bue­nos ojos al­go que siem­pre se con­si­de­ra­ba ma­lo: el cam­bio de au­di­tor.

“La re­la­ción en­tre un au­di­tor y una em­pre­sa es muy es­tre­cha, por lo que es di­fí­cil cam­biar”, ad­vier­ten fuen­tes co­no­ce­do­ras de la si­tua­ción. Pe­ro el pro­ce­so es­tá en mar­cha. De­loit­te va a ha­cer to­do lo po­si­ble por evi­tar el gol­pe, lo cual no pue­de im­pe­dir ya aho­ra que sus com­pe­ti­do­res afi­len las ga­rras. Hue­len la san­gre y es­pe­ran sa­car bue­na ta­ja­da.

De­loit­te es­tá pre­sen­te en más de 150 paí­ses, en la fo­to la se­de de Ni­co­sia (Chi­pre)

KA­TIA CH­RIS­TO­DOU­LOU / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.