Be­ne­fi­cios pa­ra creer en el cam­bio de ci­clo

Las em­pre­sas del Ibex ganan ca­si 15.000 mi­llo­nes de eu­ros has­ta ju­nio gra­cias al em­pu­je de la banca y a pe­sar del re­tro­ce­so de las eléc­tri­cas

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Lalo Agustina

Una go­lon­dri­na no ha­ce ve­rano, ni si­quie­ra, se­gu­ra­men­te, un pe­que­ño gru­po de ellas. Pe­ro la ron­da de presentación de los re­sul­ta­dos se­mes­tra­les de las em­pre­sas del Ibex, que aca­bó el pa­sa­do vier­nes, ha le­van­ta­do los áni­mos ge­ne­ra­les. Pa­re­ce que ya sale el sol. Lo di­jo de otra ma­ne­ra, el pa­sa­do jue­ves, la mis­mí­si­ma Ch­ris­ti­ne La­gar­de, di­rec­to­ra ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal: “Pa­re­ce que los nú­me­ros se es­tán dan­do la vuel­ta y se mue­ven en la di­rec­ción co­rrec­ta”, ase­gu­ró en re­la­ción con la eco­no­mía es­pa­ño­la.

El freno a la san­gría del pa­ro, el su­pe­rá­vit de la ba­lan­za co­mer­cial, el in­mi­nen­te fin a la re­ce­sión tras caer la eco­no­mía tan só­lo un 0,1% en el se­gun­do tri­mes­tre y otros in­di­ca­do­res mues­tran que al­go es­tá cam­bian­do. Tam­bién en­tre las em­pre­sas. Por pri­me­ra vez en dos años, el be­ne­fi­cio agre­ga­do de las em­pre­sas del Ibex 35 has­ta ju­nio –fal­tan por co­no­cer los da­tos de In­di­tex, FCC y ACS, pe­ro no al­te­ra­rán el signo ge­ne­ral– ha cre­ci­do res­pec­to al del mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior. ¿Se aca­ba la cri­sis?

Los ca­si 700 mi­llo­nes de eu­ros más de be­ne­fi­cios re­gis­tra­dos (628,8) no su­po­nen la pa­na­cea. Y más, co­mo di­cen al­gu­nos ex­per­tos, si se tie­nen en cuen­ta las cir­cuns­tan­cias que ex­pli­can la evo­lu­ción. “Com­pa­rar es­te año con el an­te­rior es com­pli­ca­do por­que el 2012 fue un ejer­ci­cio muy es­pe­cial, so­bre to­do pa­ra la banca”, ad­vier­te Alberto Rol­dán, di­rec­tor de in­ver­sio­nes de Lloyds In­vest­ments en Es­pa­ña.

En efec­to, el año pa­sa­do, la banca su­frió en sus car­nes el im­pac­to

A fal­ta de co­no­cer los re­sul­ta­dos de In­di­tex, ACS y FCC, las fir­mas del Ibex han ga­na­do 629 mi­llo­nes más

de dos de­cre­tos ley del Go­bierno du­rí­si­mos que obli­ga­ron al con­jun­to del sis­te­ma a rea­li­zar pro­vi­sio­nes por va­lor de 85.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra cu­brir su ries­go in­mo­bi­lia­rio. Bue­na par­te de es­tas do­ta­cio­nes se con­ta­bi­li­za­ron in­me­dia­ta­men­te, aun­que par­te de ellas lle­ga­ron en el se­gun­do se­mes­tre. En el 2013, aun­que la mo­ro­si­dad si­gue cre­cien­do, la banca ya no tie­ne que rea­li­zar tan­tos sa­nea­mien­tos. Es­to ex­pli­ca, en bue­na me­di­da, por qué los seis ban­cos del Ibex –San­tan­der, BBVA, Cai­xaBank, Po­pu­lar, Sa­ba­dell y Ban­kin­ter– ga­na­ron ca­si 6.000 mi­llo­nes en­tre enero y ju­nio en vez de los 3.700 mi­llo­nes del pri­mer se­mes­tre del 2012.

En el la­do con­tra­rio se po­dría si­tuar el gol­pe que ha su­fri­do es- te año el sec­tor eléc­tri­co, con los dos cam­bios nor­ma­ti­vos de fi­na­les del 2012 y prin­ci­pios de es­te año, a los que hay que aña­dir los de la re­for­ma apro­ba­da el pa­sa­do 12 de ju­lio. Sin em­bar­go, en el pri­mer se­mes­tre, los seis gru­pos del Ibex con in­tere­ses en el sec­tor –En­de­sa, Iber­dro­la, Gas Na­tu­ral, Red Eléc­tri­ca, Enagás y Ac­cio­na– ga­na­ron 4.150 mi­llo­nes, ape­nas 53 mi­llo­nes me­nos que en la pri­me­ra mi­tad del 2012. Se­rá en la se­gun­da par­te del año, y en el 2014, cuan­do la re­for­ma ha­ga más da­ño. Por aho­ra, las ener­gé­ti­cas han ca­pea­do el tem­po­ral con ajus­tes de cos­tes (y de in­ver­sio­nes) y una apor­ta­ción de los ne­go­cios en el ex­te­rior.

Re­for­mas al mar­gen, los que quie­ren ver el va­so me­dio lleno tie­nen otros mo­ti­vos pa­ra el op­ti­mis­mo. “Lo cier­to es que el 2013 es­tá sien­do me­jor no só­lo por­que así lo di­ce la com­pa­ra­ción de la ci­fra de be­ne­fi­cios con el año pa­sa­do, sino por­que la ca­li­dad de los re­sul­ta­dos es más al­ta en es­te ejer­ci­cio”, apun­ta Rol­dán. Es­te ex­per­to sub­ra­ya el buen com­por­ta­mien­to ge­ne­ral de la ci­fra de ven­tas de las em­pre­sas –caí­da del 2,6% en el se­mes­tre, pe­ro ya en po­si­ti­vo en el se­gun­do tri­mes­tre– y un he­cho adi­cio­nal cu­ya im­por­tan­cia es de lar­go al­can­ce: la re­duc­ción de la deu­da.

El desapa­lan­ca­mien­to se es­tá pro­du­cien­do por la ven­ta de ac­ti­vos en teo­ría no es­tra­té­gi­cos y tie­ne una par­te po­si­ti­va y otra que

no lo es tan­to. La pri­me­ra es que, al ba­jar deu­da de for­ma bru­tal, caen los cos­tes fi­nan­cie­ros y se re­du­ce el im­pac­to so­bre los be­ne­fi­cios. Lo ma­lo es que, pa­ra ha­cer ca­ja, las pri­sas no son bue­nas con­se­je­ras y a ve­ces se mal­ven­den bue­nos ne­go­cios...

Y quién sa­be có­mo es­ta­rán las co­sas den­tro de unos me­ses. En el ca­so del Ibex, uno de los pul­mo­nes que han per­mi­ti­do res­pi­rar a las com­pa­ñías en los tri­mes­tres en los que la ac­ti­vi­dad en Es­pa­ña su­po­nía un las­tre ha si­do el ne­go­cio en los emer­gen­tes, so­bre to­do en La­ti­noa­mé­ri­ca. “Per­so­nal­men­te, me preo­cu­pa la des­ace­le­ra­ción de los emer­gen­tes”, avi-

Los emer­gen­tes pue­den ver fre­na­do su rit­mo de cre­ci­mien­to y de­jar de apor­tar tan­to a las em­pre­sas del Ibex

sa Ra­fael Pam­pi­llón, pro­fe­sor del IE Bu­si­ness School. “Cre­cen me­nos y hay du­das de que va­yan a man­te­ner apor­ta­cio­nes tan bue­nas co­mo en el pa­sa­do a las cuen­tas de re­sul­ta­dos de las em­pre­sas del Ibex”, aña­de. Mé­xi­co y Bra­sil son cla­ves pa­ra en­ti­da­des co­mo el San­tan­der, el BBVA, Te­le­fó­ni­ca, Abertis, OHL e Iber­dro­la. “El pro­ble­ma no es que fre­nen su cre­ci­mien­to, sino que de­jen de cre­cer y es­to, por aho­ra, aún no es­tá pa­san­do en tér­mi­nos ge­ne­ra­les”, con­clu­ye Pam­pi­llón.

Con to­do, la sen­sa­ción es que, ven­ga lo que ven­ga a par­tir de aho­ra, las gran­des em­pre­sas es­pa­ño­las es­tán más pre­pa­ra­das que des­pués de la bo­rra­che­ra de cré­di­to pre­via a la actual cri­sis. “El des­en­deu­da­mien­to se ha pro­du­ci­do, la di­ver­si­fi­ca­ción geo­grá­fi­ca y de pro­duc­tos o ser­vi­cios ha si­do im­por­tan­te, la fi­nan­cia­ción ya no es só­lo ban­ca­ria sino que hoy no que­da na­die que no emi­ta bo­nos con re­gu­la­ri­dad y se han ajus­ta­do tan­to la plan­ti­lla co­mo los cos­tes ge­ne­ra­les”, re­su­me el es­tra­te­ga je­fe de una fir­ma de aná­li­sis ex­tran­je­ra. Eso sí, el 2013 se­rá el año del cam­bio –li­ge­ro, pe­ro cons­ta­ta­ble–, aun­que el con­ven­ci­mien­to ge­ne­ral es que la nor­ma­li­za­ción de los re­sul­ta­dos no lle­ga­rá has­ta el 2014 o, más bien, el 2015 y el 2016. Hay bro­tes ver­des, pe­ro no es tiem­po de sie­ga.

La ron­da de presentación de los re­sul­ta­dos se­mes­tra­les de las em­pre­sas del Ibex, que aca­bó el pa­sa­do vier­nes, ha le­van­ta­do los áni­mos ge­ne­ra­les. En la ima­gen, la Bol­sa de Ma­drid

VÍCTOR LE­RE­NA / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.