LA EX­POR­TA­CIÓN SU­BOR­DI­NA­DA

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Fran­cesc Gra­nell Ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na y aca­dé­mi­co de la Real Aca­de­mia de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Financieras

Pa­ra que una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal de­ci­da con­ver­tir su fi­lial es­pa­ño­la en pla­ta­for­ma de ex­por­ta­ción de­ben pro­du­cir­se las cir­cuns­tan­cias que lo ha­gan po­si­ble y ren­ta­ble”

En los úl­ti­mos me­ses se ha ex­ten­di­do, con razón, el con­ven­ci­mien­to de que an­te la ato­nía del mer­ca­do in­te­rior el gran re­vul­si­vo pa­ra que la eco­no­mía es­pa­ño­la vuel­va a cre­cer de­be ve­nir de la mano de la ex­por­ta­ción de bie­nes y ser­vi­cios y del tu­ris­mo. En es­te sen­ti­do, las estadísticas nos in­di­can que la ba­lan­za co­mer­cial ha me­jo­ra­do tan­to por el im­pul­so ex­por­ta­dor cuan­to por la ato­nía de las im­por­ta­cio­nes.

Di­cho es­to, en más de una oca­sión he pues­to de re­lie­ve en es­tas mis­mas pá­gi­nas que es im­por­tan­te pa­ra las em­pre­sas es­pa­ño­las for­mar par­te de las ca­de­nas de va­lor mun­dia­les y ello pa­sa, en mu­chas oca­sio­nes, por in­te­grar­se en gru­pos mul­ti­na­cio­na­les (véa­se mi ar­tícu­lo en el su­ple­men­to Di­ne­ro del día 02/VI/2013, ti­tu­la­do “Ex­por­ta­ción y ca­de­nas de va­lor”).

La cues­tión que se pre­sen­ta en es­te ca­so es que la de­ci­sión de las mul­ti­na­cio­na­les de atri­buir a sus fac­to­rías es­pa­ño­las la pro­duc­ción pa­ra la ex­por­ta­ción de una se­rie de bie­nes y ser­vi­cios de­pen­de de que la fi­lial de aquí sea ca­paz de tra­ba­jar a cos­tes más ba­jos que los que la mul­ti­na­cio­nal pue­de ob­te­ner ad­ju­di­can­do la pro­duc­ción que de­be des­ti­nar­se a los mer­ca­dos mun­dia­les a otra de sus fi­lia­les en un país con cos­tes la­bo­ra­les o de su­mi­nis­tros in­fe­rio­res a los que la fi­lial en nues­tros pa­gos pue­da ofer­tar.

EL CA­SO DE ALS­TOM

Pro­ce­sos de aná­li­sis de es­te ti­po los he­mos vis­to en ca­sos de ad­ju­di­ca­ción de nue­vos mo­de­los de vehícu­los a Nis­san o a Seat en sus fac­to­rías de Bar­ce­lo­na o de Mar­to­rell. Y aho­ra lo ve­mos en las du­das res­pec­to a que sea la fac­to­ría es­pa­ño­la de ma­te­rial fe­rro­via­rio de la mul­ti­na­cio­nal fran­ce­sa Als­tom la que pue­da pro­por­cio­nar el ma­te­rial que de­be­ría ser­vir pa­ra que el con­sor­cio que ha ga­na­do la ad­ju­di­ca­ción de las nue­vas lí­neas del me­tro de Riad no só­lo cuen­te con la tec­no­lo­gía y el buen ha­cer de Fo­men­to de Cons­truc­cio­nes y Con­tra­tas (FCC) res­pec­to a la obra ci­vil y a la in­ge­nie­ría sino que cuen­te, tam­bién, con el ma­te­rial ro­dan­te y de se­ña­li­za­ción que pue­da su­mi­nis­trár­se­le des­de una pla­ta­for­ma ma­nu­fac­tu­re­ra de aquí.

Las pri­me­ras dis­cu­sio­nes res­pec­to a la com­pe­ti­ti­vi­dad de la fi­lial es­pa­ño­la de Als­tom pa­ra unir­se al pro­yec­to de las nue­vas lí­neas de me­tro de Riad po­ne de nue­vo so­bre la me­sa el te­ma de las ba­ses de com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tra in­dus­tria exportadora.

Si las ba­ses de com­pe­ti­ti­vi- dad exportadora es­pa­ño­la de­ben asen­tar­se so­bre pro­duc­tos low cost o so­bre pro­duc­tos que se vuel­ven com­pe­ti­ti­vos por una de­va­lua­ción in­ter­na en te­mas so­bre to­do –aun­que no ex­clu­si­va­men­te– sa­la­ria­les, no hay mar­gen pa­ra un ex­ce­si­vo triun­fa­lis­mo, pues la de­va­lua­ción in­ter­na a que de­be­ría­mos so­me­ter­nos al no po­der de­va­luar la mo­ne­da por el he­cho de es­tar en la zo­na eu­ro de­be ob­ser­var el lí­mi­te mar­ca­do por los lo­gros so­cia­les que se han con­se­gui­do en los úl­ti­mos años y a los que los sin­di­ca­tos di­fí­cil­men­te pue­den re­nun­ciar.

Es cier­to que las em­pre­sas ex­por­ta­do­ras es­tán ha­cien­do im­por­tan­tes es­fuer­zos de re­duc­ción de cos­tes y au­men­to de pro­duc­ti­vi­dad pa­ra se­guir ven­dien­do al ex­te­rior com­pen­san­do, con ello, la ato­nía del mer­ca­do in­terno, pe­ro no es me­nos cier­to que la ex­por­ta­ción desea­ble es la de ele­va­do va­lor aña­di­do y la que sir­ve pa­ra di­na­mi­zar el cuer­po ex­por­ta­dor.

Pa­ra un Es­ta­do in­te­gra­do en la Unión Eu­ro­pea y con un ele­va­do gra­do de so­cie­dad del bie­nes­tar, te­ner una in­dus­tria exportadora es esen­cial pe­ro el pro­ble­ma es la su­bor­di­na­ción que pa­de­ce­mos res­pec­to a una par­te de la ex­por­ta­ción in­dus­trial de­ri­va­da de de­ci­sio­nes de las mul­ti­na­cio­na­les.

Atraer mul­ti­na­cio­na­les es im­por­tan­te, pues apor­tan ca­pi­ta­les, tec­no­lo­gía y know how, pues­tos de tra­ba­jo y re­la­cio­nes ex­te­rio­res. En es­te sen­ti­do, re­sul­ta en­co­mia­ble el tra­ba­jo que se es­tá rea­li­zan­do a ni­vel del Es­ta­do, de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, de las cá­ma­ras de co­mer­cio y de otras en­ti­da­des que es­tán con­si­guien­do que el flu­jo de in­ver­sio­nes ha­cia aquí no se pa­re. Y ello a pe­sar de un con­jun­to de cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas y ven­cien­do, in­clu­so, la

La ex­por­ta­ción desea­ble es la de ele­va­do va­lor aña­di­do y la que di­na­mi­za el cuer­po ex­por­ta­dor

ma­la ima­gen que nues­tro sis­te­ma de go­ber­nan­za y nues­tro gra­do de co­rrup­ción ge­ne­ran en la pren­sa in­ter­na­cio­nal y en los círcu­los po­ten­cial­men­te in­ver­so­res.

Di­cho es­to, hay que te­ner muy pre­sen­te que las de­ci­sio­nes de ex­por­ta­ción de las mul­ti­na­cio­na­les no se to­man de for­ma irre­fle­xi­va. Pa­ra que una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal de­ci­da con­ver­tir a su fi­lial es­pa­ño­la en pla­ta­for­ma de ex­por­ta­ción de­ben pro­du­cir­se las cir- cuns­tan­cias que lo ha­gan po­si­ble y ren­ta­ble tan­to por la pro­duc­ti­vi­dad de la pro­pia em­pre­sa y de sus sis­te­mas pro­duc­ti­vos y lo­gís­ti­cos, cuan­to por unos bue­nos ni­ve­les de cos­tes en los in­puts in­dus­tria­les, ac­ce­so a infraestructuras fí­si­cas e in­ma­te­ria­les, bue­nos ser­vi­cios au­xi­lia­res, et­cé­te­ra.

MÁS ALLÁ DE LA COM­PE­TI­TI­VI­DAD

Los avan­ces ex­por­ta­do­res en pro­duc­tos que con­tro­lan las em­pre­sas ge­nui­na­men­te es­pa­ño­las de­pen­den, ló­gi­ca­men­te, de la com­pe­ti­ti­vi­dad de la em­pre­sa lo­cal, de su ac­ce­so a la fi­nan­cia­ción y de su pro­pia ca­pa­ci­dad pa­ra en­con­trar clien­tes ex­te­rio­res sol­ven­tes. Pe­ro los avan­ces ex­por­ta­do­res en áreas en don­de las de­ci­sio­nes se to­man en el ex­te­rior es­tán, ade­más, su­bor­di­na­dos a que la em­pre­sa madre de­ci­da que la op­ción de asig­nar a su fi­lial es­pa­ño­la el pe­di­do de ex­por­ta­ción le re­sul­ta me­jor que asig­nár­se­lo a al­gu­na otra de las fi­lia­les de las que dis­pon­ga en otros paí­ses de la Unión Eu­ro­pea o, in­clu­so, en paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos o asiá­ti­cos.

El ejem­plo de Als­tom de­ri­va­do del con­tra­to mul­ti­mi­llo­na­rio del me­tro pa­ra Riad que es­tos días ha sal­ta­do a las pá­gi­nas eco­nó­mi­cas de la pren­sa es un buen ejem­plo de to­do es­to.

Con­fie­mos en que a pe­sar de que por el mo­men­to no pa­re­ce que la ubi­ca­ción es­pa­ño­la va­ya a ser la ele­gi­da pa­ra su­mi­nis­trar los 1.200 mi­llo­nes de ma­te­rial fe­rro­via­rio que se pre­ci­san –por el he­cho de que otras fac­to­rías del gru­po fran­cés pa­re­cen es­tar en una me­jor si­tua­ción com­pe­ti­ti­va– pue­da, fi­nal­men­te, in­ter­ve­nir una ne­go­cia­ción en que una par­te de es­ta ex­por­ta­ción su­bor­di­na­da pue­da ad­ju­di­car­se a plan­tas en Es­pa­ña y crear em­pleo y dar di­vi­sas a nues­tra muy ne­ce­si­ta­da eco­no­mía.

La mar­ca Es­pa­ña –con­tro­ver­sias apar­te res­pec­to a la va­lo­ra­ción de los ca­ta­la­nes he­cha por su se­gun­do, aho­ra ya ce­sa­do por el Mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res y de Coope­ra­ción, y por más que su Co­mi­sio­na­do Car­los Es­pi­no­sa de los Mon­te­ros lo quie­ra– no es lo que va a de­can­tar las de­ci­sio­nes de las mul­ti­na­cio­na­les in­tere­sa­das –co­mo bue­nas em­pre­sas ca­pi­ta­lis­tas– en ma­xi­mi­zar sus be­ne­fi­cios a es­ca­la glo­bal con in­de­pen­den­cia de sen­ti­men­ta­lis­mos y de fa­vo­ri­tis­mos na­cio­na­lis­tas.

Es­te es –que­ra­mos o no que­ra­mos– uno de los cos­tes de la su­bor­di­na­ción a cen­tros de de­ci­sión en el ex­tran­je­ro de nues­tras fac­to­rías na­cio­na­les.

JOR­DI PLAY / AR­CHI­VO

La plan­ta de Als­tom en San­ta Per­pè­tua de Mo­go­da –en la ima­gen– ha que­da­do ex­clui­da del me­ga­con­tra­to del me­tro de Riad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.