“Con­tro­la­mos más la sa­lud de las va­cas que la de las per­so­nas”

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Sergio He­re­dia

So­bre la me­sa del des­pa­cho, un es­ce­na­rio lu­mi­no­so, los mó­vi­les –to­dos smartp­ho­ne– vi­bran y vi­bran. Lo ha­cen en vano. No lo­gran in­te­rrum­pir la con­ver­sa­ción, de ca­si ho­ra y me­dia, que se desa­rro­lla en el edi­fi­cio Me­diaTic, en el dis­tri­to 22@ de Bar­ce­lo­na. En sí, la si­tua­ción es una pa­ra­do­ja: es­ta­mos allí pa­ra ha­blar de los mó­vi­les. Y es cier­to: el mó­vil nos ata­rea y nos ocu­pa, tan­to que hay que apren­der a ad­mi­nis­trar­lo. En eso es­tá el pro­yec­to Mo­bi­le World Ca­pi­tal, fun- da­ción que di­ri­ge Gi­nés Alar­cón (Bar­ce­lo­na), un in­ge­nie­ro in­dus­trial de 58 años que cuen­ta con un pre­su­pues­to de quin­ce mi­llo­nes de eu­ros anua­les (ad­mi­nis­tra­cio­nes, pa­tro­ci­na­do­res y do­nan­tes) y vein­te em­plea­dos y que es­tá in­vo­lu­cra­do en una mi­sión de al­to ca­la­do: a par­tir de enero, Alar­cón de­be­rá re­unir en Bar­ce­lo­na a di­rec­ti­vos, em­pre­sa­rios, ad­mi­nis­tra­do­res pú­bli­cos y desa­rro­lla­do­res de pro­gra­mas al­re­de­dor de una me­sa co­mo es­ta (con los smartp­ho­nes so­nan­do, aca­so sin que na­die les ha­ga ca­so), con la idea de co­nec­tar­los en­tre sí y con­se­guir que to­dos, a la par, tra­ba­jen en fa­vor de la sos­te­ni­bi­li- dad y de nues­tra ca­li­dad de vida.

Ten­drá que pin­char a to­dos los im­pli­ca­dos pa­ra que se pon­gan de acuer­do en la idea... Pin­char­los no es la pa­la­bra. Se tra­ta de ela­bo­rar es­ce­na­rios de re­fle­xión pa­ra que to­dos va­yan en la mis­ma lí­nea.

Ba­je­mos a tie­rra el len­gua­je. ¿De qué es­ta­mos ha­blan­do? Hay que lla­mar a la re­fle­xión a las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas. Hay que crear gru­pos de tra­ba­jo in­ter­na­cio­na­les pa­ra lle­gar a con­clu­sio­nes so­bre los re­tos de las apli­ca­cio­nes mó­vi­les.

Más a tie­rra... Nues­tro sis­te­ma fi­nan­cie­ro es el más avan­za­do del mun­do tec­no­ló­gi­ca­men­te. Pe­ro los ban­cos de­ben al­can­zar acuer­dos pa­ra fa­ci­li­tar y uni­ver­sa­li­zar el pa­go de una com­pra a tra­vés del mó­vil. Me­nos pa­pe­leo y más co­nec­ti­vi­dad.

Bár­ce­nas lo ha ex­pri­mi­do pa­ra mo­ver­se en­tre las som­bras... Al con­tra­rio: por la vía tec­no­ló­gi­ca to­do que­da re­gis­tra­do. Mu­cho más que an­tes.

Más ejem­plos. Las so­lu­cio­nes mó­vi­les pue­den trans­for­mar el mo­de­lo de pres­ta­ción de ser­vi­cios en el ám­bi­to de la sa­lud. Pue­den ofre­cer ser­vi­cios más efi­cien­tes y con ma­yor ca­li­dad de vida.

¿Có­mo? En el se­gui­mien­to de en­fer­me­da­des cró­ni­cas, co­mo la dia­be­tes. A tra­vés de las nue­vas apli­ca­cio­nes, pue­des ha­cer un se­gui­mien­to re- mo­to de las cons­tan­tes vi­ta­les del en­fer­mo, sin que se ten­ga que acu­dir de con­ti­nuo al hos­pi­tal.

¿Có­mo se ha­ce eso? En los smartp­ho­ne ya hay apli­ca­cio­nes que te per­mi­ten to­mar­te el pul­so o in­ter­pre­tar el ín­di­ce de azú­car en la san­gre. ¡Sus po­si­bi­li-

“En dos o tres años no ne­ce­si­ta­re­mos la car­te­ra: el DNI, las tar­je­tas y las lla­ves es­ta­rán en el mó­vil” “Du­ran­te el úl­ti­mo Mo­bi­le World Con­gress, un fa­bri­can­te pre­sen­tó un ‘smartp­ho­ne’ a un pre­cio de vein­te eu­ros”

da­des son in­fi­ni­tas! Eso sí, to­do es­to hay que es­tan­da­ri­zar­lo: exis­ten mi­llo­nes de apli­ca­cio­nes di­se­ña­das pa­ra cuidar de nues­tra sa­lud. Lo que pa­sa es que no se en­cuen­tran in­cor­po­ra­das a nues­tro sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud.

De ma­ne­ra que si su­fro un ac­ci­den­te en Ale­ma­nia y no sé ha­blar ale­mán, me que­da­ré des­am­pa­ra­do an­te el mé­di­co que me atien­da. ¿Ha oí­do ha­blar de la car­pe­ta per­so­nal de sa­lud?

Más bien no... Pues us­ted la tie­ne. La tie­ne cual­quie­ra de no­so­tros. Só­lo tie­ne que pe­dir­la en el CAP. Le da­rán ac­ce­so al pro­gra­ma Ca­nal Pa­cient. Le per­mi­ti­rá ac­ce­der a su his­to­rial mé­di­co a tra­vés de cual­quier or­de­na­dor.

Pues que nos lo cuen­ten. Ahí es­tá la cla­ve. Hoy, las va­cas tie­nen más con­trol de sa­lud que las per­so­nas (los da­tos médicos del ru­mian­te es­tán in­for­ma­ti­za­dos y son ac­ce­si­bles des­de cual­quier or­de­na­dor). Y lo mis­mo pa­sa con los co­ches en los ta­lle­res. Pe­ro de las per­so­nas, na­da. Y ese es un error. ¿Ve es­to? (abre su car­te­ra y des­plie­ga sus tar­je­tas, el DNI, el car­net de con­du­cir y las lla­ves so­bre la me­sa don­de vi­bran los smartp­ho­nes).

Plás­ti­co y plás­ti­co. To­da es­ta in­for­ma­ción de­be­ría es­tar ahí, en el smartp­ho­ne. ¿Pa­ra qué tan­to tras­to, tan­to plás­ti­co? Por suer­te, calcu­lo que en dos o tres años no ten­dre­mos que sa­lir de ca­sa con la car­te­ra. To­da la in­for­ma­ción es­ta­rá en el mó­vil.

Es una gran no­ti­cia. Po­drá abrir su co­che a tra­vés del mó­vil. O su ca­sa. Y el chip del DNI es­ta­rá en la pan­ta­lla del mó­vil. Al prin­ci­pio, el te­lé­fono es­ta­ba pa­ra ha­blar. Aho­ra se uti­li­za pa­ra com­par­tir, con sus de­ri­va­cio­nes: pa­gar la com­pra, ve­lar por tu sa­lud o ayu­dar a los jó­ve­nes en ci­clos for­ma­ti­vos.

Es ca­ro. Hay que em­pe­zar a des­mi­ti­fi­car­lo. ¿Quién nos iba a de­cir que pa­ga­ría­mos una cuo­ta fi­ja por to­dos los ser­vi­cios, co­mo el ha­blar, las re­des so­cia­les o la men­sa­je­ría...?

Las com­pa­ñías se lo co­bran. No las de­fien­do. Só­lo di­go que es­to es­tá ocu­rrien­do: ha­ce diez años, só­lo al­gu­nas com­pa­ñías po­dían pa­gar­se el ac­ce­so a in­ter­net. Aho­ra to­das pue­den. Y por su­pues­to, tam­bién los par­ti­cu­la­res.

Bar­ce­lo­na ha acer­ta­do apos­tan­do por con­ver­tir­se en la ca­pi­tal mun­dial del mó­vil (al­go a lo que tam­bién op­ta­ban Pa­rís, Mu­nich o Mi­lán): el mó­vil es el úni­co sec­tor mun­dial que cre­ce de for­ma cons­tan­te. Los fa­bri­can­tes lo han asu­mi­do. Es­tán lan­zan­do dis­po­si­ti­vos a pre­cios ca­da vez más ase­qui­bles. En el úl­ti­mo Mo­bi­le World Con­gress de Bar­ce­lo­na (la ciu­dad or­ga­ni­za­rá el even­to has­ta el 2018), un fa­bri­can­te pre­sen­tó un smartp­ho­ne a vein­te eu­ros.

Ahí ca­be­mos to­dos. De eso se tra­ta: en el ám­bi­to de la co­mu­ni­ca­ción, hay que te­ner en cuen­ta a los co­lec­ti­vos en ries­go de ex­clu­sión, a los ciu­da­da­nos de los paí­ses po­bres y emer­gen­tes y a las per­so­nas ma­yo­res.

Hay quien lle­va el smartp­ho­ne pa­ra far­dar... Por su­pues­to. Es co­mo quien far­da de una ca­mi­sa. Pe­ro el mó­vil no es un ar­tícu­lo de lu­jo, sino una ne­ce­si­dad so­cial.

LAU­RA GUE­RRE­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.