COHE­REN­CIA CON EL MO­DE­LO

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - An­to­ni Se­rra Ramoneda Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Em­pre­sa por la UAB y ex­pre­si­den­te de Cai­xa Ca­ta­lun­ya

En cuan­to en otras en­ti­da­des, so­bre to­do de otras au­to­no­mías, se em­pe­za­ron a acer­car las re­tri­bu­cio­nes a las de los al­tos car­gos de los ban­cos co­mer­cia­les el mo­de­lo de las ca­jas se des­vir­tuó”

Se de­no­mi­na ren­ta or­ga­ni­za­ti­va a la di­fe­ren­cia en­tre el va­lor ge­ne­ra­do y el cos­te de opor­tu­ni­dad que tie­nen los fac­to­res que han con­cu­rri­do a su crea­ción. El re­par­to que de ella se ha­ga de­pen­de­rá del po­der re­la­ti­vo de ne­go­cia­ción de que dis­pon­gan ca­da una de las ca­te­go­rías de in­vo­lu­cra­dos, fun­ción a su vez de la for­ma ins­ti­tu­cio­nal adop­ta­da por la em­pre­sa y del mar­co le­gal vi­gen­te. El per­ma­nen­te de­ba­te ron­da en torno a los efec­tos que la so­lu­ción al di­le­ma del re­par­to de la ren­ta tie­ne a su vez so­bre el va­lor crea­do.

La opi­nión hoy do­mi­nan­te es que la ma­xi­mi­za­ción del va­lor crea­do por una uni­dad de pro­duc­ción exi­ge que sean los apor­tan­tes del ca­pi­tal quie­nes lle­ven las rien­das del ne­go­cio, lo que com­por­ta que se apro­pien de una par­te re­le­van­te de la ren­ta, mien­tras que los otros fac­to­res de pro­duc­ción per­ci­ben po­co más que su cos­te de opor­tu­ni­dad. En otras pa­la­bras, que la fi­gu­ra ju­rí­di­ca adop­ta­da sea la de la so­cie­dad anó­ni­ma cu­yas ac­cio­nes, a ser po­si­ble, co­ti­cen en

En Ca­ta­lun­ya du­ran­te mu­cho tiem­po los car­gos de con­se­je­ro y pre­si­den­te eran honoríficos y gra­tui­tos

un mer­ca­do trans­pa­ren­te co­mo es la bol­sa de va­lo­res. Se­gún ella, cual­quier otra so­lu­ción, co­mo la coo­pe­ra­ti­va, don­de es el fac­tor tra­ba­jo el do­mi­nan­te, im­pli­ca una me­nor efi­cien­cia y una me­nor pro­ba­bi­li­dad de su­per­vi­ven­cia en la lu­cha com­pe­ti­ti­va con las em­pre­sas de cor­te or­to­do­xo.

Sin em­bar­go, hay ex­cep­cio­nes. En el País Vas­co el gru­po de coope­ra­ti­vas de Mon­dra­gón man­tie­ne un vi­gor ob­je­to de ad­mi­ra­ción. In­ves­ti­ga­do­res lle­ga­dos de to­das las la­ti­tu­des in­ten­tan des­en­tra­ñar la cla­ve del éxi­to que con­tra­di­ce a la sa­bi­du­ría con­ven­cio­nal. Años atrás, tu­ve re­la­cio­nes con los res­pon­sa­bles de Ca­ja La­bo­ral Po­pu­lar, la coo­pe­ra­ti­va de cré­di­to que es el al­ma fi­nan­cie­ra del gru­po. En aque­llos mo­men­tos te­nían un pro­ble­ma. Al­gu­nos de sus jó­ve­nes y bien pre­pa­ra­dos eje­cu­ti­vos re­ci­bían su­cu­len­tas ofer­tas del BBVA y de la BBK, sus com­pe­ti­do­res di­rec­tos, pa­ra in­cor­po­rar­los a sus plan­ti­llas. La po­lí­ti­ca sa­la­rial de Ca­ja La­bo­ral es­ta­ba so­me­ti­da a una res­tric­ción co­mún a to­das las en­ti­da­des del gru­po: la re­mu­ne­ra­ción más ele­va­da no po­día ex­ce­der en nue­ve ve­ces la más re­du­ci­da. Al­gu­nos, a ve­ces los me­jor pre­pa­ra­dos y más agre­si­vos, su­cum­bie­ron a los can­tos de si­re­na y se fue­ron a la com­pe­ten­cia don­de la re­gla de las nue­ve ve­ces no re­gía.

Cu­rio­sa­men­te, es­ta fu­ga de ce­re­bros no preo­cu­pa­ba a los má­xi­mos res­pon­sa­bles de Ca­ja La­bo­ral. Pre­fe­rían te­ner pro­fe­sio­na­les qui­zá me­nos am­bi­cio­sos Har­vard sty­le pe­ro im­bui­dos del ca­rác­ter so­cial que sig­ni­fi­ca la fór­mu­la coo­pe­ra­ti­va, que otros cu­ya re­ten­ción hu­bie­ra obli­ga­do a rom­per la re­gla del 1 a 9, lo que, se­gu­ra­men­te, hu­bie­ra en­tra­ña­do tar­de o tem­prano la pér­di­da del ca­rác­ter sin­gu­lar del gru­po Mon­dra­gón, la raíz de su ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va.

Las ca­jas de aho­rros, es­ta es­pe­cie en vías de ex­tin­ción en tie­rras ibé­ri­cas, res­pon­den tam­bién a una fór­mu­la he­te­ro­do­xa, más en­re­ve­sa­da que la coo­pe­ra­ti­va, pe­ro que du­ran­te mu­cho tiem­po de­mos­tró una com­pe­ti­ti­vi­dad ex­tra­or­di­na­ria fren­te a em­pre­sas del mis­mo sec­tor fie­les a la or­to­do­xia ca­pi­ta­lis­ta. Eran, pues, otro mi­la­gro que con­tra­de­cía la sa­bi­du­ría oficial.

En mi opi­nión, unas re­glas or- ga­ni­za­ti­vas y unos con­sen­sos so­bre el re­par­to del ex­ce­den­te en­tre los dis­tin­tos gru­pos de in­vo­lu­cra­dos y, a ve­ces, unas nor­mas le­ga­les im­pe­ra­ti­vas con­se­guían un equi­li­brio en el re­par­to de la ren­ta or­ga­ni­za­ti­va que re­dun­da­ba en una es­ca­sí­si­ma ro­ta­ción del per­so­nal. Re­cuer­den. Cuan­do me­nos en Ca­ta­lun­ya, du­ran­te mu­cho tiem­po una nor­ma exi­gía que los car­gos de con­se­je­ro e in­clu­so de pre­si­den­te del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción fue­ran honoríficos y gra­tui­tos.

En otro lu­gar he ex­pues­to el pro­ce­so de am­plia­ción del aba­ni­co de re­tri­bu­cio­nes que se re­for- zó con la po­si­bi­li­dad de con­tra­tar a per­so­nas ex­ter­nas a la ca­ja pa­ra ocu­par pues­tos en los es­ca­lo­nes su­pe­rio­res de la je­rar­quía en lu­gar de ser fie­les a la tra­di­ción del mé­to­do del as­cen­so. A la ma­yo­ría de es­tos ta­len­tos –re­clu­ta­dos a ve­ces por ca­za­ta­len­tos– les era in­di­fe­ren­te la fór­mu­la or­ga­ni­za­ti­va y el pro­yec­to so­cial de la en­ti­dad a la que se in­cor­po­ra­ban. No dis­tin­guían en­tre un ban­co y una ca­ja de aho­rros, a pe­sar de ser dos es­pe­cies dis­tin­tas. Lo que les mo­ti­va­ba era la re­mu­ne­ra­ción y sus po­si­bi­li­da­des de me­jo­ra. El re­sul­ta­do del pro­ce­so ya lo co­no­ce­mos. Só­lo han so­bre­vi­vi­do dos ca­jas, Po­lle­nça y Ontinyent, que, por lo que yo sé, se han man­te­ni­do fie­les a su mo­de­lo ori­gi­nal.

Cuan­do, a fi­na­les de 1984, fui re­clu­ta­do pa­ra ayu­dar a Cai­xa Ca­ta­lun­ya a sa­lir del mal tran­ce en que se en­con­tra­ba, era cons­cien­te de que asu­mía una ta­rea que iba a te­ner ma­gra re­com­pen­sa eco­nó­mi­ca da­do el es­fuer­zo que apor­tar. Pe­ro una ma­yor re-

Só­lo han so­bre­vi­vi­do dos ca­jas, Po­lle­nça y Ontinyent, y am­bas se han man­te­ni­do fie­les a su mo­de­lo ori­gi­nal

tri­bu­ción mo­ne­ta­ria hu­bie­ra exi­gi­do una mo­di­fi­ca­ción o un me­nos­pre­cio de la nor­ma­ti­va que, de ex­ten­der­se a to­das las ca­jas de aho­rros, hu­bie­ra sig­ni­fi­ca­do un de­bi­li­ta­mien­to del mo­de­lo que deseá­ba­mos pre­ser­var da­dos los be­ne­fi­cio­sos efec­tos so­cia­les que com­por­ta­ba.

No fui ni mu­cho me­nos el úni­co que adop­tó es­ta pos­tu­ra. Pe­ro en cuan­to en otras en­ti­da­des, so­bre to­do per­te­ne­cien­tes a otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas don­de la pre­si­den­cia te­nía fun­cio­nes eje­cu­ti­vas, em­pe­za­ron a acer­car sus re­tri­bu­cio­nes a las de los al­tos car­gos de los ban­cos co­mer­cia­les, el mo­de­lo de las ca­jas se des­vir­tuó.

Des­de el Ban­co de Es­pa­ña y el Go­bierno cen­tral se hi­zo el in­ten­to de exi­gir a las ca­jas la pu­bli­ca­ción in­di­vi­dua­li­za­da de las re­mu­ne­ra­cio­nes de los con­se­je­ros y al­tos car­gos eje­cu­ti­vos pa­ra, a tra­vés del son­ro­jo, fre­nar la pe­li­gro­sa ten­den­cia. Pe­ro la de­ci­di­da opo­si­ción de la CECA a lo que con­si­de­ra­ba una me­di­da dis­cri­mi­na­to­ria fren­te a los ban­cos frus­tró el in­ten­to. Aun­que a to­ro pa­sa­do y pa­ra evi­tar ma­len­ten­di­dos, el otro día, an­te una Co­mi­sión del Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya, cum­plí con la des­gra­cia­da­men­te en su día no­na­ta pe­ro bien orien­ta­da dis­po­si­ción.

MARC ARIAS / AR­CHI­VO

Se­de de Cai­xa Ca­ta­lun­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.