De tra­ba­ja­do­res y tu­ris­tas

El pa­pa Fran­cis­co opi­na que “la cul­tu­ra del bie­nes­tar nos con­vier­te en in­sen­si­bles”

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

No ca­be du­da de que vi­vi­mos en un mun­do re­ple­to de in­cer­ti­dum­bres. Ha­ce ya mu­cho que pa­só a me­jor vida la edad de la pér­go­la, el te­nis y la ca­te­que­sis. Muer­tos y en­te­rra­dos es­tán los ága­pes de ayer… y las co­pas y los pu­ros y el in­ter­mi­na­ble de­sen­freno que con­du­cía, en el me­jor de los ca­sos, muy po­cos, al palacio de la sa­bi­du­ría. To­ca tin­to de ve­rano sin al­cohol y pi­ti­llos de va­por. Qué le va­mos a ha­cer.

En otro or­den de co­sas, has­ta ha­ce unos 30 o 40 años, el oc­ci­den­tal re­cién lle­ga­do a Asia se es­tre­me­cía an­te el es­pec­tácu­lo del en­lo­que­ci­do en­jam­bre hu­mano que ates­ta­ba a to­das ho­ras las ca­lles de sus caó­ti­cas ciu­da­des. En Bang­kok, los au­to­bu­ses a me­nu­do con­ta­ban con dos es­bel­tos con­duc­to­res a la vez: uno ma­ne­ja­ba el vo­lan­te y los pe­da­les; el otro cam­bia­ba las mar­chas. El re­vi­sor se li­mi­ta­ba a gol­pear con una va­ra los de­dos de los go­rro­nes que col­ga­ban de las ven­ta­ni­llas.

En In­dia, cuan­do lle­ga­ba a la pa­ra­da un au­to­bús lleno has­ta los to­pes, si va­ci­la­ba tan só­lo un ins­tan­te uno de los pa­sa­je­ros que ba­ja­ban, los que es­pe­ra­ban subían en tro­pel. De mo­do que, al fi­nal, to­do el mun­do subía o ba­ja­ba por las ven­ta­nas. El trá­fi­co en Ya­kar­ta era tan in­fer­nal, que pa­ra lle­gar des­de el ho­tel al ban­co de en­fren­te era me­nes­ter to­mar un ta­xi. Sí, era un mun­do caó­ti­co, exó­ti­co e in­com­pren­si­ble, pe­ro lleno de em­bru­jo.

Aho­ra, las ciu­da­des asiáticas es­tán ca­da vez más or­de­na­das y lim­pias, mien­tras que las nues­tras se en­ca­mi­nan inexo­ra­ble­men­te ha­cia el caos asiá­ti­co de an­ta­ño. Un pa­seo por Bar­ce­lo­na es pa­ra po­ner­te los pe­los de pun­ta, pues ca­mi­nas sor­tean­do co­mo pue­des las em­bes­ti­das de de­men­tes ci­clis­tas y mo­to­ris­tas que cir­cu­lan en sen­ti­do con­tra­rio y so­bre las ace­ras. La Ram­bla se ase­me­ja ca­da vez más a la ca­lle ma­yor de Su­ra­ba­ya, cir­ca 1970. Los nu­me­ro­sos co­mer­cios chi­nos e in­dios apor­tan ve­ro­si­mi­li­tud a es­ta per­cep­ción. Por no ha­blar de los olo­res a es­pe­cias. No hay es­ca­pa­to­ria: in­clu­so la car­ta de los me­jo­res res­tau­ran­tes tie­ne pin­ta de ha­ber si­do ela­bo­ra­da en Hong Kong.

La lle­ga­da de los chi­nos ha si­do si­gi­lo­sa, pa­cí­fi­ca y ma­si­va. El aba­ni­co de sus in­tere­ses co­mer­cia­les ha ido en­san­chán­do­se con pas­mo­sa ra­pi­dez. Sus­ci­tan re­ce­lo cuan­do no re­cha­zo en mu­cha gen­te, co­mo, asi­mis­mo, las de­más et­nias que se van agre­gan­do al caos en el que vi­vi­mos su­mi­dos. Pe­ro ¿qué se­ría­mos de no­so­tros sin ellos? Pa­ra col­mo, hay quien mal­di­ce a los tu­ris­tas, ol­vi­dan­do que si al­gún día de­ja­ran de ve­nir, es­to re­ver­ti­ría al ins­tan­te en la sel­va.

En via­je a me­dia­nos de ju­lio a la is­la de Lam­pe­du­sa, el pa­pa Fran­cis­co di­jo: “La cul­tu­ra del bie­nes­tar nos con­vier­te en in­sen­si­bles”. Ca­ram­ba. ¿No ha­bía­mos que­da­do en que el bie­nes­tar era la cul­mi­na­ción de los de­no­da­dos es­fuer­zos y sa­cri­fi­cios de va­rias ge­ne­ra­cio­nes? Tam­bién ha­bló el Pa­pa de “la glo­ba­li­za­ción de la in­di­fe­ren­cia”. Aquí sí acer­tó. Só­lo hay que leer la pren­sa: ade­más de los in­fec­tos cu­le­bro­nes de co­rrup­ción, te en­te­ras de que un club de fútbol ha ven­di­do a un ju­ga­dor por equis mi­llo­nes. Es­cri­ben el ver­bo ven­der así, tal cual, sin en­tre­co­mi­llar­lo.

No es que la his­to­ria se ha­ya de­te­ni­do co­mo pre­ten­día Fu­ku­ya­ma, sino que en Oc­ci­den­te no que­re­mos que avan­ce; no sea que per­da­mos los pri­vi­le­gios acu­mu­la­dos, convenio co­lec­ti­vo tras convenio co­lec­ti­vo, en los tiem­pos de jol­go­rio. Pri­vi­le­gios que en reali­dad nos brin­da­ron nues­tros de­nos­ta­dos her­ma­nos so­vié­ti­cos, y que de nin­gu­na ma­ne­ra he­re­da­rán nues­tros hi­jos.

“La cul­tu­ra del bie­nes­tar, que nos lle­va a pen­sar só­lo en no­so-

A la eco­no­mía es­pa­ño­la no le iría mal que los tra­ba­ja­do­res fue­ran tan su­fri­dos co­mo los tu­ris­tas

tros mis­mos, nos con­vier­te en in­sen­si­bles al gri­to de los de­más, nos ha­ce vi­vir en pom­pas de ja­bón, que son bo­ni­tas, pe­ro son inú­ti­les, no son na­da…”. Otra lam­pe­du­sia­na fra­se del Pa­pa, es­ta con hon­du­ra de tan­go. ¡Y no­so­tros aquí ro­dea­dos de bur­bu­jas y ca­ras de vinagre! Sin ir más le­jos, la des­ga­na de los ca­ma­re­ros au­tóc­to­nos no tie­ne lí­mi­te. Se di­ría que el tra­ba­jo –ese bien tan es­ca­so– no va con ellos. De­ben de pen­sar que no na­cie­ron pa­ra ser­vir me­sas, sino pa­ra ser tu­ris­tas.

Ima­gi­nen por un ins­tan­te có­mo se­rían los tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les con men­ta­li­dad de tu­ris­ta. Por lo ge­ne­ral, el tu­ris­ta aguan­ta go­zo­so lo que le echen en­ci­ma. Llue­va o ha­ga sol, sale a cum­plir con la sa­gra­da mi­sión de gas­tar su di­ne­ro a es­puer­tas, in­ge­rir ba­zo­fias, tra­gar ma­ta­rra­tas, so­por­tar las im­per­ti­nen­cias del des­ga­na­do ser­vi­cio lo­cal, re­par­tir pro­pi­nas y,¡ay! ser blan­co de im­pu­nes car­te­ris­tas.

Fue­ron in­ven­ta­dos los via­jes low cost pa­ra ma­yor glo­ria del ab­ne­ga­do tu­ris­ta. Así pue­de per­mi­tir­se vo­lar en con­di­cio­nes que Bru­se­las ha prohi­bi­do pa­ra el trans­por­te de ga­na­do por­cino, ba­jo ame­na­za de cuan­tio­sas mul­tas. Pe­ro no pa­sa na­da: el tu­ris­ta ja­más pier­de la son­ri­sa, ni tam­po­co se can­sa nun­ca ni se que­ja. Que si el vue­lo sale a las 5.17 h de la ma­dru­ga­da y tie­ne que pre­sen­tar­se dos ho­ras an­tes y lue­go re­sul­ta que hay over­boo­king o re­tra­so o que el vue­lo ha si­do can­ce­la­do sin pre­vio avi­so o que los pi­lo­tos se han de­cla­ra­do en huel­ga… nin­gún pro­ble­ma. ¡Fal­ta­ría más!

Bien mi­ra­do, tal vez en­car­na el tu­ris­ta la ver­da­de­ra cul­mi­na­ción de cin­co mi­le­nios de ci­vi­li­za­ción. De ser así, si Es­pa­ña lo­gra­ra con­ver­tir a los que no quie­ren o no pue­den tra­ba­jar en ple­ni­po­ten­cia­rios tra­ba­ja­do­res-tu­ris­ta, otro ga­llo nos can­ta­ría. La eco­no­mía es­pa­ño­la se­ría im­ba­ti­ble. So­me­ter­les a un bre­ve cur­si­llo bas­ta­ría pa­ra obrar el mi­la­gro. ¿De dón­de se sa­ca­ría el di­ne­ro pa­ra fi­nan­ciar el pro­yec­to? Pues con una ta­sa que só­lo pa­ga­rían los tu­ris­tas ex­tran­je­ros.

De só­lo pen­sar­lo dan ga­nas de pe­gar brin­cos de ale­gría. ¡Adiós al pa­ro, a la cri­sis y a los apá­ti­cos ca­ma­re­ros! Por otro la­do, si al­gún día nos fa­lla­ra el tu­ris­mo, an­tes de que nos to­ca­ra aden­trar­nos en la sel­va, es­ta­rían los chi­nos pa­ra sal­var­nos de no­so­tros mis­mos. Así que más va­le re­te­ner las lam­pe­du­sia­nas de­cla­ra­cio­nes del Pa­pa, que con­tie­nen ver­da­des co­mo pu­ños. Por­que el tu­ris­mo no es más que una pom­pa de ja­bón; no es na­da.

MANÉ ES­PI­NO­SA / AR­CHI­VO

El tu­ris­ta ja­más pier­de la son­ri­sa, ni tam­po­co se can­sa nun­ca ni se que­ja. Que si el vue­lo sale a las 5.17 h de la ma­dru­ga­da y tie­ne que pre­sen­tar­se dos ho­ras an­tes y lue­go re­sul­ta que hay ‘over­boo­king’ o re­tra­so o que el vue­lo ha si­do can­ce­la­do sin pre­vio avi­so o que los pi­lo­tos es­tán en huel­ga… nin­gún pro­ble­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.