Me­di­da an­ti­cul­tu­ral

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Juan Bu­fill

El irri­tan­te se­ñor Wert, to­da­vía mi­nis­tro de Cul­tu­ra es­pa­ñol cuan­do es­cri­bo es­to, ha si­do ya de­bi­da­men­te pa­ro­dia­do en pro­gra­mas có­mi­cos de te­le­vi­sión, qui­zá por­que su bri­llan­te crá­neo (lo di­go en un sen­ti­do me­ra­men­te fí­si­co, der­ma­to­ló­gi­co) le da un in­ne­ga­ble as­pec­to de mal­va­do de pe­lí­cu­la, y con­cre­ta­men­te de ar­chi­ene­mi­go del agen­te 007. Un vi­llano, pues, de ma­nual, de­ci­di­do a re­du­cir a es­com­bros no al ha­bi­li­do­so y fo­lla­dor se­ñor Bond, sino a la cul­tu­ra vi­va es­pa­ño­la, y más aún a la ca­ta­la­na.

Sin em­bar­go, a ve­ces las apa- rien­cias en­ga­ñan, y fi­nal­men­te es más bien el fe­nó­meno lla­ma­do Mon­to­ro quien se ha apli­ca­do con ma­yor de­ter­mi­na­ción a aca­bar de una vez por to­das con la cul­tu­ra, co­mo de­cía Woody Allen. Por su­pues­to, la ac­ti­tud de Mon­to­ro no es con­tra­cul­tu­ral, sino an­ti­cul­tu­ral. Su en­cono con­tra el mun­do de la cul­tu­ra pa­re­ce más pro­pio de un per­so­na­je re­sen­ti­do y ven­ga­ti­vo ti­po Fu Man­chú que de un res­pon­sa­ble de la vida eco­nó­mi­ca de un país (o de va­rios, que en una pe­nín­su­la ca­ben cua­tro o más).

En cual­quier ca­so, la con­se­cuen­cia de la ac­ción an­ti­cul­tu­ral del actual Go­bierno es­pa­ñol –hos­til tam­bién a la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca– es un ho­ri­zon­te de irre­me­dia­ble de­ca­den­cia ge­ne­ral, tam­bién eco­nó­mi­ca. Es­te pa­no­ra­ma afec­ta muy ne­ga­ti­va­men­te a los paí­ses de­pen­dien­tes del la­men­ta­ble es­ta­do del Es­ta­do es­pa­ñol –val­ga la re­dun­dan­cia–, co­mo es el ca­so de Ca­ta­lun­ya. (Con­ti­nua­rá)

NAUS, la se­rie de Ma­nel Es­clu­sa, se es­tre­nó en la re­cién des­apa­re­ci­da ga­le­ría Re­né Me­tras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.