El re­to de ser je­fe por unos días

Sus­ti­tuir a un com­pa­ñe­ro o superior du­ran­te sus va­ca­cio­nes pue­de abrir puer­tas pro­fe­sio­na­les

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Peláez

Mi­llo­nes de pro­fe­sio­na­les dis­fru­tan es­tos días de su des­can­so es­ti­val. Al­gu­nos no ten­drán que preo­cu­par­se, por­que su em­pre­sa cuel­ga es­te mes el car­tel de ‘ce­rra­do por va­ca­cio­nes’. Otros han te­ni­do que de­le­gar sus fun­cio­nes en al­gún com­pa­ñe­ro o su­bor­di­na­do que ocu­pe tem­po­ral­men­te su pues­to has­ta que ellos re­gre­sen al tra­ba­jo. Se­gún Luis Pé­rez, di­rec­tor de re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les de Rands­tad, la per­so­na que de­be ocu­par es­tos días el pues­to de un com­pa­ñe­ro o je­fe pue­de en­fren­tar­se a la si­tua­ción de dos ma­ne­ras: “Pen­san­do que me­nu­da les ha caí­do, te­nien­do que tra­ba­jar más por el mis­mo suel­do; o vién­do­lo co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra de­mos­trar a la em­pre­sa sus po­si­bi­li­da­des”. La se­gun­da op­ción, ló­gi­ca­men­te, siem­pre se­rá más útil des­de un pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal.

La per­so­na que asu­me una fun­ción tem­po­ral de­be plan­tear­se en to­do mo­men­to qué ha­ría el ti­tu­lar del pues­to en ca­da si­tua­ción y ac­tuar co­mo cree que lo ha­ría es­te. “De­be­mos te­ner sen­ti­do co­mún y ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble –des­ta­ca Ne­ka­ne Ro­drí­guez, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Lee Hecht Ha­rri­son, del gru­po Adec­co–. Qui­zás más ade­lan­te sea­mos no­so­tros los que nos va­ya­mos de va­ca­cio­nes y ten­ga­mos que de­le­gar en otra per­so­na, con­fian­do en que a nues­tro re­gre­so no ha­ya ocu­rri­do na­da gra­ve”.

Cuan­do la em­pre­sa en­car­ga a un pro­fe­sio­nal asu­mir du­ran­te unas se­ma­nas unas ta­reas adi­cio­na­les, es­te tie­ne que te­ner cla­ro cuál es la prio­ri­dad de la com­pa­ñía: ¿es más im­por­tan­te que si­ga cen­trán­do­se en su tra­ba­jo ha­bi­tual, o aho­ra la prio­ri­dad son las nue­vas ta­reas? “Hay que ca­li­brar bien es­ta cues­tión pa­ra re­par­tir el tiem­po de tra­ba­jo ade­cua­da­men­te, y no que­rer lu­cir­nos de­di­cán­do­nos a una fun­ción que qui­zá no sea prio­ri­ta­ria pa­ra la em­pre­sa”, apun­ta Maite Pie­ra, coach eje­cu­ti­va y au­to­ra del li­bro Bus­car tra­ba­jo pa­ra dum­mies.

Si to­ca ocu­par la po­si­ción de un com­pa­ñe­ro que se va de va­ca­cio­nes, la pri­me­ra ten­ta­ción sue­le ser que­rer ha­cer­lo me­jor que él pa­ra qui­zá en el fu­tu­ro lle­gar a sus­ti­tuir­lo. “Es­ta ac­ti­tud de­be evi­tar­se por­que, en ca­so con­tra­rio, ¿qué pa­sa­rá cuan­do sea­mos no­so­tros quié­nes mar- che­mos de va­ca­cio­nes? Ha­brá una lu­cha –ad­vier­te Pie­ra–. La ba­se de­be ser el com­pa­ñe­ris­mo: que­rer ha­cer­lo tan bien co­mo el otro, no me­jor que él”.

Una op­ción útil es iden­ti­fi­car

La ten­ta­ción no de­be ser que­rer su­pe­rar al com­pa­ñe­ro au­sen­te: el ob­je­ti­vo es ha­cer­lo tan bien co­mo él

qué ha­bi­li­da­des fal­tan por de­mos­trar en el cu­rrí­cu­lum y tra­tar de ejer­ci­tar­las des­de la nue­va po­si­ción tem­po­ral. “No hay que op­tar por la op­ción có­mo­da de se­guir ha­cien­do lo que se nos da bien, sino aque­llo que nos cues­ta más y que nos pue­de ser más útil en el fu­tu­ro”, ar­gu­men­ta Pie­ra. Por ejem­plo, la gestión de equi­pos es una ha­bi­li­dad muy va­lo­ra­da pa­ra mu­chas po­si­cio­nes, pe­ro los pro­fe­sio­na­les que nun­ca han ocu­pa­do car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad no sue­len te­ner ex­pe­rien­cia en es­te apar­ta­do: sus­ti­tuir al je­fe en ve­rano pue­de ser una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner­la en prác­ti­ca y, de es­ta ma­ne­ra, po­der in­cor­po­rar­la al cu­rrí­cu­lum de ca­ra a un po­si­ble pro­ce­so de se­lec­ción fu­tu­ro. Si se da es­ta si­tua­ción, Pie­ra apun­ta que una ma­ne­ra de prac­ti­car ha­bi­li­da­des de gestión de per­so­nas em­pie­za por man­te­ner una bre­ve reunión con ca­da uno de los com­pa­ñe­ros a los que to­ca­rá coor­di­nar du­ran­te unos días, sa­ber sus ex­pec­ta­ti­vas y mo­ti­va­cio­nes, qué es­pe­ran del nue­vo je­fe tem­po­ral y si tie­nen du­das o sus­pi­ca­cias so­bre él.

Asu­mir tem­po­ral­men­te nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des es un re­to que, se­gún Ne­ka­ne Ro­drí­guez, “de­be ser ges­tio­na­do des­de la hu­mil­dad, pa­ra re­co­no­cer tus pro­pias li­mi­ta­cio­nes y la tem­po­ra­li-

Las fun­cio­nes asu­mi­das de for­ma tem­po­ral tam­bién pue­den plas­mar­se en el cu­rrí­cu­lum

dad del pues­to, y con­fian­za en que lo ha­rás bien”. Si el nue­vo pues­to tem­po­ral im­pli­ca te­ner res­pon­sa­bi­li­dad so­bre otros com­pa­ñe­ros, se­rá im­pres­cin­di­ble te­ner cre­di­bi­li­dad an­te ellos. “Si no tie­ne la cre­di­bi­li­dad en­tre sus com­pa­ñe­ros, es un buen mo­men- to pa­ra in­ten­tar ga­nar­la –re­co­mien­da la di­rec­to­ra ge­ne­ral de Lee Hecht Ha­rri­son–: si no, el sus­ti­tu­to lo tie­ne com­pli­ca­do, por­que el car­go y el au­to­ri­ta­ris­mo no son su­fi­cien­tes”.

Las fun­cio­nes que se asu­men tem­po­ral­men­te en es­ta épo­ca pue­den ser úti­les pa­ra au­to­pro­mo­cio­nar­se den­tro de la com­pa­ñía, pe­ro tam­bién fue­ra de ella. Así, de ca­ra a una fu­tu­ra bús­que­da de em­pleo se pue­de plas­mar ex­plí­ci­ta­men­te en el cu­rrí­cu­lum que du­ran­te cier­to tiem­po se ejer­cie­ron, por ejem­plo, fun­cio­nes de je­fe de de­par­ta­men­to. Ade­más de de­mos­trar la ex­pe­rien­cia, “eso da pis­tas al ex­per­to en se­lec­ción so­bre lo bien va­lo­ra­da que de­bía de es­tar esa per­so­na en su an­te­rior com­pa­ñía pa­ra que le otor­ga­sen esa res­pon­sa­bi­li­dad”, des­ta­ca Luis Pé­rez, de Rands­tad.

PAUL BRAD­BURY / CAIAIMAGE / GETTY

Asu­mir el pa­pel del je­fe du­ran­te sus va­ca­cio­nes pue­de con­ver­tir­se en una opor­tu­ni­dad pro­fe­sio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.