Cos­ta de Mar­fil: vein­ti­cin­co años de vi­ven­cia per­so­nal en un país emer­gen­te

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

“Des­de ha­ce 25 años vi­vo y tra­ba­jo en Cos­ta de Mar­fil y en al­gu­nos paí­ses de Áfri­ca del oes­te, y he te­ni­do la suer­te de ver có­mo se es­tá pro­du­cien­do un pro­fun­do cam­bio cul­tu­ral que, en mi opi­nión, es la razón prin­ci­pal de las ex­pec­ta­ti­vas ac­tua­les de Áfri­ca”. Mar­tín Fri­go­la, di­rec­tor del MDE Bu­si­ness School, en Abi­yán, Cos­ta de Mar­fil, nos cuen­ta la evo­lu­ción del país des­de su vi­ven­cia per­so­nal.

Afir­ma que “ha­ce 25 años, la gran ma­yo­ría de las per­so­nas for­ma­das en uni­ver­si­da­des y es­cue­las téc­ni­cas tra­ba­ja­ban co­mo fun­cio­na­rios y, pa­ra mu­chos, la as­pi­ra­ción prin­ci­pal era evo­lu­cio­nar en la ca­rre­ra ad­mi­nis­tra­ti­va. Ac­tual­men­te, la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca tie­ne pla­nes de re­duc­ción de per­so­nal y la as­pi­ra­ción de ca­si to­dos los gra­dua­dos es tra­ba­jar en una bue­na em­pre­sa pri­va­da o crear ellos mis­mos su ne­go­cio. En es­te en­torno, MDE Bu­si­ness School, la es­cue­la de ne­go­cios que he­mos pro­mo­vi­do en Cos­ta de Mar­fil con la ayu­da del Iese, es­tá ejer­cien­do ya un pa­pel ca­ta­li­za­dor en el desa­rro­llo del país en los pró­xi­mos años”.

¿Por qué es­te cam­bio drás­ti­co en 25 años? Co­men­ta que “no siem­pre nos da­mos cuen­ta de que son paí­ses muy, muy muy jó­ve­nes. No so­la­men­te han lle­ga­do a una in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca

re­cien­te­men­te, sino que han pa­sa­do en muy po­cos años de una eco­no­mía de sub­sis­ten­cia en pue­blos, a los desafíos de una ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal que se im­po­ne en to­dos los con­ti­nen­tes. Es­to sig­ni­fi­ca pa­sar de la ad­mi­nis­tra­ción co­lo­nial fran­ce­sa a una es­truc­tu­ra de Es­ta­do com­pues­ta por mi­les de per­so­nas que de­bían ser for­ma­das pa­ra ocu­par­se de di­cha es­truc­tu­ra”.

Con la in­de­pen­den­cia al­can­za­da en 1960, pa­ra cons­truir el apa­ra­to del Es­ta­do ha­cían fal­ta mi­les de fun­cio­na­rios. “Los jó­ve­nes con ta­len­to que re­ci­bie­ron be­cas pa­ra ir a es­tu­diar al ex­tran­je­ro te­nían el com­pro­mi­so de vol­ver pa­ra tra­ba- jar co­mo fun­cio­na­rios. Yo soy in­ge­nie­ro agró­no­mo y me in­tere­sé par­ti­cu­lar­men­te en ellos cuan­do sien­do jo­ven lle­gué a Cos­ta de Mar­fil. Me sor­pren­dió en­ton­ces que sien­do un país emi­nen­te­men­te agrí­co­la, la ca­si to­ta­li­dad de los in­ge­nie­ros agró­no­mos fue­ran fun­cio­na­rios. Des­pués com­pren­dí que era una de las me­jo­res ma­ne­ras de ace­le­rar el desa­rro­llo de paí­ses jó­ve­nes: gran­des em­pre­sas pú­bli­cas que trans­for­ma­ban zo­nas ex­ten­sas de sel­va en tie­rras de cul­ti­vo y co­mer­cia­li­za­ban in­ter­na­cio­nal­men­te los pro­duc­tos”, di­ce.

Lo cier­to es que en Cos- ta de Mar­fil el mo­de­lo de desa­rro­llo del cul­ti­vo de ca­cao fue un gran éxi­to y per­mi­tió al país ser el pul­món eco­nó­mi­co de la zo­na. Y cuen­ta: “El cul­ti­vo del ca­cao se rea­li­za en pe­que­ñas plan­ta­cio­nes que se fue­ron ex­ten­dien­do en mu­chí­si­mos pue­blos con el tra­ba­jo de pro­mo­ción he­cho des­de las es­truc­tu­ras del Es­ta­do o em­pre­sas pú­bli­cas que se en­car­ga­ban de la re­co­gi­da y la ex­por­ta­ción. Los be­ne­fi­cios de es­tas ma­cro­em­pre­sas es­ta­ta­les per­mi­tie­ron pa­gar una bue­na par­te de las infraestructuras ac­tua­les. Es­tas em­pre­sas es­ta­ta­les des­pués se han ido pri­va­ti­zan­do. Aho­ra ya hay mo­de­los, ex­pe­rien­cia e infraestructuras que per­mi­ten que los jó­ve­nes de Cos­ta de Mar­fil pien­sen en ser em­pren­de­do­res”, co­men­ta.

La­men­ta­ble­men­te, Cos­ta de Mar­fil ha si­do no­ti­cia con imá­ge­nes de gue­rra y con­flic­tos po­lí­ti­cos. “Es­ta es una muy tris­te reali­dad que na­die quie­re re­pe­tir y que se es­tá con­vir­tien­do en un fun­da­men­to só­li­do pa­ra el fu­tu­ro. Se­pa­mos tam­bién que el desa­rro­llo con la agri­cul­tu­ra ha da­do un so­cie­dad eco­nó­mi­ca­men­te mu­cho más equi­li­bra­da que en los paí­ses que han emer­gi­do con los ya­ci­mien­tos mi­ne­ros. Es­te año el cre­ci­mien­to es del 9% y se es­pe­ra que sea superior al 10% en el 2015”, ex­pli­ca.

Y con­clu­ye ase­gu­ran­do: “Cos­ta de Mar­fil es el me­jor país de Áfri­ca; he lan­za­do re­pe­ti­das ve­ces el desafío a los que po­drían pen­sar lo con­tra­rio y, has­ta aho­ra, na­die ha con­se- gui­do ha­cer­me cam­biar

de opi­nión”. gran con­su­mo. En Áfri­ca hay una ver­da­de­ra ex­plo­sión de la cla­se me­dia que afec­ta ya a 300 mi­llo­nes de per­so­nas, bus­can­do apro­vi­sio­nar­se de pro­duc­tos, que hoy de­ben im­por­tar­se en una gran ma­yo­ría. Los ana­lis­tas de McKin­sey acon­se­jan a los in­ver­so­res dar­se pri­sa...

Lluís Re­nart, pro­fe­sor del Iese y di­rec­tor de The Afri­ca Ini­tia­ti­ve, ve con ojos muy po­si­ti­vos to­do lo que pue­da ha­cer­se en Áfri­ca. En recuadro apar­te ex­pli­ca la ne­ce­si­dad de for­mar di­rec­ti­vos pa­ra desa­rro­llar los paí­ses y lo que se es­tá ha­cien­do. Pe­ro más in­me­dia­to, ve co­mo al­go evi­den­te que con la cri­sis ga­lo­pan­te que te­ne­mos en Es­pa­ña, un número cre-

En los úl­ti­mos seis me­ses el in­te­rés de la em­pre­sa de aquí por el mer­ca­do afri­cano cre­ce ex­po­nen­cial­men­te

cien­te de em­pre­sas es­pa­ño­las se in­tere­se por los mer­ca­dos afri­ca­nos y los vean co­mo una ta­bla de sal­va­ción. “En los úl­ti­mos seis me­ses, es­te in­te­rés em­pre­sa­rial ha au­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te, y ca­da se­ma­na ha­blo con em­pre­sas que acu­den al Iese y a The Afri­ca Ini­tia­ti­ve en bus­ca de con­se­jo”. Y ase­gu­ra que te­ne­mos una ima­gen muy dis­tor­sio­na­da de la reali­dad afri­ca­na, por di­ver­sos mo­ti­vos. Qui­zás por­que a ve­ces con­fun­di­mos la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria con la ayu­da al desa­rro­llo”.

A ve­ces. es­ta ima­gen erró­nea de la que nos ha­bla Re­nart im­pi­de to­mar de­ci­sio­nes co­rrec­tas. Coin­ci­de con ello Ro­bert Ba­rros, di­rec­tor de in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la Cam­bra de Co­me­rç de Tarragona. “Lle­va­mos mu­cho tiem­po tra­ba­jan­do con Áfri­ca. Ha­ce 15 años vi que era un mun­do don­de es­ta­ba ca­si to­do por ha­cer. Lo cier­to es que cues­ta mu­cho con­ven­cer a las em­pre­sas a ba­jar a paí­ses co­mo Gha­na, Cos­ta de Mar­fil... Y son mer­ca­dos que lo han de im­por­tar to­do. Por es­ta in­de­ci­sión siem­pre aca­ba­mos lle­gan­do tar­de. Afor­tu­na­da­men­te, la per­cep­ción de nues­tras em­pre­sas va cam­bian­do y, aun­que len­ta-

Tie­nen ma­te­rias pri­mas que ex­por­tan pe­ro no tie­nen una in­dus­tria que las trans­for­me

men­te, se van a ani­man­do a ir”.

Y de­ta­lla su vi­sión de la ju­ga­da: “Tie­nen ma­te­rias pri­mas que ex­por­tan pe­ro no tie­nen una in­dus­tria que las trans­for­me. El ca­so de la fru­ta es qui­zás el más pa­ra­dig­má­ti­co. ¿Por qué no ha­cer con­ser­vas? O la cons­truc­ción, se im­por­ta de to­do. O ener­gía, la ne­ce­si­dad de ge­ne­ra­do­res eléc­tri­cos es bru­tal o el tra­ta­mien­to de re­si­duos, aquí hay mu­cha com­pe­ten­cia y allí aho­ra se em­pie­za, pe­ro ha­brá que ser de los pri­me­ros...”. Co­mo anéc­do­ta cuen­ta que en mar­zo es­tu­vo en Li­be­ria y vio có­mo la gen­te de allí se sor­pren­día de que al­guien fue­ra a ven­der, por­que no es­tán acos­tum­bra­dos.

Re­nart sien­te mu­cho los mie­dos irra­cio­na­les que hay con res­pec­to a Áfri­ca. “Mu­chos em­pre­sa­rios creen que ir es pe­li­gro­so, que allí no tie­nen di­ne­ro, que es un pro­ble­ma co­brar... y no es cier­to. Se co­bra me­jor que aquí”. Y da un con­se­jo prác­ti­co. “Si un em­pre­sa­rio no es­tá dis­pues­to a ha­cer un se­gun­do via­je, que no va­ya. Son mer­ca­dos de se­gun­da o ter­ce­ra vi­si­ta. Has de vol­ver, pe­ro las opor­tu­ni­da­des son enor­mes”.

Y lo cier­to es que es un buen lu­gar pa­ra nues­tras py­mes. Lo ase­gu­ra Mar­tin Fri­go­la, un em­pre­sa­rio ca­ta­lán que lle­va 25 años es­ta­ble­ci­do en Cos­ta de Mar­fil (véa­se tex­to ad­jun­to). “En Áfri­ca fal­ta di­ne­ro y tec­no­lo­gía, pe­ro hay gen­te muy bue­na. Eso es al­go in­tere­san­te pa­ra nues­tras em­pre­sas, ya que te­ne­mos uni­da­des de pro­duc­ción pe­que­ñas que se pue­den ins­ta­lar allí. Nos cues­ta ha­cer­lo, siem­pre se ade­lan­tan ale­ma­nes, fran­ce­ses...”.

Des­de la Pi­mec, su di­rec­tor del de­par­ta­men­to in­ter­na­cio­nal, Joa­quim Ferrer, ex­pli­ca el en­fo­que que uti­li­zan des­de la pa­tro­nal de las py­mes. “Con el nor­te de Áfri­ca he­mos es­ta­ble­ci­do unas re­la­cio­nes muy di­rec­tas. Lo ha­ce­mos con en­ti­da­des pa­re­ci­das a la nues­tra y fa­ci­li­ta mu­cho el co­me­ti­do de las em­pre­sas, so­bre to­do en Ma­rrue­cos y Ar­ge­lia. Las ci­fras de ex­por­ta­ción ca­ta­la­na a es­tos paí­ses son aún pe­que­ñas, pe­ro los cre­ci­mien­tos son al­tos, ya que par­ten de ni­ve­les ba­jos. A Ma­rrue­cos y Ar­ge­lia va un 2% del to­tal a ca­da país. Pa­ra ma­ti­zar, es más que lo que va a Po­lo­nia, que es un 1,5%”. Afir­ma que su po­ten­cial de cre­ci­mien­to es muy al­to y con la ven­ta­ja que tie­ne un ci­clo di­fe­ren­te al de Eu­ro­pa.

Y de­fi­ne el per­fil de em­pre­sa que cree tie­ne más po­si­bi­li­da­des de éxi­to en el con­ti­nen­te afri­cano. “Son las que fa­bri­can un pro­duc­to in­dus­trial, que son bue­nas en ello, y que se ven­de bien aquí. Lo pri­me­ro es en­con­trar un dis­tri­bui­dor lo­cal que le ayu­de a pe­ne­trar y a sol­ven­tar los pro­ble­mas del día a día; des­pués, en una se­gun­da eta­pa, to­do es­tá abier­to pa­ra el em­pre­sa­rio”.

TRE­VOR SNAPP / BLOOM­BERG

Co­se­cha­do­ras en Ti­mau, Ke­nia. Áfri­ca tie­ne el 60% de tie­rras ara­bles sin cul­ti­var del mun­do

NAASHON ZALK / BLOOM­BERG

La agri­cul­tu­ra ha ge­ne­ra­do una so­cie­dad más equi­li­bra­da en el país

JEAN-C. COU­TAUS­SE / BLOOM­BERG

Mi­na de Kit­we, un pue­blo del nor­te de Zam­bia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.