Le­no­vo, gra­dual­men­te in­sa­cia­ble

Tras su­bir al li­de­ra­to del mer­ca­do mun­dial de PC, la com­pa­ñía chi­na ex­plo­ra otros mer­ca­dos

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Al cie­rre del se­gun­do tri­mes­tre, el fa­bri­can­te chino Le­no­vo ha al­can­za­do por fin la cús­pi­de del mer­ca­do mun­dial de PC, des­pla­zan­do por pri­me­ra vez a HP, lí­der des­de ha­ce años. Gian­fran­co Lan­ci rehú­sa fes­te­jar il sor­pas­so: el ve­te­rano di­rec­ti­vo ita­liano, má­xi­mo res­pon­sa­ble de las ac­ti­vi­da­des de Le­no­vo en la re­gión EMEA (Eu­ro­pa, Orien­te Me­dio y Áfri­ca) res­pon­de te­le­fó­ni­ca­men­te que “nin­gu­na cuo­ta de mer­ca­do es pa­ra siem­pre, y no po­de­mos des­car­tar que un com­pe­ti­dor nos ade­lan­te en al­gún mo­men­to”.

Se com­pren­de la dis­cre­ción de Lan­ci por­que la di­fe­ren­cia que se­pa­ra a Le­no­vo de HP es de só­lo tres dé­ci­mas. Se ha­ce di­fí­cil ima­gi­nar que, lle­ga­do a es-

Al ini­ciar­se el 2011, Le­no­vo era la ter­ce­ra mar­ca glo­bal y aho­ra es lí­der con el 16,7% del to­tal de ven­tas

te pun­to, la em­pre­sa que con­tro­la más del 40% del mer­ca­do chino pue­da per­der el trono, pe­ro in­clu­so en Chi­na las ven­tas es­tán fla­quean­do en los úl­ti­mos me­ses.

La pro­gre­sión de Le­no­vo ha si­do ver­ti­gi­no­sa, aun­que a Lan­ci le gus­ta de­cir que ha si­do gra­dual. Al ini­ciar­se el 2011, era la ter­ce­ra mar­ca glo­bal, con una cuo­ta del 11,9%. A fi­na­les del 2012 se co­lo­ca­ba se­gun­da, con el 15,7%. Tras otros seis me­ses, ha pa­sa­do a en­ca­be­zar el ran­king con el 16,7% de las uni­da­des des­pa­cha­das (véa­se gráfico).

La cla­ve es do­ble: el mer­ca­do mun­dial si­gue ca­yen­do –de enero a ju­nio, un 12,7%, equi­va­len­te a 23 mi­llo­nes de uni­da­des me­nos que un año an­tes–, pe­ro Le­no­vo ha ce­rra­do el tri­mes­tre con un sal­do ca­si plano (-1,4%). En la con­ver­sa­ción con Di­ne­ro, Lan­ci ma­ni­fies­ta que en la re­gión que él di­ri­ge, Le­no­vo ocu­pa el se­gun­do pues­to, con un au­men­to de 3,2 pun­tos, que con­tras­ta con el des­cen­so del 19,5% su­fri­do por el con­jun­to de la in­dus­tria en EMEA.

Jay Chou, ana­lis­ta de IDC, en­sa­ya una ex­pli­ca­ción de fon­do: las ta­ble­tas si­guen achi­can­do el es­pa­cio de los PC. “Los es­fuer­zos de la in­dus­tria pa­ra re­cor­tar pre­cios a la vez que in­tro­du­ce or­de­na­do­res tác­ti­les e hí­bri­dos [pa­ra com­pe­tir con las ta­ble­tas] de­be­rían ha­cer que sus pro­duc­tos sean más atrac­ti­vos, pe­ro les que­da mu­cho por ha­cer”, es­cri­be Jay. Pa­ra Isa­be­lle Du­rand, de la con­sul­to­ra Gart­ner, “el agudo de­cli­ve de ven­tas se de­be a una trans­for­ma­ción en las pau­tas de uso, que be­ne­fi­cia a las ta­ble­tas y per­ju­di­ca a los por­tá­ti­les”.

La de­man­da es dé­bil en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal –coin­ci­den am­bos– por­que la ra­tio de sus­ti­tu­ción del par­que de PC es ex­tre­ma­da­men­te ba­ja, y las ta­ble­tas se lle­van una par­te de la ren­ta dis­po­ni­ble. Se­gún Lan­ci, “se­ría in­sen­sa­to des­cui­dar un mer­ca­do de es­ta mag­ni­tud, en el que he­mos cons­trui­do un ne­go­cio equi­li­bra­do en los úl­ti­mos cua­tro años”.

Su prin­ci­pal ri­val, HP, ha ba­ja­do al se­gun­do pues­to por me­nos de 300.000 uni­da­des so­bre más de 12 mi­llo­nes des­pa­cha­das en el tri­mes­tre, con lo que pue­de dar­se por sa­tis­fe­cha: es la pri­me­ra mar­ca en EE.UU. y en Eu­ro­pa, don­de Le­no­vo la si­gue a re­bu­fo. En Es­pa­ña –el mer­ca­do eu­ro­peo que más re­tro­ce­de (-43,7%, se­gún IDC)–, la mar­ca es­ta­dou­ni­den­se man­tie­ne su pri­ma­cía, mien­tras su ri­val chi­na ha ga­na­do tres pues­tos, de­jan­do por el ca­mino a Acer Asus, Tos­hi­ba y Ap­ple.

Con es­ta tra­yec­to­ria, es na­tu­ral que los di­ri­gen­tes de Le­no­vo no com­par­tan la per­ti­naz pré­di­ca de quie­nes pre­go­nan la era pos­tPC. Yang Yuan­qing, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la com­pa­ñía chi­na, se guía por otra de­fi­ni­ción que ins­pi­ra su es­tra­te­gia: “He­mos en­tra­do en la era PC plus”; con es­ta ex­pre­sión se re­fie­re a la co­exis­ten­cia de nue­vos PC –trans­for­ma­dos pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos– con las ta­ble­tas, los smartp­ho­nes y otros “dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes co­nec­ta­dos”. A di­fe­ren­cia de las mar­cas tra­di­cio­na­les de PC, co­mo HP y Dell, que se han dor­mi­do en los lau­re­les, Le­no­vo ha arrai­ga­do a tiem­po en es­tas ca­te­go­rías, lo que le per­mi­te pre­su­mir de es­ta­dís­ti­ca: su cuo­ta del 43% del mer­ca­do chino de PC se con­vier­te en el 74% cuan­do se su­man los dis­po­si­ti­vos nom­bra­dos.

Y no se tra­ta só­lo de Chi­na, sino de un con­jun­to de mer­ca­dos emer­gen­tes. Cuen­ta Lan­ci que el 2012 Le­no­vo lan­zó sus smartp­ho­nes y ta­ble­tas en In­dia, In­do­ne­sia, Viet­nam, Fi­li­pi­nas y Ru­sia, que en el 2013 to­ca el turno a Amé­ri­ca La­ti­na (so­bre to­do Bra­sil) y Eu­ro­pa del Es­te, y que pa­ra el año pró­xi­mo se es­pe­ran nue­vos pro­duc­tos en los mer­ca­dos ma­du­ros de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal.

Es­tos pla­nes pue­den so­nar am­bi­cio­sos, qui­zá de­ma­sia­do en el actual es­ta­do de la eco­no­mía mun­dial, pe­ro ha de te­ner­se en cuen­ta que Chi­na y otros mer­ca­dos emer­gen­tes apor­ta­ron dos ter­ce­ras par­tes de los 34.000 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 25.500 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún el cam­bio actual) que in­gre­só Le­no­vo en su ejer­ci­cio aca­ba­do en ju­nio (un po­co más del do­ble de lo fac­tu­ra­do cua­tro años an­tes), lo que tie­ne co­mo con­tra­par­ti­da un me­dio­cre be­ne­fi­cio ope­ra­ti­vo, del 2,3%. Por es­to, la ex­pan­sión de la cuo­ta de mer­ca­do tie­ne que ser com­pa­ti­ble con la ren­ta­bi­li­dad, re­cuer­da Lan­ci (que vi­vió ese pro­ble­ma cuan­do pre­si­día Acer). La lec­ción que trans­mi­te Yang es la ne­ce­si­dad de ir no só­lo más allá del PC sino tam­bién del PC plus, di­ver­si­fi­can­do la com­pa­ñía ha­cia seg­men­tos de mer­ca­do con ma­yor va­lor aña­di­do.

Un acuer­do fir­ma­do en el 2012 pa­ra re­ven­der equi­pos de al­ma­ce­na­mien­to de EMC es una pie­za de esa di­ver­si­fi­ca­ción, pe­ro no se ha in­for­ma­do de cuál ha si­do has­ta aho­ra su con­tri­bu­ción a los in­gre­sos de Le­no­vo. Mu­cho más in­tere­san­te, po­ten­cial­men­te, es el in­ten­to de ad­qui­rir la di­vi­sión de ser­vi­do­res de ba­ja ga­ma de IBM, que po­see un 10% de cuo­ta de mer­ca­do (la de Le­no­vo no lle­ga al 2% y se con­cen­tra en Chi­na).

En el 2013, Le­no­vo quie­re in­tro­du­cir­se en los mer­ca­dos de Amé­ri­ca La­ti­na y de Eu­ro­pa del Es­te

Se tra­ta de un mer­ca­do pro­ble­má­ti­co, muy dispu­tado, del que a IBM le gus­ta­ría re­ti­rar­se, re­pi­tien­do la ju­ga­da del 2005, cuan­do se des­pren­dió de su di­vi­sión de PC ven­dién­do­la, pre­ci­sa­men­te, a Le­no­vo.

Ini­cial­men­te, no ha ha­bi­do acuer­do so­bre el pre­cio, y la ne­go­cia­ción en­tre las par­tes pa­re­ce ro­ta: IBM pi­de 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res co­mo mí­ni­mo, y Le­no­vo ofre­ce 4.000 mi­llo­nes co­mo má­xi­mo. Es po­si­ble lle­gar a un acuer­do, pro­nos­ti­can los ana­lis­tas, en­tre otras co­sas por­que IBM ha que­da­do en evi­den­cia y cual­quier otro can­di­da­to se­ría un com­pe­ti­dor en otras áreas. Si se con­cre­ta­se, Le­no­vo se pon­dría (teó­ri­ca­men­te) ter­ce­ro de la ta­bla en un so­lo mo­vi­mien­to, con el ali­cien­te de he­re­dar un ca­nal de dis­tri­bu­ción po­ten­te y ca­pi­lar.

AR­CHI­VO

Gian­fran­co Lan­ci, pre­si­den­te de Le­no­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.