Me­di­ca­men­tos que se ac­ti­van cuan­do les da la luz

El Con­se­jo Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción ayu­da a lle­var al mer­ca­do una in­ves­ti­ga­ción in­no­va­do­ra en el sec­tor de la sa­lud li­de­ra­da por Pau Go­ros­ti­za, del Ins­ti­tut de Bio­en­gin­ye­ria de Ca­ta­lun­ya

La Vanguardia - Dinero - - DE LA CIENCIA AL MERCADO - Joa­quim El­ca­cho

Con la luz se pue­de con­tro­lar el lu­gar don­de el me­di­ca­men­to se­rá ac­ti­vo y por cuán­to tiem­po El me­di­ca­men­to es­ta­ría siem­pre den­tro del cuer­po pe­ro só­lo se ac­ti­va­ría cuan­do se le apli­ca­ra la luz

Uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de la me­di­ci­na mo­der­na es re­du­cir los efec­tos se­cun­da­rios de los fár­ma­cos, en es­pe­cial, pa­ra evi­tar que los pro­duc­tos o tra­ta­mien­tos di­ri­gi­dos a un ór­gano o par­te del cuer­po per­ju­di­quen al res­to del or­ga­nis­mo.

Du­ran­te los úl­ti­mos años se han desa­rro­lla­do di­ver­sas es­tra­te­gias pa­ra tra­tar de afi­nar la pun­te­ría de los me­di­ca­men­tos. Uno de los con­cep­tos más in­no­va­do­res en es­te cam­po es la op-to­far­ma­co­lo­gía o crea­ción de mo­lé­cu­las re­gu­la­das por luz, es de­cir, subs­tan­cias que se ac­ti­van y co­mien­zan a fun­cio­nar co­mo me­di­ca­men­tos en una zo­na de­ter­mi­na­da del cuer­po cuan­do re­ci­ben una luz ex­ter­na.

Sim­pli­fi­can­do, con un ejem­plo no ne­ce­sa­ria­men­te real, ima­gí­ne­se que una per­so­na con do­lor en la ro­di­lla se to­ma un cal­man­te en for­ma de pas­ti­lla. Con un tra­ta­mien­to ha­bi­tual, el me­di­ca­men­to pue­de afec­tar a to­do el cuer­po mien­tras que con una mo­lé­cu­la re­gu­la­da con luz, el cal­man­te se ac­ti­va lo­cal­men­te y du­ran­te el tiem­po desea­do cuan­do se ex­po­ne la ro­di­lla afec­ta­da a una fuen­te de luz de un color de­ter­mi­na­do.

Uno de los equi­pos in­ter­na­cio­na­les que es­tá tra­ba­jan­do in­ten­sa­men­te en el desa­rro­llo de mo­lé­cu­las re­gu­la­das por luz es el que li­de­ra Pau Go­ros­ti­za, pro­fe­sor Icrea en el Ins­ti­tut de Bio­en­gin­ye­ria de Ca­ta­lun­ya (IBEC). Go­ros­ti­za con­si­guió en el 2008 un pro­yec­to con­ce­di­do a jó­ve­nes in­ves­ti­ga­do­res (Star­ting Grant) del Con­se­jo Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción (ERC, por las si­glas en in­glés) pa­ra desa­rro­llar el pro­yec­to Op­ti­ca­lBu­llet de con­trol de la neu­ro­trans­mi­sión con luz (o con los de­no­mi­na­dos con­mu­ta­do­res óp­ti­cos). Es­ta mis­ma lí­nea de in­ves­ti­ga­ción ha con­se­gui­do una nue­va ayu­da de es­te or­ga­nis­mo eu­ro­peo en la con­vo­ca­to­ria Proof of Con­cept 2012-2013, des­ti­na­da a dar un pa­so ade­lan­te en po­si­bles apli­ca­cio­nes prác­ti­cas en pro­yec­tos sub­ven­cio­na­dos an­te­rior­men­te por el mis­mo ERC.

“El ob­je­ti­vo de es­te pro­yec­to, pa­ra el que he­mos re­ci­bi­do la ayu­da del Con­se­jo Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción, no es ha­cer in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca sino uti­li­zar las mo­lé­cu­las re­gu­la­das con luz que ya he- mos desa­rro­lla­do en co­la­bo­ra­ción con Ama­deu Lle­ba­ria (CSIC Bar­ce­lo­na) y Fran­cis­co Ci­rue­la (Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na) pa­ra po­ner a prue­ba apli­ca­cio­nes mé­di­cas con­cre­tas que pue­dan atraer in­ver­so­res”, ex­pli­ca Pau Go­ros­ti­za.

El pro­yec­to The­ra­light se pu­so en mar­cha a fi­na­les del pa­sa­do mes de ju­lio con una ayu­da de 150.000 eu­ros y, “du­ran­te un año, eva­lua­re­mos la po­si­ble to­xi­ci­dad de los com­pues­tos, su po­ten­cial te­ra­péu­ti­co, sus ven­ta- jas com­pe­ti­ti­vas res­pec­to a otros pro­duc­tos y si iden­ti­fi­ca­mos una apli­ca­ción pro­me­te­do­ra, du­ran­te los úl­ti­mos me­ses de es­te pe­rio­do la ex­pon­dre­mos a in­ver­so­res pa­ra fi­nan­ciar la fa­se de es­tu­dios clí­ni­cos, que es im­pres­cin­di­ble pa­ra co­mer­cia­li­zar nue­vos me­di­ca­men­tos”, de­ta­lla el investigador del IBEC.

“Tra­ba­ja­mos con mo­lé­cu­las que cam­bian de for­ma, la par­te de la mo­lé­cu­la que es el fár­ma­co que­da es­con­di­da den­tro de otra par­te que es mó­vil y cuan­do apli­ca­mos luz, es­ta par­te ac­ti­va que­da des­cu­bier­ta y el me­di­ca­men­to ac­túa”, ex­pli­ca Go­ros­ti­za. Con es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca, gra­cias a la luz po­de­mos con­tro­lar el lu­gar don- de el me­di­ca­men­to se­rá ac­ti­vo, el tiem­po que es­ta­rá ac­ti­vo o un pa­trón de do­sis. El con­cep­to es que el me­di­ca­men­to es­tá siem­pre den­tro del cuer­po pe­ro só­lo se mues­tra ac­ti­vo cuan­do el mé­di­co o el pa­cien­te apli­can la luz co­rres­pon­dien­te. Aun­que las prin­ci­pa­les apli­ca­cio­nes que se plan­tean son en te­ji­dos de fá­cil ex­po­si­ción a la luz, co­mo la piel, mu­co­sas o la retina, al­gu­nos ti­pos de cán­cer o de tu­mo­res tam­bién po­drían ser ob­je­ti­vos de es­ta nue­va téc­ni­ca. “Si pue­des apli­car un me­di­ca­men­to que re­co­noz­ca y ma­te cé­lu­las en­fer­mas, pe­ro só­lo en la zo­na con­cre­ta que es­ta­mos ilu­mi­nan­do, po­de­mos de­fi­nir mu­cho me­jor el tra­ta­mien­to; se­ría co­mo com­bi­nar la es­pe­ci­fi­ci­dad far­ma­co­ló­gi­ca de la qui­mio­te­ra­pia con la fo­ca­li­za­ción de la ra­dio­te­ra­pia”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Pau Go­ros­ti­za.

IBEC

Pau Go­ros­ti­za y una miem­bro de su equi­po es­tu­dian­do una de las mues­tras de su in­ves­ti­ga­ción en las ins­ta­la­cio­nes del IBEC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.