Tra­ba­jar ro­dea­dos de bac­te­rias

Los gér­me­nes se pro­pa­gan con ra­pi­dez en los es­pa­cios de tra­ba­jo, pro­vo­can­do en­fer­me­da­des

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Peláez

Si, sen­ta­do en su si­lla de tra­ba­jo, un em­plea­do pu­die­ra ver to­do lo que hay en su al­re­de­dor, des­cu­bri­ría que es­tá ro­dea­do de bi­chos. Y no pre­ci­sa­men­te de je­fes o com­pa­ñe­ros re­pe­len­tes, sino de gér­me­nes reales. La Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na (Es­ta­dos Uni­dos) hi­zo ha­ce unos me­ses una curiosa in­ves­ti­ga­ción en una ofi­ci­na de su pro­pio cam­pus. En ella par­ti­ci­pa­ron 80 tra­ba­ja­do­res, al­gu­nos de los cua­les re­ci­bie­ron unas go­tas en las ma­nos: en la ma­yo­ría era só­lo agua, pe­ro uno de los em­plea­dos re­ci­bió, sin sa­ber­lo, una go­ta que con­te­nía vi­rus ar­ti­fi­cia­les que imi­ta­ban el res­fria­do, la gri­pe y una in­fec­ción es­to­ma­cal. Los em­plea­dos se in­cor­po­ra­ron a su tra­ba­jo co­mo cual­quier otro día: cua­tro ho­ras des­pués, los in­ves­ti­ga­do­res ana­li­za­ron las su­per­fi­cies de con­tac­to ha­bi­tual en la ofi­ci­na y las ma­nos de los tra­ba­ja­do­res, des­cu­brien­do que más del 50% de las su­per­fi­cies y de los em­plea­dos es­ta­ban in­fec­ta­dos con al me­nos uno de los vi­rus. Al fi­nal de la jor­na­da la­bo­ral, los vi­rus del res- fria­do y la gri­pe, de bre­ve su­per­vi­ven­cia, ya se ha­bían di­si­pa­do, pe­ro el vi­rus es­to­ma­cal se ha­bía se­gui­do pro­pa­gan­do has­ta in­fec­tar el 70% de las su­per­fi­cies ana­li­za­das. “La ma­yo­ría de gen­te pien­sa que son la tos y los es­tor­nu­dos los que pro­pa­gan los gér­me­nes, pe­ro el número de ob­je­tos que to­ca­mos en una ofi­ci­na es in­creí­ble”, des­ta­ca el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na Char­les Ger­ba.

Si hi­cié­ra­mos un se­gui­mien­to de­ta­lla­do de to­das las su­per­fi­cies que to­ca un tra­ba­ja­dor du­ran­te

La con­ta­mi­na­ción es 400 ve­ces ma­yor en la ofi­ci­na que en la ta­za de un vá­ter, se­gún un es­tu­dio fran­cés

su jor­na­da la­bo­ral re­pa­ra­ría­mos en la can­ti­dad de fo­cos de gér­me­nes con los que to­ma­mos con­tac­to a lo lar­go del día (véa­se gráfico ad­jun­to). El año pa­sa­do, la fir­ma Kim­berly-Clark pre­sen­tó un es­tu­dio que, a par­tir del aná­li­sis de 250 em­pre­sas fran­ce­sas de to­dos los ta­ma­ños, con­cluía que el número de gér­me­nes pre­sen­tes en una ofi­ci­na me­dia es 400 ve­ces superior al que hay en la ta­za de un vá­ter. Ade­más, las zo­nas con una ma­yor con­cen­tra­ción de mi­cro­bios son lu­ga­res tan cu­rio­sos co­mo las puer­tas (38%), los bo­to­nes del as­cen­sor (20%), las ba­ran­di­llas (14,5%) o las má­qui­nas de ven­ding (10,5%). “Si te­ne­mos en cuen­ta que una per­so­na se me­te la mano en la bo­ca de me­dia dos ve­ces por ho­ra, es fá­cil en­ten­der có­mo los gér­me­nes que es­tán en el am­bien­te y en los ob­je­tos lle­gan al tu­bo di­ges­ti­vo”, ex­pli­ca­ba en el es­tu­dio el car­dió­lo­go y nu­tri­cio­nis­ta Frédéric Sald­mann. Co­mo re­sul­ta­do, ad­ver­tía el es­tu­dio, el 20% de los fran­ce­ses ha con­traí­do al­gu­na vez una en­fer­me­dad de ti­po con­ta­gio­so en su lu­gar de tra­ba­jo, de los cua­les más de la mi­tad ha pe­di­do la ba­ja la­bo­ral, lo que su­pon­dría pa­ra ca­da em­pre­sa unas pér­di­das de­ri­va­das del ab­sen­tis­mo y de la fal­ta de pro­duc­ti­vi­dad aso­cia­da de 1.000 eu­ros por año y asa­la­ria­do.

“A di­fe­ren­cia de paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, en Es­pa­ña las em­pre­sas y los tra­ba­ja­do­res no sue­len ser cons­cien­tes de la can­ti­dad de gér­me­nes que se pro­pa­gan en un es­pa­cio de tra­ba­jo”, ad­vier­te Adria­na Di Ip­po­li­to, por­ta- voz de Kim­berly-Clark. Es­ta com­pa­ñía ha lan­za­do un pro­yec­to que, ba­jo el le­ma “The healthy work­pla­ce pro­ject” (pro­yec­to por un es­pa­cio de tra­ba­jo sa­lu­da­ble), pre­ten­de im­plan­tar en las ofi­ci­nas pro­to­co­los hi­gié­ni­cos que re­duz­can el con­ta­gio. La fir­ma pro­po­ne a las em­pre­sas lan­zar cam­pa­ñas in­for­ma­ti­vas a sus em­plea­dos y co­lo­car en pun­tos es­tra­té­gi­cos de las ofi­ci­nas me­di­das co­mo hi­gie­ni­za­do­res de ma­nos o toa­lli­tas hú­me­das pa­ra que el pro­pio em­plea­do lim­pie su te­cla­do o su te­lé­fono. En Es­pa­ña, el pro­yec­to se ha em­pe­za­do a apli­car de for­ma pi­lo­to en la fir­ma de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción Tec­no­com, en una se­de ma­dri­le­ña en la que tra­ba­jan unas 200 per­so­nas. “Pa­ra una em­pre­sa de nues­tro sec­tor, re­du­cir el ab­sen­tis­mo es fun­da­men­tal pa­ra nues­tras ra­tios de ren­ta­bi­li­dad”, des­ta­ca Su­sa­na Na­va­rro, por­ta­voz de Tec­no­com. Los em­plea­dos de la em­pre­sa lle­van va­rios me­ses apli­can­do vo­lun­ta­ria­men­te es­te ti­po de me­di­das de hi­gie­ne y, pe­rió­di­ca­men­te, los téc­ni­cos de Kim­berly-Clark pa­san por la ofi­ci­na pa­ra me­dir, con un apa­ra­to es­pe­cí­fi­co, los gér­me­nes que hay en el am­bien­te.

CH­RIS­TIAN HOEHN / GETTY IMAGES

Me­sas y te­cla­dos al­ber­gan gran con­cen­tra­ción de gér­me­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.