Ma­qui­lla­je in­mo­bi­lia­rio pa­ra ven­der

El ‘ho­me sta­ging’ con­sis­te en rea­li­zar pe­que­ñas re­for­mas y cam­bios pa­ra ha­cer más atrac­ti­va una vi­vien­da

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez

Hay quien cree que com­prar o al­qui­lar una vi­vien­da es co­sa de amor a pri­me­ra vis­ta. Aun­que es­ta afir­ma­ción sea exa­ge­ra­da, es cier­to que mu­chas ve­ces las co­sas en­tran por los ojos y la com­pra­ven­ta o al­qui­ler de in­mue­bles no es una ex­cep­ción. “En una vi­si­ta, pa­sa­dos los pri­me­ros se­gun­dos, ya sa­be­mos si no va­mos a que­dar­nos con un pi­so o ca­sa; no des­car­tar­lo de en­tra­da tras el pri­mer vis­ta­zo no sig­ni­fi­ca que nos lo va­ya­mos a que­dar, pe­ro la pri­me­ra im­pre­sión cuen­ta y mu­cho”, ase­gu­ra Matt­hieu Bou­chon, de la em­pre­sa Bar­ce­lo­na Ho­me Sta­ging.

El ob­je­ti­vo del ho­me sta­ging es, pre­ci­sa­men­te, evi­tar que se pro­duz­can re­cha­zos a pri­me­ra vis­ta me­jo­ran­do la presentación de una vi­vien­da, pe­ro sin ha­cer gran­des re­for­mas. Con ello se con­si­gue fa­ci­li­tar, agi­li­zar y ace­le­rar los pro­ce­sos de ven­ta o al­qui­ler. Es de­cir, “se con­si­guen más vi­si­tas, se acor­tan los plazos de ven­ta y al­qui­ler y las ope­ra­cio­nes se cie­rran con pre­cios más ele­va­dos”, ex­pli­ca Bou­chon.

Se tra­ta de una ten­den­cia re­la­ti­va­men­te nue­va en Es­pa­ña, pe­ro que ha co­bra­do fue­ra a raíz de la cri­sis in­mo­bi­lia­ria y de las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra ven­der o al­qui­lar. “An­tes, exa­ge­ran­do, se ven­día y al­qui­la­ba cual­quier co­sa a cual­quier pre­cio y en cual­quier es­ta­do, pe­ro aho­ra pa­ra ven­der o al­qui­lar el pro­pie­ta­rio de­be es­for­zar­se más”, afir­ma el ex­per­to, quien ad­vier­te tam­bién que, “por mu­cho ho­me sta­ging que se ha­ga, no se va a ce­rrar nin­gu­na ope­ra­ción si el pre­cio de ven­ta o al­qui­ler no se co­rres­pon­de con los pre­cios de mer­ca­do”.

Los cam­bios que rea­li­zar va­rían mu­cho en ca­da ca­so, pe­ro en ge­ne­ral se tra­ta “de téc­ni­cas de ba­jo cos­te y de ac­tua­cio­nes muy bá­si­cas co­mo pin­tar, sa­car tras­tos del me­dio, re­co­lo­car o re­ti­rar mue­bles, re­pa­rar to­do aque­llo que es­té ro­to o que no fun­cio­ne, evi­tar que ha­ya ma­los olo­res, co­mo de hu­me­dad, y des­per­so­na­li­zar un po­co la de­co­ra­ción”, ex­pli­ca Esther Gon­zá­lez de Sweet Ho­me Sta­ging. “Se tra­ta de po­ten­ciar los pun­tos fuer­tes de la vi­vien­da y de co­rre­gir los ne­ga­ti­vos”, aña­de Gon­zá­lez.

“Mu­chas vi­si­tas fa­llan por te­mas su­per­fi­cia­les, por el as­pec­to y por co­sas que se pue­den me­jo­rar fá­cil­men­te –ad­vier­te Bou­chon–, así que va­le mu­cho la pe­na de­di­car tiem­po y di­ne­ro a es­tos as­pec­tos que pue­den sig­ni­fi­car mu­cho en un pro­ce­so de ven­ta o al­qui­ler”. El co­pro­pie­ta­rio de Bar­ce­lo­na Ho­me Sta­ging po­ne co­mo ejem­plo el del “clá­si­co pi­so con una de­co­ra­ción an­ti­gua en el que el vi­si­tan­te só­lo ve que se tra­ta de la tí­pi­ca ca­sa de una pa­re­ja de an­cia­nos en lu­gar de ver en él un con tres ha­bi­ta­cio­nes, bien co­mu­ni­ca­do y con vis­tas”.

El pre­cio de una ope­ra­ción de ‘ho­me sta­ging’ gi­ra en­torno al 1% del im­por­te fi­nal de la ven­ta

El pre­cio que pue­de te­ner un pro­ce­so de ho­me sta­ging va­ría mu­cho en fun­ción de las ac­tua­cio­nes que lle­var a ca­bo, pe­ro sue­le re­pre­sen­tar el 1% del im­por­te fi­nal de la ven­ta, aun­que siem­pre se pue­de ha­cer de más y de me­nos y re­du­cir el por­cen­ta­je has­ta el 0,4%, se­gún ex­pli­ca Gon­zá­lez. Eso sí, in­de­pen­dien­te­men­te de lo que cues­te es­te ma­qui­lla­je in­mo­bi­lia­rio, los ex­per­tos con­sul­ta­dos coin­ci­den en ase­gu­rar que es una in­ver­sión muy ren­ta­ble.

En pri­mer lu­gar, gra­cias a las nue­vas fo­to­gra­fías del in­mue­ble rea­li­za­das tras ha­ber he­cho el ho­me sta­ging se con­si­guen más vi­si­tas. Con­cre­ta­men­te, en­tre cin­co y sie­te ve­ces más, se­gún la ex­pe­rien­cia de Bar­ce­lo­na Ho­me Sta- ging. Por otro la­do, se agi­li­za el pro­ce­so de ven­ta o al­qui­ler. “Hay mu­chos ejem­plos de pi­sos que es­ta­ban en el mer­ca­do des­de ha­ce seis o do­ce me­ses, sin re­sul­ta­do, y que des­pués de una ope­ra­ción de ho­me sta­ging se ven­die­ron en po­cas se­ma­nas; hu­bo has­ta un pi­so ven­di­do en diez días”, ex­pli­ca Bou­chon. Fi­nal­men­te, el pro­pie­ta­rio con­si­gue ven­der o al­qui­lar a me­jor pre­cio, “por­que el com­pra­dor o fu­tu­ro in­qui­lino tie­nes me­nos ar­gu­men­tos pa­ra pe­dir rebajas”, aña­de el ex­per­to.

Los cin­co pi­la­res en los que se ba­sa es­ta he­rra­mien­ta de mar­ke­ting in­mo­bi­lia­rio son or­ga­ni­zar, lim­piar, re­pa­rar, neu­tra­li­zar y po­ten­ciar. Or­ga­ni­zar, lim­piar y re­pa­rar son las ac­cio­nes más bá­si­cas y de sen­ti­do co­mún. Por otro la­do, neu­tra­li­zar con­sis­te en des­per­so­na­li­zar la vi­vien­da pa­ra que cual­quie­ra pue­da ima­gi­nar­se vi­vien­do en ella. “Hay vi­vien­das que tie­nen un es­ti­lo muy ca­rac­te­rís­ti­co del pro­pie­ta­rio y que no in­vi­tan a mi­rar”, ex­pli­ca Matt­hieu Bou­chon. Lo me­jor, se­gún el ex­per­to, es re­cu­rrir a una de­co­ra­ción muy neu­tral, so­bria y uni­ver­sal: po­co car­ga­da de ele­men­tos de­co­ra­ti­vos o mue­bles, con co­lo­res neu­tros, de un es­ti­lo clá­si­co... “El mo­de­lo que se­guir es el de las ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel, que son muy im­per­so­na­les con el ob­je­ti­vo de agra­dar al con­jun­to de la po­bla­ción”, cla­ri­fi­ca Bou­chon. Y, por úl­ti­mo, res­ta po­ten­ciar. Se tra­ta prin­ci­pal­men­te de re­sal­tar los pun­tos fuer­tes y de mi­ni­mi­zar los dé­bi­les de un in­mue­ble.

Y un apunte fi­nal: el ho­me sta­ging sir­ve de po­co si, tras lle­var a ca­bo to­dos los cam­bios y me­jo­ras, no se sa­ben to­mar unas bue­nas imá­ge­nes fo­to­grá­fi­cas o in­clu­so de ví­deo que lo plas­men.

KATHLEEN REISS / BAR­CE­LO­NA HO­ME STA­GING

EL AN­TES.... Y EL DES­PUÉS En es­te dor­mi­to­rio, la agen­cia Bar­ce­lo­na Ho­me Sta­ging ha op­ta­do por mi­ni­mi­zar la pre­sen­cia de mue­bles, re­ti­rar ele­men­tos de­co­ra­ti­vos, re­pin­tar las pa­re­des y op­tar por co­lo­res más neu­tros, con pre­va­len­cia del blan­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.