Va­ca­cio­nes en el cam­po

En Les Ga­va­rres, una an­ti­gua ma­sía re­cu­pe­ra el es­plen­dor de an­ta­ño con las co­mo­di­da­des de hoy

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Isa­bel de Vi­lla­lon­ga

Aban­do­na­do y en rui­nas, así es­ta­ba el Mas Tei­xi­dor cuan­do el ar­qui­tec­to Al­va­ro Oli­ver Bul­tó (Bar­ce­lo­na, 1981) re­ci­bió el en­car­go de re­for­mar­lo. Se tra­ta­ba de una ma­sía del si­glo XVII, con dos cons­truc­cio­nes ane­xas aña­di­das en di­fe­ren­tes épo­cas y otras in­ter­ven­cio­nes pos­te­rio­res que la des­vir­tua­ban. “El con­jun­to pre­sen­ta­ba un es­ta­do de­plo­ra­ble –di­ce el ar­qui­tec­to–, ha­bía que de­vol­ver­le el an­ti­guo es­plen­dor y adap­tar­lo a las ne­ce­si­da­des de los nue­vos pro­pie­ta­rios”.

La re­for­ma se cen­tró en re­cu­pe­rar los vo­lú­me­nes ori­gi­na­les, su­pri­mien­do las su­ce­si­vas am­plia­cio­nes lle­va­das a ca­bo du­ran­te el úl­ti­mo si­glo. Se res­tau­ra­ron los ele­men­tos an­ti­guos, las bó­ve­das de ce­rá­mi­ca, las em­bo­ca­du­ras de puer­tas y ven­ta­nas y los mu­ros de pie­dra y ado­be. En los nue­vos ele­men­tos se uti­li­za­ron ma­te­ria­les de mar­ca­do ca­rác­ter actual, evi­tan­do caer en fal­sos his­to­ri­cis­mos o imi­ta­cio­nes.

Una de las prio­ri­da­des fue abrir la ca­sa a la luz y al pai­sa­je que la en­vuel­ve: la fal­da de la sie­rra de Les Ga­va­rres por el sur y el mar por el nor­te. Pa­ra con­se­guir­lo se abrie­ron y co­nec­ta­ron las dos fa­cha­das, desa­rro­llan­do el pro­gra­ma pro­pues­to en dos plan­tas. La plan­ta ba­ja, to­da ella abier­ta al jar­dín, se re­ser­vó pa­ra la zo­na de día, con el hall de en­tra­da, un aseo de cor­te­sía y tres am­bien­tes dis­tin­tos de­di­ca­dos al es­tar, sa­lón, bi­blio­te­ca y des­pa­cho. El co­me­dor, la co­ci­na y el of­fi­ce for­man una mis­ma pie­za que co­nec­ta di­rec­ta­men­te con un pa­tio in­te­rior. El por­che ex­te­rior, con cu­bier­ta me­tá­li­ca y pa- ne­les de ma­de­ra con cos­ti­llas de hie­rro, es una pie­za se­pa­ra­da que co­nec­ta con el pa­tio a tra­vés de una pér­go­la. Aquí se ha dis­pues­to una zo­na de es­tar con un pe­que­ño of­fi­ce y co­me­dor al ai­re li­bre. A continuación, la pis­ci­na cuen­ta con una zo­na pa­ra to­mar el sol pro­te­gi­da de la tra­mon­ta­na por un mu­ro.

Des­de el ves­tí­bu­lo, la an­ti­gua es­ca­le­ra su­be ha­cia el pri­mer pi­so, don­de la tí­pi­ca sala gran, ilu­mi­na­da con luz na­tu­ral me­dian­te un tragaluz, ac­túa co­mo dis­tri­bui­dor dan­do ac­ce­so a cin­co dor­mi­to­rios con sus co­rres­pon­dien­tes cuar­tos de ba­ño.

El in­terio­ris­mo, obra tam­bién de Ál­va­ro Oli­ver, es fun­cio­nal y có­mo­do, con mue­bles di­se­ña­dos a me­di­da y ma­te­ria­les lo­ca­les: pie­dra na­tu­ral de fi­li­ta pa­ra los pa­vi­men­tos y ma­de­ra de oku­me pa­ra los em­pa­ne­la­dos. En los dor­mi­to­rios, los ar­ma­rios y ba­ños se con­fi­gu­ran co­mo ca­jas de ma­de­ra in­de­pen­dien­tes, lo que per­mi­te per­ci­bir los es­pa­cios ori­gi­na­les de for­ma uni­ta­ria.

Fo­tos: Eu­ge­ni Pons

4

1 La bó­ve­da ca­ta­la­na per­so­na­li­za las di­ver­sas zo­nas de es­tar

2 Me­sa de co­me­dor en abe­dul la­mi­na­do, di­se­ña­da a me­di­da por Al­va­ro Oli­ver

3 En los dor­mi­to­rios se di­se­ña­ron ca­be­za­les de ma- de­ra, con re­pi­sas que ha­cen las fun­cio­nes de me­si­tas de no­che

4 La co­ci­na ocu­pa el lu­gar del an­ti­guo es­ta­blo, un es­pa­cio que re­co­rre la ca­sa de nor­te a sur e incluye el of­fi­ce y el co­me­dor

3

1

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.