La co­rrup­ción, una pla­ga que erra­di­car

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

“La co­rrup­ción mi­na la le­gi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes y de la de­mo­cra­cia, le­sio­na los de­re­chos de pro­pie­dad y dis­tor­sio­na las ope­ra­cio­nes de mer­ca­do y los in­cen­ti­vos pri­va­dos, afec­tan­do fi­nal­men­te el cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de los paí­ses”, afir­ma el doc­tor en Eco­no­mía An­ton Ga­sol, quien con­si­de­ra la co­rrup­ción co­mo una pla­ga.

La co­rrup­ción po­see mil dis­fra­ces. Pe­ne­tra co­mo la ne­bli­na y atra­vie­sa la de­bi­li­dad hu­ma­na de for­ma pa­re­ci­da a la de un cu­chi­llo que se des­li­za so­bre una ba­rra de man­te­qui­lla. Co­mo una pla­ga in­sa­cia­ble, más con­ta­gio­sa que el có­le­ra, no es­ta­ble­ce dis­tin­cio­nes en­tre sis­te­mas so­cio­eco­nó­mi­cos o par­ti­dos po­lí­ti­cos, im­po­ne su reino de im­pu­ni­dad sin re­co­no­cer fron­te­ras. So­me­te a go­ber­nan­tes, com­pra car­gos y tí­tu­los, con­ta­mi­na las es­truc­tu­ras de justicia, en­cum­bra la es­ta­fa, cru­ci­fi­ca la vir­tud, es más po­de­ro­sa que los ca­ño­nes y ha­bla con la au­to­ri­dad que le con­fie­re el di­ne­ro, la ame­na­za o la fuer­za. Des­gra­cia­da­men­te, la co­rrup­ción es un fe­nó­meno ge­ne­ra­li­za­do en to­dos los paí­ses del mun­do. Una es­pe­cie animal que no su­fre nin­gún ti­po de en­de­mis­mo.

Con­trol Risk Group, una con­sul­to­ra británica, po­ne de re­lie­ve que las ra­zo­nes más im­por­tan­tes que ex­pli­can el so­borno y la co­rrup­ción son, por or­den de im­por­tan­cia: ad­ju­di­car­se un nue­vo con­tra­to, el be­ne­fi­cio per­so­nal, ase­gu­rar la in­fluen­cia po­lí­ti­ca y man­te­ner un con­tra­to

La co­rrup­ción pue­de re­du­cir la ta­sa de cre­ci­mien­to de un país en­tre un 0,5% y un 1% por año

exis­ten­te. La co­rrup­ción mi­na la le­gi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes y de la de­mo­cra­cia, le­sio­na los de­re­chos de pro­pie­dad y dis­tor­sio­na las ope­ra­cio­nes de mer­ca­do y los in­cen­ti­vos pri­va­dos, afec­tan­do fi­nal­men­te el cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de los paí­ses. El Ban­co Mun­dial ci­fra­ba, ya en el 2001, en un bi­llón de dó­la­res anua­les la ci­fra de la co­rrup­ción de­bi­da a so­bor­nos, ex­tor­sión y ne­po­tis­mo, equi­va­len­te a más de un 3% del PIB, a pe­sar de no in­cluir la mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos ni el ro­bo de bie­nes pú­bli­cos. Se es­ti­ma tam­bién que la co­rrup­ción pue­de re­du­cir la ta­sa de cre­ci­mien­to de un país en­tre me­dio y un pun­to por­cen­tual por año. In­ves­ti­ga­cio­nes del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal in­di­can que la in­ver­sión en los paí­ses co­rrup­tos es del or­den de un 5% me­nor que la de los paí­ses re­la­ti­va­men­te exen­tos de co­rrup­ción.

Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, una coa­li­ción glo­bal en con­tra de la co­rrup­ción, pu­bli­ca va- rios ín­di­ces so­bre co­rrup­ción, uno de es­tos es el Ba­ró­me­tro Glo­bal de la Co­rrup­ción, que re­ve­la la eva­lua­ción por par­te de los ciu­da­da­nos del ni­vel de co­rrup­ción exis­ten­te en do­ce di­fe­ren­tes sec­to­res e ins­ti­tu­cio­nes de los paí­ses, ta­les co­mo par­ti­dos po­lí­ti­cos, Par­la­men­to, ejér­ci­to, oe­ne­gés, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, em­pre­sas, sis­te­ma ju­di­cial y po­li­cía, en­tre otros. El Ba­ró­me­tro Glo­bal 2013, pre­sen­ta­do el 9 de ju­lio, re­fle­ja las res­pues­tas de 114.270 per­so­nas de 107 paí­ses. Los re­sul­ta­dos mues­tran que exis­te una cri­sis de con­fian­za en la po­lí­ti­ca y se­rias du­das res­pec­to de la ca­pa­ci­dad de las ins­ti­tu­cio­nes res­pon­sa­bles de traer a quie­nes de­lin­quen an­te la justicia. De los do­ce sec­to­res/ins­ti­tu­cio­nes eva­lua­dos, los par­ti­dos po­lí­ti­cos son los que los ciu­da­da­nos con­si­de­ran más afec­ta­dos por la co­rrup­ción, con una no­ta glo­bal de 3,8 (sien­do el 1 na­da co­rrup­to y el 5 muy co­rrup­to). En 51 paí­ses de to­do el mun­do se con­si­de­ra a los par­ti­dos po­lí­ti­cos co­mo la ins­ti­tu­ción más co­rrup­ta. El 55% de los en­cues­ta­dos creen que el Go­bierno res­pon­de a in­tere­ses par­ti­cu­la­res. Es­pa­ña, con una va­lo­ra­ción del 4,4, se en­cuen­tra en­tre los diez paí­ses con ma­yor gra­do de co­rrup­ción po­lí­ti­ca, pre­ce­di­da por Ni­ge­ria, Ne­pal, Mé­xi­co, el Salvador, Ita­lia y em­pa­ta­dos con Chi­pre.

La co­rrup­ción de­be­mos con­si­de­rar­la co­mo una pla­ga, un or­ga­nis­mo no­ci­vo y des­truc­tor de las so­cie­da­des, por­que per­vier­te y co­rrom­pe las bue­nas cos­tum­bres y al­te­ra las re­glas de con­duc­ta, y que, por lo tan­to, hay que ha­cer to­do lo que ha­ga fal­ta pa­ra erra­di­car­la. Bue­na par­te del cré­di­to y de la pros­pe­ri­dad de las so­cie­da­des es atri­bui­ble al con­trol de las pla­gas. Co­mo se ha­ce en la agri­cul­tu­ra ha­ce fal­ta un con­trol in­te­gra­do de las pla­gas, con­sis­ten­te en una es­tra­te­gia que uti­li­za gran va­rie­dad de mé­to­dos com­ple­men­ta­rios, co­mo por ejem­plo los le­ga­les y culturales en el ca­so de la co­rrup­ción ins­ti­tu­cio­nal, y apli­ca­bles tan­to en la eta­pa de pre­ven­ción, de ob­ser­va­ción de con­duc­tas co­rrup­tas y de apli­ca­ción de pla­gui­ci­das.

Por eso hay que cla­ri­fi­car y lim­piar la su­cie­dad de ca­sos co­mo la tra­ma Gür­tel y la su­pues­ta con­ta­bi­li­dad B del Par­ti­do Po­pu­lar, el ca­so de los fal­sos ERE de An­da­lu­cía, la ope­ra­ción Ma­la­ya, las tra­mas de Pal­ma Are­na y el ins­ti­tu­to Nóos, epi­so­dios co­mo el del Pa­lau de la Música en Ca­ta­lun­ya... que son sim­ples bo­to­nes de mues­tra que flu­yen a la su­per­fi­cie.

To­do ello po­ne de re­lie­ve la ur­gen­te ne­ce­si­dad de un pro­ce­so de hi­gie­ni­za­ción de­mo­crá­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal, con me­ca­nis­mos de con­trol de la fi­nan­cia­ción de par­ti­dos y en­ti­da­des pú­bli­cas y de de­pu­ra­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des que pon­gan lí­mi­te a la co­rrup­ción, res­ta­blez­can la cre­di­bi­li­dad de la cla­se di­ri­gen­te y evi­ten que se pro­duz­can nue­vos epi­so­dios en el fu­tu­ro.

Y pa­ra lle­var a ca­bo la con­ve­nien­te ca­tar­sis, me vie­ne a la me­mo­ria el más cé­le­bre de los hé­roes grie­gos, He­ra­cles (Hér­cu­les

Es un or­ga­nis­mo des­truc­tor al igual que una pla­ga agrí­co­la y por eso es ne­ce­sa­rio erra­di­car­lo

en la mi­to­lo­gía ro­ma­na), que cuan­do es­ta­ba al ser­vi­cio de su pri­mo Eu­ris­teo, el quin­to de los do­ce tra­ba­jos que le en­car­gó con­sis­tía en lim­piar en un so­lo día los es­ta­blos de Au­gías. El rey de Éli­de te­nía los re­ba­ños más nu­me­ro­sos y fér­ti­les del mun­do. Era co­no­ci­do por no ha­ber lim­pia­do nun­ca sus es­ta­blos, el mal olor se ex­ten­día por to­do el Pe­lo­po­ne­so y la vida se ha­cía in­so­por­ta­ble. Tan­ta era la can­ti­dad de ex­cre­men­tos acu­mu­la­dos en los es­ta­blos que era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble lim­piar­los en un so­lo día. Pa­ra ha­cer­lo po­si­ble, el as­tu­to héroe de­rro­có dos de las cua­tro pa­re­des de los es­ta­blos y des­vió el cur­so de los cer­ca­nos ríos Al­feo y Pe­neo me­dian­te un ca­nal que atra­ve­sa­ba los es­ta­blos. Las aguas se lle­va­ron los es­tiér­co­les y arras­tra­ron to­da la su­cie­dad ha­cia el mar, y los es­ta­blos y sus al­re­de­do­res que­da­ron lim­pios.

Y el co­ro­la­rio es que la co­di­cia hu­ma­na acu­mu­la co­rrup­ción (la su­cie­dad del es­ta­blo) has­ta que la ac­tua­ción éti­ca (el héroe del mi­to) la arranca de cua­jo.

DA­NI DUCH

Luis Bár­ce­nas, ex­te­so­re­ro del Par­ti­do Po­pu­lar, a la sa­li­da de su do­mi­ci­lio en Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.