Siem­pre nos ven­de­rá Pa­rís

La ca­pi­tal fran­ce­sa con­ti­núa sien­do el fa­ro del sec­tor del lu­jo mun­dial

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ós­car Caballero

El lu­jo es ra­re­za, ex­clu­si­vi­dad y co­mu­ni­ca­ción. Y su ma­yor sím­bo­lo actual, la pri­me­ra mul­ti­na­cio­nal del lu­jo, LVMH, sir­ve pa­ra ex­pli­car­lo. En fran­cés. Louis Vuit­ton (LV de la si­gla) es ar­te­sa­na­do pu­ro en ma­le­tas, baú­les y sa­cos. Y MH, Moët (Chan­don) y Hen­nessy, cham­pán y co­ñac. El con­glo­me­ra­do com­pren­de a Dior: al­ta cos­tu­ra y per­fu­me. Esas ar­te­sa­nías con­flu­yen en Pa­rís, la ciu­dad en la que se ha­cen y des­ha­cen pres­ti­gios. Y pri­mer des­tino tu­rís­ti­co mun­dial.

Un tu­ris­mo que, apar­te de con­ver­tir al Lou­vre –diez mi­llo­nes de vi­si­tan­tes– en el ma­yor museo del mun­do y de re­pre­sen­tar en el 2011 el 7% del pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB), tie­ne es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca di­fe­ren­cial: so­bre su mi­llón dia­rio de po­bla­ción flo­tan­te, Pa­rís cuen­ta un por­cen­ta­je su­fi­cien­te pa­ra lle­nar sus diez res­tau­ran­tes con tres es­tre­llas Mi­che­lin. Y sus nue­ve pa­la­ces (ho­te­les por en­ci­ma de las cin­co es­tre­llas), con sui­tes a 25.000 eu­ros por no­che y 94% de ocu­pa­ción.

“El del lu­jo es un uni­ver­so pro­fe­sio­nal re­la­ti­va­men­te au­tó­no­mo, con sus je­rar­quías y com­pe­ten­cias. Nin­gún jo­ye­ro de re­nom­bre mun­dial pue­de ig­no­rar la pla­ce Ven­dô­me. Y es inima­gi­na­ble –es­cri­ben Mi­chel Pi­nçon y Mo­ni­que Pi­nçon Char­lot en su fla­man­te Pa­ris, 15 pro­me­na­des so­cio­lo­gi­ques, Pa­yot, 2013)– un gran mo­dis­to que no ten­ga sus ta­lle­res en la ave­ni­da Mon­taig­ne”.

Los tu­ris­tas –ri­cos– lo sa­ben y pe­re­gri­nan a la pla­za Ven­dô­me

Nin­gún jo­ye­ro de lus­tre pue­de ig­no­rar la pla­za Ven­dô­me, ni un mo­dis­to la ave­ni­da Mon­taig­ne

en pos de al­ta jo­ye­ría. Por ejem­plo, la de Chau­met, en el n.º 12, el pa­la­ce­te de 1777 en uno de cu­yos apar­ta­men­tos mu­rió, en 1849 y de tu­bercu­losis, Fe­de­ri­co Cho­pin. Y don­de vi­vió de al­qui­ler –pri­ma­ve­ra de 1851– la con­de­sa Ma­nue­la de Mon­ti­jo. Con sus hi­jas: Pa­ca y la que lue­go se­ría la em­pe­ra­triz Eu­ge­nia.

A la pla­ce de la Ma­de­lei­ne los atraen ca­ros man­ja­res de Fau­chon, Hé­diard, La Mai­son du la Truf­fe, Ca­viar Kas­pia.... Y si la rue du Fau­bourg Saint Ho­no­ré les tien­de el imán del prêt-à-por­ter, la me­ca es la ave­ni­da Mon­taig­ne, se­de de la hau­te cou­tu­re.

NO IM­POR­TA EL ORI­GEN

Da igual que la ti­je­ra y el lá­piz los em­pu­ñen un in­glés o un ale­mán: “Lo im­por­tan­te es que tra­ba­jen aquí, pa­ra man­te­ner a Pa­rís co­mo la ofi­ci­na mun­dial del es­ti­lo”, ase­gu­ra Di­dier Grum­bach, de 75 años, au­tor de His­toi­res de la mo­de (Seuil), gu­rú de un sec­tor que en su con­jun­to mue­ve en Fran­cia diez mil mi­llo­nes de eu­ros.

Y aña­de Grum­bach: “La mo­da es in­dus­tria. Pe­ro el to­que de ar­te le da re­per­to­rio pro­pio a la mar­ca. Y le ga­ran­ti­za pe­ren­ni­dad. ¿Cri­sis? Efec­ti­va­men­te, de las cien mai­sons y 20.000 clien­tes de 1946 en la hau­te cou­tu­re que­da­ron 14 y 2.000 res­pec­ti­va­men­te. La al­ta cos­tu­ra es el pro­to­ti­po: eli­tis­ta has­ta 1945, hoy Cha­nel y Dior, sus ca­sas más mí­ti­cas, son tam­bién los pri­me­ros ex­por­ta­do­res de prêt-à-por­ter”.

Pa­rís cos­mo­po­li­ta y no so­la­men­te por­que su al­cal­de na­ció en Tú­nez y la te­nien­te de al­cal­de lo hi­zo en Cá­diz. Con la ex­cep­ción del gru­po Lu­cien Ba­rriè­re y su pa­la­ce, Fou­quet’s, los otros de Pa­rís per­te­ne­cen al prín­ci­pe Al Wha­leed de Ara­bia Sau­dí (Geor­ges V), al Sul­tán de Bru­néi (Pla­za At­hé­née y Meu­ri­ce), a Moha­med al Fa­yed (Ritz), a la fa­mi­lia ale­ma­na Oet­ker (Bris­tol), a Qa­tar (Ro­yal Mon­ceau y, pron­to, un Pe­nín­su­la) y a Star­wood (Cri­llon).

Así, el Sul­tán de Bru­néi fi­nan-

Pa­rís es pla­za in­elu­di­ble pa­ra la in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria de lu­jo: con pa­la­ce­tes a más de 30 mi­llo­nes

cia la muy fran­ce­sa co­ci­na de tres es­tre­llas de Alain Du­cas­se; los Oet­ker, la de Eric Fre­chon. Y Al Wha­leed –pilar de Dis­ney Pa­ris–, la de Eric Brif­fard. Pla­tos y vi­nos lo­ca­les: lo que bus­can sus clien­tes, ri­cos nor­te­ame­ri­ca­nos, ja­po­ne­ses y ára­bes y aho­ra tam­bién, chi­nos, bra­si­le­ños y me­xi­ca­nos.

Los más dis­cre­tos se com­pran un his­to­ria­do pied-à-te­rre. Se­gún Sot­heby’s In­ter­na­tio­nal, “Pa­rís es pla­za in­elu­di­ble pa­ra la in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria de lu­jo: pa­la­ce­tes a más de 30 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra clien­tes ru­sos, nor­te­ame­ri­ca­nos, bra­si­le­ños, li­ba­ne­ses y asiá­ti­cos”.

Cla­ro es­tá que el lu­jo pue­de ser un bis­trot co­cham­bro­so co­mo l’Ami Louis: pla­tos rús­ti­cos co­mo un po­llo sim­ple­men­te asa­do, tor­ti­lla de pa­ta­tas con fuer­te per­fu­me de ajos, ra­ción de foie gras pa­ra cua­tro, y cu­yo ser­vi­cio pa­so­ta y pre­cios as­tro­nó­mi­cos con­vo­can a mi­llo­na­rios y fa­mo­sos.

Es el po­der del sím­bo­lo: los ja­po­ne­ses se acos­tum­bra­ron al que­so y a la pas­te­le­ría –hoy Pa­rís cuen­ta con una que­se­ría ja­po­ne­sa y Ja­pón aco­ge pas­te­le­rías ga­las– por­que un chef fran­cés, Ca­rê­me, ase­gu­ró dos si­glos atrás que la pas­te­le­ría era una ra­ma de la ar­qui­tec­tu­ra.

El foie gras era la gra­sa per­mi­ti­da a los ju­díos y ára­bes de Es­pa­ña. Cuan­do los Bor­bo­nes los ex­pul­sa­ron de Es­pa­ña se ins­ta­la­ron a ce­bar pa­tos en el su­does­te fran­cés y en Al­sa­cia. Hoy, la mis­ma Es­pa­ña que adop­ta los bu­ñue­los lle­va­dos por los jesuitas a Ja­pón, pe­ro los lla­ma tem­pu­ra, y que pi­de to­ro, en ja­po­nés, por ven­tres­ca, se con­vir­tió en el se­gun­do con­su­mi­dor mun­dial de foie gras... fran­cés.

Y es que si en el lu­jo la ca­li­dad se da por so­bre­en­ten­di­da, cuen­tan, y mu­cho, fac­to­res co­mo la tra­di­ción. La le­yen­da in­clu­so. ¿Cuán­to tu­vo que ver en la del Cha­nel N.º 5 esa con­fi­den­cia que hi­zo Ma­rilyn Mon­roe de que aquel per­fu­me era tam­bién su pi­ja­ma?

CHAR­LES PLATIAU / REU­TERS

Dos jó­ve­nes pa­sean fren­te a una jo­ye­ría de la pla­za Ven­dô­me de Pa­rís

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.