SU­DÁ­FRI­CA SIN NEL­SON MAN­DE­LA

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL -

Nel­son Man­de­la, el pa­dre de la mo­der­na Su­dá­fri­ca, fue una fi­gu­ra ex­tra­or­di­na­ria que lo­gró aca­bar con el ré­gi­men del apart­heid im­pues­to por la mi­no­ría blan­ca en 1948. Tras pa­sar 27 años en­car­ce­la­do y ser li­be­ra­do en 1990, fue el pri­mer pre­si­den­te ne­gro del país al ven­cer en las elec­cio­nes mul­ti­rra­cia­les en 1994. Por su me­ri­to­ria la­bor en fa­vor de la re­con­ci­lia­ción re­ci­bió el pre­mio No­bel de la Paz en 1993. Fue su­ce­di­do por Tha­bo Mbe­ki en 1999 y por Ja­cob Zu­ma en el 2009. Las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les se ce­le­bra­rán en el 2014.

Su­dá­fri­ca, sin Nel­son Man­de­la, abri­rá una nue­va pe­ro in­cier­ta eta­pa en la his­to­ria de un país con enor­me po­ten­cial de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que de­be afron­tar com­ple­jos pro­ble­mas po­lí­ti­cos y so­cia­les in­ter­nos. Es la pri­me­ra eco­no­mía afri­ca­na, in­men­sa­men­te ri­ca en re­cur­sos na­tu­ra­les, in­clu­yen­do el pri­mer pro­duc­tor mun­dial de pla­tino, el cuar­to de dia­man­tes y el quin­to de oro. Pe­ro a la vez, 5,3 de sus 51 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes pa­de­cen el si­da. En el 2011, aco­gió en Dur­ban la Con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal so­bre el cli­ma, pe­ro es el 13.º país con más po­lu­ción del pla­ne­ta y el 80% de la elec­tri­ci­dad es pro­du­ci­da por cen­tra­les de car­bón.

La eco­no­mía no aca­ba de arran­car. En los úl­ti­mos cin­co años, cre­ció un pro­me­dio del 2,7%. En el 2012, lo hi­zo un 2,5%, pe­ro el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal prevé un 2% pa­ra el 2013. El con­su­mo in­terno es dé­bil. No se crean su­fi­cien­tes pues­tos de tra­ba­jo pa­ra los mi­llo­nes de jó­ve­nes que desean en­trar en el mer­ca­do la­bo­ral. La ta­sa oficial del pa­ro al­can­za el 25,2%, pe­ro la ci­fra real se acer­ca al 40%. El 85% de los pa­ra­dos son ne­gros. El Go­bierno se com­pro­me­tió a des­ti­nar fon­dos pa­ra crear cin­co mi­llo­nes de em­pleos has­ta el 2020. Un ob­je­ti­vo irreal.

El país pe­ca de fal­ta de cua­dros y per­so­nal cua­li­fi­ca­do tan­to en el sec­tor pú­bli­co co­mo en el pri­va­do. Un pro­ble­ma he­re­da­do del ré­gi­men de apart­heid que no for­mó a los jó­ve­nes ne­gros. El Go­bierno afir­ma de­di­car el 20% del pre­su­pues­to a la edu­ca­ción, pe­ro con re­sul­ta­dos exi­guos. La ba­ja ca­li­dad del sis­te­ma edu­ca­ti­vo y de sa­lud y la fal­ta de maes­tros y médicos es­tán en la raíz de la po­bre­za y del des­em­pleo. Aho­ra, 32 años des­pués del fin del apart-

La ta­sa real de pa­ro se acer­ca al 40% (la oficial es del 25,2%) y el 85% de los pa­ra­dos son ne­gros

heid, el país cuen­ta con una emer­gen­te cla­se me­dia ne­gra, pe­ro la ma­yo­ría de los sud­afri­ca­nos si­gue sien­do po­bre y se ha aco­mo­da­do a unas ayudas so­cia­les que fre­nan su ca­pa­ci­dad de ini­cia­ti­va. Por otro la­do, cre­cen las de­sigual­da­des so­cia­les. El país ocu­pa el 121.º lu­gar en­tre 186 es­ta­dos en el Ín­di­ce de Desa­rro­llo Hu­mano 2013 del PNUD.

Su­dá­fri­ca su­fre más que otros paí­ses afri­ca­nos la lar­ga cri­sis eco­nó­mi­ca de la Unión Eu­ro­pea, des­tino de más de un ter­cio de sus ex­por­ta­cio­nes. Tam­bién ba­ja­ron los pre­cios de las com­mo­di­ties de­bi­do a la me­nor de­man­da de Chi­na, su pri­mer so­cio co­mer­cial. Pe­ro exis­ten otras ra­zo­nes. El mo­no­po­lio po­lí­ti­co del Con­gre­so Na­cio­nal Afri­cano (CNA) en el po­der des­de 1994 es fuen­te de una co­rrup­ción en­dé­mi­ca y un des­pil­fa­rro que mi­nan la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y so­cio­eco­nó­mi­ca del país. Y las in­ver­sio­nes pú­bli­cas ca­na­li­za­das a tra­vés de las re­des de clien­te­lis­mo po­lí­ti­co. Ade­más, el CNA su­fre fi­su­ras in­ter­nas. El po­pu­lis­ta Ju­lio Ma­le­ma pro­pu­so na­cio­na­li­zar las gran­des ex­ten­sio­nes de tie­rras y la in­dus­tria mi­ne­ra, en ma­nos de la mi­no­ría blan­ca y de los gran­des con­glo­me­ra­dos pri­va­dos. Una si­tua­ción que exas­pe­ra a los más des­he­re­da­dos. Pe­ro el actual pre­si­den­te fre­na el de­ba­te so­bre las na­cio­na­li­za­cio­nes, un fan­tas­ma que crea in­cer­ti­dum­bre en­tre los in­ver­so­res ex­tran­je­ros. El sec­tor mi­ne­ro re­pre­sen­ta más de la mi­tad de las ex­por­ta­cio­nes y da em­pleo a cer­ca de un mi­llón de per­so­nas. En el 2012, las reivin­di­ca­cio­nes sa­la­ria­les de los mi­ne­ros pro­vo­ca­ron huel­gas con gra­ves en­fren­ta­mien­tos que pa­ra­li­za­ron du­ran­te se­ma­nas al­gu­nas mi­nas.

Su­dá­fri­ca cuen­ta con el sec­tor em­pre­sa­rial más po­ten­te y so­fis­ti­ca­do del con­ti­nen­te. En una lis­ta del Bos­ton Con­sul­ting Grup de las 40 gran­des em­pre­sas afri­ca­nas con am­bi­cio­nes glo­ba­les, 18 eran sud­afri­ca­nas. En cam­bio, el ín­di­ce de crea­ción de py­mes es ba­jo. Las py­mes sud­afri­ca­nas son me­nos com­pe­ti­ti­vas de­bi­do al cos­te de la mano de obra, superior a la me­dia de otros paí­ses emer­gen­tes. Ade­más, la com­pe­ten­cia de los pro­duc­tos im­por­ta­dos chi­nos es­ta ba­rrien­do va­rios sec­to­res eco­nó­mi­cos del país, co­mo el tex­til. Sin em­bar­go, la me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad no de­pen­de tan­to de los cos­tes la­bo­ra­les co­mo de la fal­ta de per­so­nal cua­li­fi­ca­do y mo­ti­va­do. En cam­bio, las infraestructuras si­guen sien­do de las me­jo­res del con­ti­nen­te. El Go­bierno anun­ció en fe­bre­ro del 2012 un pro­gra­ma de in­ver­sio­nes en la red fe­rro­via­ria y por­tua­ria del país por un va­lor de 30.000 mi­llo­nes de eu­ros.

El pre­si­den­te Zu­ma no tie­ne la vi­sión de país, el li­de­raz­go po­lí­ti­co y, so­bre to­do, la au­to­ri­dad mo­ral que ejer­ció Nel­son Man­de­la con ta­len­to y prag­ma­tis­mo. En enero del 2012, el CNA con­me­mo­ró el cen­te­na­rio de su fun­da­ción (1912). El par­ti­do he­ge­mó­ni­co triun­fó en to­das las elec­cio­nes ce­le­bra­das des­de 1994 con más del 60% de los vo­tos. Su­dá­fri­ca su­peró en los años no­ven­ta el pe­li­gro de una cruen­ta gue­rra ci­vil y hoy dis­fru­ta de un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Pe­ro la fal­ta de una ver­da­de­ra opo­si­ción que ase­gu­re una al­ter­nan­cia en el ejer­ci­cio del po­der po­lí­ti­co mal­ba­ra­ta las gran­des po­ten­cia­li­da­des del país. Tie­ne enor­mes re­cur­sos na­tu­ra­les pe­ro le fa­llan los re­cur­sos hu­ma­nos.

Su­dá­fri­ca for­ma par­te de los paí­ses Brics con Bra­sil, Ru­sia, In­dia y Chi­na. Fue una apues­ta de Pe­kín. El pa­sa­do 30 de ju­nio, Ba­rack Oba­ma vi­si­tó por pri­me­ra vez el país en sus más de cin­co años en la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro su es­tan­cia es­tu­vo con­di­cio­na­da por el gra­ví­si­mo es­ta­do de sa­lud de Man­de­la. Hu­bo más dis­cur­sos re­tó­ri­cos que acuer­dos con­cre­tos. Oba­ma lle­gó tar­de a Su­dá­fri­ca. Se le ade­lan­tó el pre­si­den­te Xi Jin­ping que, só­lo días des­pués de ac­ce­der a la pre­si­den­cia chi­na, via­jó a Dur­ban el 26 y 27 de mar­zo pa­ra asis­tir a la

Sin más re­for­mas po­lí­ti­cas y so­cia­les, el país di­fí­cil­men­te po­drá ejer­cer un cla­ro li­de­raz­go en Áfri­ca

quin­ta cum­bre de los paí­ses Brics.

Su­dá­fri­ca es miem­bro del G20 a pe­sar de no es­tar en­tre las vein­te ma­yo­res eco­no­mías de mun­do. Es un país de gran po­ten­cial eco­nó­mi­co. Ocu­pa el 39.º lu­gar en­tre 185 es­ta­dos en el Doing Bu­si­ness 2013 del Ban­co Mun­dial. Pe­ro sin más re­for­mas po­lí­ti­cas y so­cia­les di­fí­cil­men­te po­drá ejer­cer un cla­ro li­de­raz­go en el con­ti­nen­te afri­cano.

NA­DI­NE HUT­TON / BLOOM­BERG

El gra­ve es­ta­do de sa­lud de Nel­son Man­de­la con­di­cio­nó la re­cien­te vi­si­ta del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos a Su­dá­fri­ca, a fi­na­les de ju­nio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.