De aquí a 100 años, to­dos chi­nos

Las mer­can­cías e in­tere­ses del gi­gan­te asiá­ti­co se ex­tien­den rá­pi­da­men­te por to­do el mun­do

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

El mes de abril de 1995, se ce­le­bró en Al­tea, Ali­can­te, un fes­ti­val de poe­sía. Acu­die­ron a la ci­ta poe­tas de va­rios paí­ses eu­ro­peos –al­gu­nos de Eu­ro­pa del Es­te– y dos poe­tas chi­nos. Bei Dao, el ma­yor de los dos, na­ció en 1949 en Pe­kín, tan só­lo dos me­ses an­tes de que lo hi­cie­ra la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na. De­bi­do a sus ac­ti­vi­da­des con­si­de­ra­das por el ré­gi­men sub­ver­si­vas, ya vi­vía exi­lia­do en Oc­ci­den­te cuan­do se pro­du­jo en 1989 la ma­sa­cre de la pla­za de Tia­nan­men. Su com­pa­trio­ta, Dou Dou, sí es­tu­vo en la pla­za y pre­sen­ció el ho­rror an­tes de aban­do­nar el país en el úl­ti­mo avión. Am­bos se co­mu­ni­ca­ron con los otros poe­tas en un pre­ca­rio in­glés.

El úl­ti­mo día del fes­ti­val, el an­fi­trión bel­ga, Ger­main Droo­gen­broodt, poeta y re­si­den­te en Al­tea, in­vi­tó a to­dos los poe­tas a de­gus­tar una pae­lla en su ca­sa ro­dea­da de nís­pe­ros en lo al­to de una co­li­na con vis­tas al mar. A la ho­ra de los pos­tres, de pron­to se le­van­tó de la me­sa Dou Dou y, sin pre­vio avi­so, can­tó, con gran sen­ti­mien­to y una más que acep­ta­ble voz de te­nor, el aria de El bar­be­ro de Se­vi­lla, de Ros­si­ni. Hu­bo en­tu­sias­tas aplau­sos pe­ro tam­bién ca­ras de per­ple­ji­dad. A continuación, el poeta chino se arran­có por Puc­ci­ni, Ver­di e in­clu­so Mo­zart, an­tes de pa­sar a Si­na­tra.

Pe­ro aún fal­ta­ba el pla­to fuer­te. A Dou se le jun­ta­ron Bei Dao y una tra­duc­to­ra chi­na que ha­bía ve­ni­do des­de Nue­va York pa­ra el fes­ti­val. Los tres in­vi­ta­dos chi­nos en­to­na­ron al uní­sono una can­ción cam­pe­si­na chi­na de más de 3.000 años de an­ti­güe­dad. Fue una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble pa­ra to­dos los allí reuni­dos al­re­de­dor de la me­sa.

¡Qué po­ca co­sa pa­re­cían los poe­tas eu­ro­peos en com­pa­ra­ción con es­tos chi­nos! Y cuán ig­no­ran­tes de su cul­tu­ra en com­pa­ra­ción con los im­pre­sio­nan­tes co­no­ci­mien­tos de los chi­nos res­pec­to de Oc­ci­den­te.

Ha pa­sa­do mu­cha agua ba­jo el puen­te des­de esa pri­ma­ve­ra de 1995. Chi­na es aho­ra la se­gun­da po­ten­cia mun­dial y va ca­mino de con­ver­tir­se en la pri­me­ra. Tan só­lo una vein­te­na de años ha bas­ta­do pa­ra que los chi­nos y sus mer­can­cías e in­tere­ses se ex­ten­die­sen por el mun­do en­te­ro. Y, sin em­bar­go, po­co o na­da han avan­za­do nues­tros co­no­ci­mien­tos del gi­gan­te asiá­ti­co.

Nos he­mos li­mi­ta­do a ma­no­sear es­te­reo­ti­pos. Ni to­dos los chi­nos son bajitos –los jó­ve­nes son ya bas­tan­te al­tos– ni tam­po­co to­dos se pa­re­cen. El qui­mé­ri­co pe­li­gro ama­ri­llo se in­ven­tó an­tes de que se des­per­ta­ra la eco­no­mía chi­na. En la dé­ca­da de los se­sen­ta del úl­ti­mo si­glo se lle­gó a creer que si to­dos los chi­nos se pu­sie­ran de acuer­do y, subidos to­dos en una si­lla –ca­da uno el la su­ya–, sal­ta­sen en el mis­mo ins­tan­te, pro­vo­ca­rían un seís­mo co­lo­sal.

Por mu­cho que el oc­ci­den­tal quie­ra mi­rar a los chi­nos por en­ci­ma del hom­bro, en el fon­do le roe la du­da de si no se­rá la su­ya la ci­vi­li­za­ción superior. Des­de al me­nos los via­jes de Mar­co Po­lo, los chi­nos son per­ci­bi­dos co­mo se­res exó­ti­cos, mis­te­rio­sos y tan her­mé­ti­cos co­mo su len­gua y su escritura. Enig­má­ti­cos per­so­na­jes chi­nos pue­blan in­con­ta­bles no­ve­las y pe­lí­cu­las, mu­chos de ellos mal­va­dos e in­tri­gan­tes cri­mi­na­les. Tho­mas de Quin­cey o Jack Lon­don lle­va­ron a ex­tre­mos en­fer­mi­zos su si­no­fo­bia. Fu Man­chú es­ta­ba a la al­tu­ra de sus ma­yo­res te­mo­res. Co­nan Doy­le, gran crea­dor de am­bien­tes, nun­ca pa­sa­ba por al­to la opor­tu­ni­dad de me­ter a Hol­mes o a Wat­son en un te­ne­bro­so fu­ma­de­ro de opio chino.

Por otro la­do, es­tá la Chi­na de Con­fu­cio y unos ri­tua­les cu­yo sig­ni­fi­ca­do se nos es­ca­pa. El de­tec­ti­ve Char­lie Chan no pa­ra de sol­tar, con fal­so acen­to chino, enig-

Los ciu­da­da­nos chi­nos reúnen mu­chas de las vir­tu­des per­di­das por los oc­ci­den­ta­les en las úl­ti­mas dé­ca­das

má­ti­cas fra­ses de apa­ren­te pro­fun­di­dad ti­po “La sos­pe­cha a me­nu­do el pa­dre de la ver­dad”. Pe­ro ade­más de chis­to­sas son po­co con­vin­cen­tes.

Los chi­nos em­pe­za­ron a lle­gar a Ca­li­for­nia en ma­sa allá por 1849, en la es­te­la de la quimera de oro. Al prin­ci­pio, no eran más que cu­líes, pe­ro pron­to pa­sa­ron a de­di­car­se a tra­ba­jos de la­van­de­ría, y po­co a po­co fue­ron cons­tru­yen­do el Chi­na­town de San Fran­cis­co y otras ciu­da­des.

Lue­go ven­drían los res­tau­ran­tes y las ga­lle­tas de la suer­te con sus char­lie­cha­nes­cos men­sa­jes o la sa­bi­du­ría re­par­ti­da en­tre va­que­ros de po­cas lu­ces por el mon­je shao­lín de la se­rie Kung-fu. En la pe­lí­cu­la Grem­lins (1984), es un an­ciano chino quien en­tre­ga al pa­dre el sim­pá­ti­co bi­cho acom­pa­ña­do de unas re­glas que no de­be en nin­gún ca­so que­bran­tar. Pe­ro cla­ro, la ve­lei­dad de los oc­ci­den­ta­les sue­le aca­bar en tra­ge­dia. Al fi­nal, le to­ca al vie­jo sa­bio chino des­ha­cer el en­tuer­to.

Qui­zá al­guno de us­te­des guar­da des­de los años se­sen­ta un ama­ri­llen­to ejem­plar de Le pe­tit Li­vre rou­ge de ci­tas del pre­si­den­te Mao Tse-Tung. Li­bri­to que cau­só tan­to fu­ror en­tre la in­te­lec­tua­li­dad pa­ri­si­na que pro­du­jo en sus men­tes el efec­to que aho­ra efec­túa la te­cla bo­rrar.

Mao fue ele­va­do, de mano de Andy War­hol, a la ca­te­go­ría de icono so­bre el al­tar uni­ver­sal del pos­mo­der­nis­mo, jun­to a Ma­ri- lyn, El­vis y Eli­za­beth Tay­lor. Kis­sin­ger y Ni­xon hi­cie­ron el res­to. Bueno, tam­po­co hay que ol­vi­dar­se de la Gran Mu­ra­lla, esa va­lla de ca­si 9.000 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud cons­trui­da pa­ra man­te­ner a los ve­ci­nos mon­go­les fue­ra de los arro­za­les del Ce­les­te Im­pe­rio, pe­ro que, co­mo sue­le pa­sar cuan­do triun­fa la sin­ra­zón, aca­bó pro­du­cien­do el efec­to con­tra­rio. Otra lec­ción chi­na.

A los oc­ci­den­ta­les les en­can­ta me­ter­se con la fal­ta de li­ber­ta­des y de­mo­cra­cia en Chi­na. Pe­ro an­tes de ti­rar la pri­me­ra pie­dra ha­rían bien en ha­cer un po­co de me­mo­ria. ¿Có­mo vi­vía­mos no­so­tros ha­ce tan só­lo 40 o 50 años? Ade­más, sin pre­ten­der in­cu­rrir en más es­te­reo­ti­pos, los chi­nos reúnen mu­chas de las vir­tu­des que no­so­tros he­mos per­di­do. Com­pa­ren si no el fun­cio­na­mien­to de un co­mer­cio chino con el del au­tóc­tono de al la­do.

En un poe­ma de 1967, Jo­sé Ber­ga­mín pro­fe­ti­zó: “De aquí a cien años to­dos cal­vos / so­lían de­cir los pa­dres ca­pu­chi­nos. / Aho­ra, cuan­do se qui­tan la ca­pu­cha, / di­cen, de aquí a cien años to­dos chi­nos”. ¡Só­lo fal­tan 54 años!

KPA

En la pe­lí­cu­la ‘Grem­lins’ (1984), es un an­ciano chino quien en­tre­ga al pa­dre el sim­pá­ti­co bi­cho acom­pa­ña­do de unas re­glas que no de­be en nin­gún ca­so que­bran­tar. Pe­ro cla­ro, la ve­lei­dad de los oc­ci­den­ta­les sue­le aca­bar en tra­ge­dia. Al fi­nal, le to­ca al vie­jo sa­bio chino des­ha­cer el en­tuer­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.