EL GRA­DO DE SO­LI­DA­RI­DAD

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

La divulgación de dos re­cien­tes do­cu­men­tos del Col·le­gi d’Eco­no­mis­tes de Ca­ta­lun­ya pro­vo­có en va­rios ám­bi­tos del pro­pio co­le­gio un de­ba­te so­bre el gra­do de so­li­da­ri­dad en­tre los di­ver­sos seg­men­tos de la po­bla­ción y en­tre el con­jun­to de la so­cie­dad actual y las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. La cues­tión po­dría for­mu­lar­se a par­tir de la si­guien­te pre­gun­ta: ¿el di­se­ño del actual sis­te­ma eco­nó­mi­co con­tem­pla me­ca­nis­mos de so­li­da­ri­dad lo bas­tan­te con­sis­ten­tes co­mo pa­ra po­der afir­mar que es­te di­se­ño es­tá en­ca­mi­na­do a es­te ob­je­ti­vo y que lo cu­bre sa­tis­fac­to­ria­men­te?

De en­tra­da, no es di­fí­cil iden­ti­fi­car me­ca­nis­mos que res­pon­de­rían a es­te in­te­rro­gan­te, el más im­por­tan­te de los cua­les, por su pa­pel cen­tral en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, son los pre­su­pues­tos pú­bli­cos. El de­ba­te in­cor­po­ró tam­bién el en­deu­da­mien­to pú­bli­co y el gra­do de eva­sión fis­cal y de eco­no­mía su­mer­gi­da.

Es por lo co­mún ad­mi­ti­do que los pre­su­pues­tos pú­bli­cos tie­nen esen­cial­men­te una fun­ción re­dis­tri­bu­ti­va y de fa­ci­li­tar un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­do. Se­ría, por lo tan­to, el me­ca­nis­mo por ex­ce­len­cia de la so­li­da­ri­dad. Su com­po­si­ción es­tá in­te­gra­da por los in­gre­sos y los gas­tos, de for­ma que la efi­cien­cia de los pre­su­pues­tos en re­la­ción con los ob­je­ti­vos de­fi­ni­dos ven­drá de­ter­mi­na­da tan­to por las po­lí­ti­cas re­la­ti­vas a ca­da uno de sus com­po­nen­tes co­mo por la re­la­ción exis­ten­te en­tre ellos.

En la bús­que­da de es­te equi­li­brio es fá­cil que aflo­ren, a cor­to pla­zo y en un en­torno de cri­sis, con­tra­dic­cio­nes que re­du­cen su ca­pa­ci­dad pa­ra cum­plir los ob­je­ti­vos de so­li­da­ri­dad. Así, y por el la­do de los in­gre­sos, in­cre­men­tar la pre­sión fis­cal a los con­tri­bu­yen­tes que cum­plen sus obli­ga­cio­nes, es de­cir, su plus de so­li­da­ri­dad, pue­de ser con­tra­in­di­ca­do por po­lí­ti­cas li­ga­das al cre­ci­mien­to. La dis­pa­ri­dad en­tre la im­po­si­ción de las ren­tas del ca­pi­tal y las ren­tas del tra­ba­jo pue­de pa­re­cer di­fí­cil de jus­ti­fi­car, pe­ro tam­bién es cier­to que a ve­ces hay que es­ti­mu­lar el aho­rro pa­ra que apor­te re­cur­sos a la in­ver­sión.

Por el la­do de los gas­tos, es de­cir, en la ma­te­ria­li­za­ción en for­ma de pres­ta­cio­nes de la so­li­da­ri­dad, es ob­vio que su fun­ción es la de cu­brir las ne­ce­si­da­des que han si­do de­fi­ni­das en el con­cep­to del Es­ta­do de bie­nes­tar. Qui­zás es bueno re­cor­dar que el Es­ta­do de bie­nes­tar se con­ci­bió pa­ra cu­brir ne­ce­si­da- des bá­si­cas de la po­bla­ción (sanidad, edu­ca­ción y ser­vi­cios so­cia­les) y pa­ra dar co­ber­tu­ra a aque­llos de sus in­te­gran­tes que no tie­nen ca­pa­ci­dad per­so­nal pa­ra al­can­zar el ni­vel bá­si­co de ser­vi­cios que to­da so­cie­dad mo­der­na exi­ge. El pro­ble­ma es es­ta­ble­cer los lí­mi­tes fac­ti­bles te­nien­do en cuen­ta la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar ren­ta de la so­cie­dad y, por lo tan­to, de los in­gre­sos pú­bli­cos. To­da uti­li­za­ción abu­si­va de los ser­vi­cios pú­bli­cos es un de­bi­li­ta­mien­to de la so­li­da­ri­dad que per­si­guen los pre­su­pues­tos pú­bli­cos.

En es­te con­tex­to, ¿cuál es el otro enemi­go fun­da­men­tal de la so­li­da­ri­dad? La exis­ten­cia de una im­por­tan­te bol­sa de frau­de y de eco­no­mía su­mer­gi­da, que en nues­tro en­torno pue­de su­pe­rar el 20% del PIB y que pro­vo­ca que la pre­sión fis­cal (in­gre­sos tri­bu­ta­rios en re­la­ción con el PIB) se si­túe cer­ca de diez pun­tos por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea.

En re­la­ción con los pre­su­pues­tos y su fun­ción so­li­da­ria no po­de­mos de­jar de la­do el dé­fi­cit pú­bli­co y el ni­vel de en­deu­da­mien­to

El uso abu­si­vo de los ser­vi­cios pú­bli­cos es un de­bi­li­ta­mien­to de la so­li­da­ri­dad que bus­can los pre­su­pues­tos Con el en­deu­da­mien­to pú­bli­co, la so­cie­dad actual es po­co so­li­da­ria con la so­cie­dad del fu­tu­ro

que com­por­ta. La exis­ten­cia de dé­fi­cit im­pli­ca que la so­cie­dad re­ci­be en for­ma de gas­to pú­bli­co un ni­vel de ser­vi­cios que su ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción de ren­ta no pue­de fi­nan­ciar. Es­te dé­fi­cit pue­de ser co­yun­tu­ral y an­ti­cí­cli­co y, por lo tan­to, jus­ti­fi­ca­do o bien con­ver­tir­se en per­ma­nen­te con efec­tos per­ver­sos, ya que la di­fe­ren­cia se cu­bre con en­deu­da­mien­to que aca­ba re­du­cien­do las po­si­bi­li­da­des de la eco­no­mía.

En es­tos mo­men­tos, el ni­vel de en­deu­da­mien­to pú­bli­co es­pa­ñol se si­túa cer­ca del 100% del PIB. La con­se­cuen­cia prin­ci­pal es que es­te en­deu­da­mien­to re­per­cu­ti­rá en las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, que asu­mi­rán su car­ga. De for­ma que la so­cie­dad actual se­ría po­co so­li­da­ria con la so­cie­dad del fu­tu­ro, que se ve­rá afec­ta­da por la de­ci­sión de man­te­ner nues­tro ni­vel de bie­nes­tar aun­que sea re­vir­tien­do su cos­te en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.