Di­se­ños de Da­lí

BD Bar­ce­lo­na De­sign apues­ta por la ma­gia su­rrea­lis­ta

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Car­los García-Osu­na

Salvador Da­lí ha te­ni­do exe­ge­tas y crí­ti­cos des­de que sus crea­cio­nes ar­tís­ti­cas so­bre­pa­sa­ron to­das las fron­te­ras, fun­da­men­tal­men­te las de la ima­gi­na­ción en las que pu­do lle­gar a ma­ri­dar el su­rrea­lis­mo con­ca­te­na­do con las teo­rías psi­coa­na­lí­ti­cas de Freud y el es­pi­ri­tua­lis­mo ob­se­si­vo de Mi­llet co­mo oficiante, pe­ro si al­guien con­si­guió ana­li­zar su ar­te pro­yec­ta­do en pin­tu­ras, es­cul­tu­ras, jo­yas o di­se­ños, ba­ña­das en la ma­gia, ese fue Ra­món Gó­mez de la Ser­na.

Si­ga­mos al gran Ra­món: “To­do el obrar de Da­lí es el lo­gro de sus sue­ños de la in­fan­cia. Así la orien­ta­ción prís­ti­na se de­be a sus vi­si­tas al só­tano del Museo del Pra­do los días que ha­cía no­vi­llos en la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do. En ese só­tano del museo es­ta­ban las sa­las del te­so­ro se­cre­to y en ellas en­con­trá­ba­mos las prue­bas más ex­tra­ñas de la pin­tu­ra, el sub­mun­do, al­go co­mo la crip­ta del pan­teón del ar­te, con sus me­jo­res muer­tos, con sus más alu­ci­nan­tes apa­rien­cias y, en­tre ellas, las obras del gran pin­tor El Bosco, que ras­gó la cor­ti­na que se­pa­ra­ba la edad me­dia de las fu­tu­ras eda­des pro­yec­tan­do una luz nue­va so­bre sus mons­truos, sus lar­vas y sus mie­dos. To­do eso sin pre­ce­den­tes ni mo­de­los. En aquel só­tano con es­ca­le­ra de po­ter­na y en el que pa­re­cía que no iba a ha­ber luz se es­cla­re­cía to­do con una luz de cue­va que se abre al sol y bri­lla­ban los cua­dros co­mo in­crus­ta­dos con las me­jo­res ge­mas”.

Que Da­lí es uno de los ar­tis­tas más po­pu­la­res del si­glo XX es­tá fue­ra de to­da du­da co­mo mar­can los ré­cords de vi­si­tan­tes con­se­gui­dos en to­das sus ex­po­si­cio­nes. En 1983 el Museo Es­pa­ñol de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Ma­drid con­vir­tió a la mues­tra del ge­nio del Em­por­dà en la más vis­ta de la his­to­ria de esa pi­na­co­te­ca y, re­cien­te­men­te, la ex­po­si­ción del Pom­pi­dou pa­ri­sino tam­bién se re­fren­dó con un éxi­to sin pre­ce­den­tes, co­mo es­tá ocu­rrien­do con la que aco­ge el Rei­na So­fía.

El pre­ce­den­te del mo­bi­lia­rio di­se­ña­do por Salvador Da­lí que BD Bar­ce­lo­na De­sign co­mer­cia­li­za en ex­clu­si­va mun­dial, es el fa­mo­so so­fá en for­ma de bo­ca que el ar­tis­ta am­pur­da­nés reali­zó jun­to a Os­car Tus­quets en 1972 pa­ra la sala Mae West del Mu­seu de Fi­gue­res. Han te­ni­do que pa­sar más de trein­ta años pa­ra que se pu­die­ra ha­cer reali­dad la pro­duc­ción in­dus­trial de es­te sen­sual di­se­ño, que no es más que una ver­sión tec­no­ló­gi­ca­men­te in­no­va­do­ra de aquel mo­de­lo.

PO­LI­ETI­LENO RO­TO­MOL­DEA­DO

Gra­cias al ma­te­rial de po­li­eti­leno ro­to­mol­dea­do y uti­li­zan­do un pro­ce­so es­pe­cial de fa­bri­ca­ción que do­ta a la pie­za de una sen­sa­ción li­ge­ra­men­te mór­bi­da, se ha con­se­gui­do to­do el rea­lis­mo y la fuer­za ex­pre­si­va que Da­lí ha­bría so­ña­do pa­ra es­ta bo­ca a gran es­ca­la en la que po­der sen­tar­se o su­mer­gir­se.

Es­te so­fá de dos pla­zas se fa­bri­ca con ba­ja den­si­dad pa­ra si­tuar­lo en un in­te­rior y de me­dia den­si­dad pa­ra co­lo­car­lo en un ex­te­rior. El po­li­eti­leno se pig­men­ta en ma­sa de di­fe­ren­tes co­lo­res co-

Un equi­po li­de­ra­do por Os­car Tus­quets ma­te­ria­li­zó los mue­bles que el ar­tis­ta ha­bía di­bu­ja­do

mo Pink, Red Ber­me­llón, Black e Ice, y sus di­men­sio­nes son de 100 x 170 x 73 cm.

La lám­pa­ra Bra­ce­lli es un di­se­ño clá­si­co en la ma­ne­ra de tra­ba­jar de Jean-Mi­chel Frank que Da­lí adop­tó pa­ra su ca­sa de Portlli­gat. En los años no­ven­ta del pa­sa­do si­glo un equi­po de ex­per­tos, ca­pi­ta­nea­do por Os­car Tus­quets, se pro­pu­so ha­cer reali­dad los mue­bles que el ar­tis­ta ca­ta­lán ha­bía di­bu­ja­do, en el Pa­rís de la dé­ca­da de los trein­ta, pa­ra Jean-Mi­chel Frank. En­tre ellos des­ta­ca­ban la si­lla y la me­sa ba­ja Le­da, sa­ca­dos del cua­dro Fem­me á la tê­te ro­se (1935). El es­cul­tor Joa­quim Camps se en­car­gó de su ma­te­ria­li­za­ción y BD Bar­ce­lo­na De­sign se hi­zo car­go de su pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción.

La es­cul­tu­ra si­llón Le­da se ven­de a 14.607 eu­ros y la edi­ción li­mi­ta­da de la mis­ma a 16.798 eu­ros; la es­cul­tu­ra me­sa ba­ja Le­da cues­ta 11.323 eu­ros y su­be has­ta 13.021 en su edi­ción li­mi­ta­da. El Vis a vis de Ga­la se ven­de en 21.433 eu­ros y la ver­sión de ti­ra­je li­mi­ta­do en 23.578, mien­tras las lám­pa­ras Bra­ce­lli va­len 3.879 eu­ros en su edi­ción nor­mal y 4.291 en la li­mi­ta­da , las mu­le­tas 2.245 eu­ros en la nor­mal y 2.469 la li­mi­ta­da y los ca­jo­nes 1.800 eu­ros los pri­me­ros y 1.979 los se­gun­dos.

La Da­li­lips so­la­men­te tie­ne una ver­sión que se ven­de en 1512 eu­ros, al tiem­po que el ti­ra­dor ri­no­ce­rón­ti­co va­le 1.369 eu­ros si es sen­ci­llo y 2.696 si es do­ble.

1

14.607 eu­ros 3 LÁM­PA­RAS BRA­CE­LLI. Pre­cio: 3.879 eu­ros 4 DA­LI­LIPS. Pre cio: 1.512 eu­ros

4

1 SO­FÁ VIS A VIS DE GA­LA. Pre­cio:

21.433 eu­ros

2 SI­LLA ES­CUL­TU­RA Y ME­SA BA­JA LE­DA. Pre­cio:

3

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.