Un agos­to tran­qui­lo, con preo­cu­pa­ción fi­nal

Des­de que en el 2007 apa­re­cie­ran los pro­ble­mas de las ‘sub­pri­me’, los me­ses es­ti­va­les ha­bían si­do un su­pli­cio en el plano eco­nó­mi­co

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Jor­di Gou­la

Si­ria es el nu­ba­rrón con que nos des­pi­de agos­to. Por lo de­más, se di­ría que, den­tro de la gra­ve­dad de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, aca­ba­mos la ca­ní­cu­la con una cier­ta sen­sa­ción de ali­vio, por pri­me­ra vez des­de aquel ve­rano del 2007, en que unas hi­po­te­cas sub­pri­me, pu­sie­ran muy ner­vio­sos a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y em­pe­za­ran a caer...

Mi­chael Witt­ner, un ana­lis­ta de So­cié­té Gé­né­ra­le, cree que no es tan di­fí­cil que el Brent se va­ya a por los 150 dó­la­res el ba­rril em­pu­ja­do por la cri­sis en Si­ria... Sin du­da, el mie­do a lo que pue­da pa­sar en Orien­te Me­dio es el nu­ba­rrón con que nos des­pi­de el mes de agos­to. Por lo de­más, se di­ría que, den­tro de la gra­ve­dad de la si­tua­ción, aca­ba­mos la ca­ní­cu­la con una cier­ta sen­sa­ción de ali­vio si nos ate­ne­mos a los ve­ra­nos que he­mos su­fri­do des­de aquel 2007, en que unas hi­po­te­cas sub­pri­me, de las que ca­si na­die ha­bía oí­do ha­blar, pu­sie­ran muy ner­vio­sos a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y em­pe­za­ran a caer. Ni si­quie­ra el ter­cer res­ca­te grie­go apun­ta­do ha­ce una se­ma­na por el mi­nis­tro ale­mán Wolf­gang Schäu­ble, ni la sub­si­guien­te idea lan­za­da por la pa­tro­nal in­dus­trial ale­ma­na de que pue­den pa­gar­lo los grie­gos ven­dien­do pa­tri­mo­nio –léa­se al­gu­na is­la o, ¿por qué no la Acró­po­lis?, ya pues­tos...– han lo­gra­do ma­rear a los in­ver­so­res que, de mo­men­to, se con­for­man con una pri­ma de ries­go de la deu­da es­pa- ño­la na­ve­gan­do al­re­de­dor de los 260 pun­tos bá­si­cos, ya que no ol­vi­dan que ha­ce só­lo tre­ce me­ses es­ta­ba ron­dan­do los 650 pun­tos.

No es que los ve­ra­nos ha­yan si­do peo­res que los in­vier­nos, pe­ro la ma­ni­fies­ta y pro­gre­si­va au­sen­cia de otras no­ti­cias, da un es­pe­cial re­lie­ve –so­bre to­do en agos­to– a to­do lo ma­lo, que aca­ba por amar­gar las va­ca­cio­nes a más de uno y de dos. De to­dos mo­dos, no de­be­mos pa­sar por al­to que fue pre­ci­sa­men­te en los fi­na­les del ve­rano del 2008 cuan­do las tur­bu­len­cias financieras, que no nos ha­bían de­ja­do ni un só­lo día de res­pi­ro, cul­mi­na­ron con la quie­bra de Leh­mann Brot­hers, el 15 de septiembre, abrien­do un ver­da­de­ro abis­mo en las fi­nan­zas mun­dia­les.

Y fue en ve­rano del 2009, a fi­na­les de agos­to, cuan­do el INE nos dio la no­ti­cia de que el PIB caía al 4,5% in­ter­anual en el se­gun­do tri­mes­tre... y la de­man­da na­cio­nal al 7%, en ta­sa in­ter­tri­mes­tral anua­li­za­da. Nun­ca ha­bía­mos caí­do tan­to. To­cá­ba­mos fon­do, mien­tras Eu­ros­tat nos no­ti­fi­ca­ba a pri­me­ros de mes que nues­tra ta­sa de pa­ro ya do­bla­ba la eu­ro­pea. Mien­tras, só­lo ini­ciar­se septiembre di­mi­tía el go­bierno Ka­ra­man­lis y el nue­vo Go­bierno Pa­pan­dreu lan­za­ba la bom­ba a pri­me­ros de oc­tu­bre: las cuen­tas pú­bli­cas grie­gas es­ta­ban tru­ca­das y la si­tua­ción era mu­cho peor de la que se creía... ¿De ver­dad al­guien pu­do ba­ñar­se tran­qui­lo?

En el ve­rano del año si­guien­te, el pro­ta­go­nis­mo lo tu­vo Ir­lan­da, que ha­bía na­cio­na­li­za­do las pér- di­das de sus ban­cos y se ha­lla­ba en si­tua­ción de in­sol­ven­cia to­tal. Ya ha­bía­mos te­ni­do el res­ca­te de Gre­cia en abril, y aho­ra se afron­ta­ba otro, que en septiembre se tu­vo que re­vi­sar al al­za con ur­gen­cia. Los ru­mo­res no ce­sa­ban y apun­ta­ban a Es­pa­ña, que vi­vía to­da­vía la re­sa­ca de la im­bo­rra­ble apa­ri­ción te­le­vi­si­va de Za­pa­te­ro en ma­yo, di­cien­do don­de di­je di­go, di­go Die­go y anun­cian­do re­cor­tes a man­sal­va, que em-

Qui­zás el pun­to ál­gi­do de los ma­los ra­tos ca­ni­cu­la­res fue el 2012 con la pri­ma de ries­go en 650 pun­tos bá­si­cos

pe­za­ron en ve­rano a to­mar cuer­po. Otro año con el mie­do en el cuer­po a la ho­ra del ba­ño. Y, ca­da vez, más.

En la ca­ní­cu­la del 2011, los ru­mo­res de un res­ca­te de Es­pa­ña arre­cian, con las con­se­cuen­tes al­zas en la pri­ma de ries­go. Sa­lía­mos del res­ca­te por­tu­gués en ma­yo y ya en ju­lio se de­ci­día el se­gun­do res­ca­te a Gre­cia. Un ver­da­de­ro in­fierno, en el que la banca es­pa­ño­la es­ta­ba en el ojo del hu­ra­cán. Y, por su­pues­to, un go­bierno que ha­cía aguas por to­dos la­dos y sin cre­di­bi­li­dad al­gu­na. Que­da­ban po­cos me­ses pa­ra que ZP ti­ra­ra la toa­lla. Por quin­to año nos agua­ban las va­ca­cio­nes, quien pu­die­ra ha­cer­las, por su­pues­to, ya que uno de ca­da dos pa­ra­dos de la eu­ro­zo­na era es­pa­ñol...

Y lle­ga­mos ya al de 2012. La pri­ma de ries­go se co­lo­ca en 650 pun­tos bá­si­cos en ple­na ca­ní­cu­la. ¿Pe­ro no to­ca­ba res­ca­te en los 400? ¿o era en los 500?... La banca, fi­nal­men­te el res­ca­te es só­lo pa­ra la banca... aun­que se vehi­cu­la a tra­vés del sec­tor pú­bli­co, lo que dis­pa­ra la deu­da pú­bli­ca. Y hu­bo en la pla­ya quien re­cor­dó co­mo una pe­sa­di­lla aque­llo de

Seis ve­ra­nos de pe­sa­di­lla que­dan atrás, pe­ro to­da­vía es mu­cho lo que que­da por ha­cer

que te­nía­mos la banca más se­gu­ra del mun­do y que en to­das par­tes iban a co­piar las nor­mas de pru­den­cia del Ban­co de Es­pa­ña, tam­bién el más ad­mi­ra­do del mun­do... ¡Cuán­ta ver­bo­rrea va­cía! pa­ra es­con­der una reali­dad dra­má­ti­ca que han aca­ba­do pa­gan­do mi­llo­nes de per­so­nas con el pa­ro y otros al per­der sus aho­rros con las pre­fe­ren­tes. ¡Que sí, que qui­zás el sex­to ve­rano fue­ra el peor, por el ago­ta­mien­to...! Y lle­ga­mos al 2013, en que, eco­nó­mi­ca­men­te ha­blan­do –y sal­vo des­gra­cias en septiembre–, he­mos dis­fru­ta­do de la pla­ya. ¡Por fin, al sép­ti­mo, des­can­sa­mos!

BLOOM­BERG

Es­te ve­rano, las va­ca­cio­nes han si­do más tran­qui­las con res­pec­to a los úl­ti­mos años, des­de el pun­to de vis­ta de la eco­no­mía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.