¿Goodb­ye BRIC?

El do­ble gol­pe que su­po­ne la subida de ti­pos en EE.UU. y la des­ace­le­ra­ción chi­na se­rá du­ro pa­ra los emer­gen­tes

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son Ma­drid

Na­die en Bra­sil o las otras gran­des eco­no­mías emer­gen­tes co­no­ci­das co­mo los BRIC –Bra­sil, Ru­sia. In­dia, Chi­na– quie­re re­cor­dar el lla­ma­do Volc­ker shock a prin­ci­pios de los años ochen­ta, cuan­do una se­rie de dra­co­nia­nas subidas de ti­pos de la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) ba­jo la pre­si­den­cia de Paul Volc­ker des­en­ca­de­nó una cri­sis de en­deu­da­mien­to y una dé­ca­da per­di­da en Amé­ri­ca La­ti­na.

“Bra­sil en­tró en una cri­sis de deu­da en los ochen­ta cuan­do la Fed subió ti­pos y los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas ca­ye­ron”, di­jo Yil­maz Ak­yuz, el eco­no­mis­ta tur­co, je­fe del Cen­tro del Sur, en una en­tre­vis­ta man­te­ni­da la se­ma­na pa­sa­da du­ran­te

Una cuar­ta par­te de la deu­da ex­ter­na de la In­dia es­tá de­no­mi­na­da en di­vi­sas ex­tran­je­ras

una vi­si­ta su­ya a Bra­sil. “Aho­ra una des­ace­le­ra­ción en Chi­na y la sa­li­da de la Fed de sus po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas crea­rá fuer­tes ries­gos pa­ra los BRIC”.

Des­de que el ho­mó­lo­go actual de Volc­ker, Ben Ber­nan­ke, preanun­ció al ini­cio del ve­rano la re­ti­ra­da pau­la­ti­na ( ta­pe­ring) de los bi­llo­nes de dó­la­res in­yec­ta­dos en el sis­te­ma mo­ne­ta­rio des­de el 2008 –85.000 mi­llo­nes al mes–, se ha pro­du­ci­do uno de esos cam­bios ci­clo­tí­mi­cos de hu­mor tan ca­rac­te­rís­ti­cos de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les en la era de la des­re­gu­la­ción. Has­ta ha­ce cues­tión me­ses, las gran­des eco­no­mías emer­gen­tes des­de Chi- na a Bra­sil, y de In­dia a Ru­sia se elo­gia­ban co­mo es­tre­llas del des­aco­pla­mien­to, eco­no­mías di­ná­mi­cas fren­te al es­tan­ca­do Vie­jo Mun­do. Aho­ra la con­fian­za en los BRIC se es­fu­ma en un nue­vo en­torno de ti­pos más al­tos en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, y se­ña­les de des­ace­le­ra­ción en Chi­na.

La se­ma­na pa­sa­da se pro­du­jo una fu­ga de­vas­ta­do­ra de ca­pi­ta­les des­de In­dia, cu­ya di­vi­sa se de­pre­ció el 4% en un só­lo día, el pa­sa­do miér­co­les, pe­se a fuer­tes in­ter­ven­cio­nes del ban­co cen­tral. El co­lap­so de la ru­pia pue­de pa­sar fac­tu­ra a mi­les de em­pre­sas in­dias que se han en­deu­da­do en di­vi­sas ex­tran­je­ras, equi­va­len­tes a una cuar­ta par­te de los 300.000 mi­llo­nes de dó­la­res de la deu­da ex­ter­na in­dia. Otro gi­gan­te asiá­ti­co, In­do­ne­sia, ha gas­ta­do el 14% de sus re­ser­vas en la mi­sión im­po­si­ble de fre­nar la de­pre­cia­ción de su di­vi­sa. El real bra­si­le­ño, que se apre­ció un 40% en­tre el 2009 y el 2012, se ha de­pre­cia­do el 14% en los úl­ti­mos tres me­ses. Es­te gi­ro de 180 gra­dos en los mer­ca­dos no só­lo re­cuer­da el ini­cio de los ochen­ta, sino la cri­sis asiá­ti­ca de 1997-1998.

“Hay cre­ci­mien­to en EE.UU. y, en me­nor me­di­da, en Eu­ro­pa, de mo­do que es­ta­mos vien­do el des­aco­pla­mien­to al re­vés”, di­ce Pa­blo Gold­berg, ana­lis­ta je­fe de mer­ca­dos emer­gen­tes del ban­co in­ter­na­cio­nal HSBC. En el G-20 de San Pe­ters­bur­go es­ta se­ma­na, los BRIC sus­ti­tui­rán a la zo­na eu­ro co­mo prin­ci­pal que­bra­de­ro de ca­be­za glo­bal.

“Es­te es el fin del lar­go ci­clo ex­pan­si­vo de cré­di­to y de ma­te­rias pri­mas”, di­jo An­ders As­lund, eco­no­mis­ta sue­co del Ins­ti­tu­to Pe­ter­son en Was­hing­ton. “La sa­li­da de ca­pi­ta­les se­rá gra­ve pa­ra paí­ses con abul­ta­das deu­das ex­ter­nas y dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te, des­de Tur­quía a In­dia”, di­ce. Asi­mis­mo, “la caí­da de pre­cios de las com­mo­di­ties in­ci­di­rá fuer­te­men­te en paí­ses co­mo Bra­sil y Su­dá­fri­ca”. Lue­go “cae­rán los pre­cios de la ener­gía y es­to afec­ta­rá a Ru­sia”, aña­de. Los BRIC cho­can tam­bién con la lla­ma­da tram­pa de la ren­ta me­dia, en la que una eco­no­mía cu­yo PIB per cá­pi­ta al­can­za 15.000 dó­la­res pier­de sus prin­ci­pa­les mo­to­res de cre­ci­mien­to.

Los BRIC y otras eco­no­mías en desa­rro­llo han en­ca­ja­do un do­ble gol­pe de la Fed en los úl­ti­mos años. Pri­me­ro, la ge­ne­ro­si­dad mo­ne­ta­ria de los gran­des ban­cos cen­tra­les desató una olea­da de ca­pi­ta­les en bus­ca de las ma­yo­res ren­ta­bi­li­da­des de la deu­da emer­gen­te, y bi­llo­nes de dó­la­res de di­ne­ro ca­lien­te a cor­to pla­zo se ca­na­li­za­ron ha­cia los BRIC en ope­ra­cio­nes de carry tra­de (la ren­ta­bi­li­za­ción de di­fe­ren­cia­les de ti­pos de in­te­rés en di­fe­ren­tes paí­ses). Se­gún cálcu­los del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), los flu­jos ne­tos acu­mu­la­dos des­ti­na­dos a las eco­no­mías emer­gen­tes en ge­ne­ral subie­ron 1,1 bi­llo­nes de dó­la­res en­tre el 2008 y el 2011. Fue­ron los años cá­li­dos. Aho­ra lle­ga el in­vierno po­lar.

El IIF prevé la caí­da de ca­pi­ta­les des­ti­na­dos a los mer­ca­dos emer­gen­tes al ni­vel más ba­jo des­de el 2009

An­te la inevi­ta­bi­li­dad de subidas de ti­pos en EE.UU. y Eu­ro­pa, los fon­dos de mer­ca­dos emer­gen­tes es­tán ce­rran­do las ope­ra­cio­nes de carry tra­de y re­pa­trian­do di­ne­ro. El Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Fi­nan­zas (IIF) prevé un des­cen­so de las en­tra­das de ca­pi­ta­les en los mer­ca­dos emer­gen­tes has­ta 1.112 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2014, el ni­vel más ba­jo des­de el 2009. Asi­mis­mo, una re­pe­ti­ción del ci­clo boom bust de ma­te­rias pri­mas de los años se­ten­ta-ochen­ta, re­sul­ta­ría muy pro­ble­má­ti­co. “Amé­ri­ca La­ti­na per­ma­ne­ce tan ex­pues­ta a ries­gos re­la­cio­na­dos con los pre­cios de ma­te­rias pri­mas co­mo ha­ce 40 años”, ad­vier­te el FMI en un

in­for­me del 2011 ( Com­mo­dity pri­ce cy­cles: the pe­rils of mis­ma­na­ging the boom).

En prin­ci­pio, el Ber­nan­ke shock no de­be­ría ser ni mu­cho me­nos tan des­truc­ti­vo co­mo el Volc­ker shock. En 1980-1981 –con ele­va­das ta­sas de in­fla­ción en Es­ta­dos Uni­dos–, Volc­ker ele­vó los ti­pos del 11,2% al 20%, dis­pa­ran­do los cos­tes del ser­vi­cio de la deu­da ex­ter­na la­ti­noa­me­ri­ca­na. Aho­ra “par­ti­mos de ti­pos muy ba­jos y los paí­ses en desa­rro­llo es­tán blin­da­dos con re­ser­vas de di­vi­sas”, di­ce Step­hany Grif­fith-Jo­nes, de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia (Nue­va York). In­dia, por ejem­plo, cuen­ta con re­ser­vas su­fi­cien­tes pa­ra com­prar sus im­por- ta­cio­nes du­ran­te sie­te me­ses. Da­vid Spe­gel, de ING en Nue­va York, cree que quien apues­ta con­tra los BRIC se arre­pen­ti­rá. “¿De ver­dad cree que la eu­ro­zo­na va a ser más di­ná­mi­ca que los emer­gen­tes?”, pre­gun­ta. “Hay una reac­ción exa­ge­ra­da al anun­cio de la Fed; no de­ja de ser una se­ñal de re­cu­pe­ra­ción en EE.UU., lo cual es bueno pa­ra las ex­por­ta­cio­nes de los BRIC”, aña­de.

Pe­ro si el Ber­nan­ke shock coin­ci­de con una fuer­te des­ace­le­ra­ción en Chi­na, pue­de ser una tor­men­ta per­fec­ta pa­ra las emer­gen­tes. Eco­no­mías co­mo Chi­le y Pe­rú son muy de­pen­dien­tes de la ex­por­ta­ción de mi­ne­ra­les a Chi­na, que ab­sor­be el 60% de la de­man-

da de hie­rro y el 40% de co­bre. Mi­chael Pet­tis, de la Uni­ver­si­dad de Pe­kín, teme una des­ace­le­ra­ción en Chi­na has­ta un cre­ci­mien­to anual de só­lo el 3%-4% y cree que una re­pe­ti­ción de los años se­ten­ta-ochen­ta es pro­ba­ble en las eco­no­mías emer­gen­tes. “En los se­ten­ta, los paí­ses en desa­rro­llo si­guie­ron in­vir­tien­do du­ran­te la cri­sis eco­nó­mi­ca en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa. Pe­ro só­lo apla­za­ron la cri­sis has­ta los ochen­ta. Y al fi­nal fue mu­cho peor. Hoy vuel­ve a pa­sar lo mis­mo en Chi­na y otros BRIC”, ad­vier­te. “En los pró­xi­mos tres o cua­tro años ha­brá mu­cho do­lor en los emer­gen­tes y, pro­ba­ble­men­te, al­gu­na mo­ra­to­ria”.

El pe­so de las ma­te­rias pri­mas si­gue sien­do ex­ce­si­vo en los BRIC. En la fo­to, ca­fé en Bra­sil

PAU­LO FRID­MAN / BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.