Ar­gen­ti­na, en el Su­pre­mo de EE.UU.

Bue­nos Ai­res re­abre la re­ne­go­cia­ción de su deu­da y pi­de cam­biar la pla­za de pa­go, que hoy es Nue­va York

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Ro­bert Mur Bue­nos Ai­res Co­rres­pon­sal

Más de una dé­ca­da des­pués, la cri­sis ar­gen­ti­na del 2001 y su con­se­cuen­te sus­pen­sión de pa­gos lle­gan al Tri­bu­nal Su­pre­mo de Es­ta­dos Uni­dos. La máxima ins­tan­cia ju­di­cial es­ta­dou­ni­den­se tie­ne en sus ma­nos una de­ci­sión tras­cen­den­tal que, más allá de afec­tar a la ya mal­tre­cha cre­di­bi­li­dad del Go­bierno kirchnerista en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, po­dría po­ner en cues­tión fu­tu­ras re­ne­go­cia­cio­nes de deu­da de otros paí­ses.

Un tri­bu­nal de ape­la­cio­nes de Nue­va York ra­ti­fi­có la se­ma­na pa­sa­da el fa­llo emi­ti­do en no­viem­bre del 2012 por el juez fe­de­ral Tho­mas Grie­sa, que obli­ga­ba a Ar­gen­ti­na a pa­gar la to­ta­li­dad de la deu­da pú­bli­ca ad­qui­ri­da por los fon­dos de in­ver­sión es­ta­dou­ni­den­ses NML y Au­re­lius. Pro­pie­dad del es­pe­cu­la­dor Paul Sin­ger, NML lle­va tiem­po in­ten­tan­do el em­bar­go de bie­nes del Es­ta­do ar­gen­tino re­par­ti­dos por el mun­do.

Con los co­rres­pon­dien­tes in­tere­ses, el im­por­te que de­be­ría pa­gar Ar­gen­ti­na a NML y Au­re­lius as­cien­de a unos 1.200 mi­llo­nes de eu­ros, só­lo una par­te del 7% de deu­da que que­dó sin re­es­truc­tu­rar en los dos can­jes ya ofre­ci­dos por Bue­nos Ai­res, en el 2005 y el 2010. En esas dos fe­chas, los acree­do­res del 93% res­tan­te ac­ce­die­ron a ne­go­ciar, con qui­tas que lle­ga­ron al 65% del va­lor ori­gi­nal.

La ma­yor par­te de ese re­sis­ten­te 7% –equi­va­len­te a unos 6.000 mi­llo­nes de eu­ros– es­tá for­ma­do por lo que la Ca­sa Ro­sa­da con­si­de­ra fon­dos bui­tre, por­que se apro­ve­cha­ron de la si­tua­ción pa­ra ad­qui­rir los bo­nos a pre­cio de sal­do pa­ra re­cla­mar en el fu­tu­ro el pa­go com­ple­to an­te los tri­bu­na­les de EE.UU., que es don­de es­tá fi­ja­do el do­mi­ci­lio del pa­ga­dor, en es­te ca­so, el Bank of New York (BNY).

Así pues, Grie­sa dio la razón a los fon­dos y en su sen­ten­cia obli­gó al BNY a pa­gar a los bui­tres con el di­ne­ro que Ar­gen­ti­na le re­mi­te re­gu­lar­men­te pa­ra ha­cer fren­te a los com­pro­mi­sos de deu­da can­jea­da. El fa­llo que­dó pen­dien­te del re­cur­so aho­ra re­suel­to, pe­ro si­gue en sus­pen­so por­que el Go­bierno kirchnerista ha re­cu­rri­do a la úl­ti­ma ins­tan­cia, el Tri­bu­nal Su­pre­mo, que an­tes de fin de año de­be­ría re­sol­ver si lo ad­mi­te a trá­mi­te.

La ra­ti­fi­ca­ción de la sen­ten­cia de Grie­sa ha su­pues­to un du­ro gol­pe pa­ra el Eje­cu­ti­vo de Cris­ti­na Fer­nán­dez. “Ar­gen­ti­na ha si­do un deu­dor re­cal­ci­tran­te úni­co”, di­ce el tex­to de los ma­gis­tra­dos de se­gun­da ins­tan­cia. En su dé­ca­da en el po­der, el kirch­ne­ris­mo ha con­ver­ti­do en ban­de­ra po­lí­ti­ca y asun­to de dig­ni­dad na­cio­nal su ne­ga­ti­va a pa­gar a los bui­tres, y ni si­quie­ra ac­ce­dió a re­ne­go­ciar unas me­jo­res con­di­cio­nes que las que acep­ta­ron los te­ne­do­res del 93% de la deu­da. “Por in­di­ca­ción de la pre­si­den­ta, no se pa­ga­rá a los fon­dos bui­tre”, di­jo en oc­tu­bre pa­sa­do el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Her­nán Lo­ren­zino.

No obs­tan­te, la pers­pec­ti­va del

El im­por­te que Ar­gen­ti­na de­be­ría pa­gar a NML y Au­re­lius as­cien­de a unos 1.200 mi­llo­nes

Su­pre­mo ha he­cho va­riar la es­tra­te­gia ar­gen­ti­na. El lu­nes pa­sa­do, Fer­nán­dez com­pa­re­ció so­lem­ne­men­te en te­le­vi­sión pa­ra anun­ciar una ter­ce­ra reaper­tu­ra del can­je de deu­da, que ya es­tá en trá­mi­te de ser apro­ba­da por el Par­la­men­to. “Más que deu­do­res re­cal­ci­tran­tes so­mos pa­ga­do­res se­ria­les”, res­pon­dió la man­da­ta­ria a los jue­ces es­ta­dou­ni­den­ses.

“Ar­gen­ti­na ha pa­ga­do, en­tre el 2003 y el 2012, es­te país al que ca­li­fi­can co­mo deu­dor re­cal­ci­tran­te, 173.733 mi­llo­nes de dó­la­res (131.186 mi­llo­nes de eu­ros)”, ex­pli­có Fer­nán­dez, acla­ran­do que la sus­pen­sión de pa­gos del 31 de di­ciem­bre del 2001 se pro­du­jo por 81.836 mi­llo­nes de dó­la­res (61.794 mi­llo­nes de eu­ros).

La reaper­tu­ra del can­je es, se­gún los ana­lis­tas con­sul­ta­dos, un men­sa­je al Su­pre­mo de Es­ta­dos Uni­dos de que Ar­gen­ti­na es­tá dis­pues­ta a pa­gar. Los mis­mos es­pe­cia­lis­tas no con­si­de­ran que ten­ga nin­gún efec­to sig­ni­fi­ca­ti­vo ya que si los fon­dos bui­tre no ac­ce­die­ron a las re­ne­go­cia­cio­nes an­te­rio­res, aho­ra no ha­bría otro pa­ra que lo hi­cie­ran.

La man­da­ta­ria car­gó con­tra los fon­dos li­ti­gan­tes e in­di­có que com­pra­ron sus bo­nos “re­cién en el 2008, cuan­do ya ha­bían si­do ob­je­to de qui­ta, va­lían muy po­co y si se le ha­ce lu­gar a lo que ellos pre­ten­den, la ga­nan­cia en dó­la­res se­ría de al­go más del 1.300%, al­go que real­men­te ca­re­ce de ló­gi­ca, de sen­ti­do co­mún”.

Fer­nán­dez aler­tó de que una sen­ten­cia del Su­pre­mo des­fa­vo­ra­ble a la Ca­sa Ro­sa­da po­dría sen­tar pre­ce­den­te an­te otras ne­go- cia­cio­nes so­be­ra­nas “en mo­men­tos en los cua­les nu­me­ro­sos paí­ses desa­rro­lla­dos del pri­mer mun­do es­tán tam­bién re­es­truc­tu­ran­do sus deu­das”. Y aña­dió que “no so­la­men­te in­flui­ría en la Ar­gen­ti­na, sino que in­flui­ría en to­do el mun­do fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal”. En su tono ha­bi­tual, la pre­si­den­ta di­jo: “No po­de­mos te­ner co­mo país una es­pa­da de Da­mo­cles so­bre nues­tro cue­llo” y, aún más

“Más que deu­do­res re­cal­ci­tran­tes, so­mos pa­ga­do­res se­ria­les”, res­pon­dió Fer­nán­dez a los jue­ces de EE.UU.

apo­ca­líp­ti­ca, ape­ló a los ma­gis­tra­dos con se­de en Was­hing­ton: “La pri­me­ra de­ci­sión que he­mos to­ma­do, bueno, es pe­dir­le a Dios que ilu­mi­ne a la Cor­te Su­pre­ma de Es­ta­dos Uni­dos por­que, en reali­dad, es­ta­ría­mos real­men­te an­te un ca­so que no so­la­men­te ti­ra­ría aba­jo una de las re­es­truc­tu­ra­cio­nes de deu­da más im­por­tan­tes de las que se ten­ga me­mo­ria, sino que tam­bién in­va­li­da­ría otras re­es­truc­tu­ra­cio­nes de deu­da”.

Sin em­bar­go, la vo­lun­tad ex­pre­sa­da por Fer­nán­dez de se­guir pa­gan­do a sus acree­do­res con qui­ta cho­ca con la apa­ren­te in­ten­ción de des­obe­de­cer una sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va que la obli­gue a sa­tis­fa­cer a los bui­tres, ya que la man­da­ta­ria tam­bién pro­pu­so cam­biar la ju­ris­dic­ción de pa­go y tras­la­dar­la de Nue­va York a Bue­nos Ai­res. Así, en el ca­so de un fa­llo ad­ver­so, Ar­gen­ti­na po­dría se­guir pa­gan­do en Ar­gen­ti­na a quie­nes acep­ta­ron un can­je y elu­dir la dis­po­si­ción que obli­ga al BNY a pa­gar a los bui­tres.

Los fon­dos ya han pe­di­do am­pa­ro a Grie­sa an­te un po­si­ble cam­bio de ju­ris­dic­ción co­mo prue­ba de que el Go­bierno kirchnerista pien­sa des­obe­de­cer a la justicia es­ta­dou­ni­den­se. Si no se pro­du­je­se un cam­bio en la pla­za de pa­go y la sen­ten­cia del Su­pre­mo fue­ra ad­ver­sa a Ar­gen­ti­na, el país en­tra­ría en de­fault téc­ni­co, ha ad­ver­ti­do es­ta se­ma­na el vi­ce­mi­nis­tro de Eco­no­mía, Áxel Ki­ci­llof, con­fir­man­do que el BNY no dis­pon­dría de los fon­dos ar­gen­ti­nos su­fi­cien­tes pa­ra pa­gar a la vez a los acree­do­res re­co­no­ci­dos y a los bui­tres.

A. BELVEDERE / EFE / TELAM

Cris­ti­na Fer­nán­dez ha con­ver­ti­do en ban­de­ra po­lí­ti­ca y asun­to de dig­ni­dad na­cio­nal su ne­ga­ti­va a pa­gar a los ‘bui­tres’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.