Mal­ta bien va­le una mi­sa

El sec­tor ban­ca­rio re­pre­sen­ta unas ocho ve­ces el PIB del país

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

Gi­bral­tar, Mal­ta, Chi­pre…, pa­sa­de­ras bri­tá­ni­cas co­lo­ca­das en el Me­di­te­rrá­neo ca­mino de Orien­te vía Suez. ¡Qué gran in­ven­to! De­jan­do apar­te el ca­so de Gi­bral­tar, pues­to que es­te ve­rano ya bas­tan­te se ha di­cho, pe­se a ser Chi­pre in­de­pen­dien­te des­de 1960 y Mal­ta cua­tro años des­pués, es­tas dos is­las que se ad­hi­rie­ron a la Unión Eu­ro­pea en el 2004, con­ser­van, con cier­to or­gu­llo, un con­si­de­ra­ble le­ga­do bri­tá­ni­co.

En la dé­ca­da de 1960, cuan­do los prohi­bi­ti­vos im­pues­tos en el Reino Uni­do pro­vo­ca­ron un au­tén­ti­co éxo­do de adi­ne­ra­dos pa­trio­tas ha­cía los pa­raí­sos fis­ca­les in­su­la­res de la Com­mon­wealth, es­tos tres pues­tos de avan­za­da, que aún per­ma­ne­cían den­tro de la zo­na de la libra es­ter­li­na, se vol­vie­ron de pron­to par­ti­cu­lar­men­te atrac­ti­vos.

El no­ve­lis­ta Ant­hony Bur­gess, un ca­tó­li­co de Man­ches­ter, es de­cir, fe­tén, lle­gó a Mal­ta en 1968. Aún fal­ta­ban tres años pa­ra el es­treno de La na­ran­ja me­cá­ni­ca, la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca que ha­ría Stan­ley Ku­brick de la no­ve­la que Bur­gess pu­bli­có en 1960, que le da­ría fa­ma y for­tu­na.

Con to­do, Bur­gess, en 1968, ya era un pres­ti­gio­so es­cri­tor que no te­nía in­ten­sión al­gu­na de pa­gar los im­pues­tos que le exi­gía el Go­bierno de Ha­rold Wil­son. Así que op­tó por acep­tar la ten­ta­do­ra ofer­ta de Mal­ta, que le co­bra­ría tan só­lo seis pe­ni­ques la libra.

Bur­gess se com­pró una ca­sa en la is­la –una in­ver­sión que re­sul­tó ser desas­tro­sa– y un buen día re­ci­bió una mi­si­va del pri­mer mi­nis­tro mal­tés in­for­mán­do­le de que su so­li­ci­tud de re­si­den­cia ha­bía si­do re­cha­za­da. Por tan­to, se­gui­ría pa­gan­do sus im­pues­tos en Gran Bre­ta­ña. Pa­ra ma­yor in­ri, des­cu­brió que el ca­to­li­cis­mo tal co­mo se prac­ti­ca en Mal­ta era in­clu­so más fe­tén que el su­yo, y el he­cho de que él, un hom­bre di­vor­cia­do, vi­vía en pe­ca­do con otra mu­jer y su hi­jo, fue mo­ti­vo de gran es­cán­da­lo.

Por otra par­te, Bur­gess des­cu­brió in­cré­du­lo que en la mi­sa ver­ná­cu­la Dios en mal­tés –len­gua se­mí­ti­ca con escritura la­ti­na– es Alla (se pro­nun­cia alá), y la cua­res­ma, có­mo no, Ra­ma­dán. Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, es ri­gu­ro­sa­men­te cier­to. El cre­do co­mien­za así: “Jie­na nem­men f’Alla wiehed…”.

UNA PAÍS DE PO­LÍ­GLO­TAS

Con una po­bla­ción que ape­nas so­bre­pa­sa los 450.000, las len­guas ofi­cia­les son el mal­tés (que tam­bién lo es de la Unión Eu­ro­pea) y el in­glés. Le­jos de re­cha­zar la len­gua del an­ti­guo in­va­sor, mu­chos mal­te­ses la bor­dan. En es­to se pa­re­cen a cier­tos hin­dúes u hong­ko­ne­ses, que lo ha­blan me­jor que los pro­pios in­gle­ses. Hay dos dia­rios en es­te idio­ma que dan gus­to de leer. Los cur­sos de in­glés pa­ra ex­tran­je­ros son un lu­cra­ti­vo ne­go­cio.

On­dea en la azo­tea de un hermoso edi­fi­cio en el cen­tro de La Va­le­ta, la ca­pi­tal de Mal­ta, una enor­me ban­de­ra ro­ja, que cues­ta ver des­de la ca­lle, pe­ro no así des­de el puer­to. Se tra­ta del Cen­tro Cul­tu­ral de Chi­na, que ofre­ce cur­sos de chino pa­ra mal­te­ses e hi­jos de fa­mi­lias chi­nas asen­ta­das en Mal­ta, amén de una gran va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des culturales y cu­li­na­rias. El cen­tro tam­bién or­ga­ni­za via­jes a Chi­na pa­ra do­ce­nas de mal­te­ses. Sin ha­cer el me­nor as­pa­vien-

El pri­mer mi­nis­tro es­tá dis­pues­to a re­pe­tir las ve­ces que ha­ga fal­ta que Mal­ta no es Chi­pre

to, los la­zos se van es­tre­chan­do.

Mu­chos mal­te­ses son ver­da­de­ros po­lí­glo­tas ca­pa­ces de de­fen­der­se tam­bién en ára­be, ita­liano y fran­cés –y pron­to en chino–. Sus pro­ble­mas no son de ín­do­le lin­güís­ti­ca ni, a pri­me­ra vis­ta, eco­nó­mi­ca. El des­em­pleo ro­za el 6,4%, la mi­tad de la me­dia de la eu­ro­zo­na. La deu­da es del 77% del PIB, pe­ro dis­ta del 86% de Es­pa­ña, y, al pa­re­cer, el dé­fi­cit es­tá con­tro­la­do.

Si ha­ce un año el Go­bierno es­pa­ñol re­pe­tía ma­cha­co­na­men­te que na­da te­nía que ver su eco­no­mía con la grie­ga, aho­ra es Mal­ta quien afir­ma no pa­re­cer­se en na­da a Chi­pre. El pri­mer mi­nis­tro la­bo­ris­ta, Jo­seph Mus­cat, es­tá dis­pues­to a re­pe­tir es­te men­sa­je las ve­ces que ha­ga fal­ta pa­ra no ahu­yen­tar a los in­ver­so­res. Por­que en lo que sí se ase­me­ja Mal­ta a Chi­pre es en que el sec­tor de la banca re­pre­sen­ta unas ocho ve­ces el PIB y, si por la razón que fue­ra de­ci­die­ran los in­ver­so­res re­ubi­car sus de­pó­si­tos, po­dría pa­sar cual­quier co­sa.

Al igual que en otras is­las me­di­te­rrá­neas, el go­teo cons­tan­te de in­mi­gran­tes ile­ga­les pro­ce­den­tes del nor­te de Áfri­ca es un pro­ble­ma di­fí­cil de ca­li­brar, má­xi­me des­pués de la vi­si­ta a prin­ci­pio de ve­rano del Pa­pa a Lam­pe­du­sa. Mas se di­ría que nun­ca pe­ne­tra­ron en la ca­tó­li- ca Mal­ta las pa­la­bras del Pon­tí­fi­ce.

El 7 de agos­to, el se­ñor Mus­cat, con­tra­vi­nien­do el cri­te­rio de la Unión Eu­ro­pea, ne­gó el ac­ce­so a sus aguas a los 102 in­mi­gran­tes afri­ca­nos que ha­bían si­do re­co­gi­dos por el pe­tro­le­ro MV Sa­la­mis. Al fi­nal, lle­gó la or­den de Ro­ma

Si los in­ver­so­res de­ci­die­ran re­ubi­car sus de­pó­si­tos, la eco­no­mía de Mal­ta que­da­ría gra­ve­men­te afec­ta­da

que les per­mi­tie­ra des­em­bar­car en Si­ra­cu­sa, Si­ci­lia. El la­men­ta­ble in­ci­den­te fue in­ter­pre­ta­do por Mus­cat co­mo una gran vic­to­ria na­cio­nal y per­so­nal. Po­pu­lis­mo en es­ta­do pu­ro. Por­que si hay al­go que te­men los mal­te­ses es a los klan­des­ti­ni (in­mi­gran­tes ile­ga­les).

En ver­dad, hay mu­chos me­nos de los que di­cen que hay. Y si se tie­ne en cuen­ta que a Mal­ta le vie­ne de per­las los con­flic­tos ára­bes (por el tu­ris­mo des­via­do) y las ayudas de Bru­se­las, dar co­bi­jo a unos cuan­tos de­ses­pe­ra­dos afri­ca­nos de­be­ría ser la me­nor de sus preo­cu­pa­cio­nes. El ver­da­de­ro pro­ble­ma del que ten­dría que ocu­par­se el Go­bierno es el de la en­dé­mi­ca fal­ta de agua, tan­to en Mal­ta co­mo en Go­zo, la otra is­la prin­ci­pal. Ca­si la mi­tad del agua po­ta­ble pro­ce­de de las cos­to­sas plan­tas de desa­li­ni­za­ción. Se ha cal­cu­la­do que en el ca­so de que se pro­du­je­ra una ca­tás­tro­fe ti­po ver­ti­do ma­si­vo de pe­tró­leo en el mar, el país só­lo con­ta­ría con agua po­ta­ble pa­ra tres días.

Los mal­te­ses re­tie­nen la ima­gen de aquel bu­que cis­ter­na que en el 2008 en­tra­ba en el puer­to de Bar­ce­lo­na tra­yen­do agua a los se­dien­tos bar­ce­lo­ne­ses. Si a ellos al­gún día se les so­bre­vi­nie­ra se­me­jan­te cas­ti­go, a buen se­gu­ro re­do­bla­rían sus ora­cio­nes a Alla.

DA­RRIN ZAM­MIT LU­PI / REU­TERS

Una ban­de­ra Chi­na on­dea en el ex­te­rior de la se­de del Cen­tro Cul­tu­ral de Chi­na, en La Va­le­ta, ca­pi­tal de Mal­ta. El cen­tro ofre­ce cur­sos de chino ade­más de una gran va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des culturales y cu­li­na­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.