Un go­rro que lee y es­ti­mu­la el ce­re­bro

Starlab crea una ‘spin-off’ es­pe­cia­li­za­da en la co­mer­cia­li­za­ción de los sis­te­mas de sen­so­res Eno­bio y Stars­tim, con múl­ti­ples apli­ca­cio­nes mé­di­cas

La Vanguardia - Dinero - - DE LA CIENCIA AL MERCADO - Joa­quim El­ca­cho

El ce­re­bro con­ti­nua sien­do un gran mis­te­rio. Mi­les de cien­tí­fi­cos tra­ba­jan en to­do el mun­do pa­ra avan­zar en el co­no­ci­mien­to de la ac­ti­vi­dad ce­re­bral y la so­lu­ción de al­gu­nas de sus pa­to­lo­gías. Los di­rec­ti­vos de las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas son cons­cien­tes de que de­trás de la in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca en neu­ro­lo­gía se en­cuen­tra tam­bién una gran opor­tu­ni­dad de ne­go­cio, con el desa­rro­llo de equi­pos que per­mi­tan lle­var a la prác­ti­ca los úl­ti­mos des­cu­bri­mien­tos en es­te cam­po.

La em­pre­sa ca­ta­la­na de ba­se tec­no­ló­gi­ca Starlab in­cor­po­ró la neu­ro­cien­cia a sus ac­ti­vi­da­des es­tra­té­gi­cas en el año 2007 y ha desa­rro­lla­do dos dis­po­si­ti­vos pa­ra la lec­tu­ra de la ac­ti­vi­dad ce­re­bral

Neu­ro­elec­trics prevé ven­der 140 equi­pos de Eno­bio y de Stars­tim es­te año e in­gre­sar más de 800.000 eu­ros

y la es­ti­mu­la­ción neu­ro­nal, Eno­bio y Stars­tim. Ha­ce po­co más de un año, Starlab creó una nue­va em­pre­sa (spin-off) es­pe­cia­li­za­da en la co­mer­cia­li­za­ción de es­ta lí­nea de pro­duc­tos: Neu­ro­elec­trics Bar­ce­lo­na SL.

La prin­ci­pal apli­ca­ción mé­di­ca de Eno­bio es la rea­li­za­ción de elec­tro en­ce­fa­lo­gra­fías, es de­cir, es­te go­rro in­te­gral de Neu­ro­elec­trics dis­po­ne de una se­rie de sen­so­res o elec­tro­dos (20 ca­na­les en el mo­de­lo más avan­za­do) que de­tec­tan las va­ria­cio­nes en las car­gas eléc­tri­cas de las di­fe­ren­tes par­tes del ce­re­bro. Eno­bio pue­de ser útil pa­ra el es­tu­dio de des­ór­de­nes neu­ro­ló­gi­cos co­mo la epi­lep­sia o bien las dis­fun­cio­nes del sue­ño. Ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca, Eno­bio es­tá sien­do uti­li­za­do por ejem­plo en el se­gui­mien­to de la ac­ti­vi­dad ce­re­bral de per­so­nas que se en­cuen­tran en es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo.

Un cam­po com­ple­men­ta­rio de uti­li­za­ción de Eno­bio es el Brain Com­pu­ter In­ter­fa­ce o trans­mi­sión de ór­de­nes a sis­te­mas in­for­má­ti­cos a tra­vés de im­pul­sos ce­re­bra­les. En el úl­ti­mo fes­ti­val de música avan­za­da Só­nar, por ejem­plo, Neu­ro-elec­tro­nics ce­dió al­gu­nos de sus equi­pos pa­ra so­ni­fi­car o ha­cer música con las se­ña­les ce­re­bra­les o con­tro­lar unos bon­gos a tra­vés de la ac­ti­vi­dad ce­re­bral cap­ta­da por los sen­so­res del Eno­bio.

En­tre las no­ve­da­des que apor­ta Eno­bio des­ta­ca su di­se­ño in­te­gra­do (los sis­te­mas clá­si­cos tie­nen elec­tro­dos que se han de apli­car ma­nual­men­te uno por uno), la in­cor­po­ra­ción de sen­so­res en se­co (que pue­den fun­cio­nar sin ne­ce­si­dad que se apli­que un gel o lí­qui­do pa­ra que el apa­ra­to ha­ga con­tac­to con la piel) y co­ne­xión inalám­bri­ca con el sis­te­ma de con­trol (de for­ma que se fa­ci­li­ta el uso y mo­vi­li­dad del usua­rio).

“Eno­bio es un dis­po­si­ti­vo có­mo­do de usar y pug and play (en­chu­far y usar) que en mu­chos ca­sos se po­drá ha­cer ser­vir de for­ma do­mi­ci­lia­ria”, ex­pli­ca­ba Ana Maiques a es­te dia­rio des­de Bos­ton, don­de es­te ve­rano ha par­ti­ci­pa­do en un en­cuen­tro in­ter­na­cio­nal so­bre neu­ro­cien­cia.

El dis­po­si­ti­vo Stars­tim es apa­ren­te­men­te si­mi­lar a Eno­bio

El Stars­tim po­dría ayu­dar a que per­so­nas afec­ta­das por un ic­tus ce­re­bral re­cu­pe­ren fun­cio­nes Eno­bio es­tá sien­do uti­li­za­do pa­ra se­guir la ac­ti­vi­dad ce­re­bral de per­so­nas en es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo

–tam­bién con for­ma de go­rro in­te­gral– pe­ro sus elec­tro­dos (ocho en la ver­sión actual) tie­nen la do­ble fun­ción de lec­tor de la ac­ti­vi­dad ce­re­bral y de es­ti­mu­la­ción no in­va­si­va de la par­te su­per­fi­cial del ce­re­bro.

En el Stars­tim, el pa­so de elec­tri­ci­dad en­tre un áno­do (elec­tro­do de po­lo po­si­ti­vo) y un cá­to­do (elec­tro­do ne­ga­ti­vo) pue­de te­ner un efec­to ex­ci­ta­dor o in­hi­bi­dor de la ac­ti­vi­dad neu­ro­nal. Es­te prin­ci­pio pue­de ser uti­li­za­do pa­ra in­ten­tar la re­cu­pe­ra­ción de fun­cio­nes en per­so­nas afec­ta­das por un ic­tus ce­re­bral, por ejem­plo.

CIENCIA DE PRES­TI­GIO Y CO­MER­CIAL

Tan­to Eno­bio co­mo Star­tim tra­ba­jan con sis­te­mas in­for­má­ti­cos desa­rro­lla­dos por los ex­per­tos de Starlab y Neu­ro­elec­trics pa­ra fa­ci­li­tar la in­ter­pre­ta­ción de los da­tos y la rea­li­za­ción de mo­de­los en tres di­men­sio­nes de la ac­ti­vi­dad ce­re­bral. Tan­to la em­pre­sa ma­triz co­mo su nue­va spin-off ba­san sus tra­ba­jos en la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y cuen­tan con el ase­so­ra­mien­to de ex­per­tos y cen­tros clí­ni­cos y de in­ves­ti­ga­ción de pres­ti­gio re­co­no­ci­do.

La spin-off de Starlab ven­dió el año pa­sa­do unos 60 equi­pos de Eno­bio y Stars­tim, con unos in­gre­sos por es­te con­cep­to de unos 350.000 eu­ros; mien­tras que es­te año la em­pre­sa es­pe­ra al­can­zar la ci­fra de 140 apa­ra­tos vendidos y unos in­gre­sos su­pe­rio­res a los 800.000 eu­ros, se­gún ex­pli­ca su di­rec­to­ra ge­ne­ral, Ana Maiques.

NEU­RO­ELEC­TRICS

El Eno­bio, en la ima­gen, dis­po­ne de una se­rie de sen­so­res o elec­tro­dos que de­tec­tan las va­ria­cio­nes en las car­gas eléc­tri­cas de las di­fe­ren­tes par­tes del ce­re­bro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.