Ri­cos más ri­cos y po­bres ca­da vez más po­bres

La so­cie­dad es­pa­ño­la, con unas po­lí­ti­cas re­dis­tri­bu­ti­vas po­co efi­ca­ces, ve co­mo en las épo­cas de bo­nan­za la con­ver­gen­cia de ren­tas es muy dé­bil, mien­tras que en las de re­ce­sión la desigualdad cre­ce es­pec­ta­cu­lar­men­te

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Jor­di Gou­la

Sin du­da, el fi­cha­je de Ga­reth Ba­le por el Real Ma­drid, pa­gan­do 100 mi­llo­nes de eu­ros, al igual que el de Ney­mar por el Ba­rça por 57 mi­llo­nes han de­bi­do su­po­ner un gol­pe muy du­ro pa­ra quie­nes si­gan pen­san­do en el fút­bol co­mo un sim­ple de­por­te y no co­mo un ne­go­cio. Cier­ta­men­te, son cifras as­tro­nó­mi­cas pa­ra los tiem­pos de pe­nu­ria que co­rren y la éti­ca re­chi­na. Pe­ro hay una lec­tu­ra que no siem­pre es tan evi­den­te. Los números ad­quie­ren su ver­da­de­ra di­men­sión al com­pro­bar que cua­tro equi­pos de Pri­me­ra Di­vi­sión no se han gas­ta­do ni un eu­ro en fi­cha­jes. La pa­sa­da tem­po­ra­da la di­fe­ren­cia en­tre el pre­su­pues­to más al­to y más ba­jo en la Pri­me­ra Di­vi­sión –Real Ma­drid y Rayo– fue na­da me­nos que de 65 a 1. Ma­drid y Ba­rça se ale­jan ca­da vez más de la me­dia y de los pe­que­ños (tam­bién en ba­lon­ces­to).

El des­equi­li­bra­do re­par­to del di­ne­ro de la te­le es un mo­ti­vo cru­cial, pe­ro no el úni­co. Lo cier­to es que es­ta si­tua­ción era im­pen­sa­ble ha­ce unos años, pe­ro la ten­den­cia ahí es­tá... Qui­zás no sea el me­jor ejem­plo, pe­ro el ca­so es que es­ta dua­li­za­ción –una concentración de po­der sin du­da más me­diá­ti­ca que otras– no es más que un re­fle­jo de lo que su­ce­de en la eco­no­mía y la so­cie­dad. Se tra­ta sim­ple­men­te de cam­biar go­les y pun­tos por ren­tas y pa­tri­mo­nios...

Vean si no. En Es­pa­ña, el 10% me­nos fa­vo­re­ci­do de la so­cie­dad tie­ne ac­ce­so al 1,6% de los in­gre­sos, mien­tras al 10% más

En Es­pa­ña, las ren­tas que más han caí­do du­ran­te la cri­sis son las del 5% de per­so­nas que son más po­bres

ri­co, le co­rres­pon­de el 24%. Es más, en los re­cien­tes años de cri­sis se com­prue­ba có­mo la mi­tad de la po­bla­ción re­du­ce su par­ti­ci­pa­ción en los in­gre­sos to­ta­les, mien­tras el 20% más pu­dien­te, la au­men­ta des­de el 36% al 40%. Y Es­pa­ña no es el país don­de las de­sigual­da­des sean ma­yo­res –aun­que es­tá de la me­dia pa­ra arri­ba– aun­que sí cre­cen muy de­pri­sa.

Así, el Eco­no­mic Po­licy Ins­ti­tu­te de Wa­shing­ton des­ta­ca que la re­mu­ne­ra­ción de con­se­je­ros de­le­ga­dos en Es­ta­dos Uni­dos ha cre­ci­do el 725% des­de 1978 has­ta 2011, an­te tan só­lo el 5,7% pa­ra los tra­ba­ja­do­res me­dios. No en vano la cen­tral sin­di­cal AFL-CIO, con se­de en Wa­shing­ton, mues­tra que el país con ma­yor desigualdad sa­la­rial es Es­ta­dos Uni­dos, don­de la di­fe­ren­cia en­tre lo que co­bra un con­se­je­ro de­le­ga­do es 354 ve- ces su­pe­rior a la re­mu­ne­ra­ción de un tra­ba­ja­dor me­dio. A es­te país le si­guen Ca­na­dá (206 ve­ces más), Sui­za (148) y Ale­ma­nia (147), es­te úl­ti­mo el úni­co país eu­ro­peo que mues­tra más desigualdad sa­la­rial que la del te­rri­to­rio es­pa­ñol (127). Tie­ne su ló­gi­ca. En la me­di­da en que se pro­du­ce más pa­ro, los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res tien­den a ba­jar, pe­ro los de los gran­des eje­cu­ti­vos se man­tie­nen o si­guen su­bien­do... Cier­ta­men­te, hay paí­ses don­de la bre­cha sa­la­rial es más pe­que­ña, co­mo Di­na­mar­ca (48). Al res­pec­to, ca­be men­cio­nar una ini­cia­ti­va po­pu­lar sui­za pa­ra tra­tar de re­du­cir la bre­cha sa­la­rial a tra­vés de una con­sul­ta po­pu­lar, lo que in­quie­ta pro­fun­da­men­te a los em­pre­sa­rios del país hel­vé­ti­co.

El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los, Luis Aya­la, coau­tor del pri­mer In­for­me so­bre la desigualdad en Es­pa­ña, 2013 (Fun­da­ción Al­ter­na­ti-

vas), des­ta­ca que “en Es­pa­ña hay una se­rie de ano­ma­lías que tie­nen su raíz en que las de­sigual­da­des his­tó­ri­cas han si­do muy al­tas”. Des­ta­ca que, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses, en Es­pa­ña, en las épo­cas de fuer­te cre­ci­mien­to, la desigualdad se re­du­ce muy po­co, mien­tras que en las épo­cas re­ce­si­vas au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te”. Y po­ne co­mo ejem­plo que la re­cu­pe­ra­ción que si­guió a la cri­sis de ini­cios de los no­ven­ta, no lo­gró res­ta­ble­cer las ra­tios pre­exis­ten­tes. “Es un pro­ble­ma de po­lí­ti­ca re­dis­tri­bu­ti­va. Fue bue­na y ac­tuó po­si­ti­va­men­te en la so­cie­dad a lo lar­go de los ochen­ta; pe­ro lue­go, no”.

En reali­dad, las po­lí­ti­cas an­ti-in­ter­ven­cio­nis­tas que apli­ca­ron That­cher en Gran Bre­ta­ña y Rea­gan en Es­ta­dos Uni­dos fue­ron el ini­cio de un cam­bio ra­di­cal en la con­cep­ción de la cohe­sión so­cial, cam­bio que fue to­ma­do co­mo un mo­de­lo que se­guir en to­das par­tes, con ma­yor o me­nor in­ten­si­dad. La des­re­gu­la­ción ban­ca­ria, por ejem­plo, su­pu­so el dis­pa­ro de al­gu­nas re­mu­ne­ra­cio­nes del sec­tor fi­nan­cie­ro ha­cia co­tas es­tra­tos­fé­ri­cas –una de las se­mi­llas de la cri­sis que es­ta­lló en el 2007– mien­tras la pre­emi­nen­cia pro­gre­si­va de los im­pues­tos in­di-

Hay que rom­per el es­te­reo­ti­po de que la cri­sis nos es­tá afec­tan­do a to­dos por­que no es ver­dad

rec­tos so­bre los di­rec­tos y los re­cor­tes en las trans­fe­ren­cias so­cia­les ha­cían tam­bién su labor en pro de la desigualdad. En el grá­fi­co ad­jun­to pue­de verse co­mo, des­de me­dia­dos de los ochen­ta has­ta la ac­tua­li­dad, las de­sigual­da­des de ren­ta –me­di­das por el coe­fi­cien­te de Gi­ni– han cre­ci­do un 10% en el pro­me­dio de paí­ses de la OCDE. Es mu­cho y, por su- pues­to, han cre­ci­do en unos paí­ses más que en otros. La OCDE aler­ta­ba pre­ci­sa­men­te el año pa­sa­do en su in­for­me Ca­da vez ma­yor desigualdad, que el fo­so en­tre los ri­cos y los po­bres en las so­cie­da­des de ca­da país no ha­bía de­ja­do de en­san­char­se en los tres úl­ti­mos de­ce­nios, “has­ta al­can­zar el ac­tual ré­cord”. ¿Ha­cia dón­de nos lle­va eso?

El pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Chica­go Rag­hu­ram Ra­jan ha ido un pa­so más allá y, jun­to a eco­no­mis­tas del FMI, ha es­ta­ble­ci­do una re­la­ción cau­sa-efec­to en­tre el cre­ci­mien­to de las de­sigual­da­des y el es­ta­lli­do de la cri­sis ac­tual, por la vía del ma­yor en­deu­da­mien­to de los seg­men­tos de po­bla­ción que per­dían ni­vel de vi­da... y sus­ti­tuían los men­guan­tes in­gre­sos sa­la­ria­les por cré­di­tos ban­ca­rios, pa­ra tra­tar de man­te­ner­lo.

Pe­ro hay más. El pro­fe­sor Aya­la ad­vier­te del error que su­po­ne pen­sar que cuan­do sal­ga­mos de la cri­sis y vol­va­mos a crear em­pleo se re­du­ci­rán las de­sigual­da­des. “Só­lo con una re­dis­tri­bu­ción de ren­tas im­por­tan­te se re­du­ci­rán, pe­ro en el con­tex­to ideo­ló­gi­co que hoy do­mi­na, lo veo di­fí­cil”, di­ce.

Otro pun­to que se­ña­la co­mo

Es­ta­mos en un país con una al­tí­si­ma mo­vi­li­dad la­bo­ral en­tre la po­bla­ción con ren­tas ba­jas

muy gra­ve y que tie­ne ha­bi­tual­men­te po­ca can­cha in­for­ma­ti­va es una pe­cu­lia­ri­dad es­pa­ño­la cen­tra­da en la im­por­tan­cia que tie­ne pa­ra la desigualdad so­cial la dis­tri­bu­ción del pa­ro den­tro de la fa­mi­lia. “Lo que más ex­pli­ca la desigualdad y la po­bre­za es la ta­sa de pa­ro de los ca­be­zas de fa­mi­lia. En la cri­sis de los no­ven­ta era del 11% y hoy es­tá en el 25%, con el agra­van­te de que ha au­men­ta­do más de­pri­sa que la ci­fra to­tal”. Mal asun­to.

Por úl­ti­mo, apun­ta que en Es­pa­ña hay un se­rio pro­ble­ma en los seg­men­tos me­dios y ba­jos de ren­ta. Di­cho de otro mo­do, el as­cen­sor so­cial fun­cio­na muy in­ter­mi­ten­te­men­te. “La mo­vi­li­dad en los seg­men­tos al­tos es me­nor que en otros paí­ses. La ro­ta­ción fuer­te se pro­du­ce en la par­te de aba­jo, pe­ro el sal­to de sa­la­rios me­dios a al­tos ape­nas se da. Y lo mis­mo que va­le pa­ra los sa­la­rios, va­le pa­ra las ren­tas, la ri­que­za... En de­fi­ni­ti­va, es­ta­mos en un país con una al­tí­si­ma mo­vi­li­dad en la par­te de las ren­tas ba­jas”. Y con­clu­ye rom­pien­do el es­te­reo­ti­po de que la cri­sis nos afec­ta a to­dos: “Es fal­so. No nos afec­ta por igual. Las ren­tas del 5% de la gen­te más po­bre son pre­ci­sa­men­te las que más han caí­do, mien­tras que las del tra­mo del 5% más al­to, han se­gui­do cre­cien­do...”.

CH­RIS HON­DROS / GETTY IMA­GES

Los con­tras­tes en­tre ri­cos y po­bres cre­cen y son más per­cep­ti­bles en las ciu­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.