GOL­PE DE ES­TA­DO A LOS CO­LE­GIOS PRO­FE­SIO­NA­LES

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - Mi­quel Dar­nés i Ci­re­ra De­cano del Col·le­gi d’En­gin­yers Tèc­nics In­dus­trials de Bar­ce­lo­na

Los co­le­gios pro­fe­sio­na­les son unos gran­des des­co­no­ci­dos. Po­ca gen­te sa­be lo que ha­cen o dejan de ha­cer e in­clu­so los con­fun­den a me­nu­do con es­cue­las o co­le­gios edu­ca­ti­vos. Es evi­den­te que el nom­bre de co­le­gio no ayu­da de­ma­sia­do y que re­mi­te ine­vi­ta­ble­men­te –a pe­sar del sus­tan­ti­vo ad­je­ti­va­do pro­fe­sio­nal– a ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas. Hay que apun­tar que el nom­bre de co­le­gio vie­ne del la­tín co­lle­gium, que en la Ro­ma an­ti­gua era un gru­po de per­so­nas uni­das por un mis­mo in­te­rés i re­gi­dos por unas re­glas pro­pias. Qui­zás una par­te de cul­pa del des­co­no­ci­mien­to so­cial es atri­bui­ble a los pro­pios co­le­gios, que no se han preo­cu­pa­do de­ma­sia­do en ex­pli­car sus fun­cio­nes y uti­li­dad. Se­gu­ra­men­te por­que has­ta aho­ra tam­po­co no les ha he­cho mu­cha fal­ta. Pe­ro pron­to la nue­va ley de Ser­vi­cios y Co­le­gios Pro­fe­sio­na­les cam­bia­rá las re­glas del jue­go y no pa­ra fa­vo­re­cer­les, pre­ci­sa­men­te.

Hay que de­cir que hoy en día los co­le­gios pro­fe­sio­na­les son el ins­tru­men­to que ayu­da a los pro­fe­sio­na­les li­be­ra­les a desa­rro­llar la pro­fe­sión con las me­jo­res con­di­cio­nes, que les da apo­yo en ca­so de ne­ce­si­dad y que de­fien­de sus atri­bu­cio­nes y de­re­chos pro­fe­sio­na­les. Pe­ro no só­lo eso, sino que tam­bién son úti­les a la so­cie­dad, ga­ran­ti­zan­do a los con­su­mi­do­res y usua­rios que los ser­vi­cios que re­ci­ben de sus pro­fe­sio­na­les sean los ade­cua­dos o co­la­bo­ran­do con las ad­mi­nis­tra­cio­nes en la re­dac­ción de nor­ma­ti­vas y re­gla­men­tos, por po­ner so­la­men­te dos ejem­plos.

Por to­do ello se crea­ron, por ini­cia­ti­va par­ti­cu­lar, las aso­cia­cio­nes pro­fe­sio­na­les –en el ca­so de la ingeniería in­dus­trial ha­ce ya más de 150 años–, que se con­vir­tie­ron en co­le­gios pro­fe­sio­na­les a fi­na­les de los años cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do. En su mo­men­to, el Es­ta­do es­pa­ñol les otor­gó car­ta de na­tu­ra­le­za co­mo en­ti­da­des de de­re­cho pú­bli­co y exi­gió es­tar co­le­gia­do pa­ra ejer­cer de­ter­mi­na­das pro­fe­sio­nes, co­mo la de in­ge­nie­ro.

Y has­ta hoy las co­sas no han cam­bia­do de­ma­sia­do. A pe­sar de ello, ha­ce ya tres años hu­bo la pri­me­ra an­da­na­da an­ti­co­le­gios con la apli­ca­ción de la lla­ma­da ley óm­ni­bus, que li­mi­ta­ba con fuer­za, en­tre otras co­sas, la obli­ga­to­rie­dad del vi­sa­do en los pro­yec­tos de ingeniería. Gra­ve error, a nues­tro en­ten­der, cla­ro. El vi­sa­do cum­ple di­fe­ren­tes fun­cio­nes, en­tre las cua­les es­tá la de ga­ran­ti­zar que el pro­fe­sio­nal que fir­ma el pro­yec­to es­té ha­bi­li­ta­do pa­ra ejer­cer, que ten­ga la ti­tu­la­ción re­que­ri­da, que ten­ga la pó­li­za de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil ade­cua­da y que el pro­yec­to téc­ni-

Sin la co­le­gia­ción obli­ga­to­ria cual­quie­ra po­drá ha­cer de to­do y las con­se­cuen­cias pue­den ser ne­fas­tas

co con­ten­ga la documentación mí­ni­ma ne­ce­sa­ria. Un con­jun­to de com­pro­ba­cio­nes que aportan se­gu­ri­dad a los usua­rios, con­su­mi­do­res y al pro­pio co­le­gia­do.

Bien, pues si con la ley óm­ni­bus ya se con­si­guió anes­te­siar la mue­la que do­lía, aho­ra con la ley de Ser­vi­cios y Co­le­gios Pro­fe­sio­na­les que se es­tá co­ci­nan­do, quie­ren ex­traer­le el ner­vio pa­ra que de­je de mo­les­tar pa­ra siem­pre. Por lo que pa­re­ce, los co­le­gios mo­les­ta­mos.

El ro­di­llo par­la­men­ta­rio del PP ya se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra apro­bar una ley de con­te­ni­do fuer­te­men­te in­ter­ven­cio­nis­ta y cen­tra­li­za­dor, a prin­ci­pios de oc­tu­bre. Mien­tras tan­to, nos tie­nen en­tre­te­ni­dos ha­cien­do en­mien­das al an­te­pro­yec­to, que po­de­mos pre­sen­tar has­ta el 23 de sep­tiem­bre. Los que ha­ce­mos, de en­mien­das, ya sa­be­mos dón­de se­gu­ra­men­te aca­ba­rán. En cual­quier ca­so, ca­da pro­fe­sión apor­ta­rá sus en­mien­das, pe­ro el ma­les­tar es ge­ne­ral en to­dos los co­le­gios.

En lo que se re­fie­re a la in­ge­nie- ría, di­cha ley in­sis­te en la no obli­ga­to­rie­dad de los vi­sa­dos, pe­ro ade­más po­ne en cues­tión la co­le­gia­ción obli­ga­to­ria pa­ra ejer­cer de los in­ge­nie­ros, y es­to úl­ti­mo pue­de re­sul­tar pe­li­gro­so pa­ra la

De­trás de la nue­va ley hay una vo­lun­tad po­lí­ti­ca de des­ac­ti­var un sis­te­ma co­le­gial fuer­te y au­to­su­fi­cien­te

se­gu­ri­dad de la so­cie­dad. Sin el con­trol de los co­le­gios cual­quie­ra po­drá ha­cer de to­do y las con­se­cuen­cias pue­den ser ne­fas­tas. Por po­ner so­la­men­te un ejem­plo, el di­se­ño de­fi­cien­te de la ins­ta­la­ción de un as­cen­sor com­por­ta ries­gos tan­to pa­ra las per­so­nas que lo usan co­mo pa­ra las que rea­li­zan las ope­ra­cio­nes de re­pa­ra­ción y man­te­ni­mien­to, con la po­si­bi­li­dad de ac­ci­den­tes co­mo la caí­da de la ca­bi­na u otros.

De otro mo­do, los co­le­gios téc­ni­cos sin la co­le­gia­ción obli­ga­to­ria y sin los vi­sa­dos po­drán per­der una par­te im­por­tan­te de los in­gre­sos que les per­mi­ten ofre­cer ser­vi­cios de ca­li­dad pa­ra sus miem­bros (for­ma­ción, ase­so­ra­mien­to, in­for­ma­ción pro­fe­sio­nal, et­cé­te­ra), co­sa que pue­de re­per­cu­tir ne­ga­ti­va­men­te en la ca­li­dad de los tra­ba­jos que reali­cen.

Por otra par­te, la so­cie­dad dis­po­ne ac­tual­men­te de unos co­le­gios fuer­tes y pre­pa­ra­dos don­de acu­dir pa­ra re­co­ger in­for­ma­ción ob­je­ti­va en el ca­so de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, o pa­ra de­nun­ciar ma­las pra­xis de pro­fe­sio­na­les co­le­gia­dos por par­te de los usua­rios, en­tre mu­chas otras co­sas. To­do es­to pue­de tam­ba­lear­se si se aprue­ba la ley, que afir­ma en la ex­po­si­ción de mo­ti­vos que la re­for­ma de los ser­vi­cios y co­le­gios pro­fe­sio­na­les se tra­du­ci­rá en un cre­ci­mien­to de la ocu­pa­ción y del PIB. Pues jus­ta­men­te pa­sa­rá lo con­tra­rio: mi­les de em­plea­dos de los co­le­gios per­de­rán su tra­ba­jo y la dis­mi­nu­ción de in­gre­sos afec­ta­rá ne­ga­ti­va­men­te a sus pro­vee­do­res y colaboradores ex­ter­nos.

Pen­se­mos que pa­ra re­di­rec­cio­nar la eco­no­mía no se pue­de ha­cer aque­llo de des­ves­tir un san­to pa­ra ves­tir otro. A nues­tro en­ten­der, de­trás de to­do es­to hay la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de des­ac­ti­var un sis­te­ma co­le­gial fuer­te y au­to­su­fi­cien­te, que no ha te­ni­do que de­pen­der nun­ca, ni eco­nó­mi­ca ni po­lí­ti­ca­men­te, de los po­de­res es­ta­ble­ci­dos. Es evi­den­te que cuan­to más dé­bi­les sean los co­le­gios, me­nos po­drán par­ti­ci­par en el de­ba­te pú­bli­co. Y cuan­to me­nos par­ti­ci­pa­ción de la so­cie­dad ci­vil, me­nos de­mo­cra­cia.

Y, fi­nal­men­te, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, la ley re­zu­ma un fuer­te es­pí­ri­tu cen­tra­lis­ta. Ha­ce men­ción va­rias ve­ces a la ley de Ga­ran­tía de Uni­dad de Mer­ca­do e in­va­de va­rias com­pe­ten­cias ex­clu­si­vas de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya en ma­te­ria de co­le­gios pro­fe­sio­na­les re­co­gi­das en el ar­tícu­lo 125 del Es­ta­tut d’Au­to­no­mia. Tam­bién re­sul­ta cla­ra­men­te re­for­za­do el pa­pel de los con­se­jos ge­ne­ra­les de co­le­gios, con una ca­pa­ci­dad de in­ter­ven­ción en los co­le­gios muy su­pe­rior a la que te­nían has­ta aho­ra y en de­tri­men­to del pa­pel de los con­se­jos au­to­nó­mi­cos.

Ve­re­mos có­mo ter­mi­na to­do. Pe­ro en cual­quier ca­so, qui­zás ha lle­ga­do el mo­men­to que los co­le­gios ca­ta­la­nes –que so­mos más de 100 y re­pre­sen­ta­mos a 150.000 pro­fe­sio­na­les– nos plan­tee­mos aco­ger­nos só­lo a la le­ga­li­dad ca­ta­la­na que nos res­pe­ta co­mo ta­les y de­jar de per­der el tiem­po ba­ta­llan­do inú­til­men­te con­tra le­ga­li­da­des hos­ti­les y le­ja­nas.

JOR­DI PLAY

Se­de del Col·le­gi d’En­gin­yers Tèc­nics In­dus­trials de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.