Ca­ta­nia, ba­jo el vol­cán

En ca­so de ser re­ele­gi­da, ¿mi­ra­rá Mer­kel con más be­ne­vo­len­cia a los su­fri­dos paí­ses del Sur?

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

Si to­do va se­gún el plan tra­za­do, a par­tir del 22 de es­te mes se­rá An­ge­la Mer­kel due­ña y se­ño­ra no só­lo de Ale­ma­nia sino de to­da la Unión Eu­ro­pea. Que­da por sa­ber qué ha­rá con tan­to po­der en su ter­cer man­da­to con­se­cu­ti­vo.

Se­rá la cul­mi­na­ción del an­he­lo que na­ció pa­re­jo con la crea­ción en 1871 del im­pe­rio ale­mán. En el ca­si si­glo y me­dio que ha trans­cu­rri­do des­de en­to­nes, sus in­ten­tos por do­mi­nar Eu­ro­pa –y, por tan­to, el mun­do– han pro­vo­ca­do dos gue­rras mun­dia­les que lo­gra­ron no só­lo que Eu­ro­pa ce­die­ra su he­ge­mo­nía eco­nó­mi­ca, mi­li­tar y cul­tu­ral a Es­ta­dos Uni­dos, sino que la pro­pia Ale­ma­nia que­da­ra par­ti­da en dos.

Sin em­bar­go, con­vie­ne re­cor­dar que si exis­te la Unión Eu­ro­pea es gra­cias a la ac­ti­tud con­ci­lia­do­ra tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial de Ale­ma­nia y de los paí­ses alia­dos. Por otro la­do, tam­po­co hay que ol­vi­dar que ha si­do gra­cias a la Unión Eu­ro­pea que Ale­ma­nia ha po­di­do reuni­fi­car­se y vol­ver a in­ten­tar lo­grar la siem­pre an­sia­da su­pre­ma­cía.

Una vez con­so­li­da­do y au­men­ta­do su po­de­río, ¿mi­ra­rá con ma­yor be­ne­vo­len­cia la se­ño­ra Mer­kel ha­cia los su­fri­dos paí­ses del Sur? ¿Les per­do­na­rá la vi­da a los pe­re­zo­sos me­di­te­rrá­neos? Se­gu­ra­men­te ha­ría bien la can­ci­ller en vol­car­se en la re­cu­pe­ra­ción de las mal­tre­chas eco­no­mías que se ex­tien­den des­de Lis­boa has­ta Ate­nas. Por­que, em­pe­zan­do por Ale­ma­nia, to­dos sal­dría­mos ga­nan­do.

A la es­pe­ra de sa­ber cuál se­rá la vo­lun­tad de la re­ele­gi­da –se­ría una sor­pre­sa ma­yús­cu­la que no lo fue­ra– can­ci­ller, la vi­da si­gue. Tan­to en Ber­lín co­mo en Ca­ta­nia, esa bu­lli­cio­sa cui­dad si­ci­lia­na que tan­to po­dría en­se­ñar­le al ama de Eu­ro­pa so­bre el ar­te de vi­vir, o, en ca­da vez más ca­sos, el de so­bre­vi­vir.

Fun­da­da en el si­glo VIII a.C., Ca­ta­nia ha si­do des­trui­da al me­nos sie­te ve­ces. Ley de vi­da. O del Et­na, el vol­cán activo más gran­de de Eu­ro­pa –co­mo se­gu­ra­men­te sa­brá la se­ño­ra Mer­kel–. Por no ha­blar de te­rre­mo­tos. Co­mo el de 1693, de cu­yos es­com­bros sur­gió un ma­ra­vi­llo­so con­jun­to ur­bano ba­rro­co del que la Unesco ha te­ni­do a bien nom­brar no po­cos edi­fi­cios pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad.

A pri­me­ra vis­ta, to­do en la Ca­ta­nia his­tó­ri­ca es vie­jo. Pa­re­ce una ob­vie­dad, pe­ro no lo es tan­to si se com­pa­ra con, por ejem­plo, Bar­ce­lo­na, don­de el gó­ti­co se co­dea con el di­se­ño. Pre­do­mi­nan, asi­mis­mo, los ca­ta­ne­si en­tra­dos en años. Aun así, Ca­ta­nia, si es al­go, es un es­ta­lli­do de vi­da.

El mer­ca­to del pes­ce es un es­pec­tácu­lo digno de verse. A cua­tro pa­sos del duo­mo, lle­ga ca­da día tal abun­dan­cia y va­rie­dad de pes­ca­do fres­co al la­be­rín­ti­co mer­ca­do, que se po­dría sos­pe­char que la ver­da­de­ra ri­que­za de la ur­be ya­ce amon­to­na­da so­bre los le­chos de hie­lo pi­ca­do. Los pes­ca­do­res anuncian a pleno pul­món la fres­cu­ra de la cap­tu­ra al en­jam­bre hu­mano en cons­tan­te mo­vi­mien­to.

La ma­yo­ría de los com­pra­do­res son hom­bres de me­dia­na edad que vuel­ven a ca­sa aca­rrean­do bol­sas de plás­ti­co re­ple­tas de fru­tos de mar y sa­bro­sí­si­mas hor­ta­li­zas. Los tu­ris­tas, le­jos de ser los pro­ta­go­nis­tas, cir­cu­lan co­mo pue­den en­tre los aba­rro­ta­dos pues­tos y ca­lle­jue­las. Los pre­cios son sor­pren­den­te­men­te mó­di­cos. Un ki­lo de bo­que­ro­nes a tres eu­ros es una gan­ga. Los em­bu­ti­dos y que­sos tam­bién es­tán bas­tan­te más ase­qui­bles que en Es­pa­ña. Y es así tam­bién en to­do el mer­ca­do y el mer­ca­di­llo al ai­re li­bre que ocu­pa gran par­te del en­tra­ma­do de ca­lles en­tre la pla­za de la Re­pub­bli­ca y la pla­za Car­lo Ar­ber­to, aun­que, a de­cir ver­dad, los ten­tácu­los de es­te gi­gan­tes­co e in­sa­cia­ble pul­po com­pues­to de

Por el bien de to­da la eu­ro­zo­na, Mer­kel ha­ría bien en vol­car­se en la re­cu­pe­ra­ción de la pe­ri­fe­ria eu­ro­pea

va­rio­pin­tos mer­ca­de­res se ex­tien­den mu­cho más allá.

Los car­ni­ce­ros blan­den im­po­nen­tes cu­chi­llos en ple­na ca­lle y cor­tan los fi­le­tes so­bre me­sas de már­mol al gus­to de ca­da clien­te. Jun­to a los so­lo­mi­llos reluce con igual dig­ni­dad la cas­que­ría, que con to­da se­gu­ri­dad aca­ba en gui- sos dig­nos de una em­pe­ra­triz. Los co­mer­cios chi­nos no des­en­to­nan con los de los si­ci­lia­nos; es más, los chi­nos tam­bién com­pran en el mer­ca­do y el mer­ca­di­llo co­mo los que más.

El dis­cu­rrir de la vi­da en Ca­ta­nia no pre­ci­sa re­glas im­pues­tas des­de fue­ra. Di­gan los que di­gan en Bru­se­las, ver a un hom­bre cir­cu­lar en mo­to por la cal­za­da sin cas­co mien­tras fu­ma y ha­bla por el mó­vil es la co­sa más nor­mal del mun­do. Los an­ti­guos se­má­fo­ros al me­nos que­dan bo­ni­tos. El par­que de co­ches ha en­ve­je­ci­do con la po­bla­ción; asom­bra el gra­do de aban­dono de al­gu­nas de las abo­lla­das ca­rra­cas que no pa­sa­rían ni la ITV más in­dul­gen­te.

Pa­ra mu­chas fa­mi­lias, el ma­le­te­ro del co­che es una es­pe­cie de tras­te­ro o al­ma­cén, fo­co de un activo tra­sie­go de mis­te­rio­sos bul­tos y bol­sas. Y es que la ca­si to­tal au­sen­cia en la Ca­ta­nia ba­rro­ca de ca­sas de co­mi­da, res­tau­ran­tes o ba­res, co­mo los que hay por do­quier en Es­pa­ña, de­no­ta una vi­da al­go más ho­ga­re­ña. La cri­sis obli­ga. Lo que sí hay son pa­na­de­rías, he­la­de­rías y ca­fés. De­ben de pro­li­fe­rar los go­lo­sos. En las pla­zas sue­le ha­ber dos quios­cos: uno de pren­sa –sien­do La Si­ci­lia con el su­ple­men­to Ca­ta­nia ca­si el úni­co dia­rio– y otro don­de los clien­tes to­man de pie ja­ra­bes de fru­tas.

La can­ti­dad de igle­sias es tal, que se­gu­ra­men­te asus­ta­ría a la aus­te­ra can­ci­ller Mer­kel. Y no só­lo son ador­nos ba­rro­cos pa­ra los tu­ris­tas. Se­rá por­que cuan­do vi­ves ba­jo un vol­cán, o bien te aban­do­nas, co­mo el per­so­na­je de Mal­com Lowry, o te aga­rras a la fe. Tan­to si se es cre­yen­te co­mo si no, la ver­dad es que la cri­sis ha gol­pea­do con fuer­za a Ca­ta­nia. Pe­ro, gen­te sabia, sa­ben que siem­pre hay que ren­dir cuen­tas a una fuer­za su­pe­rior, sea de es­te mun­do o del otro.

Los ita­lia­nos ha­cen bien en creer en los mi­la­gros. No exis­te pro­ble­ma que no ten­ga su co­rres­pon­dien­te so­lu­ción. Es cues­tión de ir ti­ran­do, no sea que el Et­na vuel­va a ha­cer de las su­yas.

En­tre­tan­to, las ho­jas de La Si­ci­lia, con el in­ter­mi­na­ble cu­le­brón de Ber­lus­co­ni o los ca­pri­chos de la can­ci­ller Mer­kel, sir­ven pa­ra en­vol­ver pes­ca­do fres­co a muy buen pre­cio. Y la vi­da si­gue. Eso es to­do.

SA­BI­NE LUBENOW / GETTY

El ‘mer­ca­to del pes­ce’ es un es­pec­tácu­lo digno de verse. A cua­tro pa­sos del ‘duo­mo’, lle­ga ca­da día tal abun­dan­cia y va­rie­dad de pes­ca­do fres­co al la­be­rín­ti­co mer­ca­do, que se po­dría sos­pe­char que la ver­da­de­ra ri­que­za de la ur­be ya­ce amon­to­na­da so­bre los le­chos de hie­lo pi­ca­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.