Ho­ga­res a prue­ba de fue­go

La co­ci­na, la elec­tri­ci­dad, las es­tu­fas por­tá­ti­les y la chi­me­nea son la cau­sa del 95% de los in­cen­dios en vi­vien­das

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez lo­re­na.fa­rras@gmail.com

En ve­rano, no es ex­tra­ño oír en las no­ti­cias que los ve­ci­nos de al­gún mu­ni­ci­pio o ur­ba­ni­za­ción cer­cano a una zo­na don­de se ha de­cla­ra­do un in­cen­dio fo­res­tal te­men que sus ho­ga­res sean pas­to de las lla­mas. Y es­te ve­rano no ha si­do una ex­cep­ción. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de ca­sos de in­cen­dios en vi­vien­das no tie­ne su ori­gen en fue­gos fo­res­ta­les, sino en el seno del pro­pio ho­gar.

Le­jos de ser una co­sa del pa­sa­do, de­bi­do a la ma­yor im­plan­ta­ción de la com­bus­tión de la le­ña co­mo sis­te­ma de ca­le­fac­ción, los in­cen­dios en los ho­ga­res son un pro­ble­ma muy ac­tual. Los bom­be­ros rea­li­za­ron el año pa­sa­do en Ca­ta­lun­ya 4.207 in­ter­ven­cio­nes por in­cen­dios de­cla­ra­dos en edi­fi­cios (tan­to vi­vien­das par­ti­cu­la­res co­mo se­des de em­pre­sas, cen­tros pú­bli­cos...).

Car­les No­gue­ra, sub­ins­pec­tor del Ser­vei de Pre­ven­ció del Cos de Bom­bers de la Ge­ne­ra­li­tat, ex­pli­ca que la gran ma­yo­ría de es­tas sa­li­das co­rres­pon­de a ho­ga­res par­ti­cu­la­res, en el in­te­rior de los cua­les no es obli­ga­to­rio ins­ta­lar me­di­das de se­gu­ri­dad con­tra in­cen­dios, a di­fe­ren­cia de los edi­fi­cios pú­bli­cos y de las zo­nas co­mu­nes de los edi­fi­cios re­si­den­cia­les, don­de sí es obli­ga­to­rio. En es­te sen­ti­do y a pe­sar que no lo dic­ta ley al­gu­na, No­gue­ra cree que es muy re­co­men­da­ble ins­ta­lar co­mo mí­ni­mo un de­tec­tor de hu­mos: “Es­tos son una gran me­di­da de pre­ven­ción y se pue­den ad­qui­rir por tan só­lo unos 20 eu­ros”.

LAS PRIN­CI­PA­LES CAU­SAS

En in­vierno y de no­che es cuan­do se pro­du­ce la ma­yo­ría de los in­cen­dios en ho­ga­res, se­gún Vi­cen­te Mans, pre­si­den­te de Tec­ni­fue­go-Aes­pi, pa­tro­nal del sec­tor de se­gu­ri­dad con­tra in­cen­dios en Es­pa­ña. Y hay cua­tro fo­cos prin­ci­pa­les: la co­ci­na, la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca, los ele­men- tos de ca­le­fac­ción por­tá­til y el ho­gar o chi­me­nea. El re­pre­sen­tan­te de los bom­be­ros de la Ge­ne­ra­li­tat ase­gu­ra que “es­tos cua­tro fo­cos, es­pe­cial­men­te los tres pri­me­ros, son la cau­sa del 95% de los in­cen­dios en vi­vien­das”. Otro de los clá­si­cos es el fu­ma­dor que se que­da dor­mi­do en el so­fá con el ci­ga­rri­llo en las ma­nos y la ve­la que se que­da en­cen­di­da por ol­vi­do.

LA PRE­VEN­CIÓN, LA ME­JOR PRO­TEC­CIÓN

En ca­so de in­cen­dio, es me­jor pre­ve­nir que cu­rar, así lo cree Car­les No­gue­ra. El ex­per­to con­si­de­ra la co­ci­na co­mo el ám­bi­to es­tre­lla, el prin­ci­pal pun­to de ori­gen. ¿Quién no ha de­ja­do nun­ca una sar­tén en el fue­go pa­ra aten­der un lla­ma­da y se le ha ido el san­to al cie­lo ha­blan­do? “Es­te ti­po de des­cui­dos y dis­trac­cio­nes son muy ha­bi­tua­les”, afir­ma el sub­ins­pec­tor.

Ade­más de evi­tar dis­trac­cio­nes, No­gue­ra acon­se­ja “com­pro­bar las ve­ces que sea pre­ci­so que se ha apa­ga­do el fo­gón y lim­piar la cam­pa­na ex­trac­to­ra fre­cuen­te­men­te pa­ra evi­tar que se acu­mu­le su­cie­dad que, en ca­so de in­cen­dio, se con­vier­te en com­bus­ti­ble”.

La ins­ta­la­ción eléc­tri­ca es otro de los pun­tos crí­ti­cos. “Hay que evi­tar so­bre­car­gar los en­chu­fes y el uso de los la­dro­nes, so­bre to­do a la ho­ra de co­nec­tar es­tu­fas eléc-

Los de­tec­to­res de hu­mo pro­por­cio­nan una gran se­gu­ri­dad y se pue­den ad­qui­rir por unos 20 eu­ros

tri­cas, que con­su­men mu­cha ener­gía”, ex­pli­ca No­gue­ra. Es­tas úl­ti­mas, y en ge­ne­ral to­dos los ele­men­tos de ca­le­fac­ción por­tá­til, in­te­gran el ter­cer fo­co de in­cen­dios en los ho­ga­res. En es­te cam­po, el ex­per­to de los bom­be­ros ins­ta a no ta­par las es­tu­fas con ro­pa pa­ra que es­ta se se­que y a no orien­tar­las ha­cia ob­je­tos que pue- dan ar­der, co­mo el so­fá, cor­ti­nas, ta­pe­tes...

Y, fi­nal­men­te, es­tá el ho­gar o chi­me­nea. “Hay que ase­gu­rar­se de apa­gar­lo an­tes de ir a dor­mir o de sa­lir de ca­sa y, co­mo con las es­tu­fas, no te­ner ele­men­tos com­bus­ti­bles cer­ca”, alerta No­gue­ra, quien tam­bién re­cuer­da que “no hay que ol­vi­dar­se de lim­piar la chi­me­nea re­gu­lar­men­te”.

A pe­sar de to­do lo di­cho has­ta aho­ra, no exis­ten ho­ga­res a prue­ba de fue­gos y siem­pre pue­de pro­du­cir­se un in­cen­dio. En es­te ca­so, el sub­ins­pec­tor de los bom­be­ros ex­pli­ca que lo más im­por­tan­te es res­guar­dar­se del hu­mo ce­rran­do las puer­tas, in­ten­tar sa­lir de la ca­sa si se pue­de, y, de no ser po­si­ble, ir a al­gún lu­gar des­de don­de se nos pue­da ver des­de el ex­te­rior. Y, una vez a sal­vo, lla­mar a los bom­be­ros.

GETTY

Aun­que son re­co­men­da­bles, en los ho­ga­res no es obli­ga­to­rio ins­ta­lar me­di­das de se­gu­ri­dad con­tra in­cen­dios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.