Pac­tar el desacuer­do en Ca­ta­lun­ya

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE -

Las em­pre­sas ca­ta­la­nas han pe­di­do al pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat, Ar­tur Mas, que cum­pla la ley pa­ra evi­tar un cho­que de tre­nes que pon­ga en ries­go la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, lo que per­ju­di­ca­ría a to­dos. Eso su­po­ne pac­tar el desacuer­do con Ma­riano Ra­joy.

Ha­ce unos me­ses es­cu­ché a un im­por­tan­te mi­nis­tro po­lí­ti­co del Go­bierno de­cir que, al fi­nal, era inevi­ta­ble que el Par­la­men­to ca­ta­lán con­vo­ca­se el re­fe­rén­dum so­bre la au­to­de­ter­mi­na­ción de Ca­ta­lun­ya.

En ese ca­so, el Go­bierno es­pa­ñol pre­sen­ta­ría un re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad. In­me­dia­ta­men­te, la con­sul­ta se­ría pa­ra­li­za­da por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal has­ta que no exis­ta una re­so­lu­ción so­bre la mis­ma. Es­to po­dría tar­dar en­tre dos o tres años, lo que su­po­ne si­tuar­nos en la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra.

Es­ta so­lu­ción per­mi­ti­ría ga­nar un tiem­po pre­cio­so pa­ra que los áni­mos se se­re­nen y, so­bre to­do, pa­ra que la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca se con­so­li­de. No es lo mis­mo ne­go­ciar la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca en un mar­co de re­ce­sión que en otro de cre­ci­mien­to.

Es de­cir, es­te pa­rén­te­sis per­mi­ti­ría an­te­po­ner a cual­quier cues­tión la sa­li­da de la cri­sis y per­mi­ti­ría ga­nar már­ge­nes en una ne­go­cia­ción que no se pue­de li­mi­tar só­lo a cues­tio­nes eco­nó­mi­cas por­que ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que abar­car un am­plio es­pec­tro de cues­tio­nes.

Es­ta fór­mu­la, se­gún la ci­ta­da fuen­te, da­ría una sa­li­da po­lí­ti­ca a Ar­tur Mas, ya que le per­mi­ti­ría ar­gu­men­tar an­te sus so­cios de ERC y an­te su pro­pio elec­to­ra­do que él ha cum­pli­do con su com­pro­mi­so.

La no ce­le­bra­ción del re­fe­ren­dum no de­pen­de de su vo­lun­tad, ni tan si­quie­ra es una de­ci­sión po­lí­ti­ca del Go­bierno cen­tral. Lo que na­die en su sano jui­cio le pue­de exi­gir es que se si­túe fue­ra de la ley. Es­ta sa­li­da se­ría acep­ta­ble pa­ra Ma­riano Ra­joy, ya que no se in­cum­pli­ría nin­gu­na ley, ni su­pon­dría nin­gún desaca­to al or­den cons­ti­tu­cio­nal. Sin du­da no es un pla­to de buen gus­to pa­ra na- die, pe­ro es la sa­li­da me­nos ma­la, por no de­cir la úni­ca.

Si al fi­nal se cum­plie­se es­ta hi­pó­te­sis, per­mi­ti­ría ga­nar el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que el nue­vo Go­bierno que sa­lie­se en la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra abor­da­ra la re­for­ma de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca y un nue­vo mo­de­lo te­rri­to­rial que evi­te el agra­vio com­pa­ra­ti­vo que sien­te Ca­ta­lun­ya fren­te al con­cier­to fo­ral vas­co y na­va­rro, al tiem­po que se pue­da avan­zar en un au­tén­ti­co fe­de­ra­lis­mo fis­cal.

Tal vez ha lle­ga­do el mo­men­to de ter­mi­nar de una vez pa­ra to­das con el lla­ma­do ca­fé pa­ra to- dos que ser ins­tau­ró du­ran­te la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca y que, co­mo se ha vis­to, es­tá to­tal­men­te ago­ta­do.

Pe­ro to­do es­te plan se ven­dría aba­jo si la Ge­ne­ra­li­tat no acep­ta­se la de­ci­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de sus­pen­der la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum so­bre la au­to­de­ter­mi­na­ción has­ta que de­ter­mi­ne si se ajus­ta o no a la ley. Si se desafia­ra es­ta de­ci­sión y se sa­ca­ran las ur­nas a la ca­lle, el Go­bierno cen­tral en­ten­de­ría que se in­cum­ple la ley y ten­dría que ac­tuar en con­se­cuen­cia. No con­vie­ne ol­vi­dar la ad­ver­ten­cia que vie­ne ha­cien­do Ma­riano Ra­joy cuan­do di­ce que ha­rá cum­plir la ley por en­ci­ma de to­do, en­tre otras ra­zo­nes por­que es­tá obli­ga­do a ha­cer­lo. Esa op­ción se­ría un au­tén­ti­co cho­que de tre­nes que ha­ría des­ca­rri­lar la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía.

Es­ta es la ra­zón por la que des­de ha­ce me­ses hom­bres con el pre­di­ca­men­to y pres­ti­gio del pre­si­den­te de Cai­xa­Bank, Isidre Fai­né, vie­nen in­sis­tien­do en que con- fía “ple­na­men­te en el diá­lo­go de los lí­de­res, creo que hay vo­lun­tad de con­cor­dia. De­be exis­tir diá­lo­go, con­sen­so y acuer­do den­tro del mar­co de la ley. Eso se­rá bueno pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les (pa­ra los ca­ta­la­nes y pa­ra el res­to)”. En la mis­ma lí­nea se po­si­cio­nó el pre­si­den­te de la pa­tro­nal Fo­men­to del Tra­ba­jo, Joa-

Tal vez ha lle­ga­do el mo­men­to de aca­bar con el ‘ca­fé pa­ra to­dos’ que, co­mo se ha vis­to, es­tá ago­ta­do

quim Gay de Mon­te­llà, y el pre­si­den­te del Ban­co Sa­ba­dell, Jo­sep Oliu.

Es­to só­lo es el re­fle­jo de lo que desea la in­men­sa ma­yo­ría de los em­pre­sa­rios, que an­sía fer­vien­te­men­te una sa­li­da via­ble, de tal ma­ne­ra que si no es po­si­ble pac­tar el acuer­do, al me­nos que se pacte el desacuer­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.