‘Trac­king’, en­tre eco­lo­gía e in­dus­tria

El pre­cio más ba­ra­to del ‘sha­le gas’ da ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va a Es­ta­dos Uni­dos fren­te a la UE

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - LA­LO AGUS­TI­NA

El gas no con­ven­cio­nal ha ba­ja­do en ca­si dos ter­cios el cos­te ener­gé­ti­co de las em­pre­sas de Es­ta­dos Uni­dos, un he­cho que ya afec­ta al co­mer­cio mun­dial. Pe­ro Eu­ro­pa aún no tie­ne una po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca

El ex­tra­or­di­na­rio desa­rro­llo del frac­king –tec­no­lo­gía de frac­tu­ra hi­dráu­li­ca pa­ra ex­traer del sub­sue­lo sha­le gas o gas de es­quis­to, no con­ven­cio­nal– en Es­ta­dos Uni­dos ha al­te­ra­do de for­ma de­ci­si­va el ta­ble­ro de la com­pe­ti­ti­vi­dad mun­dial. Las em­pre­sas y las fa­mi­lias es­ta­dou­ni­den­ses han re­du­ci­do en al­re­de­dor de dos ter­cios su fac­tu­ra ener­gé­ti­ca, con el con­si­guien­te in­cre­men­to de com­pe­ti­ti­vi­dad pa­ra las pri­me­ras y del po­der ad­qui­si­ti­vo pa­ra las se­gun­das. En un mo­men­to en el que to­do el pla­ne­ta –pe­ro muy es­pe­cial­men­te las eco­no­mías más desa­rro­lla­das– tra­ta de de­jar atrás los du­rí­si­mos efec­tos de la Gran Re­ce­sión, Tío Sam jue­ga con una ven­ta­ja im­por­tan­te.

Mien­tras tan­to, Eu­ro­pa se mi­ra el asun­to con cau­te­la y la len­ti­tud ha­bi­tua­les. Sin ha­ber de­ci­di­do na­da, en un co­mu­ni­ca­do del pa­sa­do 22 de enero, la Co­mi­sión re­co­no­ció que las le­gis­la­ción co­mu­ni­ta­ria no ha abor­da­do de ma­ne­ra glo­bal los as­pec­tos me­dioam­bien­ta­les que se de­ri­van de la prác­ti­ca del frac­king. “Es­to sus­ci­ta in­quie­tud y exi­ge que se adop­ten me­di­das en la UE”, con­ce­de la no­ta con un po­co ha­bi­tual tono de au­to­crí­ti­ca. Por aho­ra, la Co­mi­sión se ha li­mi­ta­do tan só­lo a rea­li­zar una se­rie de re­co­men­da­cio­nes no vin­cu­lan­tes pa­ra los es­ta­dos miem­bros re­la­ti­vas a la pla­ni­fi­ca­ción, eva­lua­ción del im­pac­to me­dioam­bien­tal, con­trol de las emi­sio­nes e in­for­ma­ción a la po­bla­ción.

Es ne­ce­sa­rio lle­gar más le­jos. Al­gu­nas em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses –y eu­ro­peas– han em­pe­za­do a ex­plo­rar el te­rreno del frac­king, so­bre to­do en el Reino Uni­do, Po­lo­nia y, tam­bién en Es­pa­ña y otros paí­ses. Pe­ro el pro­ble­ma es la fal­ta de un mar­co le­gal co­mu­ni­ta­rio y la po­si­ble con­fu­sión. Lo de­nun­ció el pa­sa­do vier­nes An­to­nio Llar­dén, pre­si­den­te de Ena­gás: “La ex­plo­ta­ción del sha­le gas en Eu­ro­pa se­rá in- via­ble si no va acom­pa­ña­da de un mar­co nor­ma­ti­vo pre­ven­ti­vo”. Se­gún Llar­dén, “es im­pres­cin­di­ble adop­tar una nor­ma­ti­va eu­ro­pea co­mún con cri­te­rios cla­ros y es­tric­tos pa­ra evi­tar el re­cha­zo ciu­da­dano”.

Es­ta opo­si­ción al frac­king es hoy en día muy fuer­te y, en Es­pa­ña, ha lle­va­do a dos co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas –Ca­ta­lun­ya y Can­ta­bria– a prohi­bir­lo por ley. El Go­bierno ha re­cu­rri­do la ley cán­ta­bra al Cons­ti­tu­cio­nal. Hay mo­vi­li­za­cio­nes ciu­da­da­nas pa­ra tra­tar de im­pe­dir que es­ta téc­ni­ca se abra ca­mino. Pa­blo Co­ta­re­lo, por­ta­voz de Eco­lo­gis­tas en Ac­ción y de la pla­ta­for­ma Frac­king No, ase­gu­ra que su ne­ga­ti­va a es­ta téc­ni­ca se de­be a los pro­ble­mas me­dioam­bien­ta­les y de sa­lud que ya se han pro­du­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos y a ra­zo­nes de ín­do­le eco­nó­mi­ca y ener­gé­ti­ca: “La ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de los po­zos de gas de es­quis­to es tre­men­da­men­te ba­ja, y la ex­trac­ción cae un 90% al ca­bo de tres años; por eso, las em­pre­sas ame­ri­ca­nas vie­nen aquí”, di­ce Co­ta­re­lo. Se­gún es­te ac­ti­vis­ta, los ba­jos pre­cios del gas en Es­ta­dos Uni­dos obe­de­cen a un ex­ce­so de ofer­ta, con ex­plo­ta­cio­nes que se han vis­to fa­vo­re­ci­das por el cré­di­to ba­ra­to y por os­cu­ros in­tere­ses fi­nan­cie­ros.

De mo­men­to, los pa­sos da­dos en Es­pa­ña son muy in­ci­pien­tes. La vein­te­na de pro­yec-

La pla­ta­for­ma con­tra­ria al ‘frac­king’ en Es­pa­ña adu­ce mo­ti­vos de sa­lud, me­dioam­bien­ta­les y tam­bién eco­nó­mi­cos La CEOE y Pi­mec pi­den que no se dé la es­pal­da a la nue­va tec­no­lo­gía y que se in­ves­ti­gue a fon­do su via­bi­li­dad

tos en mar­cha, que en el me­jor de los ca­sos tar­da­rían cua­tro o cin­co años en tra­du­cir­se en al­go po­si­ti­vo, se con­cen­tran en el nor­te de Es­pa­ña. Y eso preo­cu­pa a las em­pre­sas, que ven có­mo las com­pa­ñías de otras la­ti­tu­des les pue­den co­mer el te­rreno en po­co tiem­po.

An­to­nio Ga­ra­men­di, pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Ener­gía de la CEOE, re­cuer­da que el cos­te de la ener­gía, en mu­chas em­pre­sas in­dus­tria­les, es el más im­por­tan­te, por en­ci­ma del la­bo­ral. “Aquí te­ne­mos la ener­gía más ca­ra de Eu­ro­pa y eso no pue­de ser; por es­ta ra­zón, ha­bría que ex­plo­rar el asun­to sin pre­jui­cios pa­ra adop­tar la me­jor de­ci­sión pa­ra el país”. En­tre las com­pa­ñías in­tere­sa­das en el ne­go­cio del sha­le gas se ase­gu­ra que el po­ten­cial del sub­sue­lo es­pa­ñol es enor­me y que las re­ser­vas po­drían te­ner un va­lor de mer­ca­do de 700.000 mi­llo­nes de eu­ros y cu­brir las ne­ce­si­da­des de con­su­mo en 70 años. Pe­se a las ci­fras ma­rean­tes, los ex­per­tos ad­vier­ten que na­die pue­de ha­blar con ri­gor sin es­tu­dios se­rios que lo ava­len.

Eso es lo que pi­den las em­pre­sas aje­nas al sec­tor. Y no só­lo la pe­tro­quí­mi­ca –es­ta se­ma­na, la pa­tro­nal Fei­que y los sin­di­ca­tos ma­ni­fes­ta­ron su apo­yo al frac­king– sino tam­bién las pymes. Joan Vila, de la Co­mi­sión de Ener­gía de Pi­mec. po­ne el de­do en la lla­ga: “Se pue­de es­tar en con­tra del frac­king, pe­ro no de la in­ves­ti­ga­ción que nos de­be lle­var a sa­ber si hay gas na­tu­ral en nues­tro sub­sue­lo o no”. ¿Y mien­tras tan­to? Vila abo­ga por que Eu­ro­pa se de­fien­da de la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad fren­te a Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. El gi­gan­te asiá­ti­co ha sa­ca­do par­ti­do de la irrup­ción del gas a ba­jo pre­cio por la vía in­di­rec­ta, ya que se ha vis­to fa­vo­re­ci­do por el des­plo­me del pre­cio del car­bón. Se­gún Vila, es­te es­ce­na­rio es el que de­be­ría lle­var a la UE a ins­tau­rar una ta­sa de CO . “Hay que ha­cer al­go por­que es­ta­mos ju­gan­do con mu­cha des­ven­ta­ja”, ad­vier­te. La ci­ta­da ta­sa, que gra­va­ría las im­por­ta­cio­nes, se di­se­ñó en 1993 pe­ro nun­ca lle­gó a im­plan­tar­se.

¿Es la so­lu­ción? Eu­ro­pa no pa­re­ce es­tar por la la­bor de se­guir es­te ca­mino, al me­nos por aho­ra. Pe­ro Es­ta­dos Uni­dos aprie­ta. Aho­ra ya es au­to­su­fi­cien­te en gas y en el 2017 es­ta­rá en dis­po­si­ción de ex­por­tar. Es­te he­cho, jun­to con el em­pu­je de Chi­na, au­men­ta­rá la pre­sión so­bre las em­pre­sas eu­ro­peas y pro­vo­ca­rá nue­vas re­vi­sio­nes de la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca en Es­pa­ña y en Eu­ro­pa. Los re­cor­tes a las ener­gías re­no­va­bles en am­bos ca­sos no se­rán flor de un día, una con­se­cuen­cia más de la cri­sis que per­ma­ne­ce­rá pa­ra no mar­char­se.

PE­RI­CO PAS­TOR

BLOOM­BERG

El ‘frac­king’ se im­po­ne en Es­ta­dos Uni­dos. aun­que hay pro­tes­tas de los mo­vi­mien­tos eco­lo­gis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.