Ener­gía con­tra el de­cli­ve

La re­vo­lu­ción del ‘frac­king’ in­yec­ta op­ti­mis­mo a una pri­me­ra po­ten­cia en­si­mis­ma­da

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - MARC BASSETS WAS­HING­TON

Los más en­tu­sias­tas creen que la ener­gía ba­ra­ta im­pul­sa la rein­dus­tria­li­za­ción de Es­ta­dos Uni­dos La me­nor de­pen­den­cia da­rá a Was­hing­ton más mar­gen de ma­nio­bra geo­po­lí­ti­ca

Na­da re­sul­ta más útil pa­ra es­pan­tar los fan­tas­mas del de­cli­ve de Es­ta­dos Uni­dos que el boom ener­gé­ti­co que vi­ve es­te país des­de ha­ce un lus­tro. ¿Pa­ro ele­va­do? Frac­king. ¿Desin­dus­tria­li­za­ción? Frac­king. ¿In­fluen­cia de­cre­cien­te an­te el em­pu­je chino? Frac­king.

Frac­king es la pa­la­bra in­gle­sa que de­no­mi­na la téc­ni­ca de frac­tu­ra­ción hi­dráu­li­ca que sir­ve pa­ra ex­traer pe­tró­leo y gas na­tu­ral del sub­sue­lo. Y es la fór­mu­la má­gi­ca que ofre­ce la cla­ve de la es­pe­ran­za a un país su­mi­do en el pe­si­mis­mo.

Los efec­tos de es­ta téc­ni­ca en el me­dio am­bien­te son mo­ti­vo de dis­cu­sión en EE.UU. En el es­ta­do de Nue­va York ri­ge una mo­ra­to­ria. Pe­ro el de­ba­te no es tan vi­vo co­mo en Eu­ro­pa y en reali­dad se da por ce­rra­do: la cues­tión no es tan­to frac­king sí o no, sino có­mo se re­gu­la. El frac­king ha im­pul­sa­do una de las ma­yo­res re­vo­lu­cio­nes ener­gé­ti­cas de las úl­ti­mos dé­ca­das. El cam­bio ha si­do ines­pe­ra­do.

“Que Amé­ri­ca si­ga sien­do com­pe­ti­ti­va re­quie­re ener­gía a pre­cios ac­ce­si­bles. Y aquí te­ne­mos un pro­ble­ma gra­ve: Amé­ri­ca es adic­ta al pe­tró­leo, que con fre­cuen­cia im­por­ta­mos de par­tes ines­ta­bles del mun­do...”. En el dis­cur­so so­bre el es­ta­do de la Unión del 2006, el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush pro­mo­vió la bús­que­da de al­ter­na­ti­vas.

Era un mo­men­to de­li­ca­do. EE.UU. te­mía que­dar­se sin ener­gía. Nun­ca, des­de fi­na­les de los años se­ten­ta, los pre­cios ha­bía subido tan­to: la ga­so­li­na costaba un 40% más que al prin­ci­pio de la dé­ca­da. El 60% del pe­tró­leo era im­por­ta­do. Los pre­cios del gas na­tu­ral ha­bían se­gui­do una evo­lu­ción si­mi­lar, re­cuer­da en un in­for­me re­cien­te el Ins­ti­tu­to Pe­ter­son pa­ra la Eco­no­mía In­ter­na­cio­nal, un la­bo­ra­to­rio de ideas de re­fe­ren­cia en Was­hing­ton. Iraq apa­re­cía an­te la opi­nión pú­bli­ca co­mo la evi­den­cia de las con­se­cuen­cias per­ver­sas de una po­lí­ti­ca ex­te­rior con­di­cio­na­da por el pe­tró­leo. Des­de el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la in­de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca ha­bía si­do la ob­se­sión. Al­can­zar­la pa­re­cía una qui­me­ra. Ya no.

En po­cos años, pai­sa­jes bu­có­li­cos de Pen­sil­va­nia, es­ta­do cas­ti­ga­do por desin­dus­tria­li­za­ción, se han po­bla­do de po­zos pa­ra ex­traer gas na­tu­ral me­dian­te la frac­tu­ra­ción hi­dráu­li­ca. Gran­je­ros que to­das sus vi­das ha­bían pe­na­do por lle­gar a fi­nal de mes se con­vir­tie­ron en mul­ti­mi­llo­na­rios al arren­dar sus te­rre­nos pa­ra los po­zos. El frac­king ha abier­to a la ex­plo­ta­ción al­gu­nas de las ma­yo­res re­ser­vas de gas del mun­do y ha dis­pa­ra­do la pro­duc­ción de pe­tró­leo. Se­gún al­gu­nas pre­vi­sio­nes, pron­to Es­ta­dos Uni­dos ya no só­lo ne­ce­si­ta­rá im­por­tar­lo de paí­ses ami­gos co­mo Ca­na­dá o Mé­xi­co. El pre­cio del gas ha caí­do cer­ca del 60%.

“El boom ener­gé­ti­co po­dría ha­ber ge­ne­ra­do más de dos mi­llo­nes de nue­vos em­pleos en el 2010, lo que com­pen­sa­ría la pér- di­da de em­pleos por el de­rrum­be del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio”, es­cri­be Gre­gory Zuc­ker­man, au­tor de The frac­kers, un li­bro so­bre los pio­ne­ros de es­ta re­vo­lu­ción. El aba­ra­ta­mien­to de los pre­cios ali­men­ta la es­pe­ran­za, en­tre los más op­ti­mis­tas, de un re­na­ci­mien­to in­dus­trial y un re­gre­so de las fá­bri­cas des­lo­ca­li­za­das.

Acer­car­se a la in­de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca con­ce­de a EE.UU. un ma­yor mar­gen de ma­nio­bra in­ter­na­cio­nal. Pue­de fa­ci­li­tar el gi­ro a Asia del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma: Orien­te Me­dio de­ja­rá de ser la prio­ri­dad. El boom per­mi­te re­plan­tear alian­zas cues­tio­na­bles con pe­tro­cra­cias co­mo Ara­bia Sau­dí. Ro­bert Ka­plan, au­tor de La ven­gan­za de la geo­gra­fía, vis­lum­bra un fu­tu­ro en el que Ru­sia, pro­vee­dor de gas na­tu­ral a Eu­ro­pa, pier­da su ca­pa­ci­dad coer­ci­ti­va en es­ta re­gión gra­cias a las ex­por­ta­cio­nes de EE.UU.

“Amé­ri­ca lle­va­ba dé­ca­das sin es­tar tan cer­ca de la in­de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca”, ce­le­bró Oba­ma en enero, en el dis­cur­so so­bre el es­ta­do de la Unión. La fra­se con­tras­ta con la de Bush en la mis­ma oca­sión, só­lo seis años an­tes. Bush, que la­men­ta­ba la “adic­ción al pe­tró­leo”, era re­pu­bli­cano y es­ta­ba vin­cu­la­do a la in­dus­tria pe­tro­le­ra de Te­xas. Oba­ma le su­ce­dió en el 2009 con la ban­de­ra de las ener­gías lim­pias. Sin que­rer­lo, pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo el pre­si­den­te del re­na­ci­mien­to de los com­bus­ti­bles fó­si­les. Que así EE.UU. re­cu­pe­re la au­to­es­ti­ma y di­si­pe las du­das so­bre la de­ca­den­cia es otra cues­tión.

BLOOM­BERG

La cues­tión en Es­ta­dos Uni­dos no es tan­to ‘frac­king’ sí o no, sino có­mo se re­gu­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.