Cam­bio en la geo­gra­fía eco­nó­mi­ca

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - MAI­TE COS­TA CA­TE­DRÁ­TI­CA UB., DI­REC­TO­RA DE LA CÁ­TE­DRA SOS­TE­NI­BI­LI­DAD ENER­GÉ­TI­CA FUNSEAM- IEB

Gra­cias al ‘sha­le’, Es­ta­dos Uni­dos ha pa­sa­do en los úl­ti­mos años de ser un im­por­ta­dor ne­to de gas a ser au­to­su­fi­cien­te” Eu­ro­pa no pue­de me­jo­rar su po­si­ción com­pe­ti­ti­va re­du­cien­do al mis­mo ni­vel que Es­ta­dos Uni­dos los pre­cios de la ener­gía”

El sha­le gas su­po­ne un cam­bio muy im­por­tan­te en la geo­gra­fía eco­nó­mi­ca, en el co­mer­cio mun­dial de hi­dro­car­bu­ros, en el mo­de­lo ener­gé­ti­co, en la com­pe­ti­ti­vi­dad in­dus­trial, en la geo­po­lí­ti­ca, y tam­bién, en la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal. En la me­di­da en que el gas des­pla­za al car­bón, co­mo es­tá ocu­rrien­do, se pro­du­ce una re­duc­ción de las emi­sio­nes de CO . Por to­dos es­tos mo­ti­vos, al­gu­nos au­to­res ya se­ña­lan el sha­le gas co­mo la re­vo­lu­ción ener­gé­ti­ca del si­glo XXI. Pe­ro al igual que ocu­rre con to­dos los des­cu­bri­mien­tos, el sha­le gas to­da­vía es­tá en­tre lu­ces y som­bras.

El re­par­to de las re­ser­vas, se­gún las es­ti­ma­cio­nes más re­cien­tes de la Energy In­for­ma­tion Ad­mi­nis­tra­tion (EIA) nor­te­ame­ri­ca­na, pre­sen­ta­das en el in­for­me de Funseam, Gas no con­ven­cio­nal: Re­cur­sos, pre­vi­sio­nes de pro­duc­ción e im­pac­to geo­po­lí­ti­co de su desa­rro­llo, fir­ma­do por el pro­fe­sor Ma­riano Mar­zo, si­túan en pri­mer lu­gar a Chi­na (15,5%) se­gui­da de Ar­gen­ti­na (11,1%), Ar­ge­lia (9,8%), Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos (7,9%), Mé­xi­co (7,5%), la UE y Aus­tra­lia (6,5% y 6% res­pec­ti­va­men­te), co­mo las zo­nas más be­ne­fi­cia­das

No obs­tan­te, los da­tos so­bre re­ser­vas son los que son y no pa­re­ce que se pue­dan ex­plo­tar en las mis­mas con­di­cio­nes de ren­ta­bi­li­dad en to­das las lo­ca­li­za­cio­nes. Los avan­ces en la eva­lua­ción de re­ser­vas exis­ten­tes es­tán re­du­cien­do los vo­lú­me­nes es­ti­ma­dos an­te­rior­men­te.

Has­ta el mo­men­to, Es­ta­dos Uni­dos, con una me­dia de pro­duc­ción de 25,7 bi­llo­nes de pies cú­bi­cos al día (Bcf/d), es el pri­mer pro­duc­tor mun­dial y el me­jor co­no­ce­dor de la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria pa­ra su ex­trac­ción. Las ca­rac­te­rís­ti­cas del mar­co le­gal y del en­torno de las ex­plo­ta­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos ex­pli­can el rá­pi­do cre­ci­mien­to. El mo­de­lo de pro­pie­dad del sub­sue­lo es un fac­tor de in­ci­den­cia no me­nor, pe­ro de­be pres­tar­se es­pe­cial aten­ción a la con­cen­tra­ción de in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca, de ca­pi­tal hu­mano es­pe­cia­li­za­do y de ex­pe­rien­cia em­pre­sa­rial en las téc­ni­cas de ex­plo­ra­ción, re­cur­sos que han si­do, sin nin­gún gé­ne­ro de du­das, un ele­men­to im­por­tan­te en el rá­pi­do desa­rro­llo del sha­le gas en Es­ta­dos Uni­dos. A su vez, la geo­gra­fía de­mo­grá­fi­ca ayu­da a po­der rea­li­zar ex­plo­ta­cio­nes en am­plias zo­nas sin gran­des con­cen­tra­cio­nes ur­ba­nas.

El boom del sha­le gas en Es­ta­dos Uni­dos ha te­ni­do di­ver­sas con­se­cuen­cias. En pri­mer lu­gar, y de for­ma des­ta­ca­da, so­bre los pre­cios. Los úl­ti­mos da­tos apa­re­ci­dos en el Quar­terly re­port on eu­ro­pean gas mar­kets se­ña­lan que en el se­gun­do tri­mes­tre del 2013 el pre­cio del gas en el mer­ca­do ame­ri­cano se si­tua­ba en 4 dó­la­res/MMB­tu (mi­llo­nes de uni­da­des tér­mi­cas bri­tá­ni­cas), cuan­do en el 2008 su­pe­ra­ba los 12 dó­la­res, mien­tras que en el Reino Uni­do se pa­ga­ba el do­ble, en el mer­ca­do ale­mán ca­si tres ve­ces más y en Ja­pón 17 dó­la­res/MMB­tu. Es­te me­nor cos­te, ex­pli­ca que en la úl­ti­ma dé­ca­da el sha­le gas ha­ya pa­sa­do a cu­brir el 40% del gas que se con­su­me en EE.UU.

La se­gun­da con­se­cuen­cia es el cam­bio del mo­de­lo ener­gé­ti­co. La Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía pre­vé que el gas na­tu­ral su­pe­rará al pe­tró­leo en el mix ener­gé­ti­co del país, pa­san­do a ser la pri­me­ra fuen­te de ener­gía. Y ac­tual­men­te ya se es­tá pro­du­cien­do la sus­ti­tu­ción del gas con­ven­cio­nal y del car­bón por sha­le gas en la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca. Los re­sul­ta­dos de es­te cam­bio han si­do la re­duc­ción de los cos­tes de la elec­tri­ci­dad y la dis­mi­nu­ción de las emi­sio­nes de CO .

La irrup­ción del sha­le gas tie­ne, a su vez, re­per­cu­sio­nes en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal de pro­duc­tos fó­si­les, cues­tión que tie­ne gran­des con­se­cuen­cias geo­po­lí­ti­cas. Es­ta­dos Uni­dos ha pa­sa­do en los úl­ti­mos años de ser un im­por­ta­dor ne­to de gas a ser au­to­su­fi­cien­te y es­tá en con­di­cio­nes de ser un ex­por­ta­dor ne­to. Es­te cam- bio su­po­ne una re­duc­ción de su de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca, una me­jo­ra de la se­gu­ri­dad del su­mi­nis­tro del país y un nue­vo mar­co de re­la­cio­nes con los paí­ses que tra­di­cio­nal­men­te le han su­mi­nis­tra­do gas con­ven­cio­nal.

Des­de la pers­pec­ti­va co­mer­cial, ade­más de un me­nor flu­jo de trán­si­tos in­ter­na­cio­na­les en la re­gión ame­ri­ca­na, ca­be pre­gun­tar­se si el sis­te­ma ga­sis­ta se en­cuen­tra fren­te a un nue­vo di­se­ño de los in­ter­cam­bios in­ter­na­cio­na­les y fren­te a un cam­bio en la fi­ja­ción de los pre­cios, en el ca­so de que los ex­ce­den­tes de gas de Es­ta­dos Uni­dos se lle­ga­ran a co­mer­cia­li­zar en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Co­mo es sa­bi­do, los flu­jos co­mer­cia­les de gas son de ám­bi­to re­gio­nal (Amé­ri­ca, Eu­ro­pa, Asia), la pe­ne­tra­ción del sha­le gas en gran­des can­ti­da­des lle­va­ría a una re­duc­ción de las di­fe­ren­cias de pre­cios en­tre las dis­tin­tas zo­nas y a un pro­ce­so de in­te­gra­ción de los mer­ca­dos ha­cia un úni­co mer­ca­do mun­dial, ase­me­ján­do­se al mer­ca­do del pe­tró­leo. No pa­re­ce que es­te es­ce­na­rio fa­vo­rez­ca los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos, pues­to que per­de­ría la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que su­po­ne pa­ra su in­dus­tria dis­fru­tar de pre­cios más ba­jos y afec­ta­ría a su po­si­ción es­tra­té­gi­ca en el mar­co de las re­la­cio­nes po­lí­ti­co-eco­nó­mi­cas in­ter­na­cio­na­les.

Te­ner un ele­va­do vo­lu­men de re­ser­vas de gas le pro­te­ge fren­te a po­si­bles pre­sio­nes ex­te­rio­res. Si­guien­do es­ta lí­nea, en un re­cien­te ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en La Van­guar­dia, Ro­bert Ski­deslky sos­te­nía que el sha­le gas ase­gu­ra­ba a la eco­no­mía ame­ri­ca­na su con­ti­nui­dad co­mo pri­me­ra po­ten­cia mun­dial. Por lo tan­to, es de es­pe­rar que en el cor­to y me­dio pla­zo Es­ta­dos Uni­dos no ten­ga co­mo ob­je­ti­vo ex­por­tar gas a ni­vel mun­dial.

¿Y qué ocu­rre en Eu­ro­pa? Las au­to­ri­da­des eu­ro­peas y el res­to de ac­to­res im­pli­ca­dos de­ben es­for­zar­se en in­ten­tar desa­rro­llar un mar­co re­gu­la­to­rio ri­gu­ro­so e im­pul­sar los desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos ade­cua­dos pa­ra apro­ve­char es­te re­cur­so, siem­pre ba­jo un es­tric­to con­trol de los im­pac­tos me­dioam­bien­ta­les y so­bre el en­torno po­bla­cio­nal. Re­nun­ciar a la ob­ten­ción de sha­le gas no be­ne­fi­cia a las eco­no­mías eu­ro­peas, aun­que nun­ca se lle­ga­rá a una dis­mi­nu­ción de los pre­cios co­mo la ha­bi­da en Es­ta­dos Uni­dos, ni a una sus­ti­tu­ción si­mi­lar del gas na­tu­ral con­ven­cio­nal y del car­bón por sha­le gas. La ra­zón es que ni el vo­lu­men de re­ser­vas, ni las con­di­cio­nes del en­torno son las mis­mas, si­tua­ción que abre nue­vas in­cer­ti­dum­bres res­pec­to a la com­pe­ti­ti­va fu­tu­ra de la eco­no­mía eu­ro­pea. Pre­ci­sa­men­te, es­ta cues­tión ha si­do tra­ta­da en un re­cien­te es­tu­dio de la Co­mi­sión Eu­ro­pea Energy eco­no­mic de­ve­lop­ments in Eu­ro­pe, don­de se sos­tie­ne que la in­dus­tria eu­ro­pea es­tá con­si­guien­do has­ta el mo­men­to man­te­ner su com­pe­ti­ti­vi­dad por su me­nor in­ten­si­dad ener­gé­ti­ca, pe­ro ello no ex­clu­ye que los al­tos pre­cios de la ener­gía de­ben ser una preo­cu­pa­ción de pri­mer or­den en el di­se­ño de la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca co­mu­ni­ta­ria.

De to­do ello se in­fie­re que el en­fo­que es­tra­té­gi­co que de­be se­guir Eu­ro­pa en la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca y en la me­jo­ra su com­pe­ti­ti­vi­dad exi­ge, de un la­do, ex­plo­tar, en las con­di­cio­nes de pro­tec­ción me­dioam­bien­tal apun­ta­das, las re­ser­vas dis­po­ni­bles de sha­le gas y re­for­zar las me­di­das de fo­men­to de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, da­do que Eu­ro­pa no pue­de me­jo­rar su po­si­ción com­pe­ti­ti­va re­du­cien­do al mis­mo ni­vel que Es­ta­dos Uni­dos los pre­cios de la ener­gía.

PE­TER AN­DREWS / REUTERS

EE.UU. es el me­jor co­no­ce­dor de la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria pa­ra la ex­trac­ción de ‘sha­le gas’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.