La cri­sis y sus in­cóg­ni­tas

La co­rrec­ción de los des­equi­li­brios ex­ter­nos y el des­en­deu­da­mien­to pú­bli­co y pri­va­do au­gu­ran años de ba­jo cre­ci­mien­to si no hay re­for­mas ins­ti­tu­cio­na­les

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Ma­nuel Estapé Tous

El pa­sa­do lu­nes se ce­le­bró en Mu­nich una se­sión del Diá­lo­go Eco­nó­mi­co en­tre Es­pa­ña y Ale­ma­nia, con el pro­pó­si­to de ex­po­ner las “pers­pec­ti­vas del sur y del nor­te so­bre la cri­sis del eu­ro”, or­ga­ni­za­da por Esa­de y el ins­ti­tu­to IFO a ini­cia­ti­va del pre­si­den­te de Esade­geo, Ja­vier So­la­na, y del pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to IFO y pro­fe­sor de Ha­cien­da Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de Mu­nich, Han­sWer­ner Sinn. De las cua­tro ho­ras lar­gas de diá­lo­go se des­pren­die­ron va­rias ideas fuer­za: es­to va pa­ra lar­go; cuan­to más se bus­can y plan­tean so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas, más in­con­ve­nien­tes sur­gen; re­du­cir el ex­ce­so de en­deu­da­mien­to pri­va­do y pú­bli­co se­rá más di­fí­cil to­da­vía con ta­sas de in­fla­ción ba­jas, co­rrec­ción que coin­ci­de con el ne­ce­sa­rio re­equi­li­brio de las ba­lan­zas por cuen­ta co­rrien­te y de la com­pe­ti­ti­vi­dad, por­que, has­ta aho­ra, se ha lo­gra­do más por un co­lap­so de las im­por­ta­cio­nes de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos que por un só­li­do re­bo­te de sus ex­por­ta­cio­nes. El círcu­lo pue­de vol­ver­se vi­cio­so por­que los pe­ri­fé­ri­cos/en­deu­da­dos ne­ce­si­tan una in­fla­ción ba­ja e in­fe­rior a Ale­ma­nia pa­ra ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad, lo que au­to­má­ti­ca­men­te agra­va el pe­so real de la deu­da.

Des­pués de una in­tro­duc­ción geo­po­lí­ti­ca a car­go de Ja­vier So­la­na, Hans-Wer­ner Sinn en­tró en fae­na, y de qué ma­ne­ra. “Me gus­ta Es­pa­ña y pre­fie­ro que si­ga sien­do una. Es­pe­ro que arre­glen la cues­tión ca­ta­la­na”. Sinn se ven­ga­ba así de la his­tó­ri­ca fra­se pro­nun­cia­da por el pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra Fra­nçois Mau­riac, quien di­jo: “Me gus­ta tan­to Ale­ma­nia que pre­fie­ro que ha­ya dos”, pe­ro apro­ve­cha­ba tam­bién pa­ra pro­nun­ciar­se en con­tra de la se­ce­sión de Ca­ta­lun­ya. Sinn fue muy crí­ti­co con el ba­lan­ce del eu­ro por ha­ber in­cre­men­ta­do las di­fe­ren­cias en lu­gar de fa­vo­re­cer la con­ver­gen­cia y es­ti­mu­lar las bur­bu­jas en los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos gra­cias al des­cen­so en pi­ca­do de los ti­pos de in­te­rés. Sinn co­lo­ca en la cum­bre de Ma­drid de 1995 el pun­to de par­ti­da de las di­ver­gen­cias de com­pe­ti­ti­vi­dad y del des­cen­so ace­le­ra­do de los ti­pos de in­te­rés. Dis­tin­gue los “boom pri­va­dos” que se pro­du­je­ron en Ir­lan­da y Es­pa­ña con los de Por­tu­gal y Gre­cia, “bur­bu­ja en el sec­tor pú­bli­co” con más em­pleos y subidas sa­la­ria­les. “El eu­ro creó un ex­ce­so de con­fian­za”. A los pri­me­ros y a los se­gun­dos les ex­plo­tó li­te­ral­men­te su dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te (Es­pa­ña 10% del PIB, Gre­cia 15%) y co­mo la ba­lan­za de pa­gos de­be equi­li­brar­se, es­te de­se­qui­li­brio se fi­nan­ció con cré­di­to des­de el ex­te­rior del país.

Hoy, el pai­sa­je des­pués de la ba­ta­lla es preo­cu­pan­te, tan­to por la in­quie­tan­te si­tua­ción de Fran­cia co­mo por las in­cóg­ni­tas po­lí­ti­cas en Ita­lia. Res­pec­to a Es­pa­ña, Sinn fue ta­jan­te: “Exis­te una con­tra­dic­ción en­tre lo que se di­ce y lo que se ve”, le­jos pues del op­ti­mis­mo gu­ber­na­men­tal. In­sis­tió en que el en­de­re­za­mien­to de las ba­lan­zas por cuen­ta co­rrien­te en Es­pa­ña y Gre­cia res­pon­de más al “co­lap­so de las im­por­ta­cio­nes que a una me­jo­ra no­ta­ble de la com­pe­ti­ti­vi­dad de las ex­por­ta­cio­nes”. El pro­ble­ma se ex­tien­de al con­jun­to de eco­no­mías avan­za­das, cu­ya pro­duc­ción in­dus­trial to­da­vía no ha re­cu­pe­ra­do el ni­vel del 2007. Tan o más gra­ve, “una ca­tás­tro­fe”, le pa­re­ce “sa­cri­fi­car a una ge­ne­ra­ción en Eu­ro­pa del Sur”. “No he­mos su­pe­ra­do la cri­sis”, con­clu­ye.

Abun­dan­do en el pro­ble­ma de los des­equi­li­brios ex­te­rio­res, Sinn ex­pli­có que “el re­equi­li­brio es muy di­fí­cil” por­que los pre­cios en Es­pa­ña de­be­rían ba­jar al ni­vel de 1995 y los de Ale­ma­nia su­bir al me­nos un 15%. Y re­cuer­da que Key­nes ya cons­ta­tó que los pre­cios son asi­mé­tri­cos: es más fá­cil que suban que no que ba­jen.

An­te se­me­jan­te pa­no­ra­ma, las op­cio­nes son “lú­gu­bres”. Una unión fis­cal no es po­si­ble, no hay di­ne­ro pa­ra res­ca­tar a Ita­lia y Es-

La co­rrec­ción de los des­equi­li­brios ex­te­rio­res res­pon­de so­bre to­do al co­lap­so de las ex­por­ta­cio­nes “En Es­pa­ña hay una con­tra­dic­ción en­tre lo que se di­ce y lo que se ve”, ob­ser­va Hans-Wer­ner Sinn

pa­ña. Pro­se­guir con la de­fla­ción y la aus­te­ri­dad en la pe­ri­fe­ria tie­ne un cos­te eco­nó­mi­co ex­ce­si­vo en tér­mi­nos de pa­ro ma­si­vo y cie­rres de em­pre­sas; pue­de ser ne­ce­sa­rio pe­ro es im­po­si­ble. La ter­ce­ra op­ción se­ría pro­vo­car un au­men­to de la in­fla­ción del 17% en diez años, pe­ro el BCE no pue­de per­mi­tir­lo. “Es­ta­mos atra­pa­dos en el eu­ro”, re­su­me Sinn. Res­trin­gir la li­bre cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les co­mo en Chi­pre, tam­po­co pa­re­ce op­ción. “Co­mo no hay so­lu­ción es ne­ce­sa­rio ha­cer un po­co de to­do pe­ro las in­ter­ven­cio­nes del BCE plan­tean un pro­ble­ma de con­trol de­mo­crá­ti­co de una po­lí­ti­ca con con­se­cuen­cias fis­ca­les.

Sinn in­sis­te, ade­más, en que la deu­da es “in­sos­te­ni­ble”, pe­ro pre­ci­sa que la deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la no su­po­ne un pro­ble­ma. Sea co­mo sea, “la sa­li­da” pa­sa por la con­vo­ca­to­ria de una Con­fe­ren­cia de la Deu­da, con la in­ten­ción de per­do­nar par­te de la deu­da pú­bli­ca, pri­va­da así co­mo del sis­te­ma Tar­get 2 de com­pen­sa­ción en­tre ban­cos cen­tra­les de la zo­na eu­ro. “Cuan­to an­tes se ha­ga, me­nor se­rá el cos­te pa­ra los con­tri­bu­yen­tes”, ad­vier­te.

En se­gun­do lu­gar, “la sa­li­da” pa­sa por acep­tar “sa­li­das tem­po­ra­les” de la zo­na eu­ro, “no exi­gir­les que se va­yan, sino de­jar­les que lo de­ci­dan por sí mis­mos. To­do club tie­ne re­glas de en­tra­da y de sa­li­da”, re­ma­ta, co­mo si pu­die­ra com­pa­rar­se la unión mo­ne­ta­ria eu­ro­pea con un club de brid­ge. Sinn se sal­tó to­da­vía más ta­búes –la irre­ver­si­bi­li­dad del eu­ro– al abo­gar por un Bret­ton Woods a la eu­ro­pea con un víncu­lo con el oro y pa­ri­da­des fi­jas pe­ro ajus­ta­bles. El sue­ño de Sinn cul­mi­na en unos “Es­ta­dos Uni­dos de Eu­ro­pa cal­ca­dos de la Con­fe­de­ra­ción Hel­vé­ti­ca. Con un ejér­ci­to y una unión fis­cal, un sis­te­ma elec­to­ral ba­sa­do en el prin­ci­pio de una per­so­na un vo­to, un Se­na­do en re­pre­sen­ta­ción de los paí­ses, el fir­me com­pro­mi­so de no acu­dir al res­ca­te en ca­sos de in­sol­ven­cias de las na­cio­nes y ase­gu­rar­se de que sean los acree­do­res quie­nes pa­guen. “Na­die se fi­jó en lo que de­cía el tra­ta­do de Maas­tricht”, la­men­ta.

En un cli­ma eu­ro­es­cép­ti­co, la au­dien­cia re­cor­dó que Di­na­mar­ca, Sue­cia y Sui­za, aje­nas al eu­ro, no su­frie­ron bur­bu­jas y tras la Gran Re­ce­sión pu­die­ron de­va­luar sus di­vi­sas.

Pe­ro lo más no­ve­do­so, qui­zá, es que un eco­no­mis­ta ale­mán y or­to­do­xo co­mo Sinn ad­mi­tie­ra que la aus­te­ri­dad fis­cal “es pe­li­gro­sa pa­ra la so­cie­dad, pue­de rom­per­la”.

Por su par­te, Fer­nan­do Ballabriga, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Eco­no­mía de Esa­de, la­men­tó que el ajus­te de las eco­no­mías que­de “en ma­nos del mer­ca­do” y apo­yó tam­bién la idea de que la deu­da es ex­ce­si­va y de­be­ría re­es­truc­tu­rar­se. Ballabriga sub­ra­ya dos vías adi­cio­na­les, mo­di­fi­car los estatutos del BCE pa­ra que pue­da ac­tuar co­mo pres­ta­ta­rio de úl­ti­ma ins­tan­cia (mo­ne­ti­zar la deu­da so­be­ra­na) y ace­le­rar la unión ban­ca­ria.

Pa­ra Georg Mil­bradt, an­ti­guo pre­si­den­te de Sa­jo­nia y pro­fe­sor de Eco­no­mía por la Uni­ver­si­dad de Dres­de, sin em­bar­go, el pri­mer pro­ble­ma son las di­ver­gen­cias ma­cro­eco­nó­mi­cas – “sin re­du­cir­las, el eu­ro no so­bre­vi­vi­rá”– y en se­gun­do lu­gar, la deu­da, “un pro­ble­ma del pa­sa­do que de­be re­sol­ver­se me­dian­te una rees­truc­tu­ra­ción”. Una unión fis­cal, de la “Se­gu­ri­dad So­cial y del mer­ca­do la­bo­ral” son ne­ce­sa­rios. Re­cuer­da que los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos no com­pi­ten con Ale­ma­nia, sino con las an­ti­guas eco­no­mías de pla­ni­fi­ca­ción cen­tral (“el sa­la­rio ho­ra­rio in­dus­trial es de 6 eu­ros en Po­lo­nia por 15 en Gre­cia”).

Tu­vo que ser Ja­vier So­la­na, atro­pe­lla­do por sus vi­ven­cias, quien re­pro­cha­ra a los eco­no­mis­tas sus ve­lei­da­des cien­tí­fi­cas –“yo soy fí­si­co, eso es una cien­cia, más que la eco­no­mía”– e in­sis­tie­ra en que pa­ra sa­lir de la cri­sis de la zo­na eu­ro ha­rá fal­ta po­lí­ti­ca: más le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca y más in­te­gra­ción.

El pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to IFO, Hans-Wer­ner Sinn, y el pre­si­den­te de Esade­geo, Ja­vier So­la­na, tu­vie­ron oca­sión de dis­cre­par

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.